Luvina vegan bar
Foto: Alejandra Carbajal

Los mejores bares en la Narvarte

Opciones increíbles y a mejores precios. Conoce estos bares en la Narvarte.

Andrea Vázquez
Escrito por
Andrea Vázquez
Publicidad

Para comenzar la fiesta en una zona tranquila, no tan atascada como las colonias vecinas, a mejores precios y con propuestas igual de increíbles, la respuesta siempre es la Narvarte. Y si sigues yendo a los mismos lugares de siempre, es momento de que hagas el plan y conozcas estos bares en la Narvarte.

Además de su ya conocida oferta culinaria (larga vida a los tacos al pastor), la Narvarte tiene otras ventajas: es una zona segura (aun así, siempre guarda tus precauciones a donde vayas), bien comunicada y con precios más accesibles tanto para vivir como para comer o enfiestar que la Roma o la Condesa.

En la Narvarte vivieron personalidades como Pedro Infante, José Agustín o Parménides García Saldaña. Hasta sirvió de paso por un tiempo para Ernesto Guevara; el Che recorrió la Narvarte antes de partir para Cuba.

Hoy, esta colonia nos ofrece lugares increíbles para el tipo de fiesta que más te guste. Conoce estos bares en la Narvarte.

Te recomendamos: Los mejores lugares para tomar cerveza artesanal en la CDMX

Hop The Beer Experience 2
  • Bares y cantinas
  • Cervecerías
  • Narvarte
  • precio 2 de 4

La competencia por tener el mayor número de cervezas de barril está que arde; este bar ostenta ahora el primer lugar en Latinoamérica con 52 barriles de cerveza artesanal helada. Puedes pedir cualquier estilo desde 80ml –sampler–, hasta medio litro; el personal sabe cómo guiarte durante el proceso de selección.

Es un enorme hangar con piso de cemento, techo laminado y tablones para compartir espacio, además de un par de extensiones con focos que colgaron en el techo, no hay más decoración. En la carta encuentras un montón de estilos como pilsner, IPA o stout. Si está disponible y te gusta la cerveza oscura, pide una imperial stout, para algo menos intenso una blonde ale, por ejemplo. Tienes que probar la fruit beer belga de la cervecería Brassiere Lefebvre, sabe a licor de frambuesas pero efervescente y glorioso.

Para comer está Hounds con alitas, sándwiches, pizza y schnitzels –milanesas–. Pedí unas headwings, alitas crujientes con salsa patito de habanero y mango, espesa y honestamente simplona. Las pizzas cumplen y ya, en otra vuelta probaremos los shnitzels. El poder lo tienen los barriles, podrás pasar largas horas degustando los mejores estilos cerveceros del mundo para que afines el paladar a la perfección.

  • Bares y cantinas
  • Narvarte

Pocas cosas dan tanta dicha como encontrar bares tan increíbles como Luvina, el nuevo lugar en la Narvarte. Este es un lugar pequeño; solo tres mesas y una barra, y algunas mesas más en la parte de afuera. La barra está decorada con objetos de barro de Oaxaca y, al fondo, se alcanzan a ver todos los destilados que el bar ofrece: mezcales, sotoles, ginebras, whiskeys, pox, pulques y chelas, todos artesanales, hechos en México y veganos.

Los tragos en Luvina son deliciosos; probamos un par de gin tonics que nos sirvieron primero solo con gin y agua tónica, para que pudiéramos apreciar la ginebra, y después con unas gotitas de bitter. Y sí, todas las ginebras son mexicanas y veganas: de Hidalgo, de la CDMX, de Jalisco o de Baja California. También probamos la carta de sotoles; felizmente le entramos al Coyote de Durango, y las opciones de chela artesanal, de las que probamos una IPA de Cyprez y una Lager de Morenos, ambas marcas de la CDMX.

Lo cool de Luvina, además de los tragos y el ambiente, es que son el primer bar vegano de la CDMX. Además, Luvina es socialmente responsable y procuran favorecer el comercio local. También reducen al mínimo sus desperdicios: toda la cerveza es de barril (así se ahorran las botellas o latas); trabajan con marcas que recuperan sus envases y mandan a centros de reciclaje lo que generan de basura.

Definitivamente, este es el lugar para armar la fiesta rica y responsablemente pero, sobre todo, es el bar que te dejará pensando cómo puedes mejorar tus hábitos de consumo, más allá de una modificación en tu dieta, pensando en la responsabilidad con tu entorno.

Te recomendamos: Patio Escondido de Monstruo de Agua

Publicidad
  • Bares y cantinas
  • Narvarte

La apariencia de Pin-up tap room es súper desenfadada. Es el bar de la cuadra (que ojalá estuviera en mi cuadra), en donde bien podríamos instalar el home office, para trabajar con la mejor compañía: una cerveza artesanal mexicana, o un vino mexicano.

La oferta de cervezas es cumplidora. Las imperdibles son las de la marca Pin Up’s, las de la casa: la maestra cervecera es la mera patrona de Barley & Wine, que produce sus cervezas y las tiene disponibles en el bar. Pero eso sí, cuando se acaba, se acaba. También hay variedad, al menos 50 cervezas distintas cada semana entre las que se encuentran las viejas conocidas como Wendlandt, Fauna, Delirium y Sierra Nevada.

Si lo tuyo no es la chela también hay una buena oferta de vinos mexicanos. Poquitas etiquetas, pero no se necesita más: Santo Tomás, Vinícola Santa Elena y Cuatro Soles son algunas de las opciones que encontrarás en este bar.

La comida es la típica del bar de chelas. Nosotros le entramos a la tabla de quesos y carnes frías, que está pensada para acompañar a tu copa de vino, pero que también va re bien con una cerveza. Luego nos echamos unas alitas; las de habanero fueron las favoritas. Para terminar, y para compartir, unas papas gajo. La oferta de comida es súper botanera e informal, lo que hace a este bar uno bien cómodo.

Y olvídate de las formalidades. Pin-up tap room es un lugar sencillo, informal y apapachador que te atrapa con un menú curado por expertos en vinos y chelas para que te encuentres con los mejores estilos y etiquetas, en la comodidad del bar de la cuadra.

  • Vida nocturna
  • Narvarte

¿Recuerdas esa sensación de tomarte una michelada en una trajinera? La puedes volver a vivir en plena Narvarte gracias al increíble concepto que acaba de llegar a Diagonal San Antonio: La María Chelada, un lugar de micheladas que está ambientado como si fuera una trajinera.

En La María Chelada, la barra en donde preparan las micheladas y otros tragos simulan la forma de las trajineras; el techo está decorado con arcos florales como los que decoran a nuestras queridas trajas y la barra en donde te puedes sentar a disfrutar de tu bebida también se parece a los asientos de este tradicional método de transporte chinampero.

Aquí, la onda es el grab and go, pero también puedes sentarte en la barra a tomarte tu cheve, acompañada de unas papitas con harta salsa. Si pasas por tus miches para llevar notarás que el concepto está más que pensado para este formato: te darán tus latas de cerveza y, aparte, el vaso con la escarcha, salsas y complementos, para que llegando a tu destino te prepares tu miche. Además te la ponen en una cajita con un diseño increíble, para que sea más fácil llevártela (¿la cajita feliz de los mayores de edad?).

A la entrada verás el pizarrón con todas las posibles combinaciones de sabores. Hay las clásicas, con solo limón y sal o cubana; las especiales, como La Dulce María, que va escarchada con jalea y chile de mango, limón, jarabe de mango y de maracuyá, tarugos y una brocheta de gomitas, o La María Rosita, que lleva jarabe de fresa, gomitas de frutas y una banderilla de fresa.

También hay combinaciones sorprendentes, pero que funcionan bien y que seguro encantarán a los de diente dulce, como La María Tomasa, que va escarchada con chocolate y chispitas y lleva adentro jarabe de chocolate, leche condensada, chispitas de chocolate y fresas, y se hace con cerveza oscura, o La María Sheraton, escarchada con chocolate y chispas; adentro lleva jarabe de fresa, leche condensada, chispas de yogurt y fresa.

Para los más tradicionales, o para quienes se estén recuperando de la fiesta, también tienen una michelada con clamato y una  brocheta de camarones; la Marimar, o  la María Chapultepec, que tiene una brocheta de chapulines empanizados con chilito.

¿Que si las recomendamos? Cómo no hacerlo, si quien esto escribe fue seis veces en tan solo dos semanas. Así que sí, vayan por sus chelas, tómenselas sin pena y, ya que están en esas, pidan el tamaño grande.

Te recomendamos: Las mejores micheladas de la CDMX

Publicidad
Beer Bros
Foto: Cortesía

Beer Bros

Dicen los entendidos que en Beer Bros tienen una de las mejores selecciones de chelas artesanales. A la vista, es fácil no creer esta afirmación, porque el local es pequeñito, tanto, que generalmente es difícil encontrar mesa. Pero una vez adentro, seguro encontrarás de lo más novedoso y más rico, tanto en barril como en botella o lata. 

Luz Saviñón S/N, esquina Sánchez Ascona. Narvarte. Mar-sáb 3pm-12am, dom 3pm-8pm. Metro Etiopía. 

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad