Mezcalería Coyoacán
Foto: Darlene Boza

Antros y bares en Coyoacán

Arma tu ruta por el sur de la Ciudad de México para conocer antros, bares, cantinas y los mejores tragos en Coyoacán

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Nadie se puede resistir a una salida entre amigos, por eso Coyoacán te recibe con brazos y tragos abiertos. Si no sabes a dónde dirigirte, nosotros te recomendamos los mejores lugares para tomar cerveza artesanal en la CDMX, un par de bares de vino en la Ciudad de México y restaurantes de comida mexicana para turistas ubicados en esta pintoresca colonia.

Si tienes ganas de ir a comer antes de comenzar tu bar-hopping en Coyoacán, consulta nuestra selección de restaurantes y cafés en Coyoacán para probar desde churros y chocolate caliente, hasta cocina corrida.

Recomendado: Los 20 mejores bares de la CDMX.

Los mejores antros y bares en Coyoacán

  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Del Carmen
  • precio 2 de 4

Aquellos que ya le perdieron la fe al sur de la ciudad por su sobreoferta de bares cheleros con banda de covers, sepan que desde 2010 hay un lugar en Coyoacán que no le pide nada a los bares de la Roma. A diferencia de sus competidores, su atractivo principal no son las yardas y las papas. Se toman en serio su oferta culinaria. Hay desde bocadillos como tapas, pinchos y variedad de salchichas y ensaladas, hasta platillos más complejos como el medallón de atún con costra de pimienta rosa, ajonjolí con salsa de frambuesa y jamaica. ¡Y las pizzas! Pide la pablo, hecha de jitomate deshidratado, champiñón y queso búfala de mozzarella. ¿Otra? La Centenario, con deliciosa hoja de santa y nuez. En cuanto a bebidas, la oferta de cervezas rebasa los 140 tipos, tanto extranjeras como mexicanas artesanales. Entre las imperdibles está la St. Peters Honey Porter, de Reino Unido: oscura, espesa y con un discreto sabor a miel. Pero más allá de su cumplidora carta, Centenario 107 y su mezcla de bar hipifresa-coyoacanero ofrece a los comensales el shot centenario: bomba de midori, vodka y granadina. El lugar tiene una enorme barra, una hilera de mesas de madera iluminadas por ventanales y, en el centro, dos suertes de grandes jardineras –con todo y arbustos–para que los comensales beban sin la solemnidad de una mesa. Lámparas hechas con cubetas de meta y plantas colgantes en las paredes. ¿Qué conserva de ese Coyoacán clásico? El mood desfachatado que ya no se siente en otras zonas. Si no les d

Séptimo
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Zona Metropolitana
  • precio 2 de 4

El centro de Coyoacán es por mucho uno de los barrios históricos más hermosos de esta ciudad. Todo aquí remite a tiempos donde reinaba la tranquilidad y el frenesí de la metrópoli no nos había permeado (tanto). Sin embargo, su vida nocturna parece también haberse estancado en épocas caracterizadas por el ‘Rock en tu Idioma’, los desarmadores y moraditos, convirtiéndose en refugio de trovadores y forevers por igual. Se necesitaba de la experiencia de un grupo de exitosos empresarios en el ámbito de la fiesta (La Sakería, Chapelle, entre otros) para renovar el espíritu nocturno de una de las zonas históricas más emblemáticas del DF. Es aquí donde entra Séptimo, de precios realmente ad hoc con la zona (un cocktail alrededor de $60) pero con productos y ambiente dignos del siglo XXI. No es temático, pero cumple con creces su cometido: un restaurante-bar sin pretensiones, con buena comida y excelentes tragos, que le ahorrará a los sureños el viaje de 45 minutos a las zonas con bares de moda. La música, así como la decoración, conjugan el estilo de este barrio con lo mejor de la Condesa y la Roma. El chef Ramón, especialista de la gastronomía italiana, alegra a sus comensales con pastas perfectamente cocinadas y hechas en casa, pizzas al horno de leña y ravioles al más puro estilo de la nonna. Por otro lado está la coctelería, diseñada cuidadosamente por un grupo de mixólogos profesionales, quienes además de crear maravillas como el trago de la casa, el Séptimo (whisky, gengibre, n

Publicidad
Júpiter Cervecería
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Cervecerías
  • La Concepción
  • precio 3 de 4

Lo primero que pensé al llegar a Júpiter fue en cómo se diferenciaría este lugar de la enorme —y creciente— oferta de bares especializados en cerveza artesanal que tenemos en la ciudad. La respuesta la encontré en su extensa carta de cervezas nacionales e importadas y en la actitud con la que te reciben. Júpiter llegó al centro de Coyoacán como una alternativa para quienes gustan de la chela artesanal y quieren alejarse de los lugares comunes (llámese cantinas con filas interminables) que abundan en esta zona. La carta muestra alrededor de 50 etiquetas de cervecerías de México (un aplauso por incluir a Fauna, Buscapleitos y Wendlandt) y seis líneas de barril que cambian de acuerdo a la temporada. No te apures si no sabes qué estilo pedir, el personal no te juzga si no sabes qué es una porter o una NEIPA, al contrario, resulta mucho más interesante si dejas que te expliquen con detalle cada estilo que maneja Júpiter. Ahora que, si la chela no es lo tuyo, échale ojo a la carta de cócteles, hay un par de tragos que bien vale la pena probar, como el supersónico: mezcal, ancho reyes, jugo de tamarindo y piña; y el venus: ginebra, jarabe de betabel, toronja y guayaba. El menú de antojitos mexicanos es uno de sus mayores aciertos. Tómate tu tiempo para decidir qué entrada quieres. Hay birria de marlín, barbacoa de portobello, sopes de sudadero con gusanos de maguey y hasta queso fundido con camarones. Si quieres algo más tradicional, pide algunos de sus famosos tacos con tortilla

  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Cervecerías
  • Coapa

Se trata de un local pequeño y cómodo para seleccionar la cata del día. Dispone de un refrigerador con una variedad limitada, por lo que te recomendamos llamar antes si deseas cervezas frías. La carta contempla una oferta considerable de marcas internacionales, de países con poca presencia en las tiendas nacionales, como Uruguay (Patricia), Canadá (Rebelle Quebecoise), Turquía (Efes), Dinamarca (Black Hole), Filipinas y Tailandia. La gama de artesanales mexicanas es basta. Además de las cervecerías en boca de los aficionados, como Tempus, Calavera o Minerva, ofrecen variedades de Insurgente y Rámuri (ambas de Tijuana), Agua Mala (Ensenada), Teufel (Oaxaca) y La Chingonería (Ciudad de México). Cuentan con una línea de productos que incluye cristalería, playeras ("Yo bebo artesanal") y un cuaderno de bolsillo muy recomendable para iniciarse en la cata. La atención es amable y puntual. La vista y la sed no descartarán llevarse una stout imperial Házmela Rusa de 631 ml. No cuentan con servicio a domicilio.   

Publicidad
Tu Chela
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Del Carmen

La cerveza artesanal nos ha enseñado que muchas chelas que tomábamos en prepa eran una basura que sólo servía para emborracharnos. ¿Cómo explicar de otra manera el triunfo de la gomichela? Aunque ya casi todo mundo aprecia la cerveza artesanal, esta tienda lleva a la bebida un paso más allá, con cursos e ingredientes para preparar tus propias creaciones. Aquí, José Miguel García, chef de La Barraca Valenciana, da clases mensuales de elaboración de cerveza casera. En una sesión puedes catar el producto de algún “exalumno” y posteriormente aprender todos los secretos e instrumentos que se necesitan. Además, venden el kit básico para hacer tu chela: malta, lúpulo y levadura. Las mezclas más vendidas son las pale ale, porter y stout, que rondan los 415 pesos, aunque puedes armar otras combinaciones. Todos los ingredientes son importados de Estados Unidos, Inglaterra y Alemania. Para rematar, tienen una pequeña librería de 15 títulos para comenzar tu camino como maestro cervecero; libros con recetas ganadoras e incluso un tomo enfocado exclusivamente en el agua que debes utilizar para tu producto. Otro título enseña formas extremas de elaboración para emular bebidas prehispánicas, como la chicha, de maíz fermentado y saliva. Las posibilidades son infinitas. El reto: ser más creativo que el nombre de la tienda.

Mezcalero
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Mezcalería
  • La Concepción
  • precio 2 de 4

Es el lugar por excelencia para escapar del bullicio coyoacanense (si tienes suerte ni siquiera van a intentar venderte cosas). Como hermano menor de La Celestina, el mobiliario e iluminación de Mezcalero tienen los mismos genes. Lo mejor que puedes hacer al llegar es pedir una degustación de tres mezcales. El ganador (y el más barato) que probé fue el Celestina, un ensamble de agave espadín con madrecuixe que le puso una sonrisa a mi vida. Otro que recomiendo es Siva de Metate, mezcal guerrerense destilado en barro que tiene un sabor elegante y ligero. Por otro lado, si no te gusta tomar el destilado derecho, recomendamos el maldad, un coctel fresco de mezcal, fresa, hierbabuena y zarzamora. Nuestra parte favorita: tienen mezcales que no están en la carta y que son una deliciosa rareza. Los destilados con una pechuga de pollo se encuentran casi en cualquier cantina, pero aquí ofrecen los de carne de guajolote o de venado de la marca Mezonte. Sólo pide recomendaciones al “mezcalier” y déjate consentir por él. Si buscas bajar la fiesta con comida, o más bien permanecer sobrio con platillos ricos, puedes pedir una orden de tacos de tasajo con mole, la carne es suave como una nube, aunque el mole es un mole turístico; es decir, demasiado benévolo y dulce, no esperes enchilarte ni usarlo como remedio para la cruda. Lo que sí es un remedio es el espectáculo de la sopa de piedra. El mesero coloca una roca pasada por fuego dentro de tu caldo de mariscos que convierte tu jícara en un

Publicidad
La Bipo
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Cantinas
  • Del Carmen
  • precio 2 de 4

No es sólo un nombre, este restaurante-bar realmente tiene doble personalidad: algunos lo conocen como La Bipo, otros simplemente como La B; muchos la recuerdan por su ambiente de cantina del piso inferior mientras que muchos otros la recordarán bien por el ambiente más antrero del piso de arriba. Sea como sea, este recinto propiedad del actor Diego Luna, es el consentido de muchos sureños. El concepto es de cantina antigua del Centro, pero definitivamente no es igual a las demás. La decoración kitsch y a la vez fresa que es fácil de identificar por las mesas de Cervecería Modelo, frases escritas en la pared, salsas en botellas de refresco Lulú e imágenes de personajes muy mexicanos como El Santo o la Virgen de Guadalupe. Pero por decir “cantina” no pienses sólo en tequilas y confesiones de borrachos, su carta de alimentos es muy variada y podrás venir a echarte un taquito y varias opciones más de un menú variado y original. Te recomendamos que pruebes las quesadillas de jamaica, la tecolota o las papas Mi Jefita. El agua de pepino es la bebida de la casa, y para que amarre bien puedes pedirla con piquete de vodka o mezcal. Y hablando de mezcales, aquí te lo mezclan con todo: mezcal con cerveza (dupla que se ofrece en paquete), el picosito Mauricio Garcés a base de mezcal con Lulú de piña escarchado con chile piquín o vete por un brandy combinado con Lulú al que finamente nombraron París Del Naco. Los precios de las bebidas están son accesibles, lo que vuelve a este lugar una

La Coyoacana
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Cantinas
  • La Concepción
  • precio 2 de 4

Cantina consentida al sur de la ciudad por la generosidad en sus tragos (con dos ya vas a empezar a sentir los efectos). Pídete un mezcal en la terraza y ordena una torta de cochinita pibil. La especialidad de la casa son las parrilladas de los domingos. Cáele con toda la familia (hasta los suegros), pero llega temprano porque se llena rápido.

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Bares de vino
  • Zona Metropolitana
  • precio 2 de 4

La Celestina es el lugar para arrejuntarse con los amados, ya sea con amigos o con parejas. La onda coyoacanense hace que en este recinto los hechizos de la noche caigan sobre los comensales para avivar la diversión y atizar los romances al mejor estilo bohemio y casual. Su interior es como el de una tradicional cava española, con bancos, barras y pisos de madera oscura. Sobre las paredes cuelgan imágenes relacionadas con la producción de vinos y, sobre la barra principal, la macabra imagen de la alcahueta, hechizándote con su bruja mirada. El primer acto comienza con las bebidas. Hay vinos, cervezas y licores entre los que sobresalen los cocteles preparados por copa o litro, como el trago de la casa, la celestina, un estimulante brebaje de pulpa de frambuesa con vino blanco que no puedes dejar de probar. El segundo acto ofrece una selección de montaditos y productos para picar, tacos y ensaladas con una esencia auténticamente ibérica. Los conjuros musicales son obra del DJ, quien todos los fines de semana encanta a los asistentes con los mejores temas indie y lounge, una combinación perfecta para aquellos que quieran platicar o enfiestar en un ambiente sumamente relajado y propenso para ligar.

  • 3 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Bares de vino
  • Del Carmen
  • precio 2 de 4

Dicen que hay mucho de todo en Coyoacán; yo digo que hay maravillas y las que no se anuncian demasiado y pasan por discretas son verdaderas joyas. No me refiero a que su ventaja esté en que poca gente los conozca o que sean lugares ocultos, pero así como existen lugares bulliciosos para perderse en la música y en los destilados, por el contrario están aquellos que mantienen un estilo más personal, casero y cálido. Barracopa es un sencillo bar de vinos con comfort food (comida reconfortante), tiene un jardín (techado durante las lluvias) con bancas y un área interior con barras. Tiene todo lo necesario para emprender un plan casual con amigos por la tarde para comer y precopear, o un plan uno a uno y romántico para cenar por la noche, con el tenue sonido de la fuente en el fondo. Entre semana hay promociones para comer y beber. Los miércoles las copas de clericot están a $38 y los jueves hay 2x1 también en clericot, en tintos de verano y cervezas. La diferencia entre un tinto de verano y un clericot es que el primero solo lleva refresco y el segundo trozos de fruta fresca, bueno, también que el segundo se te sube más rápido por la exquisita acción del azúcar. Los lunes y martes come todas las pastas que quieras por $98. Tienen la caprichosa de fetuccini con una salsa cremosa de provolone, parmesano, tocino ahumado y un toque de perejil; la del consentido es una boloñesa al vino con mucho parmesano; y la berrinchuda, la que más me gustó de su carta, es fussilli con aceite de ch

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad