Manolo Caro vuelve a las salas de cine con Perfectos desconocidos

Después de su éxito con La casa de las flores, el director mexicano — junto a Cecilia Suárez— presenta la adaptación de la película de Paolo Genovese

Manolo Caro vuelve con Perfectos desconocidos
Foto: Cortesía Manolo Caro
Por Gil Camargo |
Advertising

Manolo Caro tuvo un año lleno de éxitos. La adaptación de la obra Straight tuvo una temporada concurrida en la Ciudad de México y Cecilia Suárez se volvió viral con su personaje Paulina De la Mora en la serie de Netflix La casa de las flores.

Para cerrar 2018, Manolo vuelve al cine y presenta Perfectos desconocidos con un superelenco: Mariana Treviño, Cecilia Suárez —sí, otra vez—, Ana Claudia Talancón, Miguel Rodarte, Bruno Bichir y Manuel García Rulfo. Este filme es una adaptación de la película italiana Perfetto Sconosciuti, del director Paolo Genovese, de la que se han hecho versiones en España y Francia.

A propósito de su estreno el 25 de diciembre —perfecto para celebrar Navidad y Año Nuevo—, platicamos con el director sobre la adaptación mexicana, la Ciudad de México y los éxitos de Timbiriche. 

¿Por qué decidiste hacer el remake de esta película?
El filme llegó a mi vida por circunstancias muy raras. Tengo una excelente amistad con los protagonistas de la versión española. Mientras la filmaban me dijeron que estaban trabajando en una película que se acercaba mucho a mi comedia, que era un remake de una película italiana. La vi en diciembre de 2017, primero la versión española, luego la italiana, y me encantó.

Cuando adaptaste la historia, ¿escribiste los personajes pensando en los actores o hiciste casting?
A todos los actores les hablé directo, no hice casting. Tuve la fortuna de reunirlos en las fechas en las que tuve tiempo porque estaba metido en La casa de las flores. Son actores con los que tengo relación o ya había trabajado con ellos, pero sabía que podíamos coincidir para realizar la película.

Foto: Cortesía de la producción Perfectos desconocidos.

¿En qué te inspiraste para que no fuera el mismo final de las otras versiones?
Es muy fuerte el final en la versión mexicana porque llegas a un lugar tan hilarante, caótico, que fue complicado encajar. Regresé a la versión italiana porque la versión de Álex de la Iglesia, debido a su estilo, funciona muy bien con lo esotérico. Lo que hice fue crear un círculo. Fue difícil, pero ya que lo vi me gustó mucho porque hay claridad.

Perfectos desconocidos muestra lugares emblemáticos de la CDMX, ¿por qué decidiste poner énfasis en ellos?
Ya que es una película que tiene diferentes versiones en todo el mundo, para mí era importante que se sintiera que era la CDMX, así que grabé en el Ángel de la Independencia, el Monumento a la Revolución, el hotel Condesa DF, hice algunas tomas en Paseo de la Reforma, todo esto para ponerle nuestro sello. El guion es muy inteligente, muy claro, y no había mucho que hacerle sobre la energía y la vibra.

En la película suenan puras canciones de Timbiriche, ¿cómo elegiste la música?
Fue una locura porque no sabía con qué rolas musicalizar, pero pensando en una reunión de amigos cuarentones que se conocieron en la secundaria, me hizo mucho sentido que la única referencia musical fuera una banda mexicana que marcó una generación como Timbiriche. Si quitamos “Princesa tibetana” y “Besos de ceniza” todas las demás canciones no fueron sencillos.

Advertising