De gogo dancer a bailarín profesional: Jorge Narcio

Él empezó colándose en las barras de los antros gay y hoy tiene su propia compañía de bailarines profesionales

Foto: Cortesía Jorge Narcio

Jorge dejó de bailar en la barra para desarrollarse como coreógrafo y dirigir Move on dance, una agencia de bailarínes, performers, gogos y aerealistas. Ha bailado con artistas como Paulina Rubio, Thalía y Yuri y participado en obras como Hoy no me puedo levantar y The Hole México

¿Cómo inició tu carrera de gogo dancer?
En el mítico Box de Jorge de la Rosa en Polanco. Recuerdo que iba los sábados y por ese entonces (principios del 2000) estaba obsesionado con la serie Queer as Folk y con los gogos que bailaban en los antros que visitaban los protagonistas. Así que un día llego al Box, había una fiesta de Halloween, vi a los gogos y me enamoré de ese ambiente. En el furor, me subí al escenario, me quité la playera y empecé a bailar. Me gustó tanto, que regresé el siguiente fin de semana a hacer lo mismo. Al tercer fin de semana, Jorge de la Rosa se acercó y me dijo “¿por qué no te vienes a trabajar con nosotros?, llevas haciendo esto tres fines de semana gratis, es justo que te paguemos”.  Y así empezó mi carrera como gogo dancer.

¿Qué hacías en el escenario?
Mi número era especial, me contrataron para hacer el performance de aparentar ser un miembro del público que se subía a las tarimas, se quitaba la camisa y ahí se quedaba. Justo en esos momentos, empecé a tomar clases de danza. Entonces, con el dinerito que ganaba de gogo y las coreografías que montaba aquí y allá, pude solventar mi carrera de diseñador gráfico.

Tenía especial éxito en los antros gay porque con la ayuda de las clases de danza, street dance, jazz y hip hop desarrollé un cuerpo diferente al promedio de los gogos. 

"Mi tipo de cuerpo llamó tanto la atención que me empezaron a llamar para fiestas". 

Foto: Cortesía Jorge Narcio

¿Cuál dirías que es el cuerpo promedio de los gogos?
El cuerpo del stripper es muy mamado, casi 90 k de pura masa muscular. El gogo dancer es más fitness, atlético y si te fijas. Creo que yo definí un cuerpo de bailarín, correoso. Mi tipo de cuerpo llamó tanto la atención que me empezaron a llamar para eventos y fiestas.

¿En dónde fuiste gogo?
En el box, fiestas en el Living, el Stereo, y en el VD+. También en las fiestas de Jorge de la Rosa, fiestas de White Party y Karma Beat. Poco a poco me fui trasladando más al área de coreografías; pues un bailarín, a diferencia del gogo, es más alternativo en cuanto a la forma de bailar y no siempre se queda en calzones.

¿Eres gay o hetero?
Gay

¿Recuerdas una propuesta extrema que te hayan hecho mientras fuiste gogo?
Te ofrecen botellas, te dejan números en una servilleta. Una vez, un diputado me ofreció mucho dinero por acompañarlo a una cena, pero no acepté. En ese momento era muy penoso, hoy me acuerdo y me muero de la risa y aquí entre nos, a esta edad, quizás si lo hubiera hecho…

Foto: Cortesía Jorge Narcio

¿Ya no haces más gogo?
No, desde hace como dos años.

¿Qué haces ahora?
Hago números coreográficos en fiestas tipo Karma Beat. Pues.. acabo de cumplir 37 años. Me empiezo a convertir en un daddy, quizás en el mundo de los osos podría ser volver a ser gogo, pero creo que ya cerré el círculo. Ahora tengo mi agencia de bailarines se llama Move on dance.

Los gogo dancers o stripers son los encargados de ponerle calor a las noches en los antros gay pero muchas veces este oficio es sólo un paso más para algunas personas:

Comentarios

0 comments