The Boys, segunda temporada
Foto: Cortesía Prime Video

Resumen de The Boys. Temporada 2. Capítulo 5: We Gotta Go Now

Aquí el resumen del quinto capítulo de la segunda entrega de The Boys, la serie de superhéroes de Prime Video

Por Stivi de Tivi
Advertising

Advertencia: Esta nota contiene spoilers.

La gran sorpresa del año pasado, The Boys, está de regreso para darnos esa bocanada de aire fresco que necesitábamos de tanto héroe que existe en el cine y la televisión. El show no solo rompió récords de audiencia (fue la serie más vista de 2019 en Prime Video), sino que se ganó a los críticos más exigentes.

En la segunda temporada el enfrentamiento entre el equipo de The Seven y The Boys continua y no terminará hasta que uno de los dos esté totalmente eliminado. Bienvenidos al resumen y análisis de cada episodio que hemos preparado. Espero lo disfrutes y recuerda: Nunca conozcas a tus héroes.

Al puro estilo película de DC, vemos a Queen Maeve (Dominique McElligott) llegar a una ciudad destruida para rescatar a una mujer que es hacker, ellas comparten su mutua admiración y terminan dándose un beso. En eso escuchamos: ¡Corte! Estamos en el set de la película “Dawn of the 7” y justo se está filmando la escena en la que esta heroína sale del closet, después de que Homelander (Antony Starr) la obligó a revelar que es lesbiana en pleno programa de televisión (en el episodio pasado).

Ahora Queen tiene un equipo de relaciones públicas para sacarle provecho a sus preferencias sexuales. En el mismo lugar está Homelander, siendo regañado por Ashley Barret (Colby Minifie), ya que está circulando un video donde el héroe trata de detener a un terrorista, pero por descuidado mata a un joven inocente y eso está provocando ira en las redes sociales. El video ya tiene nueve millones de views.

Por otro lado, vemos a Billy Butcher (Karl Urban) en un bar tomando sin control para olvidar que el amor de su vida, Becca (Shantel VanSanten), no lo quiere en su vida. La única manera en que Billy se siente mejor es provocando una pelea con todos los que están en el bar. Un programa de chismes presenta el video de la boda de The Deep (Chace Crawford) con una mujer que fue cuidadosamente seleccionada por la iglesia Chruch of the Collective, una especie de secta que le ha prometido a Deep regresar con The Seven.

De regreso al set de la película, vemos cómo Starlight (Erin Moriarty) trata de caerle bien a Stormfront (Aya Cash) porque sabe que tiene un oscuro pasado y necesita descubrirlo, pero la nueva integrante del equipo no es nada tonta y no confía en los forzados intentos de Star por quedar bien.

Billy va a visitar a su tía, a quien tiene muy escondida para no ponerla en peligro, y ahí descubrimos que se encuentra su mejor amigo: el perro buldog Terror. Este es uno de los personajes favoritos en el comic homónimo del que se basa la serie y es la primera vez que lo vemos en el show. Terror es famoso por ser carnicero y voraz, además de que si Billy le ordena tener sexo con una persona, animal, oso de peluche o lo que sea, el canino obedece. Quien sigue sufriendo mucho es A-Train (Jessie T. Usher), porque en la película cada vez le están quitando más escenas y eso hace inminente su salida del equipo.

Ahora vamos con The Boys. Kimiko (Karen Fukuhara) está trabajando de asesina a sueldo y su primera misión es aniquilar a unos rusos. Esta escena es genial porque vemos al personaje hacer lo que mejor hace: matar de maneras originales y salvajes. Vemos sangre, pedazos de piel, huesos y más sangre. Sin que ella se dé cuenta la está siguiendo Frenchie (Tomer Capon).

Hughie (Jack Quaid) está preocupado por Billy por lo que junto con Mother Milk (Laz Alonso) lo encuentran en la casa de la tía de Billy y van por él. Lo que no saben es que el peligroso Black Noir también se dirige a la casa de la tía para matar a Billy. Al llegar Hughie y Mither Milk a la casa de la tía son recibidos con odio por Butcher, quien tiene un fuerte discusión con Hughie.

De regreso en el set, Starlight ve que su mamá y Stormfront están teniendo una alegre conversación, lo cual le desagrada. Su mamá se siente culpable por haberle puesto de niña el compuesto V que le dio súper poderes, pero ella no quiere perdonarla y además tiene otros problemas con los cuales lidiar. En ese mismo momento Queen Maeve y Elena (Nicola Correa-Damude) están teniendo una conversación con el equipo de relaciones públicas e imagen, donde básicamente las quieren convertir en el estandarte de las mujeres lesbianas con camisas y productos para vender. Elena no puede disimular su repudio a esta idea, pero Queen le pide que lo acepte para poder protegerla de Homelander o él podría hacerle daño. Ella le dice que tiene un plan para terminar de una vez por todas con él y le marca a The Deep para ofrecerle un trato.

De regreso con Kimiko, ella recibe su pago por asesinar a los rusos que le habían pedido, pero llega Frenchie para pedirle que rechace el dinero y no lo vuelva a hacer porque esto la va consumir eternamente. Ella no le hace caso y Frenchie decide no volver a hablarle.

A-train sigue discutiendo con el director de Dawn of the 7 por la manera en la que quieren sacarlo del filme, no quiere aceptar su salida, pero es amenazada de que solo tiene dos opciones renunciar o ser despedido.

En el mismo set, en un descanso, Stormfront y A-Train ven un comercial de la iglesia collective, ella le revela que fue parte de esa organización, pero se salió porque tenían unas ideas muy extrañas. Homelander está preocupado por las manifestaciones en su contra, pero Stormfront le dice que tiene que aprender a ignorar el odio y solo quedarse con la gente que lo van a seguir ciegamente, porque ellos son los que realmente lo ayudaran a cumplir su meta. Después de estas palabras él decide llegar a la protesta en su contra para tranquilizar a todos, les dice que él no quiere que los inocentes sufran, solo desea ayudar. Todos lo empiezan a abuchear por lo que se enoja y saca sus rayos láser y mata a todos. Afortunadamente para Ashley, los asesinatos solo ocurrieron en la imaginación del héroe, quien decide irse y dejar a todos gritándole groserías.

De regreso en la casa de la tía Billy, se descubre que Black Noir está ahí, por lo que inventan una fuga de gas para que lleguen los bomberos y les dé tiempo de crear un plan. Billy le pide a Hughie y Mother Milk que se vayan con su tía porque sabe que Black Noir es muy peligroso. Cuando Billy queda solo le da la bienvenida a Black, ellos empiezan a pelear y es obvio que el integrante misterioso de The Seven tiene la ventaja. Apunto de matar a Butcher llega Hughie, quien lo logra distraer aunque es herido, lo mismo le pasa a Mother Milk. Todo está perdido y The Boys van a orir, pero en eso Billy Butcher le grita a Stan Edgar (Giancarlo Esposito), el Co de Vought que lo escuche porque le quiere ofrecer un traro. Stan está escuchando todo porque tiene una cámara en el cuerpo de Black Noir. Le dice que si le perdona la vida no va a rebelar que Homelander violó a su esposa Becca y que ellos lo intentaron cubrir, él tiene pruebas y si lo matan le llegaran a todos los diarios más importantes. Stan acepta y le pide a Black que se retire. Los chicos están a salvo una vez más.

Starlight entra al camerino de Stormfront en búsqueda de alguna información sobre ella y su posible pasado como Liberty, pero Storm llega y ésta le reclama que no tenía derecho a platicar con su mamá. Ellas tienen una discusión en la que Starlight le dice que sabe que es Liberty. Storm se burla y la corre del camerino. En ese momento llega Homelander enojado por lo mal que le fue en la protesta, ella le dice que los mande a fregada a todos, él es un Dios y no debe de darle explicación a nadie. La tensión sexual está presente, por lo que ella le pide a Homelander que la queme con sus rayos láser y él lo hace: ambos se excitan y empiezan a besarse y golpearse por todos lados. El episodio termina con la escena sexual más retorcida de los últimos tiempos, soy fan total. La cereza del pastel es escuchar de fondo la canción “Dream On” de Aerosmith.

Recomendado: Resumen de la segunda temporada de The Boys por capítulos.

Análisis del episodio

We Gotta Go Now

Lo que desde la temporada uno he aplaudido de “The Boys”, es su manera de tocar temas serios y actuales disfrazados en una trama sobre superhéroes malos. Este episodio no fue la excepción: vimos una crítica contra Hollywood y su industria, en la que todos son pedazos de carne para generar más dinero, mientras la doble moral de las instituciones y figuras públicas salen a flote. No sabía qué camino tomaría está temporada, pues al inicio parecía que tocaría los mismos temas de la entrega anterior, pero encontraron la forma de darle una nueva dirección con más sabor y los protagonistas son llevados al extremo. Homelander no deja de reinventarse y sin dudarlo es el personaje más interesante en la televisión actual.

En cada episodio suceden mil cosas y cada una le aporta algo nuevo a la trama, por lo que nunca te dan tiempo de estar checando tu teléfono. Disfruté de principio a fin este episodio y espero ver con emoción la manera en la que se van a superar la próxima semana.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising