Conejo blanco, conejo rojo

Teatro
Recomendado
kalimba, conejo blanco, conejo rojo
Foto: Cortesía de la producción Kalimba en Conejo Blanco, conejo rojo

Time Out dice

Regresa el exitoso experimento teatral: Un actor invitado recibe un sobre con un libreto, sin ensayos previos

Una noche a la semana, una actriz o un actor entrará al escenario de La Teatrería, se pondrá de frente al público y enseguida abrirá un sobre cerrado que contiene un papel con el texto que habrá de actuar en ese mismo momento, así como las indicaciones precisas para hacerlo. A su lado, habrá escasos elementos de escenografía para apoyarse. No hay un director y no hay ensayo previo, pero no se trata de una improvisación. Es un experimento teatral que reta al actor y confronta al público.

Conejo blanco, conejo rojo fue escrita por el dramaturgo iraní Nassim Soleimanpour, quien, al no poder salir de su país, buscó la manera de que su voz se escuchara y repercutiera alrededor del mundo. Y lo está logrando: se ha presentado exitosamente en Nueva York, en donde estrellas como Whoopi Woldberg, Alan Cumming, Cynthia Nixon y Patrick Wilson han asumido el reto. 

En nuestro país, es José Manuel López Velarde el encargado de producir esta arriesgada y divertida empresa. Ante un proyecto tan complejo, la apuesta descansa en la selección del elenco, en temporadas anteriores han participado actores representantes de la escena teatral y la televisión, como Leticia Huijara, Patricia Reyes Spíndola, Enrique Singer y Luis Gerardo Méndez. Por lo que el desafío es mayor para esta temporada que se invitó además de actores a presentadores de TV y hasta cantantes, quienes deberán estar a nivel de sus antecesores. Aún puedes ver a Kalimba, Christian Chávez, Pierre Louis, Ophelia Pastrana, Gustavo Egelhaaf, Enrique Hernández Alcázar, Verónica Toussaint, entre otros. 

Dicho dramaturgo sigue en la búsqueda revitalizadora de la escena con su reciente texto Nassim, una secuela de Conejo blanco, conejo rojo que llegó a México en 2018. Ambas puestas demuestran el poder liberador que tiene el teatro, sin importar el país o el idioma en que se representa el texto, no solamente para un dramaturgo al que le prohíben salir de su país, sino para todos aquellos que lo viven ya sea desde arriba o desde debajo de un escenario.

Recomendado: Obras de teatro y danza para el Día Internacional de la Mujer.

Por Enrique Saavedra

Publicado

Detalles

También te puede gustar
    Noticias más recientes