Nuevos bares y antros gay que debes visitar en la CDMX

Redescubre la vida nocturna LGBTTTI en la ciudad con estos espacio que abrieron recientemente

Nuevos antros y bares LGBTTTI: Guilt y Discoteca
Foto: Alejandra Carbajal
Por Time Out México editores
Advertising

Los bares gay no siempre fueron como los conocemos. A principios del siglo XX la comunidad asistía a fiestas privadas. Después de la famosa redada del Baile de los 41, todo se volvió más tenso.

En los veinte, el salón de baile El Pirata, situado en el antiguo convento de San Jerónimo (que en ese entonces era propiedad de la familia Rivas Mercado), se convirtió en un lugar de encuentro discreto para la comunidad, pero fue hasta 1974 que abrió el primer antro gay en Zona Rosa: El Nueve, bar que el escritor Guillermo Osorno retoma en su libro Tengo que morir todas las noches (Debate, 2014).

La vida nocturna está viva, por eso buscamos los antros y bares que no llevan más de un año de haber abierto sus puertas, de los que seguramente has escuchado hablar pero probablemente aún no conoces. También te contamos de dos antros gay que se remodelaron en el último año. 

Recomendado: Los mejores eventos LGBTTTI en la Ciudad de México.

Antros LGBT que abrieron recientemente

1
Deity Club el nuevo antro gay en la Roma
Gay y lésbico

Deity

icon-location-pin Roma

En la entrada del edificio hay neones suficientes para entender la distribución del local que funciona de lobby para tres sitios distintos, pero vale la pena señalar que nortearse puede ser fácil; Deity se ubica en la parte alta. Dicha aglomeración de la entrada puede dar el prejuicioso gatazo de ser un club con cadenero, pero sólo es cuestión de preguntar.

La decoración de este nuevo antro gay incluye toques de selva urbana (por aquello de la constante vegetación), un patio folclórico e inflables que evocan la diversión artificiosa de lugares como Las Vegas. Me tocó ver casi la misma proporción de hombres que de mujeres, este antro pudiera convertirse en un imperdible para lesbianas.

Time Out dice
2
Bar gay Amberes 46 en Zona Rosa
Foto: Cortesía Charly Díaz
Gay y lésbico

Amberes 46

icon-location-pin Zona Rosa

Cuando hablamos de porno gay o strippers en la CDMX no podemos pasar de largo a Charly Díaz, un hito en este ambiente; maduro acuerpado y demás conocido por la comunidad LGBTTTI. Luego de nueve años de no estar presente en Zona Rosa, Charly regresa a la calle de Amberes con un un nuevo bar en el que "los strippers te bailan a ti y no a tus amigas". Este lema lo comparte con Osil Bar, que abrió sus puertas el año pasado en Coyoacán.

El bar de strippers y gogo dancers es amplio y tiene dos escenarios en el que constantemente hay shows para todos los gustos: verás strippers chacalones, guapos, muy mamados y twinks, quienes presentan bailes un poco breves y nada atrevidos hasta antes de la media noche; pasando la hora mágica hay desnudos totales y aunque no vimos a Charly en acción, nos aseguró que sí dará espectáculo —como hace poco menos de una década lo hacía en Botas Bar también en Zona Rosa— y probablemente hasta show de sexo en vivo (estoy cruzando los dedos).

Time Out dice
Advertising
3
Gay y lésbico

Discoteca

icon-location-pin Lomas de Chapultepec

Los viernes por la noche, el antro Guilt se transforma en Discoteca. Uno de los nuevos antros gay de la CDMX, con el mismo concepto fresa y cadena en la entrada de la culpa, pero más relajado. Discoteca te presenta una variedad rica en música pop, electrónica, reguetón y disco.

Al ingresar me encontré con una pista iluminada ingeniosamente en colores verde, azul y rojo y a su alrededor mesas con sillones en color negro, adecuados para descansar un rato entre la música y alguna copa. La decoración es elegante: objetos pintados en color dorado y de fondo la cabina bajo los beats de Priest, un dj queer que define su estilo como house urbano latino club, quien ha tocado antros LGBT y en fiestas queer como Bonita y Pervert. 

Time Out dice
4
Gay y lésbico

Guilt

icon-location-pin Lomas de Chapultepec

De los primeros clubes nocturnos que reseñamos en los primeros números de Time Out México fue la dupla de pecados capitales Envy-Guilt, que aspiraban a transferir una suerte de fantasía de exclusividad a las noches capitalinas de reventón LGBTTTI; con sus cadenas en la entrada recordaban leyendas nocturnas de los ochenta y cierto código de vestimenta completaba el concepto. Era, por así decirlo, la consumación de lo fresa que muchos gays anhelaban y podían pagar.

De eso hace ya varios años, los suficientes como para que algunas posturas dentro de los colectivos LGBTTTI se tornaran algo rígidas en cuanto a la forma de divertirse, enfocándose más en posibles intolerancias que en la diversión misma. Quizás por eso, a pesar de lo agitado de la entrada y las prendas bien planchadas de los parroquianos, se siente una sencillez fluida en el nuevo Guilt, que regresó al lugar que lo vio nacer: Palmas.

Time Out dice
Advertising
5
Cabaret Babalú
Gay y lésbico

Cabaret Babalú

icon-location-pin Cuauhtémoc

Este 2019, le decimos hola al Cabaret Babalú, un espacio concurrido principalmente por heterosexuales, ubicado justo arriba de Salón Ríos en la Cuauhtémoc.

Al llegar a Babalú te recibe la barra del licor y en el fondo, un escenario con luces entre rojas y azules. El entorno incluye una iluminación tenue, música adecuada para charlar, mesas propias y una decoración en la que predomina la madera.

De la carta no hay mucho que decir, tragos largos y las cervezas no están, pero puedes pedirlas al mesero. La comida es garantía.

Time Out dice
6
RICO Bar
Gay y lésbico

Rico

icon-location-pin Zona Rosa

Si tienes ganas de bailar hasta el amanecer, Rico es el nuevo lugar en la Juárez para hacerlo. La mitad de la semana este enorme lugar se utiliza para todo tipo de eventos, pero en cuanto llega la noche del jueves, Niza 45 se convierte en Rico, un espacio con dos ambientes diferentes para darle gusto a toda la comunidad LGBTTTI. 

Lo primero que te encuentras al cruzar la puerta son carteles de luces neón, espejos, cortinas y estroboscopios. En la planta baja todo se trata sobre saber perrear, pues el reguetón es lo que impera. Al subir por la escalera, te encuentras en el segundo ambiente que es un poco más alternativo, pues lo mismo suenan Selena con Los Dinos, que Debbie Harry con Blondie, además de ser este el espacio que destinan para hacer eventos especiales y noches de homenaje. 

Time Out dice
Advertising
7
Gay y lésbico

Osil Bar

icon-location-pin Zona Metropolitana

Desde hace cinco meses se corrió la voz de que Osil Bar era el nuevo Botas de Coyoacán: un lugar de strippers masculinos para hombres que “te bailan a ti, no a tus amigas”, como lo dice su prometedor eslogan.

Al llegar te recibe Charly Díaz —un hito de los strippers de la CDMX y del porno LGBT+ mexicano—, quien te ofrece una mesa y te da la bienvenida a un negocio que existe desde hace 12 años (por ello ha pasado desapercibido entre muchos de los vecinos de la colonia), pero que desde hace unos meses acondicionó una parte del recinto para dar cabida a hombres deseosos de diversión ardiente. Este espacio tiene un pequeño escenario enmarcado en cortinas rojas de terciopelo y apenas 14 mesas, lo que da esa atmósfera de cabaret de antaño; picoso y discreto.

Time Out dice

Antros LGBTTTI remodelados

Gay y lésbico

La Purísima

icon-location-pin Cuauhtémoc

Cuando me advirtieron que debía llegar temprano a La Purísima recién remodelada, pensé que se trataba de una de esas leyendas urbanas generadas para exaltar el marketing de un club con un orgulloso pasado: empezó a llover y ni así la hilera humana se disolvió.

El nuevo atractivo visual de La Purísima incluye una estatua de Cristo con arneses y tacones que encarna la metáfora más sublime del sufrimiento; no sólo es un pastiche decorativo, representa la luz (neón) al final del calvario y la sufrida peregrinación que implica hacerse de un lugarcito en La Puri. 

Time Out dice
Gay y lésbico

Divina

icon-location-pin Cuauhtémoc

Entras en cuestión de segundos, así de rápido. En el cubículo que debió ser la taquilla del teatro o cine hace muchas décadas, pagas $80 pesos (incluye acceso a Teatro Garibaldi), jueves gratis, escaleras cuesta arriba te ponen un sello verde nuclear.

Amén de la recien inaugurada terraza, que comparte con Teatro Garibaldi, es un gran espacio con ventanales hacia la Plaza Garibaldi y plantas colgando del techo. Algo que nos gusta mucho es que la drag residente sea Paris Bang Bang, que proclama su territorio con canciones de su autoría o bien, reencarnando a la misma Britney Spears.

Time Out dice

More to explore

Advertising