Tacos Los Amigos en la Gustavo A. Madero, CDMX
Foto: Alejandra Carbajal

Los mejores lugares para comer en la Gustavo A. Madero

Recorrimos el norte de la CDMX para descubrir los secretos culinarios de la Gustavo A. Madero y comer como un local

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

La segunda alcaldía más poblada de la CDMX— con un millón doscientos mil habitantes— es la Gustavo A. Madero, que colinda con el Estado de México y al sur con la Cuauhtémoc. En esta demarcación que debe su nombre al hermano del expresidente Francisco I. Madero, destacan el Bosque de San Juan de Aragón, el Cerro de la Villa y jardines como el Parque María Luisa en la Industrial, donde filmaron incluso una película con Tin Tan.

Vale la pena recalcar la importancia religiosa de la GAM. En esta zona de la ciudad se encuentra el santuario más concurrido de todos: la Basílica de Guadalupe, al pie del Cerro del Tepeyac; además de la Calzada de los Misterios, nombrada así debido a los 15 monumentos construidos en representación de los misterios del rosario, y el antiguo Acueducto de Guadalupe.

Una visita a la Gustavo A. Madero implica deleitarse con los aromas a pan artesanal, con el sabor de tacos al carbón y una que otra propuesta de comida internacional. Éntrale al norte de la ciudad con esta selección de lugares para comer y beber con amigos o en familia.

Dónde comer y beber en la Gustavo A. Madero

Cazuelas Don Goyo
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Zona Metropolitana
  • precio 1 de 4

Este secreto —bien guardado— de la Industrial es sólo para conocedores. Aquí las pretensiones se quedan afuera para dar paso al sabor casero de la familia de Don Goyo, que te recibe literalmente con cazuelas gigantes de los guisos del día, que en mi visita figuraron chicharrón en salsa verde, carne de puerco en pipián, manitas de puerco en salsa verde y tacos dorados, pero que cambian diariamente. Cuando llegué fue imposible no recordar la casa de mi abuela. Las paredes tienen amarillos y rosas brillantes, artesanías, que hace juego con las mesas de madera que se distribuyen en lo que parece, fue el estacionamiento de una casa. Al fondo se aprecia una colección de máscaras de madera y una piñata muy descolorida que al lleva varios años colgando. Me senté y al momento llegó un mesero a darme la lista de guisos del día. Elegí el chicharrón en salsa verde y las enchiladas de chipotle —porque gordo—. Antes de mandarme los platos fuertes me preguntaron si quería arroz o pasta, pedí un poco de ambos; el arroz era rojo y tenía granos de elote dulce que se mezclaban perfecto con lo salado del jitomate; el espagueti también era rojo y tenia cubos de jamón. Aunque sea casi un acto de terrorismo, en las fondas mexicanas se sirve la pasta sobre cocida, algo que me gusta. Me hace sentir en casa. Entre el agua de jamaica —con el dulzor exacto— y el costalito de tortillas echas a mano —que es imposible no tocar—, llegó el chicharrón en salsa verde con frijoles refritos. La salsa estaba perf

Mediterrannee Coffee
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Zona Metropolitana

La francomanía en su máxima expresión. Los envidiosos dirán que estamos en la Guadalupe Insurgentes, pero nosotros estamos seguros que Mediterrannee Coffee es una extensión parisina al norte de la Ciudad de México. En este lugar no hay platillos complejos o cocina de autor, le apuestan a lo tradicional con una que otra excepción. Acomódate en alguno de los sillones tapizados con imágenes de la torre Eiffel​ o pide una mesa en la acera para disfrutar la vista al Parque de la Pasión mientras escuchas los éxitos pop del viejo continente. Para desayunar están  los clásicos molletes gratinados, omelettes y chilaquiles hechos como en casa, ten cuidado con estos últimos porque la salsa es increíblemente picosa. Si llegas a la hora de la comida, ve con la idea de que las opciones son reducidas, sólo hay pizza, baguettes y  crepas. Pedí una baguette mediterranee, la especialidad de la casa, la sirven con ensalada o papas a la francesa, me fui por la opción saludable para no llenarme tan pronto.  Mi plato tardó un poco llegar, pero la espera valió cada bocado. El salmón estaba en su punto, suavecito, bien sazonado y con un color rosa que pocas veces he visto en mi vida. Las pizzas también tienen su encanto, si te gustan los sabores fuertes elige la española, una acertada mezcla de jamón serrano, queso de cabra y aceituna negra con pera y un toque de aceite de oliva. Si no tienes tanta hambre, pide alguna de las crepas: de crema irlandesa, nutella, cajeta y nuez. Acompaña el dulce antoj

Publicidad
Hamburguesas al Carbón Torreón
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Zona Metropolitana
  • precio 1 de 4

Tal cual Oxxo, este tipo de restaurantes rápidos han invadido la Ciudad de México y es algo que amamos. Hamburguesas al Carbón Torreón se encuentra frente a la Plaza Tepeyac y cumple con una de las funciones que todos los mexicanos buscamos cuando comemos: comida rica, barata y rápida. Su menú es ultrabásico. Hamburguesas sencilla, con queso, doble queso, con piña, queso piña, doble queso y piña —hawaiana como le dicen en mi pueblo— y refrescos. Te formas, pides lo que quieres, pagas, se te entrega el refresco y esperas a que el cocinero te pregunte los vegetales para tu hamburguesa (lechuga, jitomate, cebolla, chiles) y los aderezos (salsa de tomate y mostaza). En lo que esperas puedes ver y oler el carbón cociendo la carne. Si bien la presentación no es la mejor, su sabor lo compensa todo. No sé dónde compran la carne o cómo la preparan para que tenga el mismo sabor y textura suave. Como es un restaurante pensado para que comas y te vayas hay pocas mesas, pero hay repisas para que pongas tu refresco. Incluso hay gente comiendo dentro de sus autos, así que no te limites. Pedí una de doble queso y piña, pero como tengo tanque grande tuve que volverme a formar para pedir otra. Vale totalmente la pena aguantar el calor del lugar, y el humo de la parrilla por una hamburguesa.

Safari Tacos al Carbón
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Lindavista
  • precio 1 de 4

Si hay tacos, seguro estaré ahí, pero si hay tacos al carbón, estaré ahí como mandil y soplador de palma, por eso visité Safari tacos al carbón, un restaurante clásico en Lindavista que parece perdido en el tiempo. Desde que entras sabes que es un lugar que ha resistido a los cambios bastante tiempo. Desde la puerta se ve al fondo la parrilla y al responsable de carbonizar las cebollitas. Cuando me senté el mesero me preguntó si quería menú o tacos. Obviamente me fui por los tacos. Mientras esperaba mi orden vi desfilar platos con pechugas empanizadas con arroz, atún a la vizcaína y carnes asadas acompañadas de ensalada y puré de papa —”¿hice lo correcto?, ojalá no me arrepienta”, pensé—. De entrada pedí el clásico de la casa, el taco safari, una porción generosa de 250 gramos de filete de puerco que llegó a la mesa sobre dos tortillas. La carne estaba suave y jugosa. Después arribó el de rajas con queso manchego. No estaba mal, pero el chile poblano carecía de sabor. A pesar de estos dos enormes tacos, me atreví a pedir uno de chuleta fresca que casi aplaudo de pie. Si bien los tacos tienen buen sabor, me decepcionaron las salsas verde, roja y pico de gallo, que parecieran no tener alma, simplemente eran ingredientes molidos. Mientras me desabroché el cinturón, me percaté que el restaurante es frecuentado por mucha gente de la tercera edad que por cómo interactuaron con los meseros, parece que llevan años visitando el lugar. El costo de los platillos está balanceado con la c

Publicidad
French Crepe
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Zona Metropolitana
  • precio 1 de 4

Entre las calles de la Industrial se asoma un pequeño lugar con estilo parisiense. Se trata de French Crepe, un restaurante con 20 años de experiencia que ostenta un menú con más de 30 crepas diferentes. El ambiente es ideal para ir con tu pareja, platicar, cenar bajo la luz tenue y darte un pequeño gusto azucarado sin que nada te preocupe. En su carta encontrarás rollos vegetarianos, fondues, ensaladas, wraps y pastas, aunque su fuerte, tal como su nombre lo dice, son las crepas dulces y saladas. Yo comencé con una crepa de champiñones con queso,  cuando mi plato llegó a la mesa —no voy a mentir­ — se veía  muy simple y poco apetitoso, pero todo cambió cuando el mesero agregó un poco de gravy cremoso de chipotle. ¡Fue un giro de 360 grados!  Aunque la salsa no picaba en lo absoluto, le dio un sabor completamente diferente que se combinaba con el queso manchego y los champiñones. Después probé una crepa dulce, torbellino de zarzamora, la cual tenía bolitas de queso en las esquinas, una  generosa bola de helado de vainilla al centro y una salsa espesa de zarzamora. En definitiva fue mi favorita, tengo la sensación de que en este  lugar las crepas dulces superan por mucho a las saladas, basta con echar una mirada a las mesas vecinas para darse cuenta de esto. De los especiales de la casa vale la pena pedir la crepa de manzana a la canela bañada en rompope y nueces y la de saco de fresas bañada en salsa de fresa y crema batida. Si el azúcar no te aterra en lo absoluto, prueba el

Tanguyú
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Zona Metropolitana
  • precio 1 de 4

La felicidad entra por la boca y sabe a tasajo, mole negro, chocolate y mezcal. Por supuesto, hablamos de la comida oaxaqueña, un manjar al que nadie se puede resistir. Fundado por el señor Abel Aguilar y su esposa Amparito Moya en 1988, Tanguyú es uno de las mejores secretos en la zona de Misterios-La Villa. El calor hogareño se percibe desde la entrada, pues es un restaurante que vive dentro de lo que alguna vez fue la casa de la familia Aguilar. Atraviesa un pasillo adornado por un altar a la Virgen de Guadalupe que te conduce directo al patio, en el camino te encontrarás con una larga vitrina que se exhibe artesanías oaxaqueñas, por si te animas a comprar algún recuerdo después de la gran comilona. ¿Ya te desabrochaste el cinturón? Pide una entrada ligera, no queremos que alguien se quede a medio camino. La mejor opción es una sopa mixe de frijol, la sirven con costillita de res y verduras cocidas; el arroz con plátano también te abrirá el apetito y te preparará para el plato fuerte. Entre los platillos ganadores hay un reñido empate entre las tlayudas y los moles. Por un lado tenemos a las maravillas circulares que llevan tasajo, quesillo, chorizo y cecina arriba de su respectivo asiento de frijoles refritos. Te recomendamos que pidas la tlayuda tanguyú para compartir. Ahora, si de moles se trata, este lugar se merece la medalla de oro. Hay negro, colorado, verde y amarillo, tú decide si lo acompañas con pierna, muslo, pechuga o espinazo de puerco. Si eres audaz, éntrale

Publicidad
Tommy Pizzas
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Pizza
  • Lindavista
  • precio 1 de 4

Puede que existan muchas opciones para comer pizza o para pedirlas a domicilio en el norte de la CDMX, pero pocas son como las de Tommy. Se trata de una pequeña cadena local de pizzerías que aún mantiene el aroma y el sabor de lo casero. Va más allá de ser una pizzería que te lleva a casa, el local de dos pisos está genial para una tarde de fin de semana con la familia. Las butacas son perfectas para echar novio, sobre todo las del segundo piso y en Tommy Pizzas venden yardas de chela (lo leíste en Time Out México). La decoración tiene cabida en esta mención porque es, a menos que tú decidas lo contrario, un tanto ecléctica; algunas mesas tienen el mantel típico de una trattoria, ya sabes, rojo a cuadros, otras unos similares a los que usan en las cafeterías de cadena mexicanas, también hay una bomba de gasolina Texaco, cuadros de Elvis Presley y un refri sesentero de Coca Cola. De pronto no supe si quería una pizza, unas enchiladas Sanborns o una malteada; el caso es que el lugar tiene personalidad y es galán. En materia de pizzas la cosa se pone complicada porque hay de todo en el menú. Además de las clásicas pepperoni y hawaiana, comencemos con las 14 especialidades, de las cuales sobresalió la máxima que lleva todas las carnes frías, champiñones, cebolla, pimientos y queso extra. La masa es delgada así que puedes comerte media pizza hasta sentir que comienzas a quedar satisfecho. La salsa de tomate se esconde debajo del queso, que es bastante así como el resto de los ingr

Café Riavaza
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Lindavista
  • precio 1 de 4

Cuando tienes ganas de recordar la comida de las abuelas a través de una milanesa vale la pena visitar Riavaza. Es una pequeña cafetería al norte de la ciudad que trabaja la comida con mucho sentido casero, incluyendo la parte de la abundancia en el plato. La comida corrida se divide en seis menús de precios distintos, así que no importa cuál sea tu presupuesto, aplastarás el hambre. Comenzando por el de $57 que te permite elegir entre dos platillos, hasta el de $105 que es una parrillada mixta con pollo y arrachera. Todos los menús van a tu mesa con totopos, tortillas, pan y agua del día. Encontrarás desde los platillos de fonda sencillos como espagueti blanco, arroz, frijoles y enchiladas, hasta filete de pescado al vapor, alambre y la que se ganó mi corazón, una milanesa con papas a la francesa, cumplió con las dos premisas: crujiente y poco residuo grasoso. La ubicación de Riavaza tan cercano a Indios Verdes y a Insurgentes también la ponen en un lugar estratégico para la gente que entra o sale de la ciudad, si andas por la zona, tienes hambre o buscas desayunos, esta cafetería es de las que no fallan.

Publicidad
French Crepe
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Francesa
  • Zona Metropolitana

Entre las calles de la Industrial, exactamente en Victoria 80 se asoma un pequeño lugar en donde la atmósfera se transforma y nos transporta a un ambiente parisiense. Se trata de French Crepe, un restaurante que en su especialidad tiene las crepas, platillo realizado con una masa a base de trigo, muy delgada, cocinada en forma de círculo y doblada en forma de triángulo, un platillo originario de la región noreste de Francia. En French Crepe encontraras una estancia elegante, buena música ambiental y asientos cómodos perfectos para cualquier ocasión. En su carta podrás encontrar una gran variedad de opciones, entre desayunos, rollos vegetarianos, fondues, ensaladas y pastas, hasta su especialidad, las crepas, ya sean dulces o saladas hay para todos los gustos. Yo decidí comenzar con una crepa de champiñones con queso, cuando llegó a la mesa se veía sin ningún chiste, pero el mesero me pregunto si la quería con salsa, a lo que respondí afirmativamente. Con esto el platillo dio un giro por completo. La salsa no picaba en lo absoluto, pero le daba un sabor completamente diferente que se combinaba con el queso manchego y los champiñones. Para continuar pedí una crepa dulce torbellino de zarzamora, la cual tenía bolitas de queso en las esquinas, una bola de helado de vainilla al centro y una sala especial de zarzamora. En definitiva esta fue mi favorita y fue cuando noté que lo mejor que puedes pedir aquí son las crepas dulces. En el menú puedes encontrar especiales como la de manz

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad