"Fue una experiencia única", confiesa Josh Brolin sobre la filmación en la CDMX de Sicario 2

Después de su participación en Deadpool 2 y Avengers: Infinity War, platicamos con Josh Brolin —sin guantelente dorado, ni artefactos para viajar en el tiempo— sobre su personaje en la nueva entrega de Sicario

Foto: Time Out México

Tuve que respirar muy profundo antes de entrar al pequeño estudio para entrevistar a Josh Brolin. Este año le dio vida al rudo de Cable en Deadpool 2 y al mismísimo Thanos en Avengers: Infinity War —por favor perdóname la vida—.

Brolin regresa para presentar la segunda parte de Sicario: Tierra de nadie (Denis Villeneuve, 2015): Sicario 2: día del soldado (Stefano Sollima, 2018). En la película interpreta al oficial Matt Graver y comparte créditos con un puñado de actores latinos: Benicio del Toro, Manuel García, David Castañeda y Bruno Bichir.

Josh me recibió sin guantelete del infinito, pero con una gran sonrisa. El tipo más rudo de la pantalla grande de nuestro tiempo me dio la mano y me dejó ver que a pesar de tener horas dando entrevistas, no puede ocultar su carisma. Mientras me acomodaba frente a él y me ponían el micrófono recordé haberlo visto en una foto de paparazzi con una playera de Radiohead —mi banda favorita—, ¿debería preguntarle si también es su banda favorita?, pensé.

Cuéntame sobre Matt Grave, tu personaje en Sicario 2: día del soldado. Han pasado tres años desde que lo interpretaste por primera vez, ¿cuáles fueron los retos de reencontrarte con él?
Verlo en diferentes perspectivas. Después de la primera parte de Sicario hice otras películas que me hicieron olvidarlo; lo dejé en casa. Para reinterpretarlo tuve que ver la primera película, recordar dónde se situaba, qué sucedía en la historia y qué acciones llevó a cabo. ¿Cómo hacerlo más sensible? ¿Cómo rompemos el comportamiento? Es todo un proceso, hay mucho sobre estas dos películas. Realmente disfruté la manera en que este personaje se conducía en la película.

Este año te vimos en Deadpool 2 y Avengers: Infinity War. ¿Cuál es la diferencia entre interpretar a un personaje inspirado en la vida real y uno de ficción?
El proceso puede ser muy divertido. Constantemente buscas la manera de hacerlo más colorido, de crear más profundidad, incluso aunque sea algo falso, como Thanos. El público dice “Oh, así que inventaron tu personaje” y en realidad, lo que estás viendo lo hice yo. Filmé escenas con gente; es un proceso muy diferente y extraño. Con esto, sientes que vas con la corriente. Es una plataforma más emocional. Pienso que esa es la diferencia: cuando algo está basado en la realidad, está más envuelto con lo personal.

Foto: Cortesía Sony Pictures México

¿Tienes algún ritual para preparar cada personaje?
No un ritual, solamente estudiar, leer y ver videos. Platicar con militares y con gente involucrada en el negocio de las drogas. Todo en lo que llegó a mis manos me encantó. Conversar con la gente y escuchar sus historias. Cuando hice W. (Oliver Stone, 2008) había un ritual, y cuando hice Milk (Gus van Sant, 2008) también. En este filme fue diferente.

Grabaste en la Ciudad de México, ¿tuviste tiempo de conocer la ciudad?
¡Sí, un poco! Fui a unos cuantos restaurantes porque trabajábamos mucho, pero tuve un rato libre. Nunca la había visitado. He estado en todo México, pero nunca en la CDMX. Existe un gran estigma; me decían “Oh, la Ciudad de México, ¿estarás bien?”, y yo decía “¡Es asombrosa!”. La gente es muy amable, hay lugares increíbles, fue una experiencia única.

Hablando de estigmas, la película trata sobre narcotráfico en la frontera, un tema muy delicado para nosotros. Los mexicanos vamos al cine a olvidarlos problemas que leemos diariamente en los periódicos, ¿qué puedes decirle al público para que vaya a ver esta película?
No es un documental, es un relato de ficción sobre un evento actual. Para mí es importante diferenciar a los mexicanos de los cárteles. Cuando la gente piensa en México lo relacionan solamente con cárteles. Es un tema muy fuerte, las drogas siempre lo han sido. Si vas a Tailandia pasa lo mismo; está el opio. Está película está ahí para hablar de ello. Pienso que la idea de separar a México de Estados Unidos no ayuda de ninguna manera. Con suerte, esto traerá la conversación a la mesa y la volteará. No me gusta la mentalidad de tú eres malo y yo el bueno.

Te hemos visto usar playeras de Radiohead, ¿es tu banda favorita?
No sé si sea mi banda favorita, pero se acerca mucho. Johny Greenwood hizo la música para Puro vicio (Paul Thomas Anderson, 2015) y Petróleo sangriento (Paul Thomas Anderson, 2015) lo cual me pareció muy ingenioso. Hay algo trascendente sobre aquella música, es increíble, esos chicos son increíbles y las playeras son muy buenas.

Reseña de Sicarios 2: día del soldado

Sicario 2: día del soldado

3 de 5 estrellas

Todo parece que, al igual que Rápido y furioso, Sicario se convertirá en una saga en la que Matt Graver —interpretado por un rudo Josh Brolin— y Alejandro Gillick —un serio Benicio del Toro— harán estallar autos blindados y matarán a sangre fría a cualquier maleante en territorio mexicano.

Comentarios

0 comments