Que tus perros no se depriman cuando regreses a la oficina

Los peludos son muy sociables y debes tomar algunas acciones para que no se deprima cuando regreses a la rutina laboral

Rostro feliz de un perro al ser acariciado por una persona
Foto: iStock
Por Mattza Tobón |
Advertising

Después de varias semanas de seguir el #QuédateEnCasa, posiblemente ya te habituaste a algunas comodidades del home office, como usar pantunflas la mayor parte del tiempo, no tener que trasladarte a la oficina cuando es hora pico y, sobre todo, trabajar mientras tu perrito te acompaña. Incluso has tenido oportunidad de hacer algunas rutinas de ejercicio con tu mascota dentro de casa.

Sin embargo, en cuanto comience la reactivación paulatina de las actividades en todo el país, esas amenidades irán terminando. Y sí, posiblemente tu canino estará triste por tu ausencia cuando eso suceda.

Para que este proceso pase de la manera más amigable para ambos, consultamos con expertos, un adiestrador canino y una etóloga, sobre qué medidas tomar para que tu perro no se deprima cuando regreses a la oficina.

Samantha Rosales es étologa que ejerce desde hace ocho años; un etólogo es parecido a un psicólogo o terapeuta para animales. Octavio Abascal es fundador de Modest Dog, empresa de adiestramiento canino que lleva en operación igualmente ocho años.


¿Nos extrañarán nuestros perros?

A pesar de que los perros se adaptan con mucha facilidad, un cambio repentino y radical de rutina que no les beneficia sí puede afectar su comportamiento, pues “siempre van a preferir pasar tiempo con nosotros”, asegura Octavio. Samantha agrega que a los perros que conviven con otros perros, les será más fácil esta transición; sin embargo “volver a rutinas en que no se les prestaba tanta atención, también puede generarles ansiedad”.


Signos de tristeza o depresión

De acuerdo al fundador de Modest Dog, nuestros caninos nos expresan todo a través de su lenguaje corporal y esto no será la excepción. La especialista en comportamiento comenta que puedes notar cuando los perros se encuentran emocionalmente afectados porque tienden a ladrar excesivamente, aullar o gimotear cuando se quedan solos, son destructivos en casa, hacen del baño dentro —cuando antes no lo hacían—, jadean o son incapaces de relajarse, hay un lamido excesivo en partes del cuerpo e inclusive se automutilan.

 

 

Foto: Time Out London 

Acostumbrarlo al cambio de rutina

Antes de que retomemos las rutinas fuera de casa, podemos hacer en nuestros caninos un cambio de conducta. “Un ejercicio principal es salir de casa en un horario poco habitual, esperar 10 minutos y volver; en el caso de que tengan un comportamiento calmado le damos una recompensa. Esto lo repetimos alternando los lapsos de tiempo y los horarios de ausencia”, es la sugerencia de Octavio.


Otras acciones a realizar

Aumenta los juegos o juguetes que promuevan la independencia y ayudan a disminuir su ansiedad; asimismo, considera no estar con ellos todo el tiempo y dales su espacio (aunque sea en otra habitación). Ya que podamos salir, ayuda hacer paseos más largos y cansados antes de ir a trabajar, tomando las medidas necesarias de higiene para estar afuera. También tienes la opción de recurrir a especialistas que ayudan con estos procesos de manera personalizada.


Lo que no hay que hacer

Además de tomar en cuenta lo que debes hacer, es importante evitar otras acciones como: regañarlo porque llora, fomentar la euforia al regreso, continuar con muchas actividades juntos cuando en un futuro cercano ya no será posible realizarlas.


¿Qué tan fácil será?

“Lo importante es reconocer si necesitan ayuda en este proceso”, afirma la etóloga. Que se vuelvan a adaptar a sus anteriores hábitos, puede ser más complejo que el acostumbrarse a estar juntos, pues son animales altamente sociales. Pero implementando las medidas anteriores paulatinamente, Samantha afirma que logrará readaptarse.   


Recomendado: Coronavirus: recomendaciones y cuidados para perros.

Recomendado
    También te puede gustar
      Advertising