Galanga Thai House

  • Restaurantes
  • Roma
  • precio 2 de 4
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
  1. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  2. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  3. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
  4. Foto: Alejandra Carbajal
    Foto: Alejandra Carbajal
Publicidad

Time Out dice

4 de 5 estrellas

Galanga Thai House, el mejor lugar para probar cocina thai en la Roma

Antes de hablar del gran Galanga Thai House, un increíble lugar de cocina thai en la Roma, hay que hablar de las manos y las cabezas que están detrás. El restaurante es proyecto de Somsri Raksamran (o Ana) (Pin-tó, thai to go y Kiin Thai Viet Eatery) y Eleazar Ángeles, que con Galanga materializaron la idea de abrir un restaurante como pareja.

Galanga es, en todos los sentidos, un agasajo. El salón, lleno de plantas, te recibe con un apapacho que presagia lo que está por venir. Y el menú es lo auténtico thai: mezclas especiadas que van desde lo delicado hasta lo abrumadoramente picante. Eso sí, todo ejecutado a la perfección. Si no has probado la cocina thai, seguramente Galanga te parecerá un lugar raro, pero la realidad es que este tipo de cocina sí tiene puntos de encuentro con la mexicana: especias, cocciones largas, platillos complejos y, por supuesto, mucho amor a lo que está en el plato.

La chef Ana se ha encargado de que todo el menú sea una delicia, así que, a la hora que vayas, encontrarás opciones increíbles. Nosotros fuimos a la hora del brunch. Iniciamos con unos tés thai tradicionales que venían con leche caliente y decorados con arte latte, eran tan bonitos que no nos los queríamos tomar; ¡estaban decorados con la figura de un elefantito! (awww).

Después del té, -y como, siempre, en algún lugar del mundo ya son las 5pm- le seguimos con una mimosa, el trago perfecto para los que nos gusta el day drinking y que no queremos ser mal vistos por la sociedad. Aquí tienen de lychee, mango y maracuyá; lo mejor es que la proporción de vino espumoso es mayor a la cantidad de jugo, así no terminas con una bebida demasiado dulce.

Para comer pedimos el khao mun gai (what? pero no te preocupes, el personal de servicio está más que dispuesto a hacerte recomendaciones y explicarte toda la carta), un plato con arroz perfumado con jengibre y acompañado de pollo y pato escalfado. Además venía con un bowl del caldito de cocción del pollo, que fue como un abrazo.

Le seguimos con el Kai Kata, el platillo cura crudas perfecto: un huevito estrellado con una salchicha de cerdo hecha en casa y acompañado de unas rebanadas de pan de masa madre. Y, si eres de los que necesitan picante, aquí serás feliz: para cada plato te llevan varias opciones de salsitas, algunas que no pican nada y otras que harán sudar hasta al más valiente.

De postre nos echamos un waffle de-li-cio-so. Venía teñido con una hoja tailandesa que se llama hoja de panda y que le dio a la mezcla un color verde que se veía tan loco como se escucha. Encima tenía crema montada y frutos rojos, la mejor forma de cerrar la comida.

Ir a Galanga es un gozo, y no solo por la cocina, que es impecable, sino también por ver y probar el trabajo de la increíble Raksamran. En verdad, no te lo pierdas.

Te recomendamos: Los mejores lugares para comer pho en la CDMX

Andrea Vázquez
Escrito por
Andrea Vázquez

Detalles

Dirección
Monterrey 204
Roma
México, DF
06700
Contacto
55 6550 4492
Transporte
Metrobús Álvaro Obregón
Precio
Consumo promedio por persona $500
Horas de apertura
Lun-sáb 1-10pm, dom 10-6pm
Publicidad
También te puede gustar