1 Me encanta
Guárdalo

Todo lo que necesitas saber sobre la Marcha del Orgullo LGBTTTI en la CDMX

Gays, lesbianas, trans, drags y bisexuales unidos para celebrar la Marcha del Orgullo LGBTTTI 2017 en la Ciudad de México

Foto: Loops Sandoval

Las bases de esta manifestación en la CDMX se remontan a 1979, cuando se llevó a cabo la Marcha del Orgullo Homosexual; más tarde, en 1983, se realizó la Marcha de Travestis, Transgénero y Transexuales. Sin embargo es hasta 1999 cuando se institucionalizó la llegada de la marcha a la plancha del Zócalo.

Cada año, en junio, la comunidad se da cita a las 10am en el Ángel de la Independencia, para salir sobre Paseo de la Reforma alrededor de las 12pm y llegar hasta el Zócalo. El trayecto es de cuatro kilómetros aproximadamente y al llegar a la Plaza de la Constitución se puede disfrutar de conciertos y presentaciones culturales. En 2017, se celebra la edicción XXXIX.

Más que ser un carnaval, esta congregación de la comunidad LGBTTTI es una manera de celebrar los pequeños avances en materia legal para erradicar la discriminación y visibilizar a todos los miembros de esta comunidad en la sociedad.

Todo lo que necesitas saber de la Marcha del Orgullo LGBTTTI

Actividades gay en junio
Gay y lésbico

Actividades gay en junio

Obras de teatro, conciertos, cine, expisiciones y vogue.

Guía de supervivencia
Gay y lésbico

Guía de supervivencia

Sobrevive la marcha con nuestros tips

Fotogalería del Pride 2016
Gay y lésbico

Fotogalería del Pride 2016

Así vivimos la marcha del año pasado

Los mejores bares y antros LGBTTTI en la CDMX

Nuevos bares y antros gay en la CDMX
Gay y lésbico

Nuevos bares y antros gay en la CDMX

La vida nocturna se renueva y estas son las nuevas opciones

Top 10. Antros y bares gay en la CDMX
Gay y lésbico

Top 10. Antros y bares gay en la CDMX

De toda la Ciudad de México, estos son nuestros favoritos 

Los mejores bares gay por día
Gay y lésbico

Los mejores bares gay por día

De lunes a domingo, la mejor vida nocturna gay

Karaokes y cantabares LGBTTTI en la CDMX
Gay y lésbico

Karaokes y cantabares LGBTTTI en la CDMX

Echarte un palomazo en estos bares

Dónde comer después de la Marcha del Orgullo LGBTTTI

En el Centro
Restaurantes

En el Centro

En Zona Rosa
Restaurantes

En Zona Rosa

Rostros de la comunidad LGBTTTI en la CDMX

Mariana Arteaga
Gay y lésbico

Mariana Arteaga

La sensualidad es un germen para iniciar la liberación del cuerpo. De acuerdo con la coreógrafa y bailarina Mariana Arteaga, “persiste la actitud física de constreñir el área de la cadera y el culo”. Más que un tema de educación del esfínter, Arteaga considera que “apretar el ano es una forma de control social”, debido a que es una señal de la normatividad impuesta para ocultar lo sensual y lo erótico. Es una huella de la opresión y la colonización en las corporalidades. Especialista en el trabajo con el cuerpo colectivo y el espacio público, sus obras más recientes son Úumbal: coreografía nómada para habitantes y una colaboración en el diseño corporal de la pieza de teatro Nada siempre, todo nunca, del Colectivo Macramé. Mariana Arteaga concibe el acto de bailar como un acto político. Por eso denominó “insurrección pélvica” a una estrategia que ha implementado en sus investigaciones actuales. Foto: Alejandra Carbajal “Un primer acto de rebelión es gozar el propio cuerpo”, afirma, pues hemos sido educados para estar en conflicto con él. “Relajar la nalga, abrir el ano y trabajar la cadera forman parte de un proceso de liberación que invariablemente debe comenzar por lo físico. Esa zona de nuestro cuerpo, por ser la zona que da vida, es fundamental liberarla para crear vínculos sociales.” Según Arteaga, gozar el cuerpo y bailar es una forma de rebelarse contra el sistema. Es ejercer la sensualidad contra el sistema. “El gozo corporal funciona para quitarle tiempo a la pr

Julián Hernández
Gay y lésbico

Julián Hernández

El cine LGBTTTI es importante porque expone las problemáticas que sufre la comunidad y concientiza a la población, como los documentales gay de la CDMX, lo que genera un ambiente menos hostil y más abierto en el que cabe la diversidad. Después de rondar por algunos festivales cinematográficos, el director Julián Hernández estrenó en salas de cine Yo soy la felicidad de este mundo. Platicamos con él sobre el proceso de su trabajo que nos dejó un excelente sabor de boca. Pasaron cinco años desde que Julián Hernández ganó por segunda ocasión el Teddy Award, en la categoría de Mejor Película de Temática Gay, por Rabioso sol, rabioso cielo. Esta obra titánica de tres horas (como el propio director reconoce) fue un fracaso taquillero. Después de esta historia amorosa de tres hombres, era momento de hacer un cambio radical. "Cuando regresé de Berlín sentí que debía hacer una película distinta en la forma. Mucha gente ve mis largometrajes anteriores como una trilogía. Necesitaba trabajar con alguien más en el guión, porque siempre habían sido de mi autoría", explica Julián. "En este proceso vi una comedia de Apichatpong Weerasethakul llamada Las aventuras de Iron Pussy, sobre un espía transgénero. Quería hacer algo similar. Le pedí a la dramaturga Malú Huacuja que escribiera un guión. Como yo dominaba la construcción de la imagen, le solicité que hubiera más diálogos, no como los míos que podían no estar y no ocurría nada. Así nació Rencor tatuado." Sin embargo, antes de comen

José Rivera
Gay y lésbico

José Rivera

Cuando baila, José Rivera dice ser el más puto de México. Pero quizá sea el más puto del mundo. Rivera es director, coreógrafo y fundador de La Cebra Danza Gay, una de las pocas compañías que a nivel internacional se concibe como un grupo dancístico abiertamente homosexual. Más que un simple bailarín, él se considera un activista. Con una trayectoria de 21 años al frente de La Cebra, Rivera afirma que la danza ha sido un instrumento para construir un espacio de libertad. El placer ha sido el eje principal de su trabajo. En La Cebra Danza Gay se baila para disfrutar ser homosexual. Sus coreografías se caracterizan por poner en disputa las nociones arraigadas de los roles de género. “A mí me gusta que los bailarines sean diversos y puedan interpretar papeles muy femeninos y muy masculinos a la vez”. Sus obras son, en su mayoría, autobiográficas. Recuerda que desde niño definió su forma femenina de moverse, al ver a “unas vestidas que salían a la calle para bailar cumbia en las fiestas del barrio en San Luis Potosí”. Foto: Alejandra Carbajal Originario de un estado del Bajío, le asombraba que los machos del barrio y la comunidad ultraconservadora aceptaran la diversidad, los trajes de licra y el maquillaje. Sin embargo, eso sucedía solamente en las celebraciones. De adolescente notó que le atraían los uniformados: militares, policías, motociclistas, futbolistas y mecánicos. De ahí vienen sus referencias para moverse de manera masculina, explotando los estereotipos para des

La Mendoza
Gay y lésbico

La Mendoza

La cultura del voguing actúa contra la misoginia. Eduardo Mendoza, la madre (líder) de House of Mamis, remarca que lo femenino es lo que más se aprecia y se aplaude en este baile. Nacido de los ballrooms neoyorquinos en los ochenta, el vogue se asumió desde un principio como una práctica de resistencia. Gays latinos, negros y trans construyeron esta danza estilizada y festiva como contrapeso a la escena blanca y discriminatoria. La pose es lo que cuenta y cada día se posa más en la Ciudad de México. House of Mamis es un joven grupo de practicantes de vogue que entrenan su cuerpo para irrumpir en la pista y reconfigurar las formas tradicionales de mirar las condiciones de género. Foto: Alejandra Carbajal Mendoza afirma que el voguing es para todas las corporalidades, pues su estética no requiere de un físico determinado, sino de una actitud de aceptación y confianza. “Es un espacio seguro para los gays, donde no se discrimina, puedes ser quien quieras y llevar tu personaje a la pista de baile”. Con una formación en el diseño de modas, y su proyecto de ropa Dulce o Truco, Mendoza decidió enfocarse este año en su casa de vogue. Para él, esta práctica fomenta el feminismo y desdibuja las fronteras entre lo masculino y lo femenino. Además de enfatizar las posibilidades del cuerpo y su gozo. “Se te quita el prejuicio, la misoginia, de pensar que lo afeminado está mal y tiene que ocultarse. Porque incluso en la comunidad gay se sigue apreciando la masculinidad. El voguing es u

Ver más rostros LGBTTTI de la CDMX

Más para la comunidad LGBTTTI

Trans
Gay y lésbico

Trans

Entre los diferentes tonos que tiene la comunidad LGBTTTI, se encuentran los transgénero, quienes poco a poco va ondeando cada vez más alto su bandera en la ciudad.Desde el 2009, la Ciudad de México ofrece el trámite de reasignación de sexo genérico. En esos días, éste se realizaba por medio de un juicio que tardaba hasta seis meses y llegaba a costar casi 80 mil pesos. En ese proceso se determinaba si los solicitantes podían ser candidatos para la reasignación.Desde febrero del 2015 se modificó el trámite para hacerlo más ágil. Se eliminaron las pruebas en las que se debía determinar el nuevo género.Para llevar a cabo la reasignación legal, sólo se debe acudir a cualquier registro civil y cumplir con los siguientes requisitos:- Ser mexicano.-Tener 18 años o contar con un tutor.- Acta de nacimiento.-Nombre solicitado.-Solicitud completa. (Se entrega en el registro civil).-Identificación oficial.-Comprobante de domicilio.

Osos
Gay y lésbico

Osos

Conoce los mejores lugares para los amantes de los maduros barbones con barrigas peludas ¡Woof! Entrevistas Entrevista con Adrián Garfias Se cree erróneamente que ser gay significa pretender ser una mujer. A pesar de que muchas personas juegan con los roles de género, existen otros tantos que prefieren las tres "F": feo, fuerte y formal. Adrián Garfias nunca imaginó que un viaje a San Francisco, en 1997, cambiaría su estilo de vida y, sobre todo, le daría la oportunidad de crear BearMex, una productora de eventos para osos. La comunidad de osos está formada por varones que no se apegan a los estándares televisivos de modelos delgados y afeminados, poseen un aspecto masculino, complexión grande, con barba y pelo en pecho, aunque claro, siempre existen variantes. Adrián se sintió identificado por este estereotipo, adentrándose poco a poco en el mundo bear. "Un amigo me invitó al Club de Osos Mexicanos y me interesó conocer más. Era el inicio de internet y encontré información de los códigos, la bandera y los nombres que se utilizan entre la comunidad", afirma Garfias. Como este club subsistía por la buena voluntad de sus miembros, quienes dedicaban su tiempo libre para organizar las actividades y eventos, tristemente desapareció. Muchos integrantes se quedaron sin un espacio donde convivir con otros osos. Los hombres con pelo en pecho, look de leñador y grandes músculos agradecen que haya un espacio para encontrarse con su comunidad. Fuimos a la cueva del oso para platicar con

Leather
Gay y lésbico

Leather

Leather Extreme Nights Después de saludarnos, hubo unos segundos de incómodo silencio. "¿Traes tu código de acceso?", le pregunté al Fer. Desembolsó un smartphone de su pantalón y presionó el icono de un sobre. Creo que clavó la mirada sobre la pantalla más tiempo de lo que yo esperaba. "Justo en la mañana lo chequé, no creo que lo haya borrado... Ah, aquí está". Nos encogimos de hombros y nos reímos como si escucháramos un chiste. Nos vimos en una de las esquinas más turísticas de la Ciudad de México, con vista al Ángel de la Independencia. Fernando y yo llegamos casi al mismo tiempo, justo a la medianoche. Estaba excitadísimo. No sólo por las intensas expectativas, sino porque hacía muchos meses, quizás más de 18, que no veía al Fer por causa de esos celos irracionales que suelen nublar el sentido común de los gays. Un hombre encargado de controlar la seguridad de la entrada revisó nuestras mochilas. No pueden entrar mujeres. Una vez dentro, la tradición del barrio se transforma de inmediato en otra leyenda, una de arneses de cuero, gorras de piel tipo policía y botas industriales, la indumentaria icónica de la cultura gay leather instaurada por Rob Halford en los conciertos de Judas Priest (aunque luego fuera fusilada por los bobalicones Village People). Foto: Roberto Beltrán Es difícil que los vasos sanguíneos no se dilaten a la velocidad de la Fórmula 1, cuando pones un pie en el vestíbulo decorado con cortinas blancas y luces tenues, mientras la música electrónica some

Lesbianas
Gay y lésbico

Lesbianas

Te recomendamos las mejores opciones para el disfrute de la comunidad lésbica en la ciudad Cine La vida de Adèle En 2010, el director y guionista Abdellatif Kechiche tuvo un contratiempo con su película Vénus noire, debido a que las distribuidoras de Estados Unidos y Gran Bretaña la encontraron demasiado delicada para exhibirla. Después de esa experiencia, cualquier director cambiaría de rumbo hacia un terreno menos incómodo, pero no Kechiche. La vida de Adèle es el regreso más provocador que pudo haber tenido, y con ello entregó la mejor película de su carrera. No hay algo novedoso o atrevido en una historia sobre el paso de la adolescencia a la madurez, ni sobre el surgimiento y el fin de un romance, pero el punto de vista despreocupado de Kechiche sobre el deseo juvenil es poco común en su madurez emocional. Nuestra heroína, Adèle (una estupenda Adèle Exarchopoulos) comienza la película como una estudiante de secundaria precoz y termina como una mujer adulta, aún con mucho que aprender acerca de sí misma. Cuando cumple 15 años nota que algo anda mal en su vida amorosa. Un chico de su escuela está loco por ella, pero ella simplemente no consigue dejar de pensar en la ocasión en que se topó en la calle con Emma (Léa Seydoux), la estudiante de arte de pelo azul. Las chicas se vuelven a ver en un bar de lesbianas y el amor florece de inmediato. A diferencia de muchas películas con temas homosexuales que se centran en la salida del clóset como la experiencia gay definitiva, La

Mostrar más

Comentarios

0 comments