Chiandoni
Foto: Alejandra CarbajalChiandoni

Restaurantes y cafés en la Nápoles

Conoce los mejores sitios para llenar tu barriga hambrienta en esta colonia de la CDMX

Publicidad

Nombrada como una de las ciudades más importantes de Italia, la colonia Nápoles es una de las opciones para quitarte horas de estar aburrido en tu sillón. Visita el célebre Wolrd Trade Center, donde realizan infinidad de exposiciones, congresos y conferencias de diferentes tipos: desde comida, postres y licores hasta vestidos de novia. Tampoco te puedes perder un buen concierto en el Pepsi Center o los tragos de los mejores bares en la Nápoles

Claro que no puedes hacer nada de esto sin antes tener una comida que te deje con la energía a full. Hotdogs con peperoni y aros de cebolla, comida libanesa, cocina oaxaqueña o cafés servidos con una estética tan cuidada qe no querrás tomártelos de lo bonitos que se ven. Los lugares imperdibles los encuentras en esta lista. 

Recomendado: Los 50 mejores restaurantes en la CDMX

Lugares para ir a comer en la Nápoles

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Nápoles

Así como Italia no podría imaginarse sin el olivo y su aceite, en México sucedería lo mismo sin el maíz y su tortilla. El taco, antojito preparado ya sea con tortilla de maíz o de harina de trigo, que siempre se rellena con algún guisado y se acompaña de salsa, ha sido degustado por lo menos desde hace dos mil años y su consumo es parte del ADN de todo aquel que presuma ser mexicano. No tengo memoria de algún paisano que no se haya dado en algún momento de su vida una orden de pastor con todo, unos campechanos o los de cochinita con su cebolla morada y salsa de habanero. Pues ahora imagínatelo, pero más saludable y amigable con el medio ambiente, y sin perder la magia que ocasiona apretar el guisado que guarda la tortilla, levantar el meñique y acabarte de una mordida por lo menos la mitad de tu taco. Hablamos de Tacomido, la más reciente propuesta de la familia Pan Comido, una alternativa que incluye a veganos, vegetarianos, carnívoros; hay alternativas para todas las dietas: los platillos que hay en la carta son tan atractivos a la vista y fáciles de comer por quienes no estamos familiarizados con el veganismo que sin dudarlo podría frecuentar si trabajara o viviera en la zona de la Nápoles y más allá. En la carta hay una gran variedad de tacos, hay de pastor hecho con carne de soya, cilantro, cebolla y piña. Los de milanesa llevan papas fritas y cebolla y están elaborados con seitán, que es un preparado a base de gluten de trigo rico en proteínas. Los de suadero tienen com

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Nápoles
  • precio 2 de 4

No te podemos llevar a la playa, pero sí te podemos dar tu mesa con vista al mar; esa opción se encuentra en plena Nápoles, sobre la calle Nueva York. Con vista al mar es un nuevo lugar pequeño pero coqueto y divertido, con letreros tipo rótulo, de esos que se escriben a mano. Y, a pesar de su tamaño, es imposible no ver este lugar: su color verde, sus mesas al exterior y su buena vibra harán que te detengas, si no de antojo, al menos sí de curiosidad. Su menú tiene opciones frescas como el pulpo enamorado, la torre buchona (camarón cocido y crudo, pulpo, jaiba y atún) y un par de aguachiles y ceviches. Si prefieres taquear, hay de longaniza de camarón, de chicharrón de pescado, de carnitas de atún o de camarón capeado. No pueden faltar las tradicionales empanadas de camarón, el chilpachole de jaiba y las estrellas de la casa: la torta ahogada de pulpo, los tostilocos (yes: tostitos clásicos con ceviche de pescado que te traen en su bolsa) o los esquites con tuétano y pulpo. Lo imprescindible: el flan de suaves, hecho con bombones de coco, de esos súper tradicionales de Mazatlán, y el clamato El Chino, que va con mezcal, sake, cerveza y soya. Los fines de semana se arman sus aguas locas, esa es receta de la casa y cambia cada fin. O si eres de gustos más tradicionales, éntrale a tu cerveza de cuartito y tu veladora de mezcal cupreata de Guerrero. La onda de Con vista al mar es tranquila y sin pretensiones. El lugar perfecto si quieres mariscos hechos con intención y buena ond

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Nápoles
  • precio 1 de 4

Ya con cinco sucursales, El Regreso debe su éxito a la versatilidad de sus platillos y a su sazón casera. Puedes hacer infinidad de combinaciones entre salsas, rellenos y guarniciones para crear las enchiladas perfectas.  Sin embargo, son las enchiladas mexicanas las que sobresalen, pues combinan una salsa verde acidita y de buen cuerpo; una roja picosita y ligeramente dulce; y una salsa cremosa que acompaña muy bien a las demás. Cierra el trato una porción generosa de frijoles. Nuestro relleno favorito: camarón y carne de res.

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Nápoles
  • precio 2 de 4

Epazote, morita y frijol, son algunos los ingredientes que destacan en esta cocina de la chef Brenda Ham Blas, quien después de realizar un viaje por varios pueblos mexicanos, se inspiró para crear un menú de cocina tradicional, tal y como se ha hecho durante varias generaciones.  El lugar está ubicado a una cuadra del World Trade Center en la Nápoles y, gracias a su amplitud, te permite elegir mesa en cualquiera de los dos pisos. En el inferior hay una barra donde preparan los cocteles de la casa (prueba el granizado de jamaica) y en el piso superior la terraza; por todo el lugar podrás apreciar cuadros coloridos, tejidos y otras piezas artesanales que reflejan el ingenio nacional. Te recibirán con un plato de chicharrón y guacamole, perfecto para abrir el apetito. Tras escuchar las recomendaciones, obedece a tu antojo, no te arrepentirás de pedir los tacos gobernador preparados con camarón salteado y queso Oaxaca en tortilla de harina. Si les pones un toque de alioli resaltarás los sabores. Sigue con una ligera ensalada de nopalitos preparada con queso de cabra y vinagreta de jamaica. Como segundo tiempo, una buena opción es la pechuga suprema perfumada en hoja santa, un ingrediente que predomina en cada bocado. Es de porción mediana y viene servida con arroz blanco y un mole ligeramente picante, ideal para sentirte satisfecho. Hay otros platillos que te robarán el antojo, como el filete en salsa de chapulín acompañado de puré de camote, o los tacos de tuétano. Acompaña tu

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Nápoles
  • precio 1 de 4

El poder reparador de un buen caldo lo conocen todas las abuelas del mundo y ya está demostrado científicamente. Antonio Báez, mejor conocido como Toño de Livier, chef de La Panga del Impostor en Guadalajara, lo sabe desde siempre, y lleva años sirviendo ahí su célebre birriamen (caldo de birria + fideos orientales). Esta combinación japo-jaliscience, gloriosamente mestiza, ya tenía antecedentes en la cocina de Toño, que gusta de los platillos mar y tierra (su taco de pulpo con chicharrón, su birria de almejas) y de las influencias orientales (su tostada china, su caldo de miso con camarones), además de los sabores del Bajío, de la frontera mexicana —él nació en Mexicali— y el sur de Estados Unidos, donde trabajó como cocinero de joven. Tradicionalmente, la birria jaliscience es de cabrito, chivo o borrego a la barbacoa (la carne se cocina bajo tierra, adobada con pulque, chiles, especias y vinagre, y envuelta en hojas de maguey), tiene mucha grasa y un olor penetrante; pero en este caso es de res, así que el caldo resulta menos pesado y grasoso, tiene un sabor reconfortante que inunda la boca y se vuelve más vivaz a cada sorbo con la frescura del limón y el "jardín" de cilantro y cebolla picados. Los fideos alcalinos de trigo contrarrestan el nivel de umami (sabor proteínico-salado), equilibran el ácido del limón y con su textura elástica redondean este plato perfecto, que te hace sentir que debía haberse inventado siglos antes. Pero en Caldos Ánimo también hay de otras sopa

Lucky Dog
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Hot dogs
  • Nápoles
  • precio 1 de 4

En la calle de Yosemite, a dos cuadras de Insurgentes, se encuentra este pequeño local de hot dogs; el lugar es informal y cómodo, ideal para venir con amigos. La variedad de los ingredientes se concentra en los panes artesanales y en los toppings –todo lo que se le puede poner encima a un hot dog–, pues la única salchicha que ofrecen es de pavo. Las opciones de pan son finas hierbas, ajonjolí, parmesano y el clásico blanco. La combinación de ingredientes de cada topping es lo que le da el nombre a los perros calientes: mexicano (guacamole con chicharrón), poblano (rajas con crema y queso), yucateco (cochinita pibil), americano (mac & cheese y tocino), sinaloense (chilorio), texano (chili beans con queso cheddar), francés (cebolla caramelizada con tocino grueso) y gringo (pollo BBQ). También hay alitas búfalo, helado y empanadas. Todas las bebidas son artificiales, como aguas de sabor, limonadas y refrescos. Opté por un hawaiano con pan de ajonjolí. El tocino crocante se deshizo en mi boca, mientras la piña levantó bien el sabor de la salchicha. De guarnición pedí papas y para beber se me antojó un néctar de manzana. Luego me pedí una michelada y otro perro caliente, esta vez aposté por el gringo. Las presentaciones son muy sencillas y el servicio eficiente y amable.

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Nápoles
  • precio 1 de 4

Recientemente se inauguró Mesa Nápoles, una pequeña plaza gastronómica en una zona donde hay pocos lugares ricos, propositivos y a buen precio (como Hijos del Maíz, gran favorito). También está Corazón de Pollo, de los chefs Bernardo Bukantz y Luis Serdio (Primario, Bravo Lonchería y Salón Ríos). Además de pollos enteros o en paquetes, sirven alitas, tacos dorados, papas rostizadas, chilaquiles y tortas. La papa con pollo y queso que pedí tenía la piel crujiente y el interior suave, llevaba un cremoso alioli y bastante pimienta con limón (a la próxima solicitaré que le pongan menos). También pedí para llevar una torta de pollo, bien servida pero algo seca —le caería bien un poco de jitomate o aguacate— y un paquete con un suculento cuarto de pollo, medio elote, papas, tortillas, agua fresca y cebollas. Llegué por el pedido temprano, a la 1:30pm, quizá por eso las cebollas rebanadas estaban casi crudas: una pena, porque cuando están bien doradas en la grasa que sueltan los pollos, son una delicia.    Más allá de los ajustes que siempre son necesarios en aperturas recientes, Corazón de Pollo promete y volveré para probar sus especiales de fin de semana, como porchetta, piernas de pavo y camotes rostizados.

Mesa Nápoles
  • Restaurantes
  • Restaurantes de comida rápida
  • Nápoles

El concepto de food hall es simple, se trata de un lugar con áreas compartidas para sentarse a comer o tomar lo que hayas seleccionado de las diferentes propuestas gastronómicas. Está conformado por 18 maneras distintas de aplicar la frase “barriga llena, corazón contento” y se encuentra dividido en dos pisos. Este mercado gastronómico (food hall) llegó a la Nápoles para ampliar la diversidad del menú y alivianar al bolsillo, también para variarle un poco a las reservaciones en los restaurantes formales. Decidí recorrer todo el lugar y entré por la esquina de Kansas y Nueva York, me encontré directamente con una pequeña extensión de Teatique, la boutique de té con la combinación de aromas a frutas y hierbas compactados en cajitas de colores. Probé una tisana de piña y blueberry, para un abdomen plano –dice la cajita como promesa de felicidad–. El sabor es delicado, la piña pierde un poco su toque ante la esencia de blueberry y lo convierte en una bebida refrescante y no empalagosa, te recomiendo que la ordenes. Busqué algo apetitoso para comer y fue en el segundo piso en donde percibí un olor a carne asada que me atrajo de inmediato. El local se llama Po Boys y su especialidad son las carnes al estilo BBQ; probé el corte st. louis de carne suave, aunque con un color y sabor que no fue tan potente como lo ofrecieron al principio. Como guarnición venía una ensalada de papa y medio elote, en realidad no ayudaron a mejorar el sabor de la salsa. La ensalada estaba pastosa, un poco

Publicidad
Hey Brew Bar
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Nápoles

Si tus expectativas de estética son tan altas como tu aprecio por el buen café, te sentirás a tus anchas en esta pequeña barra de especialidades recién abierta en la Nápoles. Todo comienza con las lámparas de diseño y el piso de mosaicos en blanco y negro, de motivos geométricos inspirados en la marroquinería de Goyard, una marca francesa. Continuamos con la sofisticada máquina gravimétrica para espresso Black Eagle de Victoria Arduino —primera y única hasta ahora en México—. Entonces, Hey Brew Bar es un espacio bien desarrollado. Las bebidas están a la altura de las apariencias: pedí un affogato de $35 pesos, con una porción pequeña de helado de vainilla, que no era nada espectacular, pero, dejaba brillar el espresso: potente, aromático y equilibrado. Pregunté por el chocolate de agua o de leche y se les había terminado, igual que el champurrado (apenas eran las 5 pm). Opté, entonces, por un fresco y no demasiado dulce tejate, la típica bebida oaxaqueña de maíz, cacao y hueso de mamey. También ofrecen agua de coco y leches vegetales; cada día hay hasta tres opciones, sólo alcancé de arroz, pero suelen tener de almendra, coco y avena. Para acompañar tu café, hay cake pops, galletas y pan dulce. Decidí probar un rol de canela, que llegó tibio a la mesa y olía bien, pero resultó un poco seco. Todos los clientes parecen ser atendidos de manera rápida y con amabilidad, tanto adentro, como en las mesas al aire libre. Me qudé con ganas de regresar a probar un americano preparado co

Asador Libanés
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Libanesa
  • Nápoles

“¿Está rico?”, pregunta el dueño siempre pendiente de que nada te falte. Inevitablemente responderás que “sí”.Aquí puedes disfrutar de jugosos cortes de cordero o de sirloin, sazonados al estilo Medio Oriente. Esta cocina libanesa cuenta con un menú ejecutivo y su atención nunca falla; además, aquí está uno de los mejores jocoques de la ciudad.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad