0 Me encanta
Guárdalo

Entrevista con Gustavo Prado

Platicamos con el docente e investigador de moda mexicana al respecto de su proyecto editorial MEXTILO

Ilustración: Andonella

Si bien en nuestro presente hemos sido partícipes de una poderosa oleada de creatividad por parte de las nuevas propuestas de moda mexicana, así como excelentes puntos de venta y tiendas en el DF, hubo antes personajes y artistas del textil que trazaron esta ruta. En un afán por recuperar las aportaciones de estos agentes culturales, surge el documental MEXTILO. Platicamos con Gustavo Prado, mente maestra detrás de este proyecto, sobre su siguiente paso: la aparición de un libro de la historia de la moda mexicana.

¿Cuál fue el momento preciso en el que te diste cuenta que se necesitaba hacer una revisión de la historia de la moda de México?

Un año antes de que comenzara el festival de A Shaded View on Fashion Film (ASVOFF) en el Museo Franz Mayer, vino Diane Pernet. Ella me dijo "I do not know what mexican fashion is", entonces yo pensé en contestarle lo que es la moda mexicana. Iba a haber una conferencia para ella sobre la historia de la moda en México, pero era algo pequeño y privado. En ese momento me junté con mis muchachos y les planteé que hiciéramos algo para que supiera qué es la moda en México. Su respuesta fue: "vamos a hacer un corto". En un principio iba a durar 18 minutos. Ocho meses después, salió una película de una hora.

¿Qué es MEXTILO?

MEXTILO primero que nada es un documental. Fue creado por trendo.mx (plataforma digital creada por Gustavo Prado y Eduardo Letkeman) y actualmente la intención es que se convierta en un libro. MEXTILO es una película de 62 minutos, realizada por jóvenes de 24 años bajo mi dirección; se presentó el año pasado en ASVOFF. Se proyectó en Cinépolis y en todas las escuelas que me lo han pedido, como universidades privadas y públicas. Con el material recopilado durante la investigación, metí el proyecto a Fondeadora para volver MEXTILO en un libro de la historia de la moda mexicana.

¿Cuál es el status internacional de MEXTILO en estos momentos?

Actualmente se puede consultar por capítulos en Youtube. Esto es porque cuando vino Diane Pernet, dijo que se presentaba el 2 de diciembre de 2015 en el Pompidou, en París. Una vez que suceda, se liberarán todos los capítulos. Estamos haciendo una versión parisina, subtitulada y con adaptaciones de los chistes locales, para que se vuelva más universal.

¿Quién fue la ilustradora?

Todas las ilustraciones que aparecen en la película las hizo Andonella, una artista mexicana. Como mucha gente se va a parar de pestañas por los derechos de uso de ciertas imágenes, es mejor que el libro lo ilustre todo ella, y así le dé un toque juvenil.

Si en un principio estaba planteado desde un soporte audiovisual, ¿por qué decidiste acercar MEXTILO a un proyecto editorial?

En México nadie le hace justicia a los diseñadores. A lo mejor yo puedo saber quiénes son Manuel Méndez, Pedro Loredo y Pixie Hopkin, pero si tú te metes a estudiar moda, te enseñarán quiénes son Dior y Balenciaga; nadie te enseñará quiénes fueron ellos porque no existe un documento.

Ramón Valdiosera hizo un libro que se llama 3,000 años de moda mexicana y lo hizo hace tres mil años. Bueno, en los ochenta, se imprimieron mil ejemplares; quien lo tenga, bien, quien no, pues ya no puede acceder a él. El objetivo de esto es que haya una versión de lujo, pero también una rústica, que cueste entre $100 y $200 y siempre lo puedas adquirir en librerías. Por eso surge el proyecto de Fondeadora.

¿A partir de qué ejes conciben el proyecto?

Cada 10 años, escucho que ésta ya va a ser la década de la moda mexicana. Y cada 10 años seguimos pensando que ahora sí va a ser la siguiente. Creo que uno de los grandes problemas por los que truena cada 10 años es porque no hay continuidad. Para eso está MEXTILO, para que puedas hacer un recuento de historia y de memoria. Va a incluir una bibliografía crítica de todas las publicaciones, para entender qué sucedió anteriormente.

¿Para ti quienes son los pioneros de la moda en el país?

Una de las mejores cosas del proyecto fue haber conocido a Ramón Valdiosera; él sin duda es el pionero de la moda en México. Él inventó el rosa mexicano y las pasarelas de México en el mundo. Es sorprendente que siga vivo y lúcido; tiene 95 años. Otro de los pioneros es Manuel Méndez, quien falleció cuando estábamos haciendo la película. Está Pixie Hopkin, quien es la chica à go-go de los sesenta. Es la directora de tendencias del Palacio de Hierro. Ella fue novia de Juan José Gurrola.

En los setenta estuvo Héctor de Anda, quien hizo Vogue México, ¡imáginate! Pero era una Vogue en verdad mexicana, no sacaban material de otros países. Él primero fue top model y después se convirtió en el director de esa revista, de 1980 a 1994. Otro de los elementos clave es Ana Fussoni, quien además de haber formado a muchos chavos en provincia, actualmente sigue activa con el proyecto de Google Fashion Plus; es la pionera haciendo moda en digital.

¿Crees que las nuevas generaciones de diseñadores tienen un acercamiento con los artistas?

Creo que una de las cosas que nos ha faltado es entender la moda como cultura. Debería de haber vasos comunicantes entre las muchachas que estudian moda y los chicos que estudian arte en La Esmeralda, pero no existen. No se han dado cuenta que moda y arte son cultura. Y otra cosa que no ayuda en nada es que a las instituciones culturales en México les da asco la moda. Corrieron al director de bibliotecas del Conaculta porque hicieron una pasarela en la Biblioteca Vasconcelos. Esto fue como hace 5 o 7 años.

El evento más importante que tiene el Metropolitan Museum en NY es la Gala del MET. El acontecimiento más importante de uno de los museos más relevantes del mundo es uno de moda. Saben perfecto que, si hacen esto, van a ir millones de personas y venderán muchos catálogos. Pero aquí ven la moda como: "ay no, moda no".

Es increíble que la UNAM, la máxima casa de estudios, tenga estudios de diseño pero todavía no de moda. Entre las dos industrias más importantes del país está la textil. Tenemos que formar cuadros en diseño de vestido porque eso genera empleos y causa riqueza. No es una frivolidad que la gente se exprese y se vista; no es sólo pararse las pestañas en el Mercedes Benz Fashion Week, es realmente la construcción de identidades culturales, de grandes sistemas comerciales y tiene que ver con exportaciones, riqueza del país, etcétera. Hay muchos frentes en los que la gente está repensando y hablando inteligentemente de la moda. Pretendo que ahí se inserte MEXTILO.

Si deseas apoyar este proyecto, fondea aquí, ¡sé una parte fundamental de la historia de la moda!

Comentarios