Museo de las culturas: pasión por Iztapalapa
Foto: Alejandra Carbajal

Museos y centros culturales en Iztapalapa

Desde el Museo del Fuego Nuevo hasta el Faro de Oriente, ubica los centro culturales más representativos de la demarcación

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Hay varias razones para visitar Iztapalapa. No sólo hay un Hospital Público Veterinario en esta zona, también hay museos y centros culturales (como el primer recinto de la Red de Faros de la CDMX) que revitalizan la oferta al oriente de la Ciudad de México. 

Centros culturales en Iztapalapa

Ex Convento de Culhuacán
  • 5 de 5 estrellas
  • Museos y centros culturales
  • Culhuacán
  • precio 0 de 4

Conocido también como cerro encorvado o lugar de Culhuas, Culhuacán es uno de los 21 barrios mágicos de la Ciudad de México, entre los límites de Iztapalapa y Coyoacán.  En la época prehispánica, el pueblo de Culhuacán fue el primer asentamiento humano en el Valle de Anáhuac y en él surgió el primer emperador de México: Acamapichtli. Ahí se realizaron tres ceremonias del Fuego Nuevo, un ritual celebrado cada 52 años, en el que se sacrificaba a un hombre prendiéndole fuego sobre el pecho y así, representaban el símbolo del nuevo comienzo.  Su edificación más relevante es el Ex Convento de San Juan Evangelista, el cual es uno de los mejor conservados de la Ciudad de México. En sus paredes encontrarás pinturas originales de la época, escenas con imágenes anacrónicas de distintos santos y también la influencia del arte islámico en la decoración del marco de las puertas. Igualmente hallarás restos originales del recinto, como las celdas de los frailes y los confesionarios.  En las instalaciones de este lugar se encuentra este espacio digno de fotografía: un embalse con garzas y areas verdes a su alrededor, las cuales te invitan al descanso. Antiguamente este estanque y embarcadero era el encargado de conectar a los pueblos de Xochimilco y Chalco que, junto con Culhuacán, se dedicaban a la agricultura chinampera. Cuenta con un foro al aire libre donde se realizan bailes, exposiciones, conferencias, la Feria Latinoamericana del Tamal y el Festival Medieval México.  

Faro de Oriente
  • 4 de 5 estrellas
  • Arte
  • Street art
  • Santa Martha Acatitla
  • precio 0 de 4

En el 2000 se plantó una semilla en Iztapalapa. Sus raíces germinaron con velocidad, al grado de 15 años después, de sus ramas ahora cuelgan frutos de todos los sabores y colores: 60 talleres, divididos en artes visuales y escénicas, música, comunicación; y oficios, como carpintería y grabado.  Es el Faro de Oriente. Más de mil 700 personas se inscriben cada semestre a sus clases. En esta fortaleza cultural con murales se respira creatividad. Hay músicos, artesanos, bailarinas y hasta lechugas plantadas en botellas de plástico. José Luis Galicia, director del Faro de Oriente, cuenta que durante estos tres lustros se han materializado infinidad de proyectos, como los montajes de Día de Muertos, las presentaciones de su Coro Infantil en el Auditorio Nacional, talleres de cartonería impartidos en Europa, y un primer lugar en pintura infantil a nivel Centroamérica y el Caribe.La fábrica de artes y oficios no surgió de manera espontánea. El proyecto se plantó en lo que fuera un basurero, para contrarrestar la pobreza y marginación de la zona conurbada de la ciudad. La intención era bombardear de arte y cultura a las generaciones más jóvenes para evitar la violencia y la ignorancia. El talento ha florecido gracias al trabajo en conjunto de los maestros, los alumnos y la sociedad.Tania Espíndola, por ejemplo, ingresó al grupo de canto desde que era niña, ahora lleva casi tres años dando clases en el Coro Infantil y el Ensamble de Jazz. Dicho coro es cada vez más riguroso. Ahora hay

Publicidad
Museo de las Culturas Pasión por Iztapalapa
  • 4 de 5 estrellas
  • Arte
  • San Pablo
  • precio 0 de 4

Este museo es uno de los secretos mejor guardados de Iztapalapa. Antes de llegar al Cerro de la Estrella, se ubica este edificio que fue inaugurado en 2012 como un recinto cultural cuya misión es preservar la historia de Iztapalapa y los pueblos originarios. Con una estructura de caracol, al subir los cinco niveles del recinto te encontrarás con exposiciones temporales, en las que se procura apoyar al talento local, y una colección permanente que consta principalmente de fotografías y objetos. Lo que más me sorprendió del recinto es que posee fotografías de grandes artistas de la lente, como Héctor García, Nacho López, Guillermo Kahlo, Rogelio Cuellar, Francisco Mata Rosas y Eniac Martínez  que se dedicaron a capturar momentos históricos de la delegación, como las representaciones de la Pasión de Cristo, las chinampas que usaban los habitantes cuando había ríos en lugar de callejuelas o las carreras que se realizaban por el Cerro de la Estrella. Una de las salas más visitadas es la que está dedicada a la Pasión de Cristo, celebración tradicional que se realiza en el corazón de la delegación. Además de ver aproximadamente 70 fotografías de diferentes representaciones, también verás vestuario original tanto de romanos como de personajes principales como María Magdalena. Destaca la corona de espinas que donó uno de los intérpretes de Jesús. En otra de las secciones verás información sobre el carnaval de Iztapalapa, en el que se presentan comparsas de cada pueblo (Culhuacán, Sant

Museo del Fuego Nuevo
  • 4 de 5 estrellas
  • Arte
  • Instalación
  • Zona Metropolitana

Todo lo que necesitas saber sobre la tradición del Fuego Nuevo está en este museo. Consta de una pequeña sala en la que hay maquetas de Iztapalapa en la época prehispánica, calendarios que explican los ciclos de 52 años de la creencia del Fuego Nuevo y piezas arqueológicas que se encontraron en la zona. Verás esculturas, vasijas y hasta armas que datan de la época prehispánica. Además en la explanada del recinto hay talleres para niños los fines de semana.

Publicidad
  • Arte
  • Pintura
  • Zona Metropolitana

¿Creerías que debajo de esa cabeza gigante hay piezas de David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera, José Clemente Orozco y Rufino Tamayo? Pues sí, a pesar de ser uno de los monumentos menos comprendidos por la población, guarda estas joyas. Luis Echeverría encargó la construcción en 1972 para celebrar el centenario de Benito Juárez. El proyecto terminó en 1976 pero fue abandonado y hasta el 2000 se rescató como centro cultural.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad