Foto: Alejandra Carbajal

Restaurantes y cafés en la Del Valle

Encuentra los mejores lugares para comer o tomarte un café en esta zona de la CDMX

Publicidad

La colonia Del Valle es perfecta para salir a pasar un buen rato por la cantidad de lugares que puedes visitar. Dar una vuelta por el famoso Parque de los Venados o pasar una tarde divertida en el Bolerama Coyoacán son algunos de los 15 lugares imprescindibles en la Del Valle.

Las opciones para divertirse mientras cae el sol no se quedan atrás, checa dónde salir de noche en la Del Valle y saca tus mejores pasos mientras disfrutas de un delicioso trago. Pero sin duda lo que buscamos con más frecuencia es un buen lugar para comer. A lo largo de sus calles te toparás con diferentes sitios de comida que seguro te harán amar más a esta zona de la ciudad. Para no errar en tu elección, te recomendamos los mejores.

Recomendado: Los 50 mejores restaurantes en la CDMX.

Sitios para comer en la Del Valle

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Heladerías
  • Del Valle
  • precio 1 de 4

Si te asomaras al local donde está ubicado Glace seguramente no te imaginarás los sabores y la calidad de helados que vas a encontrar. Esta heladería está en un localito en la Del Valle, y solamente tiene la barra de helados al fondo, para que compres tu vaso o tu cono y te lo lleves para caminar por la Del Valle. Pero si entras al lugar te darás cuenta de que aquí el gran diferenciador son los sabores del helado. Lo primero que llamó mi atención fue un sabor que nunca había probado, y cuya existencia no me había pasado por la cabeza ni una sola vez: helado de sal. Seguro ya te entró la duda, pero sí: este helado se come de postre. La base sabe un poco entre leche y vainilla; tiene una consistencia cremosita deliciosa que patrocina la crema orgánica con la que este helado está hecho. Mientras comes, te vas encontrando por ahí granitos de sal de mar, suficientes como para que en cada cucharada te toque alguno, pero no demasiados como para saturar tu paladar. Encima, este helado lleva un poquito de caramelo, que le da una textura más crujiente y que ayuda a equilibrar el sabor de la sal, ¡una delicia! aunque si no eres de sabores fuertes a lo mejor este helado no será para ti. Otra delicia que por la temporada me tocó probar fue el helado de nogada. Yo soy de las que opinan que la nogada nació siendo y siempre debió de ser un postre para preparar con ella uno de estos deliciosos postres con nogada (queso, crema, nuez, jerez y azúcar… ¡pónganselo a un pastel!) y con este helado,

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Del Valle

Quién diría que entre el ir y venir a Maria Fortunata, una de mis tiendas de postres favoritas, encontraría este increíble spot para darme gusto con mis antojos preferidos. Bastó con echar un vistazo a su menú para convencerme de entrar y disfrutar la experiencia; la palabra clave fue: “chilaquiles”, mi mayor y más grande placer cuando del desayuno o brunch se trata.  El espacio se compone de una cocina abierta con una gran barra que resguarda algunos ingredientes, las comandas y chispazos de naturaleza en forma de plantas; un mix and match del mobiliario que rodea la banqueta como una escuadra, en los que destacan la madera, el mármol y la herrería; me fascina el bañito de sol al medio día y lo cómodo del lugar para disfrutar la experiencia a cualquier hora. Larga vida a los restaurantes que son all day breakfast, y Vlüm no es la excepción. Dentro de su menú destacan una variedad de emparedados, opciones saludables como su tosta nutricional (pan de 14 granos, aguacate, huevo estrellado, queso de cabra y pesto), antojos dulces como sus waffles belgas (con queso crema, nutella y/o coulis de frutos rojos) y platos monchosos como el desayuno de la casa (huevo estrellado, salchicha asada, tocino, panela, jitomate asado, champiñones, aguacate, frijoles puercos, papas campesinas, chilaquiles sencillos y pan tostado).  Pero la estrella del lugar es ese plato que me motivó a entrar: los chilaquiles, ya sean en versión crunchy o aguaditos; puedes elegir entre cinco salsas y seis prote

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Del Valle

“¡Pásele!, ¿de qué le damos?, ¿cuántos le damos?”, el pregón mágico de Izta (hija de Don Quique), que sí o sí los hará detenerse más de una vez en esta concurrida banqueta de Avenida Coyoacán. Tacos de Canasta Don Quique es un pequeño negocio familiar con casi 60 años de servicio. El local se compone de una pequeña mesa de madera con una canasta, rebosante de deliciosos tacos de canasta, ese manjar callejero que nos deleita en cada mordida cuando la prisa o el antojo apremian; sus actuales propietarios son Izta y Ramón, un alegre matrimonio que pertenece a la tercera generación de una familia de taqueros, y que te atenderán con una actitud muy amable y servicial. Su carta de tacos de canasta es corta y puntual: papa adobada con chorizo, papita sola, frijol, y mis favoritos, los de chicharrón y mole verde, todo a siete pesitos. Los tacos se sirven calientitos y súper bien servidos y siempre con el pilón, porque sin picante no hay paraíso. Para los amantes del chile, cuentan con una espectacular salsa de guacamole (mi favorita), llena de grandes tropiezos de aguacate, cachitos de cebolla y chile serrano, también tienen unas rajas con zanahoria en escabeche, cuyo juguito es lo máximo, además de la ya clásica salsa verde cocida bien picosa. Y, si se enchilan, pueden bajarse el picor con algún refresco de cola o un jugo embotellado.   Se sabe que seguimos en pandemia, pero que no cunda el pánico: en Tacos de Canasta Don Quique cuentan con servicio para llevar (sean zero waste y ll

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Del Valle

Punto de Encuentro es un rincón instagrameable en la del Valle Norte que además de pimpear varios feeds de Instagram, también resguarda mil historias que han sido acompañadas de una barra de café y una excepcional panadería, aquí les cuento más detalles. A inicios de la pandemia, descubrí esta acogedora cafetería que se volvió mi escape después de estar varios meses en total encierro. La decoración del lugar es con mosaicos y paredes blancas a las que adorna una necesaria dosis de naturaleza gracias a los árboles y plantas que decoran el lugar. El mobiliario es de metal, madera y esponjosos acentos en sus asientos que hacen de este spot con tintes nórdicos un lugar de paz tan necesario en esta caótica pero fascinante CDMX. El café Punto de Encuentro no se creó para fanfarronear; pude platicar con uno de sus creadores, quien comenta que “no nos consideramos una barra de especialidad, aunque varias veces nos meten en esa canasta”. Es decir, el café aquí es modesto, pero delicioso —nada de métodos de extracción, solamente tazas ricas—; ese que te invita a sentirte en casa sin estar en ella, que te incita a generar vínculos con quienes lo compartes, que te deja disfrutarte si lo bebes a solas o que te echa porras cuando de trabajo se trata.  Parte del mood que busca transmitir Punto de Encuentro y que de verdad se siente en cada rincón es la calidez y la convivencia, de ahí el nombre. El ambiente es de lo más random; un día puedes encontrarte un grupo de ciclistas cargando energí

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Del Valle

Caminando por la Del Valle nos encontramos un par de mesitas afuera de un local. Las ganas de sentarnos a pasar ahí la tarde fueron irresistibles; el lugar está a unos pasos del Parque de Pilares, y la paz que se siente ahí es suprema. La Divina Crepa es, por supuesto, un lugar de crepas, pero tiene opciones súper originales de crepas dulces y saladas y de bebidas también (crepas con una radiografía de jamón y dos greñitas de queso: hasta nunca). Aquí tienen las crepas que ya conoces como la de Nutella o queso crema, pero también algunas más creativas. Nosotros nos enamoramos de la de azúcar y mantequilla, para hacerle honor a esos días de guardería en los que el esperadísimo snack a la hora del recreo era un sándwich de mantequilla y azúcar. Pero para algo más sustancioso, el imperdible es el de strudel de manzana. Imagínate el relleno calientito y con sabor a canela de un pay de manzana. Pues eso, pero en crepa. Y si eso te sedujo, prepárate para nuestra próxima recomendación: una crepa de cheesecake estilo New York de frutos rojos. Lo rico es que todas las frutas son naturales, y el relleno que les ponen a las crepas es abundante. De las crepas saladas, la favorita fue la caprese, que ofrece una alternativa para satisfacer el antojo pero de una forma un poco más ligera; va rellena de queso mozzarella, jitomate y una salsita súper rica de vinagre balsámico. Para cuando el hambre es canija, pide la de pollo hot BBQ. Si, una crepa de BBQ con el sabor ahumado y agridulce justo

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Del Valle
  • precio 2 de 4

¿Cuántas mujeres taqueras conocen? (saludos a Las Muñecas). Pocas. Y esto es porque, tradicionalmente, por los horarios y por ser un trabajo físicamente demandante, el arte de servir tacos se ha considerado un trabajo masculino. Pero aquí te presentaremos a una taquera que rifa y que demuestra que el género no es obstáculo; se trata de Andrea Sayeg, quien luego de salir del grupo de Daniel Ovadía, Bull & Tank (Merkavá, Nudo Negro, Peltre o Nosh, entre otros), está estrenando su propia taquería en la Del Valle. Yala Yala Taquera del Oriente mezcla dos cocinas que, históricamente, ya eran hermanas: la libanesa y la mexicana. Y lo hace de la manera más cool. En este lugar, Andrea se arma tacos árabes, pero no los que ya conocemos, sino retomando las recetas tradicionales del Medio Oriente, especialmente de Líbano. Así, acá encontrarás jocoque y hummus hechos en casa; hojas de parra rellenas de carne y arroz, que vienen nadando en un caldito de tuétano; empanadas árabes rellenas de espinaca y tacos de kebab, shawarma, pollo frito o kafta. Y aquí viene lo bueno: los tacos vienen servidos sobre un pan árabe recién hecho. De hecho, cuando vayas al restaurante podrás ver que al interior hay un espacio en donde alguien está “echando tortillas”, pero en vez de tortillas es pan árabe. El resultado es un pan del grosor justo para soportar el generoso relleno del taco, flexible (prueba de fuego: lo doblas y jamás se rompe), calientito y delicioso. Aunque si prefieres, también está la opci

Publicidad
Homeslice Pizza
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Pizza
  • Del Valle
  • precio 3 de 4

La escena pizzera de Chicago y Nueva York se hace presente en Homeslice Pizza. Luce particular ver un búnker de onda industrial en medio de una colonia con puras casas y edificios departamentales, pero eso añade picor a Homeslice: mesas y sillas de acero, una barra de concreto, techos altos y decoración gringa. Primero lo primero, sus pizzas, hay tres estilos diferentes: pan pizza, receta original horneada en sartén y bañada con salsa pomodoro (30 min); la new york pizza, de 50cm con masa delgada y estirada al momento (20 min); deep dish, la súper famosa pizza estilo chicago servida en sartén de 5cm de altura con 400g de queso mozzarella (45 min). La deep dish de meaty lovers es una carnívora combinación precisa entre pepperoni, salchicha italiana, lomo canadiense y remate de tocino, un conjunto crujiente como la masa y que te deja satisfecho. Si prefieres sabores menos intensos, pero te gusta entrarle a lo goloso, la cheesy lovers lleva cheddar, manchego, mozzarella y parmesano, luce cautivadora por todo el queso derretido a los costados y te envicias con los sabores. Puede pedirse mitad y mitad. El espacio es una mezcolanza industrial y muy americana que además de guardar aromas antojables de masas recién hechas, cuenta con barra para preparar malteadas con vino y tepache, así como horarios para brunchear. ¿El secreto? Ir con mucha hambre.

Las Hijas del Marqués
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Latinoamericana
  • Del Valle

Si no vas a Yucatán por marquesitas, deja que las marquesitas de Yucatán vengan a ti. ¿Lo mejor? Habrá más de 50 sabores para que elijas. Esto sucede en Las Hijas del Marqués, uno de los foodtrucks consentidos en la Del Valle por ser el referente callejero yucateco más acertado y sumamente cumplidor. Las hay dulces y saladas, para el paladar más exigente y los amantes del azúcar. Desde sabores como higo en almíbar acompañado con queso de bola, las de ate de frutos rojos artesanal, con jalea de vino tinto y la reina de reinas: cochinita pibil con su cebollita morada.

Publicidad
Casa Magh
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Panaderías
  • Del Valle

Acogedora y con un cometido: consentirte con panes dulces y salados bajo la certeza de que los ingredientes utilizados son de alta calidad. Casa Magh es una panadería en la Del Valle fundada por las aficionadas del pan, Ana Oropeza y Clara Grimaldo. El nombre del lugar significa magia. Clara comenta que los alquimistas usaban la palabra magh para describir que todo se transforma y la transformadora en Casa Magh es la masa madre. De fermento completamente natural, lo único que posee este compuesto es harina y agua, no lleva levadura y puede tomar hasta cinco días en prepararse. En el pan salado está la estrella de la casa, una hogaza de carbón activado. El sabor no cambia, pero es alto en nutrientes gracias a sus propiedades desintoxicantes (hacen magia en el metabolismo). Tip: una buena hogaza debe ser crujiente por fuera y suave por dentro y en este lugar lo cumplen. La baguette de jamón de pavo tiene acentos notorios de ajo y cierta acidez proporcionada por la masa madre. Sencilla pero cumplidora. Dejaron volar la imaginación en el pan dulce: “La concha del mes es de chicle, en marzo fue de lavanda y en febrero de betabel, pues procuramos usar solamente ingredientes de temporada”, asegura Ana. La de chicle lleva un toque de tutti frutti que te regresa a la infancia. Local diminuto de menú enorme. En Casa Magh, la alquimista de masa madre, encuentras productos que se distinguen por el amor en sus recetas y ejecuciones.

Due Gelati
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Heladerías
  • Del Valle
  • precio 1 de 4

¿En qué se diferencia el helado tradicional con el gelato de Italia? La diferencia básica es que el helado lleva crema y el gelato solamente leche. Es ligeramente menos grasoso y más terso cuando lo comes. En Due Gelati son expertos en la materia, y aunque emplean en algunos sabores cierta cantidad de crema, todos son veganos. Otra de las características es que son preparaciones artesanales con ingredientes mexicanos de temporada. Como el de tuna verde o el de mango con chile, son dulces pero sin caer en el exceso así que te refrescan de inmediato. El de vino rojo con queso es ligeramente más espeso y cumple para una tarde romántica, añadiendo una bolita de gelato de frutos rojos. A este pequeño local, que por cierto abre todo el día, puedes ir con tu mascota y disfrutar de café, té y chocolate caliente, para que no encuentres queja alguna en estos días fríos.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad