Colin Farrell nos habla sobre El sacrificio del ciervo sagrado y Dumbo

El actor irlandés nos platica sobre El sacrificio del ciervo sagrado, drama cinematográfico que no pretende ver con sus hijos
Colin Farrell
Foto: Cortesía Time Out London
Por Phil de Semlyen |
Advertising

Hay películas que te salvan de la más profunda soledad, que se sienten como un gran abrazo al final de una semana difícil. La nueva película en la que estelariza Colin Farrell, El sacrificio del un ciervo sagrado, no es una de ellas. “Estuve jodidamente deprimido después del rodaje”, comenta el actor sobre su más reciente colaboración con el director de The Lobster, Yorgos Lanthimos.

El ciervo sagrado tiene más filo que el bisturí de un cirujano. En ella, Farrell protagoniza a un cardiólogo cuya familia está amenazada de la manera más espeluznantemente posible. Puede que no sea el hit de película que te haga sentir mejor, pero es otra de esas destrezas cineastas que escarban en el mejor trabajo actoral de este personaje. Poco después de que Harry Weinstein bajara de nivel, Colin nos cuenta sobre otras maneras de pagar los pecados del hombre.

Supongo que El sacrificio del ciervo sagrado es una película que no verías con tus hijos...
¿Con mis chicos? ¡No! Solo han visto un par de veces mis películas. De hecho Animales fantásticos y dónde encontrarlos fue la primera en que pudieron ver algo, estuvo muy bien. También podrán ver Dumbo de Tim Burton. ¿Pero esta? No, mucho de lo que hice es bastante turbio y hay todo tipo de abusos.

¿Cómo le has descrito la película a las personas?
Se trata de las ondas creadas por un evento que toma lugar antes de que comience la historia. Es como Paul Thomas Anderson dice en Magnolia: “Puede que hayamos terminado con el pasado, pero el pasado no ha terminado con nosotros”. Como resultado de la arrogancia y orgullo de mi personaje, este acto regresa para acecharlo. Claramente es una gran historia sobre moralidad.

Con Harvey Weinstein en las noticias, parece que esta época es apta para hablar sobre hombres poderosos pagando sus pecados.
Oh sí. Estuve en la alfombra roja hace dos noches e hice como 15 entrevistas seguidas sobre él. “¿Qué crees que deba pasar ahora?” y ahí dejé mi aportación.

¿Crees que Hollywood finalmente está cambiando?
Como cualquier industria en el mundo, ha sido dominada por hombres durante mucho tiempo. Sin razón alguna, el mundo se ha centrado en un juego masculino, pero eso está cambiando, o al menos debería cambiar. Hace mucho que debió terminarse.

El filme fue un rodaje muy duro. ¿Qué fue lo primero que hiciste cuando terminaron de filmar?
¡Me quité la barba! Y si no hubiese tenido otro trabajo, me habría encantado irme por una semana y solo dormir y nadar en el mar. Como fue un material muy turbio, y lo filmamos en orden cronológico, hubo un sentido de perdición cada vez más grande. Hubo un día en que llegué al set y había dos camas de hospital y dos sueros. Literalmente me paré y pensé “Oh, demonios”. Sabía a dónde se dirigía la historia y que apenas se estaba dosificando. Pero los niños y un poco de descanso te ayudan a salir rápidamente del egocentrismo.

Lanthimos hizo que aumentaras de peso para The Lobster. ¿Fue incómodo?
Ciertamente lo fue. Si hubiese ganado esas 45 libras en un año, me habría acostumbrado a que mis muslos chocaran entre sí, pero solamente tenía ocho semanas. Un día llegué a mi casa, me bajé los pantalones y noté que había hoyos en esa área. Tus que usar vaselina para mis muslos. Retrasó mi discurso y cualquier patrón de pensamiento. Perfecto para el personaje.

Foto: Cortesía Time Out London

Pasaste de ciervo sagrado a El Seductor, doble dosis de Nicole Kidman.
No fue trabajo difícil.

¿Qué tal fue grabar la escena del baño de esponja con ella en El Seductor?
Ahh, no me he bañado así desde que era un bebé. Gracias a Dios nos divertimos en la escena, porque literalmente nos dimos un abrazo y dijimos “¡Te veo en dos semanas!”.

Mencionaste a Dumbo. ¿Cómo te preparas para interpretar a un hombre con un brazo que pretende cuidar elefantes?
¡Usamos nuestra imaginación, querido! La esposa de mi personaje falleció mientras él estaba en la guerra y sus hijos se habían criado en el circo. Temáticamente eso suena estúpidamente pesado, pero es una película de Disney por Tim Burton, así que no te lo tomas tan en serio.

¿Trabajaste con elefantes reales?
No. Muchas pelotas de tenis para las tomas VFX. La película es básicamente patrocinada por Penn.

La película:

El sacrificio del ciervo sagrado con Nicole Kidman
Foto: Cortesía Diamond Films
Cine, Drama

El sacrificio del ciervo sagrado

Desde la primera toma de una operación a corazón abierto, musicalizada con la melodía de “Stabat Mater”, de Franz Schubert, sabemos que viviremos una plegaria como la de María ante el sacrificio de su hijo.

Time Out dice
Advertising