Sauce
Foto: Victor Santacruz

Relajación al aire libre para niños

Después de una semana de muchas tareas, nada como llevar a los niños a estos lugares abiertos para relajarse

Publicidad
En ocasiones nos es difícil calmar la mente y relajar el cuerpo en el caótico entorno urbano. Por ello, es importante encontrar espacios al aire libre que le permitan a los pequeños conectar con la naturaleza.

Sin tener que ir muy lejos del DF, una caminata en el parque o sentarnos bajo un árbol en completo silencio nos permite ser más conscientes de lo que nos rodea, ayuda a ordenar las ideas y a encontrar paz mental y física. Así que antes de tirar la toalla y comenzar una de esas tediosas batallas provocadas por el estrés, llevemos a los chicos al área verde más cercana y mostrémosles cómo respirando profundamente se encuentra la solución a muchos problemas.

Áreas al aire libre para relajarse en la CDMX

Viveros de Coyoacán
Foto: Roberto Beltrán

Viveros de Coyoacán

Con sus 39 hectáreas es uno de los pulmones más importantes de la Ciudad de México. Aquí se produce una gran variedad de árboles que, más adelante sirven para reforestar otras áreas de la capital. También hay una popular pista para corredores, un área de juegos infantiles, espacios donde la gente practica yoga o sable y, particularmente, decenas de senderos donde cualquiera en busca de un poco de silencio y paz encuentra el refugio perfecto.

Recorrer estos tranquilos caminos permite a los niños identificar cientos de especies de plantas, aves, mamíferos e insectos, mientras funciona como una terapia de relajación sin costo que chicos y grandes sin duda disfrutarán.

Progreso 1, Del Carmen. Metro Viveros. Lun-dom 6am-6pm. Gratis.

Audiorama de Chapultepec
Foto: Alejandra Carbajal

Audiorama de Chapultepec

Enclavado en el Cerro del Chapulín, atrás del Monumento al Escuadrón 201, se encuentra este pequeño espacio que podría pasar desapercibido para muchos, pero es el lugar ideal para encontrar un poco de silencio a sólo unos minutos del tradicional bullicio dominical de Chapultepec.

Rodeado de enormes árboles, ofrece a sus visitantes un espacio para la relajación y la lectura, con un programa musical que abarca desde música clásica, hasta new age. Cuentan con exposiciones temporales y la opción de préstamo de libros.

El reglamento es estricto y subraya la necesidad de silencio, por lo que es importante hablar con los pequeños sobre esto.

Reforma s/n, Bosque de Chapultepec I Sección. Metro Auditorio y Chapultepec. Mar-dom 9am-6pm. Gratis.

Parques

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Parque de los Venados
  • Qué hacer
  • Portales

La sección más concurrida de este parque es la de juegos infantiles. También hay una pequeña feria permanente.

Publicidad

Otras áreas verdes en la CDMX

Parque Ejidal San Nicolás Totolapan
  • 5 de 5 estrellas
  • Qué hacer
  • Caminatas y paseos
  • Ajusco

Los que viven o hacen su vida en el sur estarán algo más familiarizados con la existencia de este parque ecológico de 19 mil hectáreas inaugurado en 1998, pero muchísimos capitalinos siguen sin conocerlo. Se trata de un bosque templado de oyameles y encinos con varios arroyos y manantiales. Es un buen sitio para llevar la bici de montaña, practicar el senderismo o aprender a pescar. Para acampar hay que pagar 100 pesos por persona. Los perros sólo pagan 10 y el acceso con bicicleta cuesta 40 pesos.

Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel
  • 5 de 5 estrellas
  • Lugares de interés
  • Parques y jardines
  • Ciudad Universitaria

Se llega por Insurgentes o el Periférico. Recomiendo caminar hacia el Espacio Escultórico y dejarse llevar por la vegetación. También puede visitarse la parte trasera del Estadio Universitario, en donde se encuentra el Jardín Botánico Exterior de la universidad. Otra idea es caminar el sendero ecológico que empieza en el museo Universum. De esta forma se accede a un mundo de rocas, plantas, silencio; un verdadero oasis natural, protegido como reserva ecológica desde principios de los años ochenta, y generado por la explosión del volcán Xitle hace varios siglos. Si uno es asustadizo, hay que tener cuidado con no cruzarse con alguna ardilla, tlacuache, murasaña, cacomixtles, gavilán chapulinero o colibrí.

Publicidad
San Pedro Tláhuac
  • 3 de 5 estrellas
  • Qué hacer
  • Caminatas y paseos
  • Zona Metropolitana

Tomas la nueva línea de metro, la dorada, te bajas en la última estación y ahí tomas un microbús hasta el bonito San Pedro Tláhuac. De pronto estarás en un embarcadero mucho más padre, verde y barato que los de Xochimilco. Pero si insistes con ir a Xochimilco, desde aquí podrías llegar en trajinera, sólo que el trayecto sería tardado. Y, además, si en el embarcadero tomas un taxi hacia Chalco, atravesarás los célebres humedales, que a lo mejor dentro de algunos años ya no van a existir (y eso sería culpa de nuestra generación). Esta reserva de agua, de las pocas que le quedan a la ciudad, es un remanente muy interesante del sistema de lagos que caracterizó a esta parte del mundo durante milenios. Hay que ir, hay que cuidarlo. Pero pronto.

Rotonda de las Personas Ilustres
  • 5 de 5 estrellas
  • Lugares de interés
  • Parques temáticos
  • Miguel Hidalgo

Anteriormente se llamaba Rotonda de los Hombres Ilustres, pero en 2003 se le cambió el nombre porque también hay tumbas de mujeres, aunque sólo sean siete: Ángela Peralta, Emma Godoy, Amalia González, Virgina Fábregas, María Izquierdo, Rosario Castellanos y Dolores del Río. Las más de 100 tumbas de la Rotonda, al interior del vetusto Panteón Civil de Dolores, sorprenden por los diseños y, por supuesto, por los moradores. ¿Quién iba a pensar que aquí reposan los restos de Agustín Lara, por ejemplo, o de Alfonso Reyes o de Ramón López Velarde o de Heberto Castillo? El lugar es apacible, muy verde y muy silencioso. La tumba de Diego Rivera, con sus alcatraces, es particularmente atractivo para usar nuestro #adictosalaciudad en Instagram.

Publicidad
Museo Hacienda de Santa Mónica
  • 4 de 5 estrellas
  • Lugares de interés
  • Parques y jardines
  • Zona Metropolitana

Hay que sacar una cita para conocer esta formidable exhacienda que pertenece a la Fundación Cultural Antonio Haghenbeck y de la Lama, la misma que también posee y administra la Casa de la Bola en Tacubaya. Pocos imaginan que tan cerca de Mundo E, y tan lejos del mundo, existe esta maravilla, a no ser por los que la han visitado para la boda de una prima, de un compañero de la oficina, de alguien que no me acuerdo quién era. El jardín es uno de los espacios verdes más bellos de esta parte del área metropolitana. La Hacienda de Santa Mónica era una de las principales proveedoras de harina de trigo para la capital novohispana. Actualmente funciona como museo y para eventos.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad