Persona leyendo un libro
Foto: Shutterstock

La INDIEpedia: Lo bueno es que al libro sí podemos darle su abrazo

LA INDIEPEDIA: Lo bueno es que al libro sí podemos darle su abrazo

Escrito por
Enrique Saavedra
Publicidad

Una paradoja es la que durante todo este año de pandemia ha vivido el sector editorial mexicano. Por un lado, una fuerte crisis debido al cierre de imprentas y librerías durante la mayor parte del año. Por otro, una rica revalorización del libro y la lectura como forma de cultura, esparcimiento, educación e inhibición del aburrimiento frente al encierro casero.

En esta INDIEpedia ya se ha hablado de lo mucho que ambos ladosde la moneda incumben muy directamente a las editoriales y librerías independientes, que por una parte han sido las más golpeadas con esta crisis y, por la otra, las más activas, propositivas (a veces aún en contra de sus propios principios) y conquistadoras de nuevos lectores y fieles.

Por eso, es motivo de plena celebración el que nuevamente las indis se unan para acercarse a los lectores y celebrar por todo lo alto este Día Mundial del Libro, con una muestra de quiénes son y qué hacen; es decir, una recopilación de textos de variados géneros y estilos, de autores representativos de cada editorial antologada: Superficie celeste y otros textos.

Marina Azahua, Jazmina Barrera, Abril Castillo Cabrera, Mikael Gómez Guthart, Francisco González Crussi , David González Tolosa, Ariana Harwicz, Astrid López Méndez, César Tejeda, Valeria Tentoni, Yael Weiss e Isabel Zapata, junto con Henry David Thoreau, son las plumas que dan la cara —la palabra, más bien— ante los lectores que podrán recibir un ejemplar gratuito de este libro que, como un hecho histórico, conjuga los esfuerzos de Alacraña, Almadía, Antílope, Dharma Books, Elefanta, Festina, Grano de Sal, Gris Tormenta e Impronta, quienes son bienvenidas por el exquisito prólogo de Eduardo de la Garma, librero de La Comezón de Querétaro. Todo bajo la coordinación de Mauricio Sánchez y el cuidado editorial de Jacobo Zanella, cabezas de Gris Tormenta.

Y esa es la segunda parte de este proyecto: el ejemplar gratuito será entregado, en la compra de libros de estas editoriales, en librerías independientes de la Ciudad de México y el interior de la República: Casa Tomada, La Moraleja y Casa Almadía en la CDMX; Cafeelería y La Comezón en Querétaro; Traspatio en Morelia; Impronta en Guadalajara, Hyperión en Xalapa; Cometierra en Cancún, y La proveedora en Oaxaca. A estos conocidos espacios, se une uno muy nuevo y rápidamente posicionado: El Desastre, en Ciudad de México.

Por si fuera poco, estas librerías están albergando nuevamente El pasillo de las Independientes, una pequeña feria del libro que hasta el último día de abril exhibirá una muestra de lo mucho que ofrecen tanto las editoriales ya mencionadas, como otras tantas que conforman la superficie y el fondo del universo editorial independiente, que en este año no ha dudado en echar las casas por la ventana para ponerse al frente de la celebración al libro, ese objeto, artefacto, dispositivo o entidad a la que, afortunadamente, sí se le puede tocar y abrazar. Y este 23 de abril, es día de darle al libro un abrazo de agradecimiento y respaldo.

De la libreta: Al menos en México, ya no hay Día del Libro sin La Fiesta del Libro y la Rosa de la UNAM. Este año, como el anterior, las actividades sucederán a través de TV UNAM y en línea por las redes sociales y canales digitales de Cultura UNAM y Libros UNAM.

Y aunque de nuevo no habrá rosas para recibir de regalo al comprar un libro, sí habrá una pléyade de autoras y autores dispuestos a compartir con los lectores acerca de sus Ciudades invisibles, temática inspirada en Italo Calvino, alrededor del cual girarán las actividades que incluyen a la gran Anne Carson, además de José Luis Peixoto, Gabriela Cabezón Cámara, Pilar Quintana y Enrique Serna, entre muchos otros. No tendremos rosas, pero al menos las palabras de estos autores se quedarán, gracias a la virtualidad, para verlas, escucharlas y disfrutarlas después.

Lee más de La INDIEpedia, la columna de Enrique Saavedra

  • Qué hacer

El 2021 arrancó con una lamentable pérdida para la edición independiente: el 14 de enero partió a los 42 años el poeta, traductor, editor y promotor Iván Trejo, quien deja un hondo vacío en el ámbito de la poesía y la edición en todo el país, pero concretamente en la zona noreste. Nacido en Tamaulipas, desde finales del siglo XX Trejo fincó su residencia en Monterrey, desde donde formó a nuevos poetas y promotores y dirigió dos sellos editoriales: Posdata y Ediciones Atrasalante.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad