Doctor Strange in the Multiverse of Madness
Foto: Cortesía Disney

Doctor Strange in the Multiverse of Madness

Sam Raimi presenta una secuela fascinante del maestro de las artes místicas de Marvel

Stivi de Tivi
Escrito por
Stivi de Tivi
Publicidad

⭑⭑⭑✩✩

Esta es la película número 28 del Universo Cinematográfico de Marvel Studios, mejor conocido como el MCU y acaba de estrenar en las pantallas de todo el mundo. Esta es la segunda en solitario de Dr. Strange y la primera que tiene a un personaje conocido en la Fase 4 la cual, además, empieza a explorar la idea de otros universos con otras versiones del mismo personaje, algo que parece ser el futuro camino de esta empresa.

Tras los hechos ocurridos en Spider-Man: Ho Way Home, Dr Strange (Benedict Cumberbatch) sigue pagando las consecuencias tras el hechizo fallido que creó la apertura del multiverso. La inesperada llegada de América Chávez (Xochitl Gómez) al universo de Strange; ella tiene la habilidad de abrir portales a otras dimensiones, pero no sabe cómo controlar su poder. Ambos se ven obligados a viajar por varios mundos para encontrar la manera de detener a Scarlet Witch (Elizabeth Olsen), quien desea los poderes de Chávez para su beneficio. Esta es la trama central del filme mientras nos presenta a personajes que están batallando por aceptarse a ellos mismos con sus virtudes y defectos, además de que comprendiendo que necesitan aprender a hacer equipo. 

Más allá de cumplir con todos los elementos que siempre tienen las películas de Marvel: gran producción, escenas de acción impresionantes, efectos especiales que te dejan sin aliento y momentos cómicos, este filme sabe separarse de las demás al entregarnos la más retorcida y alocada aventura que hemos visto. Todo gracias a la mano del experimentado realizador Sam Riami, quien aprovecha la oscuridad de los personajes para jugar, entregándonos un par de homenajes a Evil Dead y al terror ochentero. Más de uno brincará un par de veces de su asiento con algunas de las tétricas secuencias que el director nos presenta. Se siente su toque en toda la película. Otro que también regresa a este universo es Danny Elfman, quien crea una impresionante banda sonora perfecta para acompañarnos a adentrarnos a todos los mundos tan disparatados que son presentados en el filme.

La película le pertenece a Elizabeth Olsen, quien conoce perfecto a Wanda Maximoff gracias a las varias veces que la ha interpretado, pero sobre todo por todas las gamas de emociones que WandaVison le permitió tener, convirtiéndola en el personaje más profundo y estructurado del MCU. Cuando es Wanda irradia paz, pero cuando es Scarlet Witch se siente el poder desmedido. Olsen disfruta los momentos más perversos de la película y el público lo siente. La actriz Xochitl Gómez tiene un encantador debut como la nueva aliada de Doctor Strange. Marvel tiene preparado un gran futuro para su personaje y ella se entrega sin objeción a esto. El recién nominado al Oscar, Benedit Cumberbatch, siempre ha estado cómodo con el personaje que le da título a la película, pero ahora lo dota de más humanidad y menos soberbia haciendo que sea más fácil empatizar con él.

Si bien No way home ya había explorado con los multiversos y los cameos sorpresa, en esta película abusan de este hecho presentando personajes que provocaron gritos y emociones en la audiencia, pero que al final aportan absolutamente nada a la trama. Solo placer al fan y nada más, ¿Cuánto más podrá Marvel sacarle provecho a esto? Empieza a cansar un poco. Estos elementos son utilizados para justificar la trama de la película que a pesar de su larga duración no hay mucha historia, todo es cameos, explosiones, peleas con notas musicales y un derroche audiovisual que, aunque es maravilloso en el momento que lo estas viendo sabes que no te están nutriendo.  

Es una película arriesgada para el MCU al ser la primera que realmente sienta las bases para su futuro (Eternals ni para eso sirvió), la cual parece no tenerle miedo al lado oscuro de sus personajes y que acepta que su audiencia ha crecido para entregar un filme más adulto con ciertos momentos tétricos o sangrientos, gracias al señor Raimi. Doctor Strange in the Multiverse of Madness no es perfecta, pero se agradece que se atrevan y se alejen de lo ya han entregado. Es un filme que desesperadamente le hacía falta a Marvel.

Doctor Strange in the Multiverse of Madness Dir. San Raimi. Estados Unidos, 2022. Con Benedict Cumberbatch, Elizabeth Olsen, Benedict Wong, Rachel McAdams, Chiwetel Ejiofor, Xochitl Gomez, Soo Cole y Tony McCarthy. 

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad