Luis Miguel. La serie. Segunda temporada
Foto: Cortesía Netflix

Resumen de Luis Miguel, la serie. Temporada 2. Capítulo 8: Historia de un amo

Aquí el resumen del capítulo final de la segunda entrega de Luis Miguel, la serie de El Sol en Netflix

https://media.timeout.com/images/105809190/image.jpg
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

Advertencia: Esta nota contiene spoilers.

Bienvenidos al resumen de la segunda temporada de Luis Miguel, la serie, producción por la que tuvimos que esperar tres años para tenerlo de regreso a nuestras vidas. Un fenómeno mediático de los que hace mucho no se tenía en toda Latinoamérica. Una serie que mezclaba cultura pop con hechos de “ficción” para contar la historia de uno de los ídolos musicales más importantes de la historia y el cual siempre ha sido hermético con su vida personal, Luis Miguel, mejor conocido como El sol de México. ¿La espera habrá valido la pena? Descubrelo con nosotros.

Recomendado: Resumen de la segunda temporada de Luis Miguel, la serie por capítulos.

Arrancamos en 2007, año en el que por fin el protagonista, Luis Miguel (Diego Boneta), regresa a los escenarios después de estar alejado por un problema con su oído. Antes de salir a cantar se acerca a su amigo Mauricio (Fernando Guallar) para agradecerle todo lo que ha hecho por él. Lo que el cantante no sabe es que su hija Michelle (Macarena Achaga) está por irse a Madrid con Mauricio para pasar unas vacaciones románticas.

Joe (Juan Ignacio Cane) se encuentra triste en un bar luego de que Micky lo despidió por robarle dinero. Tenía 12 años trabajando para El Sol, esperaba que lo perdonara o mínimo le pagara la liquidación que le correspondía, pero Azucena (Teresa Ruiz) le entrega una hoja en la que le exige a Joe que le regrese todo el dinero o lo meterán a la cárcel. Esto lo molesta, por lo que en la noche se mete a escondidas a la oficina de Mauricio para sacarle información confidencial y descubre que anda en Madrid con Michelle, avisándole a un amigo periodista para que los capte juntos.

Este línea del tiempo termina con LuisMi recibiendo unas fotos de su hija y Mauricio besándose en la calle.

Ahora es 1994. Parece que la relación del cantante con Erika (Camila Sodi) está mejor que nunca y ella está por audicionar para un papel muy importante. Patricio Robles (Pablo Cruz Guerrero) está muy feliz mostrándole a Micky las instalaciones de su nueva oficina (que seguiremos viendo en 2000), ahí entra Joe para mostrarles un periódico en el que mencionan a la hija de LuisMi y la extraña desaparición de Marcela, su mamá. Esto hace que los medios en la calle lo acosen a él y a su hermanito Sergio (Axel Llunas). Sophie (Pilar Santacruz) va con el cantante para decirle que su hija no está enterada de la situación y le pide que pronto hable ante los medios de ella o cuando se enteré que su papá la niega se pondrá muy triste.

LuisMi discute fuertemente con la abuela Matilde (Lola Casamayor) por andar contando chismes a los medios, ambos le exigen a Sergio que escoja si quiere vivir con su hermano o su abuela, el niño presionado escoge a la abuelita haciendo que Micky se siente triste, por lo que él va con Lucía Miranda (Luz Cipriota), la viuda de Hugo López (César Bordón), quien le da consuelo y un par de consejos. Luis Miguel decide evitar que Sergio y la abuela se vayan a Madrid, por lo que le muestra cómo por tantos años ella se hizo pasar por su mamá en cartas encubriendo las mentiras de su papá, así que Sergio decide quedarse con su hermano.  Al parecer esta será la última vez que vemos a la abuela.

LuisMi prepara una entrevista (aparentemente con Gloria Calzada) en la que está por revelar que es papá de Michelle y aclarar todos los detalles, pero Patricio le dice que es una pésima idea haciendo que el cantante se arrepienta en plena conferencia y no diga nada. Sophie ve la entrevista y empieza a llorar decepcionada. Lo mismo sucede con Erika cuando ve la entrevista de Micky con Jesy, ahí El Sol rechaza tener novia y descubre que después de esa entrevista salió a beber con Jesy. Erika decide terminar con LuisMi, porque ella desea un futuro estable y con el cantante nunca lo va a tener.

Por último, Luis Miguel está preocupado por el constante acoso de la prensa a Sergio y el doctor Octavio (Gebriel Nuncio) se ofrece a llevárselopara que este estudie lejos de los excesos. LuisMi acepta la idea y entonces vemos cómo se va su hermanito, dejando solo al cantante.

La opinión

La segunda temporada de Luis Miguel: La Serie terminó con la noticia de que ya tiene aprobada la tercera entrega la cual será la última y mi única pregunta es: ¿más episodios que no contarán nada? Sin pena ni gloria terminó esta entrega y nunca ofreció algo; no tuvo ritmo y situaciones que no importaban, tomaron peso innecesario.

Una de las reglas cuando un show tiene segunda temporada es que los personajes que ya conocemos tengan un nuevo arco de historia, el cual debe estar influenciado con todo lo pasado, pero teniendo su propio estilo. En la segunda temporada no tuvimos nada de eso, solo historias de relleno. Todo giraba en torno a la paternidad del protagonista en dos momentos, pero no hubo crecimiento, el personaje solo sufre por estar con su hija aunque realmente no haga nada para estarlo. La historia estuvo vacía, no había un conflicto tal cual solo era estirar algo que ya estaba empezando a romperse.

Hizo falta la presencia de una figura que causara problemas como en la pasada, que teníamos a Luisito Rey. Ahora tuvimos dos villanos de capotilla que querían emular al otro y a una abuela tan mala como Soraya Montenegro, pero a la vez me pareció ridículo que la idea de tener a un personaje malo en el show era solo para ver las pobres injusticias a las que se enfrenta el cantante, porque es la victima en todo el momento... y qué flojera. Nadie cree que una figura internacional como la del cantante haya triunfado por ser manipulado todo el tiempo.

Tengo que reconocer que quien salió mejor librado de esta floja temporada fue Diego Boneta. El actor cumplió con su cometido al cantar e interpretar a este personaje dándonos dos versiones, la de joven y la adulta cargada de cliches que aunque al inicio no convenció, para el final ya se sentía menos forzado.

El nivel de producción no es malo aunque tampoco fabuloso, se queda limitado a tres escenarios, haciendo que tengamos pocos momentos en el que la cultura pop real y la ficción se unieran. En verdad fue sorprendente ver cómo los primeros episodios de la serie de LuisMi dominaban las redes sociales y para el cuarto fue dejando de brillar. El público empezó a quejarse de que era aburrida porque obvio no pasaba nada, los fans del show dejaron de verlo y al final la noticia de que tendrá otra temporada no ha causó el revuelo esperado.

Lo ideal sería que los productores vieran en qué fallaron en esta para hacer otra entrega que funcione mejor, pero lo triste es que amabas las filmaron al mismo tiempo... por lo que seguirá con el mismo estilo lento y cutre que nos dieron durante ocho episodios. Este sol se nubló muy rápido y parece que no volverá a brillar.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad