¡Ojo! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, siempre verifica antes de salir.

Restaurantes pet friendly en la CDMX
Foto: Time Out New York

Restaurantes y cafés pet-friendly

Lugares de la CDMX en los que puedes estar en compañía de tu mascota, mientras los dos disfrutan de sus alimentos

Por Time Out México editores
Advertising

Después de llevar a tu mejor amigo a alguno de los gimnasios para perros, a pasear a una zona canina y darse a una arregladita a las estéticas para mascotas, llévalo a uno de estos restaurantes y cafés pet-friendly que hay en la CDMX. Conoce el Top 10 de Restaurantes de la CDMX.

Restaurantes para ir con tu mascota

Tea Connection

4 de 5 estrellas
Restaurantes Salas de té Condesa

“Un lugar de té y comida orgánica en la Condesa”. ¡Qué enunciado tan predecible! A pesar de mis inorgánicos pensamientos decidí concederle el beneficio de la duda a Tea Connection, un clásico de tés en Argentina que llegó a México. La decoración del lugar es muy agradable, una mezcla entre un cafecito italiano y una frutería, con luz color mantequilla, mesas blancas y mosaicos blancos y chocolate. Aunque elementos como infografías en la pared y canastas de frutas y verduras levantan dudas con su murmullo de “miren qué natural soy”, basta con ordenar para olvidarlas. La carta de tés está dividida por el tipo de oxidación de la hoja y lleva una breve explicación de la región donde fue cultivado. El repertorio incluye tés negros –entre los que destacan el indian chai y el berries & chocolate–, verdes –como peach n’ roses–, rojos e infusiones, de las que recomiendo la africana, una mezcla aromática de láminas de coco, vainilla, frutos y cubitos de butter toffee. Una vez que llega la mezcla elegida, es el mesero quien, ceremonialmente, anuncia que comenzará el ritual del té. Este inicia con el olfateo de la selección de hierbas, frutas y flores mientras la presentan. La ceremonia continúa cuando introducen la infusión en una tetera e indican su tiempo ideal de reposo. En ese momento, giran un reloj de arena y dejan que los minutos hagan su magia. Otro ritual del lugar es la degustación de postres, religiosa experiencia que consiste en probar pequeñas porciones de brownie, chees

Pizza del Perro Negro

3 de 5 estrellas
Restaurantes Pizza Roma

Esta no es otra pizzería de las que abundan por la ciudad. Tal vez no cuenten con promociones tipo “30 minutos o tu pizza es gratis” pero lo que sí te pueden garantizar es que rápidamente tendrás frente a ti una de las mejores pizzas que has probado en tu vida. O bueno… que quien esto escribe ha probado; ¡y sé de lo que hablo! El nombre del lugar es la traducción de la famosa rola ledzeppelineana “Black Dog”, y tal cual: aquí en las bocinas del lugar se oye rock y no fresadas. La decoración es agresiva, urbana (ladrillos pelones, sillas todas distintas, desmadre general) y enmarca un gran horno y un escenario: los jueves hay banda de rock en vivo. La cocina está a la vista de todos, como se debe en toda pizzería que se respete, lo que permite ver las evoluciones de la gruesa masa a manos de los cocineros, Memo y Charly. La salsa, de 21 ingredientes, es la especialidad de la casa. ¿Y qué pedir? Exige una tennesse bbq jack daniel's (de pollo en salsa BBQ) o la hamburguer (que es como una hamburguesa pero boloñesa). Los tamaños son chica, mediana y monster. Hay también opción por rebanadas, pero vete por la completa y haz homenaje a la tradición troglodita de todo rockero. La comida y la atención son excelentes pero si algo, de plano, no fuera de tu completo agrado, busca el lugar para dejar quejas y sugerencias… te llevarás una sorpresa.

Advertising

Kitchen 6 Roma

2 de 5 estrellas
Restaurantes Gastropubs Roma

La sucursal del gastropub de la Roma viene fuerte en lo que a bebida se refiere, con sus cervezas artesanales (hay de Cuba, Holanda, Inglaterra, Japón, Bélgica, Argentina, Estados Unidos, Irlanda, Alemania y México), mientras que en comida son las hamburguesas, ya sea que elijas alguna de las de autor —tales como la de cordero griego; la pibe, con chorizo argentino; o la portobello bbq— o inventes una eligiendo el pan, la carne y los aderezos. Entre los digestivos destaca el carajillo helado y los postres pueden ser helados con sabores peculiares (como el de Nutella) o malteadas con piquete (aunque se nos hace chafa que las que no tienen piquete cuesten lo mismo que con), mientras que para las entradas, algo tan sencillo como las papas a la francesa puede darle diferentes sensaciones a tu paladar debido a las seis salsas con las que vienen acompañadas. También hay ensaladas, sopas y cortes de carne si buscas algo diferente. No olvides probar el don josé, una de las opciones más recientes del lugar, que es una modalidad del pepito: rib eye, puré de frijol y guacamole en pan brioche. En el boom de las hamburgueserías, el sabor de Kitchen 6 se queda un poquito atrás. Ve sólo si te da mucha curiosidad.

Guapo Café

4 de 5 estrellas
Restaurantes Cafés Nápoles

Uno no puede bañarse dos veces en el mismo río ni tomar dos veces la misma taza de café. El origen del grano, el tueste, la extracción y la bebida de elección, hacen a cada taza distinta de su predecesora. Esta es una de las cualidades que más me gusta de esta bebida. Guapo Café, un pequeñísimo café de especialidad en la Nápoles, es un lugar que reconoce, o al menos da el avión, sobre este principio. El lugar es atendido por dos jóvenes baristas quienes, al cuestionarlos sobre quién es el guapo, se señalan uno a otro tímidamente. Ambos planean entrar este año a la Competencia Mexicana de Baristas. Más que poner su experiencia a disposición de los conocedores, como regularmente pasa en los cafés de especialidad, ellos explican con detalle cada extracción para alejar a los mortales del genérico cappuccino. Después de una breve entrevista sobre mis preferencias de café, me recomiendan el chemex, un método de extracción manual. Mientras veo cómo Gustavo López utiliza de manera casi científica la jarra de vidrio que requiere el método, me platica en qué consiste la competencia, la precisión y limpieza que necesita cada movimiento, y el conocimiento a profundidad que se les exige sobre el grano. Con curiosidad, al no poder imaginar cómo se preparan para el torneo, pregunto en qué momento entrenan para tan exigente prueba. Mi duda llega al mismo tiempo que mi taza con la inscripción “café rico” y el matraz con el que experimentaba, señalándolo como respuesta a mi pregunta. El ch

Advertising

Félix

3 de 5 estrellas
Bares y cantinas Roma

En este pequeño local junto a los Bisquets de Álvaro Obregón está la miniburger más famosa de la ciudad, con papas hechas en casa. Aquí “todo el mundo” se reúne. Desde la cola del baño hasta la sobrepoblada banqueta, encontrarás a la escena “cool” de la Roma. Si llegas temprano, podrás ser de los afortunados con mesa, o con banquillo en la barra. Y si no, siempre cabes parado en la banqueta. De cualquier forma, es un rincón ameno para acompañar la plática con tragos. En pocos lugares sirven tan buenos Hendricks preparados con pepino como aquí, pero además cuentan con una interesante variedad de cocteles. Y de mezcales. Ah, los peligrosos mezcales. Los sirven generosamente, y los barmans acostumbran darte un trago extra si has demostrado el aguante y la templanza de un buen bebedor.

Vecchio Forno

3 de 5 estrellas
Restaurantes Italiana Roma

En los linderos de la Condesa se encuentra esta acogedora fonda italiana, el “horno viejo”, se diría en español. Los requisitos se cumplen: muros en terminado de ladrillo, los vinos como parte del decorado, el –no tan viejo– horno de ladrillo y, por si aún quedaran dudas, las mesas tienen manteles a cuadros rojos y blancos. Para empezar, el antipasti, esa deliciosa combinación de espárragos, berenjenas, setas salteadas, calabacitas y queso provoleta planchado. Mientras lo comemos, nos indica el mesero que todos los ingredientes en el Vecchio Forno son frescos y seleccionados personalmente por el chef Luigi Cesarano. Lo más socorrido por los comensales que acuden al Vecchio es la pizza, hecha con una pasta tan delgada y crocante que parece deshacerse en la boca. Probamos la vecchio forno (mozzarella con salsa de jitomate) sobria y delicada, la proscuitto e funghi, que además del jitomate y la mozzarella, tiene jamón y champiñones y, nuestra favorita: la pizza verace (auténtica pizza napolitana): un rico mozzarella di bufala con jitomate, aceite de oliva de sorrento de extracción virgen y albahaca... mamma mía!  En otras ocasiones hemos pedido la zuppa di cipolla (exactamente: es sopa de cebolla) que es inolvidable: en pan, con queso y también la muy respetable lasagna alla napoletana con carne, queso ricotta,mozzarella, salsa de jitomate y el inevitable parmesano espolvoreado. De postre, el tiramisú (mascarpone y ricota con un toque dulce, canela y café) es casi obligado.

Advertising

Debarbas

2 de 5 estrellas
Bares y cantinas Nápoles

Más que un local, este bar parece el patio de una vecindad perfecta. De alguna manera, todos somos conocidos y vivimos en el mismo pensamiento: “esta noche quiero salir a platicar a un lugar tranquilo y poco bullicioso”. (Si buscas loquera ni te acerques, por tu bien y por el de la calmada Nápoles.) La música lleva una línea ochentera, y el volumen es el óptimo para quedarse horas platicando y degustando la gran cantidad de cervezas que tienen. La más pedida es la Lágrimas Negras, una stout mexicana impresionante desde que te la sirven. No tiene la elegancia exagerada de la Guinness con sus burbujas arquitectónicas, pero el color negro asombra a más de uno mientras se llena el vaso. Cada trago es como morder una barra de chocolate, con un amargo preciso y un cuerpo que no hace tan fácil dejarla y probar otra cerveza. Otra de las más pedidas es la Newton, una cerveza belga que disfrutarán todas las personas que gustan de los sabores dulces y que ya están hartos de la Belgian Kriek. Es una excelente mezcla de cerveza clara y jugo de manzana que amarán incluso aquellos que insisten en odiar la chela. Para monchear, taquitos. Hay de mole con pollo, de cochinita, un pipián hecho con amor, y carnitas que parecen haber salido del microondas. También ofrecen tablas de quesos muy básicos y carnes frías acompañadas por panes de consistencia chiclosa. Las alitas, que en realidad son muslos y piernas, no están mal. Son picantes y un poco saladas, pero nada que una chelita de calidad no

Broka Bistrot

3 de 5 estrellas
Restaurantes Fusión Roma

Hace alrededor de 17 años, Café La Gloria abrió sus puertas en la Condesa, sin sospechar que las casas art decó del barrio pronto se convertirían en antros, tiendas y restaurantes. Toda proporción guardada, ahora que la Roma experimenta un momento de efervescencia similar, uno de sus restaurantes más representativos es Broka, donde el chef Marco Margain da rienda suelta a sus atrevimientos culinarios desde hace tres años. Lo que inició en un local de apenas 36 metros cuadrados, pronto se amplió hacia el enorme patio de una casa porfiriana, donde el hoy tan en boga mobiliario de autor invita a disfrutar de un ambiente desenfadado. Aquí comienzan las sorpresas: es muy fácil no encontrar el lugar, pues además de un pizarrón ubicado en la banqueta, el lugar no tiene un letrero,  ya que Margain prefiere que los comensales lleguen por la recomendación de un amigo. Afortunadamente, una vez que Foursquare haga lo suyo, un mesero te invitará a pasar al patio a través de la cocina, recurso que sirve para despejar cualquier incógnita sobre la higiene de este espacio. Después llega la segunda y afortunada sorpresa: el menú de tres tiempos (entrada, plato fuerte y postre) cambia todos los días, buscando con ello incorporar los alimentos más frescos, según la época del año. A la hora de la comida hay un menú sorpresa: un día te toca cochinita pibil y otro faláfel, por ejemplo. Con lo que sobra, preparan tapas por las noches para degustar algún mezcal o una copa de vino, y así evitan desp

Advertising

Fonda Garufa

4 de 5 estrellas
Restaurantes Italiana Condesa

En un lugar como la Ciudad de México donde se dice que hay más restaurantes argentinos que sucursales de McDonald’s, destacar en una categoría tan competida no es nada fácil, pero este lugar lo consiguió.Se trata de uno de los pioneros en el corredor gastronómico de la Condesa. A 20 años de su apertura se ha consolidado como uno de los mejores restaurantes argentinos de la ciudad. Concebido como una fonda de barrio, fue muy bien recibido por los vecinos desde sus primeros años. Con el paso del tiempo, lo hemos visto evolucionar: además de especializarse en comida argentina, sus platillos mezclan estilos culinarios de culturas como la mediterránea, italiana y mexicana. El resultado es un menú sobresaliente.Una buena opción para empezar son las empanadas de huitlacoche o de pescado, preparadas con un toque de hoja santa, la cual les proporciona un delicioso sabor y aroma. De la parrilla no te puedes perder el filete de salmón con salsa de cilantro, menta fresca, anchoas y alcaparras. Aunque en el menú sugieren acompañarlo de papas a la francesa, nosotros creemos que una ensalada le hace mucho mejor compañía.El responsable de la preparación de los alimentos es el chef mexicano Ramón Godínez, quien ha tenido un papel sobresaliente al participar en diversos concursos gastronómicos. La carta de vinos ofrece una buena selección de vinos argentinos y chilenos, entre los cuales destaca el Secreto Malbec y el Alma Negra Bonarda.Ha sido remodelado recientemente y está estrenando terraza

El Pialadero de Guadalajara

3 de 5 estrellas
Restaurantes Torterías Juárez 

Algo tiene el birote que todos creen tener una gran verdad respecto a él: es imposible prepararlo en el DF por la altura, la masa o el tipo de agua. A pesar de que en El Pialadero saben muy bien que estas teorías pueden ser más leyendas urbanas, ellos prefieren traer el pan de Guadalajara. Llevan 14 años haciéndolo así. Su éxito y sus largas listas de espera durante los fines de semana les dan la razón. La estrella del menú es, por supuesto, la torta ahogada. La preparan con birote salado y puede ir rellena de carnitas o de camarón. El pan es realmente crujiente, absorbe la salsa sin humedecerse por completo. La salsa de chile de árbol es muy picosa; la opción de pedirla “muerta” (completamente ahogada en salsa) es una buena idea si quieres terminar balbuceando y con la cara entumida. Eso sí, para entrarle a este platillo típico hay que estar dispuesto a enchilarse, aunque hay alternativas acordes con el grado de audacia de cada comensal: sumergida sólo un cuarto, un medio o tres cuartos. Otro de los platillos típicos de Guadalajara que vale la pena probar aquí es la carne en su jugo. La barbacoa, en cambio, no es su fuerte. Les queda sobrecocida y un tanto insípida. La jericalla tampoco es algo sobresaliente, es sólo un postre con vainilla y azúcar, parecido al flan, sin mucho chiste. Los nostálgicos de Guadalajara tienen un lugar donde sentirse en casa, gracias a que El Pialadero se encargó de traer la torta ahogada a la ciudad. 

Mostrar más
Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising