Debarbas
Foto: Alejandra Carbajal

Bares en la Nápoles

Esta colonia te tiene los mejores tragos de la CDMX, escápate con tus amigos para comprobarlo

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Después del trabajo un trago no le cae mal a nadie, conoce los lugares más relevantes de esta zona de la CDMX. No te preocupes si eres más de coctelería o inclusive de bebidas calientes, lo que descubrirás al interior de esta colonia te hará cambiar de parecer.

Sitios para beber en la Nápoles

Jengibre
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Bares de vino
  • Nápoles

No sé cuándo empezó la invasión, pero sé que de pronto esta ciudad se llenó de lugares que se autodenominan “de barrio”. Jengibre no lo hace y tiene todo lo que un lugar de barrio necesita. Este winebar de la Nápoles colocó afuera dos mesas cucas con floreros y un letrero con el nombre y el dibujo de una flor, su logo. Esta es una buena representación de lo que pasa adentro porque tiene algunas sorpresas, ¿te imaginaste una flor cuando leíste jengibre? Adentro, el lugar es pequeño y tiene tres mesas que obligan a hermanar y hacer comunidad. La diversión se presume en las paredes que, de piso a techo, están llenas de cervezas artesanales, vinos y delicatesen. Si viviera en la Nápoles, este sería mi lugar de barrio. Jengibre me gusta para tenerlo en mente un jueves o viernes que quiero algo tranquilo por la noche y busco tomar vino, platicar y comer una botana. Si no vives en la zona, te darán ganas de mudarte con tal de ir a las catas que organizan mensualmente y poder platicar con Víctor Bravo y Alfredo Badillo –los expertos– sobre los nuevos vinos que traen cada mes; también sobre las cervezas que maridan con tapas. Un bar de barrio que se respeta tiene opciones ricas, prácticas y económicas para botanear. El ejemplo perfecto de esto son los pimientos de la casa, una versión nacional, ácida y nada picosa pero sí adictiva de poblanos marinados con limón y sal. Otra opción es que tú elijas el vino y los ingredientes que más se te antojen de la vitrina y Alfredo te arma algo de

Debarbas
  • 2 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Nápoles
  • precio 1 de 4

Más que un local, este bar parece el patio de una vecindad perfecta. De alguna manera, todos somos conocidos y vivimos en el mismo pensamiento: “esta noche quiero salir a platicar a un lugar tranquilo y poco bullicioso”. (Si buscas loquera ni te acerques, por tu bien y por el de la calmada Nápoles.) La música lleva una línea ochentera, y el volumen es el óptimo para quedarse horas platicando y degustando la gran cantidad de cervezas que tienen. La más pedida es la Lágrimas Negras, una stout mexicana impresionante desde que te la sirven. No tiene la elegancia exagerada de la Guinness con sus burbujas arquitectónicas, pero el color negro asombra a más de uno mientras se llena el vaso. Cada trago es como morder una barra de chocolate, con un amargo preciso y un cuerpo que no hace tan fácil dejarla y probar otra cerveza. Otra de las más pedidas es la Newton, una cerveza belga que disfrutarán todas las personas que gustan de los sabores dulces y que ya están hartos de la Belgian Kriek. Es una excelente mezcla de cerveza clara y jugo de manzana que amarán incluso aquellos que insisten en odiar la chela. Para monchear, taquitos. Hay de mole con pollo, de cochinita, un pipián hecho con amor, y carnitas que parecen haber salido del microondas. También ofrecen tablas de quesos muy básicos y carnes frías acompañadas por panes de consistencia chiclosa. Las alitas, que en realidad son muslos y piernas, no están mal. Son picantes y un poco saladas, pero nada que una chelita de calidad no c

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Nápoles
  • precio 2 de 4

Aquí bebió Gabriel García Márquez. En sus visitas a México, el Siqueiros Bohemian Bar ha servido como refugio de escritores, cantantes y hasta ganadores del premio Nobel. Debajo del teatro Polyforum, este bar resulta un oasis de tranquilidad en plena avenida Insurgentes. Te reciben como en casa gracias al servicio de sus meseros, quienes desde la entrada se presentan con apretujón de mano. Se trata del lugar perfecto para una noche serena de pura bohemia y canto. Las paredes están tapizadas de caricaturas y retratos de Luis Carreño, que guardan registro gráfico de algunas visitas al lugar, como las de Sabina y Serrat, quienes suelen relajarse con unos tragos después de sus conciertos. En un par de ocasiones Rigoberta Menchú ha ocupado al Bohemian para celebrar su cumpleaños con los postres que el chef prepara especialmente para ella. Para el romanceo, la luz tenue y la música del piano facilitarán las cosas. Arma el plan redondo con una botella de vino chileno o español de la casa. En otro mood, toma el micrófono y, con el pianista haciéndote segunda, entona tu canción favorita, sólo apúntate a tiempo porque la lista de espera puede llegar a ser larga en viernes o sábado. No esperes mucho de la música, lo que encontrarás será el piano y las voces de aquellos que se creen cantantes por una noche sin temor del qué dirán. Si la tripa empieza a rugir, nada como unos tacos siqueiros mar y tierra: dos de arrachera y dos de camarón, acompañados de la salsa panchos, receta de la casa

  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Nápoles
  • precio 2 de 4

Tal vez ya conoces las perlas rosas, pues en el Nabuccos presumen que ellos la inventaron. Preparada con jugo de sandía, whisky y Boost –a diferencia de la perla negra, hecha con Jägermeister– es la bebida consentida de las mujeres que visitan este bar. Lo que inició como una trattoria fundada por Nabucco (un chef libanés, boxeador y DJ), cambió rápidamente su concepto a un bar destinado para “la chaviza” y los oficinistas de la zona, con ansias de aventar el saco y de beber en un bar estilo pub Irlandés. Los videos clásicos de los 70, 80 y 90 ponen el mood de la noche en sus seis pantallas distribuidas por todo el lugar. Lo que puede iniciar como una comida universitaria o una escapada de oficina, se vuelve el pretexto para corear los hits de Paul McCartney, Queen, Michael Jackson y Billy Joel. Sin olvidar a  R.E.M. o Milli Vanilli (quienes seguro se infartarían luego de saber que los combinan con Lady Gaga, Pitbull o Shakira). Para beber, también tienen la cerveza de barril nacional, y botellas internacionales, como la Guinness (Irlanda) o Quilmes (Argentina), sobre todo cuando hay fut, box o americano. La comida se gana un premio por su variedad y buen precio. Puedes ir a botanear con empanadas, nachos o sopas, o bien, ir por platos fuertes o alguna creación del fundador y chef, como la hamburguesa Nabucco. Para platillos más elaborados, en noviembre se reinaugurará su restaurante (en el mismo local). Además, nos dijeron en corto que también abrirán su sección karaoke y ot

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad