La casa de las flores: el regreso de Verónica Castro a la TV

Netflix México presenta su nueva producción protagonizada por Cecilia Suárez, Juan Pablo Medina, Aislinn Derbez, Dario Yazbek Bernal y la Verito Castro, que estrena el 10 de agosto
La casa de las flores, la serie que protagoniza Verónica Castro
Foto: Cortesía Netflix
Por Stivi de Tivi |
Advertising

Cuando se anunció que el regreso de Verónica Castro a la TV sería en la tercera serie original de Netflix México, producción creada y dirigida por Manolo Caro —famoso por imitar el estilo “Almodoresco”— de inmediato se convirtió en uno de los proyectos más esperados. Este mes estrena La casa de las flores —uno de los estrenos de Netflix en agosto—, un dramedy de trece episodios que pretende convertirse en el nuevo fenómeno cultural.

La historia gira alrededor de la adinerada y respetada familia De la Mora —una de las favoritas de las revistas de sociales— que esconde muchos secretos y que salen a la luz cuando la amante del papá se suicida durante la fiesta de cumpleaños del patriarca. Problemas con la ley, videos porno, infidelidades, revelaciones sexuales, vecinos metiches y drogas es a lo que se tendrá que enfrentar la familia durante su primera temporada, todo esto aderezado de canciones pop de los ochenta y noventa.

La casa de la flores batalla mucho para encontrar su propia voz ya que es un drama telenovelesco con pizcas de humor ácido. Su estilo narrativo tiene elementos de otras exitosas producciones —la amante es la narradora del show, Desperate Housewives, much like?— y visualmente es una mezcla de las paletas de color de Wes Anderson.

Se le aplaude que incluye temas LGBTTTI ya que es importante darles voz a personajes que generalmente no la tiene en producciones mexicanas. Al final es una serie con muchos altibajos, pero que cumple con algo que la mayoría no lo hace: entretener —te hablo a ti Ingobernable—.

La casa de las flores. Netflix. Estreno: Viernes 10 de agosto.

Los personajes de La casa de las flores

Verónica Castro vuelve con La casa de las flores
Foto: Cortesía Netflix

Virginia de la Mora

Verónica Castro
Es la matriarca de la familia y la imagen de las buenas costumbres. Sus tres hijos lo son todo en su vida. Conforme avanza la serie empezará a perderle miedo al “qué dirán”. Es buena para cumplir promesas y guardar secretos.

Lo bueno
Nos recuerda porque la Vero es la Vero. Con su carisma puede cargar la serie a pesar de los baches del guion. Es un papel que la saca de su zona de confort. Verla fumar mota es priceless.

Lo malo
Hay momentos en el que el personaje está fuera del tono que exige la serie y por alguna extraña razón insiste en cantar y cantar, ¡No es su fuerte y nunca lo fue!

Solo para millenials:
Verónica Castro es una actriz, cantante y conductora mexicana que marcó los ochenta y noventa. Sus telenovelas fueron hits en Latinoamérica, Europa y Rusia. Hay que googlear El derecho de nacer (1981) y Rosa salvaje (1987). Recientemente Marcela Guirado la interpretó en la serie de Luis Miguel la serie.

Cecilia Suárez protagoniza La casa de las flores de Netflix
Foto: Cortesía Netflix

Paulina de la Mora

Cecilia Suárez
La hija mayor y el brazo derecho de papá. Es mamá de un adolescente. La vida le ha dado muchos golpes fuertes. Su mayor don es inventar buenas mentiras.

Lo bueno
Es el personaje mejor construido de todos y con el que mejor te identificas ya que es el más centrado. La presencia de Cecilia Suárez hace una perfecta balanza entre los actores consagrados y los que comienzan su carrera.

Lo malo
¡Su manera de hablar! Es desesperante, no se siente orgánica y por más de que avance la serie jamás deja de hacerte ruido.

Advertising
Darío Yazbek Bernal protagoniza La casa de las flores
Foto: Cortesía Netflix

Julián de la Mora

Darío Yazbek Bernal
Mimado, caprichoso e inmaduro, o sea, un típico junior. Engaña a su novia con el contador de la familia. Le gusta disfrutar de los placeres de la vida aunque estos siempre le traigan problemas a su familia.

Lo bueno
Un personaje necesario en las series mexicanas gracias a su lenguaje y manera de vivir su sexualidad. Es refrescante ver caras nuevas y la cámara quiere mucho a Darío Yazbek por lo que se convertirá en el galán de moda.

Lo malo
Su constante egoísmo hace que caiga gordo en muchas ocasiones. El actor necesita mejorar su dicción porque hay momentos donde no se entienden sus diálogos.

Advertising