Ilustración en vectores de una mujer
Ilustración: iStock

ILE en la CDMX: Soy mamá y estoy a favor del aborto

"Satanizamos la ILE, pero no podemos garantizar a las infancias los derechos humanos", testimonio de Verónica

Por Andrea Vázquez
Advertising

Ya viene el Día de las Madres; un momento que consideramos ideal para hablar y reflexionar sobre la maternidad deseada y las posibilidades que tenemos en la CDMX de elegir el momento para serlo o no, con apoyo de la Interrupción Legal del Embarazo. Aquí te presentamos el testimonio de Verónica C., una mujer que es comunicóloga, madre y está a favor del aborto:

Soy egresada de Ciencias de la Comunicación; trabajo en el equipo comercial de una agencia de marketing y además tengo mi emprendimiento de cosmética artesanal y repostería que se llama Cio Cio Sian. También soy mamá de Santiago, que tiene 12 años.

Estoy divorciada, y después de mi divorcio regresé a casa de mi familia. Aunque tuve la posibilidad de irme a vivir a otro lado, preferí quedarme para que mi hijo no estuviera solo mientras yo trabajaba. Yo salía temprano y regresaba súper tarde, fue un alivio que mi mamá me apoyara. Pero estuve mucho tiempo ausente y me perdí de muchos momentos importantes de Santiago para darle una mejor calidad de vida.  

Santiago ha sido un motor para hacer muchas cosas, un gran maestro de vida. Sin embargo, a veces siento que si no fuera madre, hubiera podido realizarme de otras formas. La maternidad en México significa sacrificar cosas.

En cuanto al aborto, existe y siempre ha existido, así como la decisión de las mujeres sobre nuestras cuerpas. Hablar sobre legalidad es un avance histórico porque significa libertad real para decidir. Desde mi punto de vista, el aborto es hasta un acto político para liberar a nuestra descendencia de esclavitudes y abusos de la estructura patriarcal, y su legalización es parte del proceso de emancipación que las mujeres exigimos.

En lo individual, creo que el aborto debe ser legal porque nosotras queremos la misma independencia que los hombres para decidir si queremos cuidar y ser responsables del crecimiento de otro ser humano o no. La obligación de ser madres solo ha tenido como consecuencia el nacimiento de infancias no deseadas. Gran parte de las familias mexicanas están sostenidas por mujeres solas, donde el padre no solo está ausente, sino que se le considera inexistente.

México está en primer lugar de países donde hay abuso sexual infantil, según la OCDE. Esto significa que no hay una protección garantizada para la integridad física y emocional de las infancias. Creo que esto debería de llevarnos como sociedad a cuestionarnos si realmente la educación sexual y el aborto deben seguir siendo un tabú; satanizamos la interrupción legal del embarazo, pero no podemos garantizar a las infancias los derechos humanos.

Estoy a favor del aborto porque reconozco que la maternidad no es sencilla, porque las infancias tienen derecho a tener todos los derechos humanos; les niñes merecen un entorno seguro, y no solo en lo económico, sino también para sentirse amados y protegidos, incluso por el Estado.

Recomendado: No siempre fui feminista.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising