Hellboy comenzó como una serie de cómics
Foto: Cortesía Dark Horse Comics

Tres cómics para leer durante el confinamiento

Desde las aportaciones de Mark Millar hasta personajes icónicos de las historietas como Hellboy

Por Jesús Chavarría
Advertising

Si ya no sabes qué leer, ya te echaste todo Bookmate e incluso ya aprendiste a dibujar y la cuarentena no da tregua, te recomendamos entretenimiento al puro estilo del cómic. Encuentra en estas tres opciones las aportaciones del guionista británico Mark Millar en Sharkey, the bounty hunter o descubre a personajes icónicos del mundo de las historietas como Hellboy.

Recomendado: Van Gogh, Dalí y Monet en estas experiencias virtuales e inmersivas.

Tres cómics para leer esta cuarentena

Sharkey, the bounty hunter
Foto: Cortesía Smash

1. Sharkey, the bounty hunter

Asteroides inteligentes en la búsqueda desesperada de una pareja sexual, personas con implantes cibernéticos en proceso de convertirse en vehículos vivientes —en la onda de la adaptación al anime de la obra de Kurosawa, Seven Samurai— y sujetos con la capacidad de dividirse en varios pequeños seres. Estos son solo una parte de los ingredientes que aderezan una propuesta en la que la extravagancia es la herramienta para homenajear y satirizar los clásicos de la ciencia ficción tipo pulp —con el entretenimiento como principal objetivo—, perpetrado por un experto en el uso de la transgresión que refresca los géneros, el mismísimo Mark Millar.

En Sharkey, the bounty hunter el protagonista es un cazarrecompensas intergaláctico de piel color púrpura, cuya imagen de “pateatraseros” contrasta con el buen corazón que no logra ocultar detrás del trato osco que le caracteriza, además de lo poco glamoroso de su situación que implica muchas deudas y viajar en un vehículo bastante peculiar. Es solo gracias a una actitud socarrona y su innegable capacidad en el oficio, que siempre logra salvar el ridículo. Algo que podría dejar de suceder al aceptar capturar a una anciana terrorista, mientras tiene que cargar con un pequeño niño empeñado en convertirse en su aprendiz.

La fórmula es clara y salvo algunos pasajes con transiciones descuidadas que la hacen perder el paso, la aventura funciona a la perfección haciendo del absurdo una delicia, complementada por el arte de Simone Bianchi, quien entrega llamativas secuencias de colores deslavados sobre fondos blancos y personajes silueteados con trazos gruesos que refieren al estilo tradicional y la línea pop actual, encuentra sus mejores momentos en los detalles a los rostros y las ilustraciones a página completa.

Sharkey, the bounty hunter es auspiciado por Netflix, quienes adquirieron los derechos de las pasados y futuros conceptos en cómic de Millar, lo cual implica que tarde o temprano veremos convertidos en series o películas, Sharkey llega en un compilado de colección en pasta dura publicado por editorial Panini. 

Sharkey, the bounty hunterMark Millar. Panini (2019).

Hellboy comenzó como una serie de cómics
Foto: Cortesía Dark Horse Comics

2. Hellboy: La bruja troll y otras historias

Aquí, Hellboy deja un poco de lado su perfil como el más grande investigador de lo sobrenatural del mundo de los cómics de superhéroes, para explotar con un envolvente estilo anticlimático la evidente naturaleza de oscuro aventurero que también le caracteriza.

Hellboy protagoniza episodios autoconclusivos que se alimentan de lo insano y lo profano, apuntando a una agridulce interpretación del subgénero de espada y brujería, en donde la magia, no importa quien o para que se use, siempre tiene connotaciones malignas. Los escenarios por los que deambulan criaturas tan terroríficas como esperpenticas van de Finlandia a Londres, pasando por Alaska, Noruega y Praga, hasta llegar a Nueva York.

Los personajes —un vampiro de muy peculiar origen, un monstruo conformado solo por sus viseras y la cabeza— conforman un universo de leyendas en que encuentran finales tan ridículos cómo inquietantes y divertidos, a través de secuencias de viñetas con contrastes fantasmagóricos, entre los manchones de tinta, el siluetedo alucinógeno y los tonos pálidos casi enfermizos.

La bruja troll y otras historias, realizado por Mike Mignola, fue traído a México por SMASH en una edición que incluye la introducción escrita por Walter Simonson. Una descarada genialidad con aire a obra de culto que vale la pena tener en su colección.

Hellboy: La bruja troll y otras historias. Mike Mignola. Norma Editorial (2009).

Advertising
The witcher vol 1: casa de cristal
Foto: Cortesía SMAS

3. The Witcher. Vol. 1: Casa de cristal

El seductor universo de The Witcher y su gran protagonista, el célebre destructor de monstruos conocido como Geralt, llega en forma de cómic para ser algo más que una simple extensión de la saga, adquiriendo identidad gracias al terror clásico que se disfraza como una oscura historia de amor en donde el deseo, la obsesión y el egoísmo tienen como mejor aliado al autoengaño.

Se trata de la inesperada alianza entre un brujo y un cazador cuyo trayecto va acompañado de un recalcitrante tufo a fatalidad e incluye el encuentro con criaturas espeluznantes, peligrosos pero excitantes súcubos, bosques demenciales y casas ubicadas entre la vida y la muerte. A cambio, no ofrece el mínimo resquicio de redención.

El guionista Paul Tobin y el ilustrador Joe Queiro, recurren a la ironía contenida y el tono de aventura desencantada para equilibrar los diálogos de seductor espíritu literario con los trazos que se resquebrajan para dar forma a envolventes visiones que se enriquecen con el uso simbólico de las las aves y los vitrales. Este cómic es una propuesta de fantasía que evita la estridencia más no el entretenimiento y resulta buena opción para el público adulto, sea o no fan de la franquicia.

The Witcher. Vol. 1: Casa de cristal. Paul Tobin. Televisa (2019).  

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising