La casa de las flores, tercera temporada
Foto: Cortesía Netflix

Cecilia Suárez, Darío Yazbek y Aislinn Derbez nos platican sobre el final de La casa de las flores

Manolo Caro cierra el ciclo de su primera serie en Netflix. Platicamos con la familia De la Mora sobre la última temporada

Por Stivi de Tivi
Advertising

En los últimos minutos del final de la segunda temporada de La casa de las flores descubrimos que Paulina de la Mora (Cecilia Suárez) entra a la cárcel, Julián de la Mora (Darío Yazbek) y Diego Olvera (Juan Pablo Medina) por fin están juntos, Elena de la Mora (Aislinn Derbez) descubre que está embarazada y sufre un trágico accidente por culpa de Jenny Quetzal (Mariana Treviño) y la abuela de la familia, la señora Victoria (la primera actriz Isela Vega), detiene la destrucción de la florería porque es la única dueña del negocio.

La tercera y última temporada de La casa de las flores llega el 23 de abril y transita entre los setenta y la vida actual. Por fin vamos a descubrir cuál será el destino de estos personajes y sabremos si la familia de la Mora tendrá el tan anhelado final feliz. Platicamos con parte del elenco de la serie creada por Manolo Caro, quienes ya son un referente en la cultura pop mexicana.

Cecilia Suárez, recuerdo que te entrevisté semanas antes del estreno de la primera temporada y estabas insegura de si el público iba a aceptar a Paulina de la Mora, porque era un personaje arriesgado. A tres años, ya existe el Paulina Challenge, obtuviste reconocimiento internacional y sobre todo, has conquistado el amor de la gente. ¿Cómo análisas este recorrido?
Cecilia: Lo agradezco muchísimo porque sí, es verdad, antes de que saliera la serie estaba muy preocupada porque el riesgo que tomamos fue grande y no me quedaba claro si iba a traspasar. Lo que queríamos contar, y la forma en la que lo veo hoy, es con un enorme agradecimiento a la gente que acogió este personaje que tanto lo ha querido durante estas tres temporadas, y espero esta última la disfruten tanto como nosotros lo hicimos.

Darío y Juan Pablo, gracias a la serie son considerados unos iconos para la comunidad LGBTQ+. ¿Qué importancia ha tenido esta aventura en su vida?
Darío: Ha sido un viaje muy interesante, porque antes de que saliera no teníamos ni idea de lo que iba a pasar y tampoco habíamos captado bien lo que habíamos hecho. Fue una experiencia muy interesante porque todos nos aventamos a un proyecto que sonaba muy bien, se veía muy bien y lo pasamos increíble. Cuando se estrenó, fue gratificante ver que todo lo que entregamos impactó en el público y mi relación con Juan Pablo Medina evolucionó a amigos y pareja laboral. Julián, Diego y la serie pusieran en la mesa el cambio de percepción ante las parejas LGBTQ+ es algo de lo que siempre estaré orgulloso y estoy profundamente agradecido por eso, porque me recordó las razones para dedicarme a esto, tocar gente y ayudar de algún modo a sentirse mejor consigo mismo.

Juan Pablo: De acuerdo, no es una serie que quiere enseñar ni educar, simple y sencillamente quiere contar historias y en nuestro caso una historia de amor como lo que son, sin estar encasilladas en nada, es una historia de amor de dos hombres. Qué honor tener un trabajo donde los personajes transmitieron tanto y a la vez generaron polémica. Agradecido de un proyecto que ha dado de qué hablar. Se tocaron temas que nunca antes se habían tocado en la televisión y de la manera en que lo hicimos. Manolo Caro tiene una forma muy particular de contar las cosas, con humor, y a mí me encanta. Contento de cerrar el ciclo.

Foto: Cortesía Netflix.

Aislinn Derbez, pocas veces en la televisión mexicana tenemos a un personajes como Elena, a quien no le molesta ser como es y disfrutar de los placeres de la vida. ¿Por qué crees que es importante interpretarla?
Aislinn: Elena representa a muchas mujeres porque tiene mucha libertad y muy pocas veces se habla de una libertad sexual femenina. En la serie mostramos lo positivo y lo negativo de este asunto y también me gusta que se habla sobre cómo las mujeres y los hombres se desdibujan por acoplarse a la personalidad de la otra persona, por ser aceptados, y Elena expone todos estos detalles, esa adicción por enamorarse de cualquiera que pase. De una forma cómica ponemos el dedo en la llaga.

¿Qué elementos creen que tiene La casa de las flores para ser un éxito en todo el mundo?
Cecilia Suárez: Justo nos lo hemos preguntado mucho. El elemento de una familia y la historia tiene mucho que ver, y parte de la conexión que hemos tenido con públicos tan diversos viene justo de ahí. La familia disfuncional es universal y los temas que toca son extremadamente humanos y cualquier tipo de cultura se puede identificar.

¿Qué momento recordaran por siempre?
Darío Yazbek: Cuando canté en la primera temporada “A quién le importa”. Estaba muy nervioso, pero me entregue y es lo que más le ha gustado a la gente.

Cecilia Suárez: Tengo varios, pero hacer el funeral fue uno de los llamados que más disfrute.

Aislinn Derbez: Uno de mis favoritos está en la tercera temporada y no lo puedo decir porque voy a revelar algo. Aunque disfruté estar en coma porque mientras veía a todos trabajar yo estaba acostada, muy tranquila (ríe).

Juan Pablo Medina: Mi dueto con Darío en el sauna jamás se me va a olvidar. Esa canción... no sabía que podía cantar tan alto una canción de Pimpinela (ríe).

La casa de las flores. Tercera temporada. Estreno: Netflix, Jueves 23 de abril.

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising