Yolo
Marianela Trueba

Antros, bares y cantinas en la Del Valle

Las mejores opciones para salir de noche en una de las zonas más céntricas y agradables de la Ciudad de México

Publicidad

Por la zona sureña de la Ciudad de México nos topamos con antros, bares y cantinas en Nápoles, Del Valle y Narvarte. Pero una de las áreas con mayor popularidad tanto de vivienda como de entretenimiento, es la Del Valle. Esta colonia con aires afrancesados guarda parte tanto de las mejores garnacjas en la CDMX como las mejores taquerías.

Es momento de descubrir las opciones de diversión nocturna en la Del Valle: desde una figura predominante en la escena de billares y boliches en la CDMX, o simplemente lugares para comer solo si te agarra el horario Godin.

Recomendado: Los 20 mejores bares de la CDMX.

Lo mejor de la vida nocturna en la Del Valle

  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Del Valle
Las opciones cerveceras para los que somos cheleros de corazón y vivimos en la Del Valle, Nápoles o aledañas se sienten insuficientes. Hay algunos representantes muy dignos, pero no alcanzan para darnos la variedad que necesitamos. Por eso, cuando me enteré que Lágrimas de Malta había abierto en la Del Valle, corrí a conocerlo. Lágrimas de malta es un bar de cervezas artesanales mexicanas. En su carta no hay nada de cheves de otras latitudes. Por eso, cuando llegué y vi algunas cervezas industrializadas en los refrigeradores me sorprendí, pero eso hizo sentido al final. Ya llegaremos a ello. Aquí hay 12 opciones de chelas en tap y algunas más en botella. Me dio mucho gusto ver marcas mexas que no conocía, como la tapatía Colablanca, Emperatriz —que se produce en Iztacalco— o la huasteca Tenek. También me encontré otras cerveceras pequeñitas que sí tenía la fortuna de haber probado como la citadina Itañeñe o la queretana Cuatro Palos y algunos otros grandes exponentes de la escena cervecera artesanal mexicana como Rrëy de Monterrey o Insurgente de Ensenada. Para empezar, me decidí por una Monstruo de Agua, que se hace con chile habanero. Mi acompañante aceptó las recomendaciones atinadísimas del mesero, quien recomendó una Light Lager de Morenos. Ambas son chelas de la CDMX. El mesero aprovechó para recomendarnos la promoción: cuatro chelas industrializadas, más dos artesanales, a un precio fijo. Nosotros le preguntamos por qué tenía cervezas industriales, si el resto de la ca
Kaito del Valle
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Coctelerías
  • Del Valle
  • precio 3 de 4
En cada rincón hay joyas escondidas, y en la calle de Enrique Pestalozzi, ocupando la planta alta del restaurante japonés Deigo, está Kaito del Valle. Es un cocktail bar— o iazakaya, refiriéndose a una taberna en japonés—  donde te recibe un maneki-neko de luces neón, dándole sentido a la frase insignia del bar: if you see this cat, come inside. Entras a un espacio pequeño y cómodo con decoración nipona, íntimo pero con muy buen ambiente y música que te anima a comenzar la noche. La barra es el punto fundamental: equipada únicamente por bartenders mujeres. Ya sea que te atienda Jacomine Flores, Jocelyn Espíndola o Claudia Cabrera, pregunta por los tragos de autor, como un pik-a-chu: sake, mezcal, jerez, wasabi y jugo de piña. La presentación es única como el juego de sabores en la boca. El maneki, hecho con matcha, calpis, jugo de limón, clara de huevo, soda y tapioca es muy fresco, sin ser demasiado dulce, y con un plus en cuanto a texturas.  Cuando termines la parte de bebidas, acércate a la máquina expendedora (que no tiene productos en su interior), te lleva a una sala de karaoke que se renta por hora o sin costo, dependiendo de tu consumo total. A lo mejor terminas cantando puro j-pop. Alejandra Sánchez @foodandboozemx
Publicidad
La Esquina Cantina Deportiva
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Bares deportivos
  • Del Valle
  • precio 2 de 4
Si eres de los que te gusta ver un partido de futbol con comida botanera y unas cervezas heladas, serás feliz en este bar del sur de la ciudad. Tiene las pantallas, las bocinas y las instalaciones facilitadas para ver un Super Bowl, la final de la Champions o la gran pelea de box. La Esquina tiene un corazón mexicano así que olvídate de las alitas y las hamburguesas, disfruta de tu momento deportivo con aguachiles, tostadas de atún, pulpos asados, pozoles, esquites, e incluso, milanesas. Si vas en grupo considera que hay carnitas por kilo ($360), o la trilogía de gorditas, ideal para probar de todo un poco, como cochinita, chorizo, hongos, queso. Para beber encontrarás muchas cervezas comerciales, pero salte de la rutina y prueba la cerveza de barril Hércules, hecha en tierras queretanas. Te sorprenderá porque a pesar de tener un sabor fuerte y amargo, no llega a ser pesada y te refresca. Este bar deportivo tiene todo el potencial para ser el preferido de la zona cuando sean temporadas deportivas, y aunque eso no sea tu fuerte, hay mucha comida bien hecha y excelentes precios.
Ziete
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Del Valle
  • precio 2 de 4
Entre la música y el bullicio de las zonas más populares de la urbe escuchar las historias de un acompañante en un bar suele ser difícil. El Ziete, al lado de un pequeño parque en la Del Valle, brinda el escenario perfecto para una noche de largas pláticas en un barrio tranquilo. Afuera, una terraza con calentadores y un estacionamiento para bicicletas recuerdan a un típico café europeo, mientras que el interior se asimila a un pub. Decoraciones de marcas de licores, una mesa de futbolito y posters y música de rock ochentero rodean el ambiente en donde conviven tanto imberbes de 15 años que están precopeando con una yarda de cerveza, como treintañeros que fueron a tomar un mojito para regresar temprano a casa. En este lugar los alimentos son sencillos y casuales, como pizzas, alitas, nachos, papas a la francesa y tapas inusualmente abundantes (aunque podrían mejorar los ingredientes). Uno de los favoritos son los dedos de queso, con el interior derretido a un punto exacto y una cubierta crujiente. También hay platillos vegetarianos, como la hamburguesa de hongo portobello. Todo esto le da mucho potencial a este lindo e inesperado bar, aunque detalles como que de pronto no saben qué es un vodka tonic le restan puntos. La carta de bebidas y licores es extensa, pero lo más recomendable son las micheladas de sabores como fresa o mango y las cervezas artesanales, como la Tempus o cerveza de barril de Cosaco. La buena onda de los comensales, la locación y la serenidad del Ziete lo
Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Bares deportivos
  • Del Valle
  • precio 2 de 4
Caímos aquí luego de andar por la Del Valle sin encontrar algún bar que nos gustara. Ya daban las 11, pero el boliche seguía abierto. Pese a que la entrada no era nada ostentosa, un mundillo amplio se abrió al entrar. Dos pisos completos con 52 pistas para jugar boliche, una zona de maquinitas con todo y las clásicas mesas de air hockey y billar, que con su mecánica básica garantizan una buena reta para apostar unas chelas de mango, tamarindo o piña habanera (por si quieres regresar a la prepa). Sí, definitivamente no es un bar, pero te aseguramos que en 36 años de historia las promociones de cubetas de chelas bien frías han sido el plan ideal para empezar la fiesta, sobre todo porque cierran en la madrugada. El cubetazo de cervezas y nachos es la opción si vas en grupo, o bien un michelitro o una clamachela. ¿Ves? La adolescencia en apogeo.  Lo que sí es un mejor plan es el paquete chuzas: con dos líneas por persona, renta de zapatos, 12 alitas y 10 chelas. 450 pesitos por cuatro personas es un buen deal. Y aunque los más avanzados pueden inscribirse a torneos, no hace falta que seas un profesional de bolos: también hay ligas donde los novatos juegan sólo para divertirse. Este icono ochentero de la ciudad dice ser el más grande de Latinoamérica. Su look disco de colores neón le dan un toquecito bastante retro que cae bien.
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Cervecerías
  • Del Valle
  • precio 2 de 4
Cuentan con un refrigerador grande de cerveza mexicana artesanal, además de venta de producto para llevar con un precio competitivo. Quien nos atiende se limita a diferenciar los tipos de cerveza por su tonalidad, aunque no logra clarificar las opciones con base en sus diferencias de sabor ni otras características. De Dos Palomas, de la premiada Cervecería Las Alicias, la tienda sólo dispone de la Bitter, aunque cuenta con otros tres tipos. Su precio es muy alto (100 pesos) si se considera que está demasiado carbonatada; se agradecería una advertencia del mesero. Por su parte, la Calavera Sanctum Weizen, cosecha 2013, es una malta densa de autor con final pronunciado, tal vez demasiado cara (95 pesos) y es servida en un vaso para pinta, en lugar de uno para weizen, más alto, con cuerpo delgado y boca ancha. 
Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Cantinas
  • Del Valle
  • precio 1 de 4
"Pancho Cachondo" se da sus vueltas y no es raro encontrar todo tipo de personajes amantes de la bohemia. A pesar de su menú reducido casi a tortas, su rockola puede mantener encendida una despedida de soltero. Es tan tradicional que extraña que no sea famosa.
Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad