Cafés en la Narvarte
Foto: Alejandra Gutiérrez

Cafés en la Narvarte

De especialidad o inspirados en las brujas, la Narvarte guarda varios tesoros de cafeína únicos en la Ciudad de México

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Esta Colonia vecina de la Del Valle tiene opciones destacadas para amantes del grano sagrado. Desde los cafés de especialidad hasta lugares para comer barato en la CDMX, encuentra espacios ideales que te permiten llevar la laptop para trabajar o siemplemente disfrutar de un libro.

Conoce más en la guía gastronómica de la Narvarte y descubre estos lares familiares que guardan tesoros de cafeína únicos en la ciudad.

Recomendado: Restaurantes en la Narvarte.

Lugares para tomar café en la Narvarte

Pan de Nube
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte

Hace unos días andaba en la frontera entre la Narvarte y la Del Valle al Sur, sobre Diagonal de San Antonio, y traía un malévolo ataque de antojo; de esos que te obligan a morder el brazo del que va a tu lado con tal de saciar ese antojo de pan y café. Pero para fortuna de los que caminaban a mi lado Pan de Nube se cruzó en mi camino; además el cielo ennegrecido presagiaba una intensa tormenta, lo que me estimulaba aún más a detenerme por ahí. Como era de esperarse, frente a la vitrina de cristal había varias personas pidiendo sus piezas de pan cual abejas pegadas al panal. Este es el lugar ideal para empezar de buenas tu jornada, para que te apapachen, para reconfortarte cuando el día ha salido distinto a lo que esperabas. Pan de Nube es un sitio donde te reúnes con amigos para olvidarte del trajín de esta ciudad, un espacio tan íntimo incluso para ir en pareja, con la compañía de un buen libro, o simplemente para sentarte a reflexionar mientras tu paladar hace el resto con las maravillas que esta panadería ofrece desde hace seis años.   Para sorpresa mía, Lluvia, la dueña de Pan de Nube, acaba de incluir nuevas variedades de pan en la carta, así que no pude resistirme a probarlas. Ni supe por cual comenzar: después de probarlas (casi) todas intenté establecer, a mi parecer, cuál fue la mejor, pero fue imposible. El cubilete hecho con masa de hojaldre con glasé de matcha es crujiente y el sabor de esta hierba está increíblemente presente y balanceado; creí que se perdería el

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte

Chokoreto es un café pequeñito, apapachador y operado solo por mujeres: Hiromi Takahashi y Cinthya Alarcón se encargan de hornear, atender, administrar y llevar la comunicación del lugar. Es un café grab and go, aunque su calidez invita a quedarse horas. Por supuesto, te tienes que tomar un café, y lo mero bueno de aquí es el latte, aunque los puristas seguro preferirán un expresso hecho con café Café To, la marca de una pequeña empresa familiar que tiene sus cultivos en Chiapas. Lo imperdible son las galletas: de nuez, de choco chips o de confeti, todas son garantía. Lo mejor es que tienen esa personalidad casera que siempre se extraña, que apapacha y que, a los afortunados, nos remite a la infancia. También hay barritas de chocolate de cardamomo con café, malvaviscos cubiertos con chocolate, enjambres, los hiper populares brownies, tapioca y arroz con leche. Puros postres felices. En Chokoreto también puedes pedir postres por encargo: te hacen tus galletas, panqués, brownies, o lo que quieras (como tip, son tan, pero tan caseros, que hasta podrás engañar a tus convidados y decirles que los hiciste tú). Definitivamente Chokoreto es uno de los imperdibles de la Narvarte; es un concepto alejado de la frialdad del resto de los cafés grab and go. Aquí, puro abrazo dulce.

Publicidad
Café vegetal
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte

Este café es el mejor secreto de la Narvarte, no solo por su locación tan discreta y cómoda, también por su tamaño. Después de trabajar duro en varios bazares veganos de la Ciudad de México y lograr su meta en crowfunding, Café Vegetal abre puertas para ofrecer productos éticos, sanos, 100% libres de productos animales, pero sobre todo, deliciosos. A unos pasos de la transitada Xola, tres mesitas junto a una jardinera te dan un descanso del caos de la ciudad. En mi primer visita, me fui directo al cold brew porque tenia bastante calor; lo pedí con leche de soya. Refrescante, acidito y cremoso. Obviamente tenia que acompañarlo con uno de sus brownies. Es sorprendente como algo sin huevo, leche ni mantequilla tenga el mismo sabor y consistencia que uno tradicional. A pesar de ser un pellizquito, el venue se siente reconfortante ya que sus dueños —una pareja de activistas veganos— le dotan una energía que te hace sentir bienvenido en cualquier momento. Para mi segunda visita me atreví a pedir un chocolate frío con una rebanada de pastel de zanahoria con glaseado de azúcar y limón. Cada mes tienen productos de temporada; desde pan de muerto y roscas con nuez garapiñada en lugar de muñequito de plástico, hasta pupmking spice latte frío y el famoso blue unicorn latte (si visitan el café y lo tienen en la carta, no duden en pedirlo frío). Como veganos de hueso —bueno, semilla— colorada, cuentan con un espacio en el que promocionan a gatitos y perritos en busca de casa, así que tal v

Stand Up Brew Bar
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Café, panini y mac & cheese; una combinación asaz apta para crear una bomba atómica de antojo. También para generar en tu cuerpo las calorías suficientes y sobrevivir lo que falta del invierno, así que dale las gracias al frío y vamos por una taza de café de especialidad. Stand Up Brew Bar es un lugarcito casero con una barra en donde sucede toda la magia. Es uno de esos cafés que miden con precisión la cantidad de granos tostados que se molerán para tu taza, esto asegura una mayor calidad y fidelidad en los sabores. En mi visita probé un expreso con un dulzor impecable y unos dejos apenas perceptibles a almendra. Era de café Huck, un tostador estadounidense pero con granos guatemaltecos, de Acatenango. También tienen otros métodos de extracción que se adecuarán a tus gustos cafeteros.

Publicidad
Maxico Arte y Sabor
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

¿Has ido recientemente al Centro Nacional de las Artes? Si tu respuesta fue sí, seguramente has visto el carrito de Máxico Arte y Sabor. Este lugar en la Narvarte es la extensión de ese proyecto dirigido y creado por Marco Patán, que ahora puedes ver en cada evento del Cenart para regocijar a los cafeteros ávidos. La diferencia del local de la Narvarte es que éste es un negocio completamente familiar y todo el café viene de Michoacán. Marco le pasó los tips de cómo hacer café a su mamá, doña Martha, para abrir este pequeño local. Puedes encontrar los cafés básicos: capucchino, latte, americano, expreso y moka. Toda la mezcla es michoacana pues la familia es de allá y la idea es rescatar los granos y las recetas de ese bellísimo estado. Además de café, cuentan con tizanas, té y postres hechos por la esposa de Marco, quien se encarga de elaborar alfajores, galletas con chocolate, panqué de chocolate, pay de elote y pastel de zanahoria. Toda la repostería se hornea diariamente, así que puedes estar seguro de que tendrás comida fresca en la mano. Aquí cuidan el azúcar, pues aunque deliciosos, me contaron que procuran no excederse con este ingrediente, y en lugar de ello, ocupan ingredientes de gran calidad. Doña Martha, su hija y una amiga de ella serán las encargas de atenderte, además son grandes conversadoras, así que la visita se convierte en toda una experiencia. Podrás disfrutar una decoración rústica, aunque chic, pues mezclan elementos modernos como las lámparas, con acce

Santa Banda Café
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Encuentra café de especialidad a precios accesibles y un espacio cómodo para leer. En Santa Banda, lugar que se llama así en honor de Ana Luisa y su primer socio, se respetan las pequeñas reuniones y las bebidas llenas de cafeína. Probé un chemex con café chiapaneco que les quedó excelente, con las notas cítricas y cuerpo que lo caracterizan; también hay V-60, cold brew, prensa francesa y aeropress. No dejes de probar la bebida santa, un cold brew acompañado con whisky y zest de toronja que dejará atrás tu nostalgia por el carajillo. Para comer las opciones son puntuales; te recomiendo el panini de pollo al pesto, una receta que se prepara con ajo suficiente para matar a un vampiro, pero el sabor se agradece. Además de que la salsa que lo acompaña vale la pena: chiles secos, ajonjolí tostado, vinagre y aceite de oliva. Este lugar es ideal para hacer home office o echarse una buena lectura porque es tranquilo y pequeño, además de que Ana y su sobrina lo atienden gustosas; ellas comprenden que una máxima de la lectura es el silencio y el tiempo, motivo por el que no molestan a los clientes para el eterno consumo; al contrario, los alientan a pedir su bebida y postre de preferencia para acompañar esos momentos sagrados.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Eduardo Verdalett ha sido amante del café desde niño, el tema del grano y la planta siempre le ha sido familiar gracias a sus raíces turcas y ahora es socio de esta cafetería de especialidad. Cuando le pregunté de dónde había sacado el nombre de Mama Kelly, me platicó que en las charlas de sobremesa su papá le contaba historias de esta bebida; así fue como supo de la existencia de una mujer irlandesa, comerciante de profesión, viajera intuitiva y emprendedora, que desde entonces se convirtió en una especie de ejemplo y fetiche. Según Lalo, Mama Kelly fue una de las pioneras de la plantación de café; participó en Turquía con una iniciativa de ley para conseguir que una mujer pudiera solicitar el divorcio si su esposo no le proporcionaba una dosis diaria de café; además de que en 1650 inspiró al comerciante Daniel Edwards para abrir la primer coffee-house en Inglaterra (St Michael's Alley, Cornhill) en 1652, en sociedad con su mayordomo Pasqua Rosée. Las coffee-house eran establecimientos aristocráticos donde la gente se reunía a discutir de política, negocios o sociedad, mientras tomaban café y se deleitaban con pastelillos. ¿Te suena? Ahora a lo que nos truje: las opciones de café en Mama Kelly son expresso, cortadito, capuccino, flat white, latte, mocha; chemex, V60, kalita, aeropress, evasolo y cold brew. Todo el café es mexicano y su marca se llama 1652. Si pasas corriendo antes del trabajo, te recomiendo el flat white: dos onzas de expresso, leche y casi nada de espuma; t

Café Café
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Este lugar es el éxito de un proyecto 100% mexicano. Desde hace 25 años, la familia Hernández Martínez ha destacado por contar con una producción local de primer nivel y un esquema de comercio justo que dignifica a los cafetaleros oaxaqueños. Iniciaron con una cafetería en Oaxaca, a la que se sumaron tres más. La última, de reciente apertura, en (gracias, SaintYisus del sabor), Narvarte. No solamente estamos en el lugar cuya producción ganó el premio anual Expo Café 2016, con la mezcla Sabores de mi tierra, sino que además cuentan con certificaciones como la otorgada por Certimex como producto orgánico; y la BirdFriendly, que destaca por proteger a las aves migratorias que hacen parada en los cafetales. Además, tienen un programa de inclusión laboral de personas con discapacidad intelectual. Los aplausos son merecidísimos. Basta probar una de sus mezclas en sus cinco especialidades (chemex, kelita, aeropress o prensa francesa o cold brew). O un excelente chocolate Rosita. La comida no se queda atrás. Puede que las enfrijoladas no suenen suculentas, pero con tasajo traído de Oaxaca son amor puro. Súmale unos molotitos de plátano y una crema de amaranto y querrás irte de mochilazo para aquellas tierras. Aunque no será necesario porque a partir de este mes harán festivales gastronómicos de tlayudas, atole y tamales. Uf, ¡Oaxaca, cásate conmigo!   Todas las estrellitas en la frente que tiene este café se respaldan cuando degustas las mezclas. Mi favorita (porque #PowerWomen) es l

Publicidad
Paraíso Social
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Existe una genealogía en el reino de los amantes del café. Hay quienes gozan libidinosos el acto solitario de beber una taza, otros prefieren usar la bebida como un bálsamo para entablar una charla, y habemos otros que, aspiramos a que el lugar donde lo bebemos sea tan idílico como el propio brebaje. Para los últimos, Paraíso Social cumple las expectativas. Una cafetería a la que no le queda grande el nombre. A los invitados los acoge un espacio cuya decoración evoca a un café de San Telmo, Argentina: una cabeza azul de cerámica que sirve de maceta, títeres de Gepeto y Pinocho, aldabas de manitas de cobre, lámparas de colores y numerosas bandejas llenas de amor en forma de pan, como alfajores de dulce de leche, cheesecakes con frambuesas, moras y brownies rellenos de chocolate. ¡Lujuria instantánea en el paraíso! Para los paladares salados, no faltan las tortillas españolas, los bagels, la pizza fugazzeta (mozzarela, cebolla y queso); e incluso, los pasteles hechos a pedido para ocasiones especiales. Las creaciones son autoría del amasado de Karina Senés, una chocolatier argentina que montó este café que aunque pequeño, cuenta con su propio horno y cocina del que todos los días emanan postres distintos que adornan su barra. De ahí que no haya una carta específica, sino una suculenta variedad que cambia todos los días. Quizás, sus únicos pecados son que no hay más que jugos procesados para acompañar los bocadillos salados y que la variedad de postres

Salem Witch Coffee & Store
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Ver cruzar un gato negro no siempre trae mala suerte. Si sigues uno, probablemente te llevará a la intersección de la Diagonal San Antonio, La Quemada y La Quebrada, una rima que forma una curiosa isla donde sólo hay una casa de tres pisos, que resalta por su color morado. El tono que abunda en noche de brujas delata un poco lo que hay al interior de la casona: Salem Witch Store & Coffee, donde la magia tiene sabor y olor.Más allá de mujeres con verrugas en la nariz y sombrero alto batiendo el caldero, el lugar advierte que la palabra “bruja” en realidad significa "mujer sabia". Es en honor a ellas que se creó el café. Sus interesantes pociones y platillos se despliegan en una carta escrita a modo de cuento pop up, una verdadera obra de arte. Es fácil perderse en las ilustraciones que crearon estrictamente con referencia a sus platillos y bebidas.Comienza probando una de sus especialidades, que son bebidas que puedes pedir calientes, frías o como frappé, acompañadas de café o vírgenes. Te recomendamos un strega, (un chocolate con menta), o el dragon chai (un té chai muy especiado con un topping de café).Aquí, conjurar los hechizos de cajón, como hocus pocus o abracadabra, resulta en frappés de algodón de azúcar y chicle, respectivamente. Son bebidas atractivas para los niños, a quienes seguramente les cautivará la temática del lugar ya que no cae en lo siniestro.La carta de comida trae una gran variedad de ensaladas, crepas, wraps y chapatas, pero para hechizar el hambre pide

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad