0 Me encanta
Guárdalo

¿Por qué nos gusta el olor a garnachas?

Desde el vagón de fritangas, hasta las taquerías de la esquina, la garnacha conquista corazones

Foto: Alejandra Carbajal

En el mundo maya, el olfato era el sentido en el que más se confiaba. Era casi como un radar para localizar a distancia el humo de un animal, la humedad de un cenote o la fruta madura de un árbol.

Aunque suene increíble hay cierta lógica en que esa habilidad haya declinado y no exista más en nuestra época, en la que confías más en tu celular que en tu nariz para encontrar comida. Y probablemente 9 de cada 10 mexicanos hambrientos que salgan a buscar comida elegirán una exquisitez hecha con tortilla.

La tortilla es el elemento más versátil en nuestra gastronomía al tener ese don de apapachar y acoger con amor a cualquier cosa que se postre sobre ella para ser devorada como taco, quesadilla, tostada, entre otras miles de posibilidades. Quizás es también lo más democrático en nuestro país (si es que todavía nos queda algo de democracia): la tortilla está presente tanto en el taco de canasta de $5 como en el taco condesero de $25.

Sin embargo, no salmos a la calle siguiendo nuestro olfato para encontrar el puesto con las mejores garnachas. Probablemente nos acerquemos a un par de changarros y nos quedamos en el que se vea más apetitoso. Confiamos más en nuestra vista, al poder procesar 10 veces más rápido la información visual que la olfativa, ya sea por genética o por costumbre.

¿Qué pasaría si al dar indicaciones para llegar a algún lugar, en vez de Oxxos, farmacias, ,etros o cafeterías, lo hiciéramos con olores de los puestos de garnachas? “Da la vuelta a la izquierda pasando El Rey de las Ahogadas en División del Norte, sigue derecho hasta topar con las quesadillas fritas…” o decir “Llega a La Esquina de Chilaquil y sigues el aroma picosito por todo Alfonso Reyes”. Si en nuestro andar por la ciudad, además de notar el cambio de colores del semáforo, el meroliqueo del vendedor ambulante o el calor del vagón del Metro puseramos atención a los aromas, ¿rescataríamos esa milenaria habilidad de confiar en nuestra nariz? ¿Podría el olfato recuperar su hegemonía sobre los sentidos? Si logras relacionar el aceitoso y picante aroma de los tacos de Cochinada con la Narvarte, quiere decir que vamos por buen camino en esta reconquista del olfato.

Garnachas en la Ciudad de México

Las mejores garnachas de la CDMX

Entre más grasoso, más sabroso: llégale con todo a estos puntos de la capital mexicana. No olvides probar la comida reconfortante, las mejores taquerías y las mejores hamburguesas. 

Leer más

Diccionario básico garnachero

¿Quieres ordenar algo en lugares para comer por menos de $80 o en el tianguis de la Anzures? Entonces debes dominar este vocabulario. Desde el desayuno hasta la cena, apréndete los ganadores de los tradicionales puestos de comida.

Leer más
Por Natalia Silva

Lugares para comer memelas

Prueba las mejores memelas de la ciudad en estos restaurantes y puestos. Las pusimos a competir para asegurarnos de que termines satisfecho; no te pierdas el duelo de memelas y quesadillas. Para que sigas desarrollando el antojo prueba las mejores tortas ahogadas y si el hambre te agarra de noche, te decimos los lugares para comer de madrugada. 

Leer más
Por Time Out México colaboradores
Advertising

Lugares para comer en Tepito

La Morelos, conocida como Tepito, también tiene sus secretos culinarios mejor guardados. Nos adentramos al barrio bravo para descubrir los sabores que se esconden debajo de las lonas y toldos. También puedes conocer los restaurantes de comida mexicana y restaurantes de comida mexicana contemporánea.

Leer más
Por Time Out México editores

Comentarios

0 comments