Foto de piscina interior con vista al lago de Valle de Bravo
Foto: Cortesía El Santuario

Pueblos Mágicos que puedes visitar en el Estado de México

El Estado de México presume de nueve Pueblos Mágicos que te están esperando con atracciones que solo puedes encontrar ahí

https://media.timeout.com/images/105809183/image.jpg
Escrito por
Anaid Ramírez
Publicidad

Por si estabas con la duda, lo reafirmamos: amamos la Ciudad de México, con sus museos y barrios mágicos. Pero eso no impide que veamos la grandeza del vecino y que igualmente disfrutemos de sus atractivos, especialmente cuando nuestro espíritu viajero sale a flote —cada que hay puente, pues—. Y es que el Estado de México, que colinda con 12 de las 16 alcaldías de la CDMX, tiene nueve Pueblos Mágicos para maravillarnos.

Desde el valor histórico y arquitectónico de Teotihuacán y zona arqueológica, pasando por el misticismo de Malinalco y la increíble vista de Valle de Bravo, y mucho más nos esperan a solo unas horas de la Ciudad de México.

Recomendado: Cabañas cerca de la CDMX. Marquelia, un rincón escondido en la costa de Guerrero.

Conoce los Pueblos Mágicos que hay en el Estado de México

1. Aculco

A dos horas y media, aproximadamente.

Aculco te va a encantar desde su centro, con la Parroquia y el Ex Convento de San Jerónimo, hasta sus alrededores, como la cascada La Concepción y la de Tixhiñú. En tu visita no dejes de darte una vuelta por la Hacienda La Cofradía, cuya arquitectura data de los primeros años del siglo XVIII y en algún momento de la historia pasó a ser propiedad del suegro de Francisco I. Madero.

Este Pueblo Mágico es, además, Patrimonio de la Humanidad por formar parte del Camino Real de Tierra Adentro. Para llegar tienes que salir por la carretera a Querétaro

El Oro
Foto: Edgar Merlo

2. El Oro

A dos horas y 40 minutos, aproximadamente.

Una vez que vayas a este pequeño pueblo, vas a querer regresar ante cualquier pretexto. Está ubicado entre las montañas que colindan con Michoacán, y es vecino de otros Pueblos Mágicos como Tlalpujahua. Las cabañas son la mejor opción para pasar la noche y dejarte cobijar por el frío de la región.

Al estar rodeado de bosques y conservar algo de la infraestructura que se empleó ahí durante su época de bonanza minera, lo que le dota de una mística atmósfera, El Oro ha sido escenario de películas mexicanas y extranjeras. No olvides hacer un desayuno en el Vagón Express Minero, comprar bolillos en el mercado —súper crujientes— y la foto en las vías y el teatro municipal. Para llegar tienes que tomar la carretera salir por la carretera hacia Toluca.

Publicidad

3. Ixtapan de la Sal

A dos horas, aproximadamente.

En contraste con los climas montañosos de El Oro o Valle de Bravo, por mencionar a los que competen a este listado, el Estado de México también tiene regiones de días soleados casi todo el año. Es el caso de Ixtapan de la Sal, famoso por sus amplia oferta de parques acuáticos, algunos con spa y hasta albercas de agua sulfurosa.

Pero si lo tuyo no es la nadada, en este Pueblo Mágico también puedes aplicar el shopping en el mercado municipal y conocer su famosa Parroquia de la Asunción. Para llegar tienes que salir por la Marquesa y en Toluca tomar la Autopista Lerma-Tenango del Valle.

Malinalco
Foto: Enrique Alvarez

4. Malinalco

A dos horas y 10 minutos, aproximadamente.

Además de Teotihuacán, el Estado de México tiene otra importante zona arqueológica y se encuentra en este Pueblo Mágico. Gracias al trabajo de arqueólogos y más investigadores, sabemos que en este lugar se adoraba a la diosa mexica Malinalxóchitl, responsable de la hechicería y otras artes oscuras.

Visitar este recinto prehispánico es más que parada obligada. Pero ya que termines tu recorrido, conoce el Ex Convento Agustino y el taller de rebozos finos. Si tienes oportunidad, considera que tu viaje incluya el miércoles, pues este día se pone el tianguis de artesanías y otros productos de la región. Para llegar a Malinalco, tienes que salir de la CDMX por la Autopista México-Marquesa y antes de entrar a Toluca, tomar la Autopista Lerma-Tenango del Valle.

Publicidad

5. Metepec

A una hora y media, aproximadamente.

Si bien ya forma parte de la mancha urbana de Toluca, Metepec no pierde su encanto. Entre sus artesanías, su arquitectura colonial —como la Iglesia del Calvario y el Ex Convento de San Juan Bautista— y oferta cultural, esta localidad gana su título Pueblo Mágico.

Los famosos Árboles de la vida, las catrinas esbeltas, jarrones, ollas y otras artesanías de barro ameritarán un espacio en tu coche de regreso a la CDMX. Para llegar a Metepec, tienes que salir por la Marquesa, y si estás por el norte del Valle de México, la Autopista Toluca-Naucalpan es una mejor opción.

Valle de Bravo
Foto: Cortesía El Santuario

6. Valle de Bravo

A dos horas y 20 minutos, aproximadamente.

Por su oferta de entretenimiento, este es el Pueblo Mágico favorito de muchos. Gracias a su lago, clima y pequeñas montañas permite la práctica de deportes acuáticos, aéreos y terrestres; desde vuelo en parapente hasta windsurf y Stand Up Paddle. También nos encanta por su diversidad de hoteles, como El santuario.

Si ya dominas el centro, el Club de Vela Santa María o el mirador del Parque Monte Alto, puedes seguir asombrándote con la Cascada Velo de Novia o visitar los pueblos vecinos, como Avándaro. Para llegar, debes salir por la Marquesa.

Publicidad

7. Villa del Carbón

A dos horas y 20 minutos, aproximadamente.

Rodeado por la Sierra Monte Alto, Villa del Carbón te espera con postales boscosas y un clima templado. Gracias a sus bosques y las presas que hay cerca de este lugar, es destino predilecto de alpinistas —quienes suben a la Peña de la Bufa— y los amantes de las caminatas y el canotaje. En caso de que prefieras algo más extremo, también hay oportunidad de practicar rappel y ciclismo de montaña.

Villa del Carbón es muy conocida por su cercanía con San Luis Taxhimay o de Las Peras, ahí verás la torre de una iglesia que emerge de las aguas. Para llegar, debes salir de la CDMX por Naucalpan y tomar la Autopista La Venta-Chamapa.

  • Qué hacer

A una hora y media, aproximadamente.

Este es el pueblo del Estado de México que, quizá, es el más favorecido por la historia. En su territorio, hace cientos de años, se instaló uno de los centros urbanos más grandes del mundo antiguo y que llegó a concentrar hasta 100 mil habitantes. Gracias a su valor histórico, desde 1987 es Patrimonio Mundial de la Unesco.

Además de conocer el templo del Sol y la Luna y caminar por la impresionante Calzada de los Muertos, Teotihuacán te espera con actividades recreativas; desde vuelo en globo, hasta rodadas ciclistas. Para llegar, tienes que salir de la Ciudad de México por la Autopista México Pachuca y casi de inmediato tomar la dirección hacia la México Pirámides.

Publicidad

9. Tepotzotlán

A una hora, aproximadamente.

Es el Pueblo Mágico más cercano que tenemos, y más vale que no lo confundas con Tepoztlán, Morelos. Tepotzotlán tiene como joya de la corona al Museo Nacional del Virreinato (o el antiguo Colegio de San Francisco Javier), el mejor ejemplo mejor conservado de lo que fue el barroco en arquitectura y también diseño interior.

Cualquier época es buena para visitarlo, aunque si el espíritu navideño es lo tuyo, date una vuelta en diciembre para no perderte sus pastorelas. Ya que estás ahí, no dejes de visitar el Parque Ecológico Xochitla y el acueducto, mejor conocido como los Arcos del Sitio. Para llegar, toma Periférico Norte rumbo a la Autopista Querétaro.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad