Baltra, uno de los mejores bares en la Condesa
Foto: Alejandra Carbajal

Los mejores antros y bares de la Condesa

Una selección exigente para salir de fiesta

Publicidad
Leonor
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Antro
  • Condesa
  • precio 3 de 4

Después de una remodelación, el Leonor está de vuelta y con todo. Cada fin de semana, este pequeño lugar, alberga noches épicas de baile, excesos y diversión. La música cambia con el dj en turno, pero los set lists más exitosos son los que van desde los clásicos de Michael Jackson y Madonna hasta los beats más hot del momento. El único problema es que por ahí de las tres de la mañana, ir de la pista de baile a la barra (una distancia de aproximadamente cuatro metros) significa ser pisado y empujado por las decenas de personas presentes. Si finalmente llegas a la barra, deberás esperar otro rato para que te atiendan y te cobren. Sin embargo, a pesar de estos contratiempos, que más bien hablan del éxito del lugar, Leonor se ha posicionado como uno de los mejores centros nocturnos de la zona, donde te encontrarás sudando en la pista de baile hasta el amanecer.

  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Condesa

Amantoli significa artesanía en náhuatl. Y quizá no haya nombre más atinado para este lugar, donde todo —las bebidas, la comida, el mobiliario y el servicio— es artesanal. Amantoli está escondido dentro de una casona en la Roma, misma que está en proceso de recuperación; hoy el lugar se ve un poco vacío, pero dentro de poco tiempo habrá galerías de arte, tiendas de ropa y muchos espacios más. Y la ubicación del tap room dentro de la casa es súper privilegiada: al fondo, en medio de un patio y sumergido detrás de unas paredes tan altas que impiden ver y escuchar el caos citadino, pero que dejan entrar luz y aire para que disfrutes del día. Ahí están 15 llaves de chela artesanal y otros fermentos listos para ti. Además de chelas independientes mexicanas, en Amantoli encontrarás tepache (piensa en la imagen: tepachito fresco saliendo de una llave), kombuchas, sodas artesanales y, en un futuro cercano, pulques. De hecho, cuando fui, el personal estaba haciendo algunas pruebas: mezclaban cold brew hecho en casa con un poco de tepache artesanal. El resultado era súper refrescante, equilibrado, elegante y original —había que probarlo—. Aquí le echan ganas para tener muchas chelas de temporada: aun cuando el lugar no tiene ni tres meses de haber abierto, muchos destapes y presentaciones de cervezas ya están ocurriendo aquí. A nosotros nos tocó probar la Berliner Weisse con fresa, guayaba rosa y toronja de Cervecería Itañeñe, ¡pero no duró más que unos días! Así que seguramente cada q

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Mezcalería
  • Condesa
  • precio 3 de 4

La máquina del tiempo sufrió un desvío y el año 1521 aterrizó sobre Álvaro Obregón. Cuando creímos que la nueva década se trataría de minimalismos y espacios en blanco, llegan proyectos como Tlecán, que nos hace retomar nuestras raíces sin siquiera saber que lo necesitábamos. Y bueno, a nadie le cae mal una nueva mezcalería en plena hipsterosa delegación. Tlecán significa lugar del fuego en náhuatl; vaya, la matriz del concepto radica en esta connotación a la cultura prehispánica. Tras pasar la angosta entrada, te topas con una iluminación interior juguetona, entre sombras y tenues focos en rincones estratégicos —trabajo del estudio mexicano Lum Lum Iluminación—, el olor a incienso recorre la nariz y la vista se pierde en el color chedron de las paredes desnudas. La Gran Tenochtitlán sigue presente en una réplica de la escultura conocida como el disco de la muerte —obras de Tezontle Studio—. ¿Y qué sería de la historia mexicana sin sus destilados? Tienen mezcales de Oaxaca, Michoacán, Durango y Sonora. El tobalá se suma a la gama de los aromáticos que se sienten suaves al primer sorbo, mientras en el cuishe destaca el sentido ahumado. Los cocteles son tan particulares como su audiencia (o sea, hay diversidad), donde el old fashioned 175 es un trago corto de mucha personalidad con amaro y espadín, rematador con azúcar mascabado macerado. Hay un vampiro 165 con espadín, cuyo jarabe de pimiento se siente más como un caldo tomatoso, aunque bien bajado en frescura gracias a los cí

Baltra
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Coctelerías
  • Condesa
  • precio 3 de 4

De los creadores de Licorería Limantour, llega a las calles un nuevo bar coctelero: Baltra. Contrario a sus antecesores, el lugar es pequeño, de menú corto y, digamos, “informal” ya que, por su concepto, no tienen meseros ni hostess. Lo anterior no quiere decir que no sean superformales con la atención o el servicio, sino que se quitaron de poses para que las personas detrás y delante de la barra convivieran de manera más cercana, lo cual sin duda se logra. Además de los cocteles de la carta, tienen algunos menús de temporada que suelen cambiar con frecuencia y que aparecen anotados en un pequeño pizarrón a la izquierda de la barra. Si tienes suerte, el día que vayas vas a encontrarte con su versión del clásico sazerac, que aquí se sirve con mezcal. Si no, para estos días en los que el sol ya comienza a calentar demasiado nuestros asfaltos, hay un trago esplendorosamente fresco: el lavandula, que lleva bourbon, Cynar, lavanda y un toque de cítricos. Es el ying-yang de los tragos. Fuerte gracias al bourbon, pero delicado por la lavanda. Herbal por el cynar —licor de 13 hierbas— y frutal por los cítricos. Oh, sí. El día y la noche. Lo masculino y lo femenino. Lo podría pedir tres veces seguidas, pero la cosa es que hay que ir probando recetas nuevas. Las botanas tienen la magia de lo sencillo: variedad de aceitunas acompañadas con salsa de la casa —presiento que contiene salsa Maggi, lo cual es pecado, pero la verdad es que el resultado es bueno— y huevitos de codorniz (sumergi

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Condesa

Es raro encontrar un bar dedicado a la chela artesanal que ponga demasiado empeño en su diseño interior. Por eso, cuando entré por primera vez a Drunkendog, en la Condesa, tuve ciertas reservas: su gama cromática parece fríamente calculada y su iluminación sugiere que cualquier lugar es bueno para tomarte una foto —o a tus cervezas—. Pero al probar ahí mi primera chela, se eliminó cualquier rastro de desconfianza, tanto que regreso bajo cualquier pretexto. Entre trago y trago, noté que el mismo cuidado que se percibe en el diseño, se refleja en las etiquetas que te ofrecen. Ya sea que pidas de su menú de barril —¡tienen más de 30 líneas!— o de lo que hay en sus siempre súper abastecidos refrigeradores, te encuentras con sellos que son garantía en el ámbito local, nacional e internacional. En Drunkendog encuentras desde las clásicas y favoritas líneas de Wendlandt (Baja California) y Colima (Colima), así como el intenso sabor de la Sout de Olla de Santa Sabina (Jalisco) y las mezclas experimentales de Aviscollem (CDMX). El menú de cervezas importadas varía un poco más, pero aquí han traído Rogue (Estados Unidos), Cloudwater (Reino Unido) y Omnipollo (Suecia), solo por mencionarte algunas para el antojo. En cuanto a los alimentos hay un par de cosas que debes saber. La mayor parte de su menú son entradas y botanas, y solo tiene algunos platillos fuertes —como la hamburguesa Drunkenburger—; no todos costean la relación sabor-precio, pero sí son una opción para tener algo en el e

Deleted Souls Cocktailtheque
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Coctelerías
  • Condesa
  • precio 3 de 4

La coctelería de autor dejó de ser una moda y se ha ganado poco a poco un lugar no solo en nuestros corazones, sino en los diversos bares que han abierto en la CDMX. Deleted Souls está sobre la calle de Tamaulipas en la Condesa, y si no sabes qué hay ahí, el recinto podría pasar desapercibido. En cuanto entras te remontas a aquella época de prohibición con su luz tenue, ambiente, y una enorme barra hasta el final del local. Detrás de este proyecto están Nur Farah y Lwan Medina, mientras los mixólogos Christian Salinas, José Ramón y Antonio Rodríguez toman batuta para cocteles de autor. Con más de 20 tragos exclusivos, encontrarás el que sea perfecto para ti: el de la casa, deleted souls, con ginebra, carbón activo, limón, jarabe de canela y naranja que culmina en un poderoso color negro de ligero dulzor y un extraño pero cumplidor sabor ahumado; zombie bastard, además de atraparte con el nombre, se convierte en toda una experiencia servido en vasos tikis y con maridaje: primero deberás apagar el shot, tomarlo y luego probar tu bebida, el sabor de maracuyá inunda tu paladar y logra complementarse con el ron. Si quieres algo con mezcal, prueba marca lenguas con mezcal, limón, pepino y hierbabuena en un vaso escarchado con sal de gusano, el clásico refrescante. Y para curar el hambre puedes acudir a unas crujientes papas a la francesa con aceite de trufa (que bien podría tener más sabor). Otra opción son los camarones roca o matilda’s burguer elaborada con la receta secreta de l

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Mezcalería
  • Condesa
  • precio 2 de 4

Su nombre embona a la perfección con la ambientación del lugar. Ideado bajo el concepto de fachada de tienda de pueblo, este espacio recibe a sus visitantes con mostradores que exhiben papillas para bebé, jabones Zote y paquetes de bicarbonato de sodio, mientras que una de las repisas del anaquel presenta productos como refrescos en botella de vidrio y triangulitos de Boing que se encuentran a la venta. El concepto general del lugar se basa en aquellas misceláneas en las cuales se acostumbra servir bebidas alcohólicas en la parte trasera del lugar. Las bancas de todos tipos, lámparas con efectos de falla eléctrica, piso de mármol muy corriente y música “populachera” le dan un aire pueblerino. Las paredes lucen artesanías y cuadros creados por diseñadores mexicanos y garrafones de cristal que contienen una variedad de 22 mezcales diferentes que varían entre los 31 y 54.7 grados de alcohol, tales como el espadín blanco o el espadín reposado, el cual es altamente recomendable. Cabe destacar que, al pedir alguno, siempre vienen acompañados por el tradicional plato con gajos de naranja y otro con semillas de calabaza para pepenar. Además, cuentan con venta de botellas bajo pedido. En general, el ambiente es relajado, conformado principalmente por hipsters del área, algunas bandas y alguno que otro personaje del mundo del cine y la televisión. Los meseros tienen un aspecto rudo, pero son bastante atentos, buenos conversadores y ofrecen un rápido servicio. Los precios son accesibles

  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Coctelerías
  • Condesa
  • precio 2 de 4

El Felina es uno de esos bares que he visto crecer. Me acuerdo de él, por allá de 2009, y recuerdo que sentí orgullo de mí misma por haber encontrado un rincón de la Condesa que carecía de pretensiones y precios absurdos. Desde entonces, la selección melódica de ese localito -como boogaloo y soul- ha sido impecable. Tras una remodelación a principios de 2015 (en la que cambiaron la entrada a Baja California e hicieron los baños y la barra más cómodos), Felina regresa. Su menú de coctelería, que ya era una referencia en la ciudad, se ha sofisticado bajo el cargo de su nueva bartender, Jane. Además de los clásicos, hay que probar el double roses gimlet, un trago refrescante con ginebra, limón amarillo, Lillet Blanc, agua de rosas y una rama de romero; y el hanky panky 24, fuerte por el fernet que se acompaña con ginebra, vermut rojo y Mandarine Napoleon. Para qué engañarse: esos tragos a media luz, son invitación al romance (aunque sea al de una sola noche). La clientela ya no es la que busca fiestón loco, sino el disfrute de un buen trago al terminar el día. Los años han pasado sobre Felina y sobre quienes nos hemos ido y vuelto a él. Casi todo ha cambiado desde que abrió (yo creo que para bien). Afortunadamente, la música sigue igual.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Cervecerías
  • Condesa
  • precio 2 de 4

El verbo es chelear pero aquí se conjuga de muchas maneras… El paraíso para darle forma a tu barriga chelera. Este pequeño bar alberga más de 160 marcas nacionales e internacionales: claras, oscuras, stouts, ales, drafts, artesanales mexicanas. Tú échale. No cometas el oso de pedir una _________ (inserta el nombre de la chela que compras en la tiendita)… aquí debes experimentar. Si no tienes idea, los meseros sabrán orientarte sin hacerte sentir ignorante. Bebe a gusto mientras ingieres sándwiches, pizzas o sabrosas botanas. La concurrencia es relajada y tan inexperta como tú en cuestiones cerveceriles, por lo que no hay motivos para ser inseguro. Mejor invítale una cerveza a quien más posibilidades le ves de terminar intercambiando fluidos, sólo recuerda que beber chela embellece a las demás personas. Si quieres llevar tu conocimiento cervecero a un posgrado, cada dos meses se hacen degustaciones por alrededor de $300 pesos. Sales de ahí como experto, o por lo menos mareado y feliz. Venden sus cervezas para llevar y también te las llevan a tu casa.

La Llorona
  • 4 de 5 estrellas
  • Bares y cantinas
  • Cantinas
  • Condesa
  • precio 2 de 4

Parece que hay muchos lugares que rinden homenaje a la gastronomía oaxaqueña, pero pocos lo hacen como el chef Casiano Reyes, y ahora en la Ciudad de México tenemos la oportunidad de probar lo que hace en juerga de cantina. Fue en Los Cabos donde el chef desarrolló su imperio; se trata de los restaurantes Casiano’s, que rápidamente se expandieron hacia San José del Cabo, Puerto Vallarta y la Riviera Nayarita. Su pasión por los productos frescos, los sabores que fusionan la cocina tradicional y la coctelería de autor, lo han llevado a codearse con grandes personajes que asiduamente lo visitan en cada oportunidad; como Enrique Iglesias y George Clooney, quienes se han convertido en sus seguidores. La Llorona –por la canción de Chavela Vargas– es un concepto relajado e ideal para las noches prolongadas con innumerables tragos de mezcal. Todo el concepto evoca a un México contemporáneo; como el logo, obra del pintor Bayrol Jiménez (Oaxaca), que me recordó al estilo de José Guadalupe Posada; está en los tortilleros que querrás llevarte a casa. Al centro del local se encuentra la barra de bebidas en donde la figura principal es el mezcal, cuentan con uno de la casa, fresco y de aromas acaramelados. Con él preparan las mezcalinas, las mismas delicias preparadas en Casiano’s; la de aguacate –una caricia fresca en la boca, la de chile ancho –especiada y perfecta si te gustan los sabores ahumados, y la de albahaca –ideal como aperitivo. La idea es que mientras bebes mezcal, el chef man

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad