El Jardín Interior
Foto: Marianela TruebaEl Jardín Interior

Restaurantes y cafés en Mixcoac

Estas son las mejores opciones para comer y beber en Mixcoac, al sur de la Ciudad de México

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Mixcoac tiene las propuestas culinarias y las actividades recreativas perfectas para cualquier día de la semana. Además de la Roma, Condesa o Narvarte, el surponiente de la Ciudad de México tiene sus propias delicias y a todas horas.

Restaurantes y cafés en Mixcoac

Pizca de Sal
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Mixcoac
  • precio 1 de 4

¿Hasta dónde llegarías por unas tiras de crujiente tocino perfectamente caramelizado? Yo fui hasta un diminuto local cerca de Metro Mixcoac, donde los chefs Amílcar Arroyo y César García y el barista Gustavo López se asociaron para ofrecer, además de esa adictiva botana, buen café, sándwiches y repostería. Ellos mismos elaboran el "veneno" de chiles en escabeche de piloncillo, para su irresistible sándwich cheese & drugs, mitad cremoso (tres quesos y aguacate), mitad picante (berros y el "veneno"). También preparan la pierna al horno y los pepinillos de su sándwich cubano, así como las galletas rellenas de nutella que se acaban en cuanto salen del horno, y los jarabes y cold brew para sus especialidades, como el jaguar, con espresso, cocoa, leche y un sabio toque de jarabe de chiles. Para multiplicar sus poderes, los tres socios acudieron a sus amigos: el pan salado es de Costra Panadería, el café de Garage Tostador y los tés de Shaktea. Otro amigo, David Suárez, pintó el mural frente a la barra, que representa a la Madre Naturaleza. Y se siguen formando amistades, fomentadas por el ambiente cordial y el espacio reducido. Si sumas sus precios accesibles, tienes un nuevo lugar con buena estrella y mejor sazón, que ojalá pronto pueda mudarse a un local más amplio.

Recaudería Orgánica
  • 2 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Tienda de sandwiches
  • Mixcoac
  • precio 1 de 4

La San Juan tiene un silencio enigmático. Parece que los vecinos nunca abandonan sus casas, o quizás todos están en otra área, esperando a que pongan nuevos lugares en la colonia. Si Rulfo estuviera escribiendo esto, seguramente los pobladores del barrio ni siquiera existirían. A unos pasos del Instituto Mora, encuentro un discreto lugar, con dos mesas y una banca al exterior. El local, decorado con frutas exhibidas en cajas de madera, podría parecer el hermano menor de Ojo de Agua. Si eres entusiasta de lo orgánico, asegúrate de preguntar cuáles son los productos que tienen en existencia, ya que no todos lo son. También venden sándwiches en pequeñas porciones, que son una bendición para las personas que buscan cuidar su figura. Si tienes un hambre brutal, no te preocupes: los precios son tan accesibles, que bien podrías ordenar un par de jugos y otro de sándwiches. Lo más pedido por sus habituales clientes (alumnos de la Universidad Panamericana) es la chapata recaudería, con ocho ingredientes, incluyendo el betabel, con un aderezo de yogur que lo hace interesante. El pan de las hamburguesas tiene una ligera capa dulce que me sorprendió (y no para bien). Las papas que las acompañan son hechas al momento en una sartén y espolvoreadas con un poco de orégano. Tienen una buena presentación, pero su sabor y la cátsup que las acompañan me recuerdan a las papas fritas que venden en el mercado. Lo más rico son los jugos y los licuados. Recomiendo pedir el kiwi-menta: naranja, kiwi, m

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad