Munal. Museo Nacional de Arte

  • Museos y centros culturales
  • Cuauhtémoc
  • 5 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Foto: Iván Macías
    Foto: Iván Macías
  2. Foto: Iván Macías
    Foto: Iván Macías
  3. Foto: Iván Macías
    Foto: Iván Macías
  4. Foto: Iván Macías
    Foto: Iván Macías
  5. Foto: Iván Macías
    Foto: Iván Macías
  6. Foto: Iván Macías
    Foto: Iván Macías
  7. Munal. Museo Nacional de Arte (Foto: Iván Macías)
    Foto: Iván Macías
Publicidad

Time Out dice

5 de 5 estrellas

Dominando la plaza frente al Munal, está la estatua ecuestre diseñada por el ilustre arquitecto que da nombre a esa explanada: Manuel Tolsá. Mejor conocida como “El Caballito”, se trata en realidad de una imagen de Carlos IV de España, quien en su corcel, ha deambulado por media ciudad: primeramente, en 1803, estuvo en el Zócalo; luego en 1822 fue a dar a los patios de la Universidad, para salvarla de la furia anti-hispana que predominba tras la Independencia; posteriormente en 1852, calmados los ánimos, fue trasladada a las afueras, a lo que ahora es el cruce del Paseo de la Reforma y Bucareli. Finalmente en 1979 fue trasladada a su actual ubicación, en donde ya no desentona. Al mismo tiempo, el escultor Sebastián, sustituyó el caballito novohispano por su más famosa obra, la estructura en color amarillo que también se llama el Caballito y que, con indulgencia, parece un equino.

El edificio detrás de esa estatua es el antiguo Palacio de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, diseñado por el arquitecto italiano Silvio Contri, quien inició su construcción en 1904. Por dentro presenta una hermosa escalera cuyos escalones de mármol ya muestran la huella del tiempo. También hay en su vestíbulo, impactantes esculturas en mármol, de influencia francesa evidente hasta en el título: la famosa “Malgré Tout” (“A pesar de todo”) de Jesús Fructuoso Contreras (1882-1948), que representa a una joven encadenada y desnuda, que se arrastra por el suelo, o la muy escandalosa “Après l’orgie” (“Después de la orgía”) de Fidencio Lucano Nava (1869-1938), una joven desnuda que está recostada y suspendida en el mármol.

El acervo del museo es vasto e incluye todo tipo de obra desde el virreinato hasta mediados del siglo XX.

El último miércoles de cada mes, el Munal abre de 7 de la tarde a 10 de la noche, para que los que trabajamos podamos darnos una vueltecilla.

Escrito por FS

Detalles

Dirección
Tacuba 8
Centro
México, DF
06010
Transporte
Metro Bellas Artes.
Precio
$60. Gratis estudiantes y adultos mayores. Domingos entrada libre
Horas de apertura
Mar-dom 10am-5:30pm

Qué ocurre

Ángeles. Las huestes celestiales en la tierra

  • 5 de 5 estrellas
  • Obra maestra

Como figuras religiosas los ángeles nos producen fascinación. Seres poderosos y hermosos al servicio de Dios (o algunos abiertamente revelados en su contra). Ahora el Museo Nacional de Arte nos presenta una exposición virtuosa tanto en su diversidad de técnicas para enseñar a los ángeles; como en su narrativa para mostrar cómo la visión de estos seres celestiales ha mutado con el tiempo. Te contamos de qué va Ángeles. Las huestes celestiales en la tierra. Te puede interesar: Todos nuestros átomos dan cuerpo a miles de vidas.  Sus temas centrales El recorrido abarca desde la tradición novohispana donde el arte sacro tenía su esplendor, y llega hasta las representaciones más contemporáneas del siglo XXI. Se divide en cuatro núcleos temáticos: 1) Ángeles marianos, 2) Santos y ángeles, 3) El jefe de los ejércitos celestiales, y 4) Ángeles alegóricos. ¿Qué clase de piezas verás?  Sin duda la imagen más generalizada que tenemos de estos seres es de figura antropomorfa y con alas. En la tradición católica incluso se les dan distintos rangos. Un gran acierto de la exposición es que nos enseña desde aquellas representaciones más incidentales donde los ángeles juegan un papel de ayudante; a aquellas donde tienen todo el protagonismo. En su búsqueda por retratar lo divino y lo sublime, los artistas lograron imágenes sensacionales de poder y sufrimiento que se ven manifiestas en las obras de esta muestra. Pero va más allá de reunir piezas de arte sacro, pues en sus obras del siglo XX y X

Publicidad
También te puede gustar
También te puede gustar