Nuevos bares y antros gay que debes visitar en la CDMX

Redescubre la vida nocturna LGBT+ en la ciudad con estos espacio que abrieron en los últimos meses
Marisquería La Cañita
Foto: Alejandra Carbajal
Por Time Out México editores
Advertising

Los bares gay no siempre fueron como los conocemos. A principios del siglo XX la comunidad asistía a fiestas privadas. Después de la famosa redada del Baile de los 41, todo se volvió más tenso.

En los veinte, el salón de baile El Pirata, situado en el antiguo convento de San Jerónimo (que en ese entonces era propiedad de la familia Rivas Mercado), se convirtió en un lugar de encuentro discreto para la comunidad, pero fue hasta 1974 que abrió el primer antro gay en Zona Rosa: El Nueve, bar que el escritor Guillermo Osorno retoma en su libro Tengo que morir todas las noches (Debate, 2014).

La vida nocturna está viva, por eso buscamos los antros y bares que no llevan más de un año de haber abierto sus puertas, de los que seguramente has escuchado hablar pero probablemente aún no conoces. También te contamos de dos antros gay que se remodelaron en el último año. 

Recomendado: Los 10 mejores antros gay de la CDMX según nuestros lectores

Antros LGBT+ que abrieron este año

1
Gay y lésbico

Osil Bar

icon-location-pin Zona Metropolitana

Desde hace cinco meses se corrió la voz de que Osil Bar era el nuevo Botas de Coyoacán: un lugar de strippers masculinos para hombres que “te bailan a ti, no a tus amigas”, como lo dice su prometedor eslogan.

Al llegar te recibe Charly Díaz —un hito de los strippers de la CDMX y del porno LGBT+ mexicano—, quien te ofrece una mesa y te da la bienvenida a un negocio que existe desde hace 12 años (por ello ha pasado desapercibido entre muchos de los vecinos de la colonia), pero que desde hace unos meses acondicionó una parte del recinto para dar cabida a hombres deseosos de diversión ardiente. Este espacio tiene un pequeño escenario enmarcado en cortinas rojas de terciopelo y apenas 14 mesas, lo que da esa atmósfera de cabaret de antaño; picoso y discreto.

Time Out dice
2
Gay y lésbico

El 9 de Amberes

icon-location-pin Zona Rosa

Todos sabemos que un bar gay no es ese lugar que frecuentan las personas LGBTTTI y ya. Un antro gay es un sitio en el que la sexualidad, la contracultura y el lenguaje conviven libremente. El Nueve —nombre original del antro cuando estaba ubicado en la calle de Londres— fue todo lo anterior, fue el Studio 54 en Nueva York y lo que hoy es La Purísima en la CDMX.

En su época gloriosa de vida en los ochenta —cuando el terremoto del 85 y la aparición del SIDA—, en El Nueve se presentaban travestis con shows que no se limitaba a imitar a artistas y tocaba lo mismo Café Tacvba que bandas underground. Como primer gran antro gay recibía a la crema y nata de la sociedad mexicana tanto LGBT+ como heterosexual, hay fotos de Silvia Pinal y Carlos Monsiváis en este bar. 

Time Out dice
Advertising
3
Gay y lésbico

Marisquería La Cañita

icon-location-pin Doctores

Para que te des una idea de la naturaleza de este increíble lugar, sus creadoras son Diana J Torres y Ali Gua Gua, la misma que fundó nombres icónicos como Las Ultrasónicas o las Kumbia Queers. Ambas traen, en su faceta de emprendedoras, un local en la Doctores de excelente carta de platillos que evocan la postal exacta del mar con palmeras, acompañado de cervezas heladas.

La Cañita respeta firmemente su categoría de marisquería dentro de una atmósfera queer alivianada que la vuelve un punto único. Entre sus virtudes se encuentran las de preparar las mejores micheladas y cervezas cubanas de la ciudad. Si bien es un espacio pequeño, nada impide que la sensación de estar en un restaurante, cantina o antro LGBT+ se vaya transformando según la mutación del ambiente, pues en algún momento se abre la pista de baile y la fiesta agarra ritmo. 

Time Out dice

Antros LGBTTTI remodelados

Gay y lésbico

La Purísima

icon-location-pin Cuauhtémoc

Cuando me advirtieron que debía llegar temprano a La Purísima recién remodelada, pensé que se trataba de una de esas leyendas urbanas generadas para exaltar el marketing de un club con un orgulloso pasado: empezó a llover y ni así la hilera humana se disolvió.

El nuevo atractivo visual de La Purísima incluye una estatua de Cristo con arneses y tacones que encarna la metáfora más sublime del sufrimiento; no sólo es un pastiche decorativo, representa la luz (neón) al final del calvario y la sufrida peregrinación que implica hacerse de un lugarcito en La Puri. 

Time Out dice
Gay y lésbico

Divina

icon-location-pin Cuauhtémoc

Entras en cuestión de segundos, así de rápido. En el cubículo que debió ser la taquilla del teatro o cine hace muchas décadas, pagas $80 pesos (incluye acceso a Teatro Garibaldi), jueves gratis, escaleras cuesta arriba te ponen un sello verde nuclear.

Amén de la recien inaugurada terraza, que comparte con Teatro Garibaldi, es un gran espacio con ventanales hacia la Plaza Garibaldi y plantas colgando del techo. Algo que nos gusta mucho es que la drag residente sea Paris Bang Bang, que proclama su territorio con canciones de su autoría o bien, reencarnando a la misma Britney Spears.

Time Out dice
Advertising