Fábrica de humo, tacos ahumados en la Juárez
Foto: Alejandra Carbajal

Los mejores lugares para tomar cerveza artesanal en la CDMX

Estos son los mejores bares y cervecerías para pedir chela artesanal en la Ciudad de México.

Publicidad

Lo maravilloso de la cerveza artesanal es que, sí o sí, encuentras algo para ti. Si eres de los que no les gusta la chela, habrá alguna opción fresquita y con sabores intensos a frutas que seguro te encantará. Y si eres un experto, sobra que te diga que existen estilos de chelas que se adaptan a cualquier día, hora e incluso a tu humor.

Seguramente te sorprenderá saber que las chelas industrializadas que vemos en México ya nos son negocios mexicanos en tanto que los propietarios de estas empresas ya son grandes transnacionales. Pero, eso sí, las cerveceras industrializadas siguen generando empleo y muchos litros de este refrescante elixir para nosotros los mexas.

Entonces, la verdadera industria cervecera mexicana es la artesanal: esa que hace producciones pequeñas y que proviene de capital nacional. Las primeras marcas de cerveza artesanal en México fueron Beer Factory, Cosaco, Calavera, Minerva o Jack, además de Tempus, que ahora ya pertenece a uno de los grandes grupos cerveceros transnacionales.  Ellos abrieron el camino, a inicios de los años 2000, para las ahora más de 300 marcas de chela independiente y artesanal.

Y, junto con la cerveza artesanal mexicana, también existen otras opciones cerveceras de otras latitudes que son deliciosas y que también podrás probar en estos bares, los mejores para tomar cerveza artesanal en la CDMX.

Te recomendamos: Los 17 mejores bares de la CDMX

Dónde tomar cerveza artesanal en la CDMX

  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out

Nuestro amigo ajolote de la cervecería Monstruo de Agua nunca deja de moverse. Terminó la era del Patio Escondido en la Roma que tantas alegres reuniones nos dio alrededor de vasos de chela, sidra e hidromiel y comienza la etapa de su tap room-restaurante en el corazón de la Condesa. 

Este nuevo local es amplio, lleno de plantas vivas y muebles de madera certificada a cargo del estudio Tuux. Aquí se siente una onda de familia desde que sabes que cada miembro del staff donó algún objeto especial para decorar las repisas de las paredes (aawww). 

Tal como ha sido el manifiesto de la cervecería desde su origen, en este lugar lo más importante es la trazabilidad de cada cosa e ingrediente que utilizan; desde la comida y la bebida hasta la vajilla y las lámparas del techo, todo viene de productores mexicanos que llevan a cabo prácticas agroecológicas. 

Para calentar motores, probé la Pulquerita, que es un coctel con pulque y bitters de Creaturas Botánicas, escarchado con sales de maíz y de chiles que se acompaña muy bien de sus esquites frescos con huitlacoche y quesito salado. Luego pasé a las cervezas de barril, donde te espera toda la línea de Monstruo y las colabs que hacen con otras cervecerías. Debes estar pendiente de sus redes porque aquí se armarán los destapes de temporada. Si lees esto en mayo, corre a probar la Mandarina lager antes de que se acabe. 

Aunque probé varias cosas, me queda un buen camino por recorrer en su carta de alimentos. Ésta es distinta a la de Patio Escondido pues aquí se enfocaron en sacarle todo el provecho a los productos del campo mexicano, así que hay muchos platos con hongos de Symbiosis, quelites y vegetales de la milpa (o sea, lo que debería ser la base de nuestra alimentación). 

Cualquier cosa de plátano macho me hace agua la boca, así que no pude dejar pasar sus croquetas. Las sirvieron apoyadas en una cama de arroz pintado de morado con tintes naturales y un chutney de mango con cardamomo y cebada, que me recordó los sabores especiados de la cocina india.

Seguro te imaginas que aquí promueven la alimentación baja en productos animales, así que si eres vegano es un obligado su ceviche de hongos, fresco y acidito. Pero no todo son plantas, del lado carnívoro sí encuentras algunas opciones como el taco de milanesa orgánica. Lo único donde me salieron debiendo fue en el picor de las salsas. 

Tips finales: hay un menú del día con carne y uno vegetariano. También hay desayunos (¿waffles con chela artesanal? no veo fallas en su lógica).

Te recomendamos: Luvina Vegan Bar

  • Roma

Después de mucha espera y una pandemia, Cyprez al fin abrió su tap room. El lugar, pequeño y acogedor, ofrece solamente las cervezas de la marca, born and raised en la Ciudad de México. Para empezar nos echamos una Iztapa Lager, ligerita, refrescante, limpia y con solo 3.3° de alcohol. Luego probamos la Kentucky Common, un estilo que fue muy popular en (adivinaste) Kentucky, hasta antes de la época de la prohibición en Estados Unidos. Esta chela es de color ámbar, en nariz tiene notas a caramelo y a pan tostado, y en boca es de bajo amargor, elegante, redondita y apapachadora.

La carta de comida es botanera y cumplidora. Nosotros nos echamos el guacamole copeteado, que viene con chapulines y totopos de masa amarilla y azul. Por supuesto, también hay opciones vegetarianas, como los tacos de tinga de jamaica con quesillo. Las tortillas, ¡qué alegría!, están hechas a mano y al momento.

La atención es cálida y esmerada, y, como todos los meseros son beer geeks, podrán recomendarte la chela perfecta para ti. Además tienen chelas en lata y en barril; las de barril las puedes pedir en tres tamaños distintos y así probar más estilos.

Lo que sí: sin importar el día que vayas, te recomendamos llamar para reservar. ¡Seguro se convertirá en uno de los mejores lugares para tomar cerveza artesanal en la CDMX!

Publicidad
  • Cervecerías
  • Roma
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out

Encontramos pruebas de que el precopeo es sagrado: Yeccan Cervecería, un rincón cervecero que abrió en la Roma. Para distinguirla del resto podríamos empezar con sus 31 líneas de cerveza o su carta de alimentos creada por Fernando Martínez, chef de Yuban.

  • Condesa

Es raro encontrar un bar dedicado a la chela artesanal que ponga demasiado empeño en su diseño interior. Por eso, cuando entré por primera vez a Drunkendog, en la Condesa, tuve ciertas reservas: su gama cromática parece fríamente calculada y su iluminación sugiere que cualquier lugar es bueno para tomarte una foto —o a tus cervezas—. Pero al probar ahí mi primera chela, se eliminó cualquier rastro de desconfianza, tanto que regreso bajo cualquier pretexto.

Entre trago y trago, noté que el mismo cuidado que se percibe en el diseño, se refleja en las etiquetas que te ofrecen. Ya sea que pidas de su menú de barril —¡tienen más de 30 líneas!— o de lo que hay en sus siempre súper abastecidos refrigeradores, te encuentras con sellos que son garantía en el ámbito local, nacional e internacional.

En Drunkendog encuentras desde las clásicas y favoritas líneas de Wendlandt (Baja California) y Colima (Colima), así como el intenso sabor de la Sout de Olla de Santa Sabina (Jalisco) y las mezclas experimentales de Aviscollem (CDMX). El menú de cervezas importadas varía un poco más, pero aquí han traído Rogue (Estados Unidos), Cloudwater (Reino Unido) y Omnipollo (Suecia), solo por mencionarte algunas para el antojo.

En cuanto a los alimentos hay un par de cosas que debes saber. La mayor parte de su menú son entradas y botanas, y solo tiene algunos platillos fuertes —como la hamburguesa Drunkenburger—; no todos costean la relación sabor-precio, pero sí son una opción para tener algo en el estómago mientras disfrutas de la variedad de chela, ¡prueba sus papas belga! Si tienes ganas de entrarle a la comida, te recomendamos los maridajes que hacen por cada temporada, ya que los platillos son bastante más elaborados y vienen con la cerveza ideal para acompañarlos.

Mientras la normalidad va encontrando sus nuevos lineamientos, tu perrito no puede acompañarte a Drunkendog —hasta antes de la pandemia sí entraba contigo—. Sin embargo, este spot aún es una perfecta opción para la reunión con los amigos, que tanta falta nos hace, y probar cualquier tipo de cerveza que tus papilas gustativas imaginan y saborean.

Publicidad

5. Principia

Uno de los tap rooms favoritos en una zona tranquila de la Del Valle. Además de su propia línea de cervezas, hay de marcas invitadas mexicanas e internacionlaes. Nos gustan porque abren toda la semana y tienen promociones según el día. Cáele a los martes de IPAs en $55 pesitos y de paso prueba sus pizzas artesanales. 

 

Magdalena 311, Del Valle. Metrobús Poliforum. Lun-mié 6-11:30pm, jue 6pm-1am, vie 5pm-2am, sáb 2pm-2am, dom 1-8pm. 

  • Cervecerías
  • Condesa
  • precio 2 de 4
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
El verbo es chelear pero aquí se conjuga de muchas maneras… El paraíso para darle forma a tu barriga chelera. Este pequeño bar alberga más de 160 marcas nacionales e internacionales: claras, oscuras, stouts, ales, drafts, artesanales mexicanas. Tú échale. No cometas el oso de pedir una _________ (inserta el nombre de la chela que compras en la tiendita)… aquí debes experimentar. Si no tienes idea, los meseros sabrán orientarte sin hacerte sentir ignorante. Bebe a gusto mientras ingieres sándwiches, pizzas o sabrosas botanas.
Publicidad
  • Cervecerías
  • Narvarte
  • precio 2 de 4
  • 3 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Hop The Beer Experience 2
Hop The Beer Experience 2
La competencia por tener el mayor número de cervezas de barril está que arde; este bar ostenta ahora el primer lugar en Latinoamérica con 52 barriles de cerveza artesanal helada. Puedes pedir cualquier estilo desde 80ml –sampler–, hasta medio litro; el personal sabe cómo guiarte durante el proceso de selección. 

8. Doble Malta

Esta cervecería artesanal ya tiene dos sucursales en la Del Valle y Coyoacán. Sus mesas grandes se prestan para grupos grandes o hacer comunidad y conocer a más cerveceros.  Tienen una gran variedad en estilos internacionales de barril y enlatadas y de su cocina no te pierdas sus hot-dogs con papas fritas. 

 

Malitzin 165 Local 3, Del Carmen. Mar-mié 2pm-12am, jue-vie 2pm-2am, sáb 10am-2am, dom 10am-10pm. 

Publicidad
  • Cervecerías
  • Roma
  • 3 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out

¿Se imaginan un piano colgado en medio de una fábrica de chela artesanal? Pues por más raro que suene, eso y más es Falling Piano Brewing Co., un lugar que fabrica sus propias cervezas artesanales inspirado en los clásicos Tap Rooms, concepto gringo que se refiere a un espacio donde se produce y sirve chela artesanal.

10. Cru Cru

Cervecería Cru Cru está en el histórico barrio de la Romita; es un spot un tanto secreto donde se viven noches noches muy divertidas en esta fábrica / tap room iniciada por Luis Enrique de la Reguera y Pepe Arango ya hace algunos años. Además de sus clásicas IPA y Pale Ale, siempre tienen alguna de temporada que vale la pena probar, como la de churro o la Gose con sal de gusano y chapulín. 

Callejón de Romita 8, Roma. Metrobús Cuauhtémoc. Mié-sáb 6-11pm, sán 2-11pm. 

Publicidad
  • Cervecerías
  • Portales
  • precio 3 de 4
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out

Las recomendaciones de boca en boca te invitan a visitar Taberna Calacas por primera vez, pero es la experiencia de esa cita la que te convierte en cliente frecuente. Es por eso que hace cinco años, cuando abrió sus puertas, era un oasis para los cerveceros de hueso colorado, y hoy es EL bar artesanal de la Portales y uno de nuestros favoritos de la zona sur de la Ciudad de México.

Hay varias razones por las que, a lo largo de este lustro, la taberna ha construido una sólida y fiel lista de fans. Primero, la amplia variedad de etiquetas que tienen: tanto en las chelas embotelladas o enlatadas que guardan cuidadosamente para mantenerlas a la temperatura adecuada, como las líneas que ofrecen para servirte directamente del barril.

Si bien tienen permanentemente las bebidas de las productoras hermanas —si eres fan de la Stout prueba Bulla Negra (de Sinestesia) o la DIPA 2º año (de La Revoltosa) si prefieres las IPA—, y éstas no tienen desperdicio, procuran mantener versátil su menú en cuanto a estilos y regiones. Encuentras lo mismo cervezas de Hidalgo, Michoacán, Baja California y Yucatán, que importadas de Estados Unidos, Inglaterra y Alemania. Y si no sabes cuál elegir, no te preocupes, que en Taberna Calacas son expertos en guiarte para que encuentres el sabor más afín a tus gustos.

Pero sus chelas no son lo único que ha convertido a Taberna Calacas en un hito de la Portales. Tienen un menú de botanas sencillo e infalible: guacamole con chapulines, acompañado de sus respectivos totopos; pizzas individuales (vegetarianas y de carne); tablas de quesos y carnes frías, y qué decir de las salchichas de ternera, acompañadas de pan artesanal y aderezos picositos y exóticos —pregunta por el de mango con habanero—.

Los domingos son de brunch, y aquí lo saben muy bien. Cada mes te ofrecen un platillo distinto —desde chilaquiles hasta ceviche peruano o sándwiches de pulled pork— y te recomiendan una cerveza para maridar.

La música no puede quedarse atrás, te acompaña un playlist con géneros como metal, new wave, rock y pop rock. Esto aligera un poco la incomodidad de su mobiliario, mesas alargadas con bancos que te hacen extrañar un respaldo.

Con todo esto, en tu primera visita, el espíritu alternativo de Taberna Calacas te convencerá de quedarte hasta que suene la campana de la última ronda, y obviamente de regresar.

  • Roma
  • precio 2 de 4

¿Ya se repusieron de la tristeza luego del cierre de Escollo? Yo tampoco. Pero aquí hay una buena noticia: La Roma Brewing llegó para poner a la venta estas chelas en un nuevo tap room en la Roma. De hecho, hasta podríamos predecir que este lugar es uno de los muchos proyectos cheleros que harán de esta zona una de las mejores en cuanto a cerveza independiente, pues el lugar está a un lado de Páramo y súper cerca de Falling Piano.

En La Roma Brewing hay un letrero de neón con una frase que resume todo el concepto: “La mejor cerveza de la colonia”. Aquí, lo mero bueno —y las únicas chelas que venden— es lo local. Puedes tomarte tus cervezas de Escollo y de Villa Koapa Brewing Co., las dos cervecerías que se unieron para armar este tap room. Y también tienen algunas marcas invitadas como Indajani. En cuanto a estilos, hay Light Lager, Blonde, las imprescindibles Stout y IPA y algún hidromiel. Y si no le entras a la chela también tienen coctelería y mezcalitos.

El espacio es súper grande; están a nada de tener ahí mismo su planta de producción para que te tomes la cheve fresquita, recién salida del tanque.

Las opciones de snacks son más seductoras que en los tap rooms de hace algunos años; aquí tienen un guacamole con chapulines que es una delicia y perfecto para compartir además de tlayudas, tetelas, tacos de pescado, ceviches y tortas o sándwiches. O sea, te puedes armar una comida completa.

Mientras logran su propia producción, ve a probar la chela capitalina. Algo que nos encantó es que puedes pedir la pinta completa o el taster; así puedes entrarle a más estilos. Y si de plano no te decides, pídele una recomendación al mesero. Te garantizamos que no habrá falla; siempre están en la mejor disposición de atenderte, sin importar si eres todo un beer geek o si a penas estás entrándole al mundo de la cerveza independiente y necesitas recomendaciones más amables. ¡Hasta te pueden llevar tu pruebita antes de mandarte el vaso completo!

Recomendado: Los mejores lugares para tomar cerveza artesanal en la CDMX.

Publicidad

13. Lagerbar Hércules

Cervecería Hércules (marca queretana) abrió un bar en la Condesa donde sólo sirven alrededor de diez cervezas de estilo lager (usualmente más ligeras y refrescantes), con un menú ganador de influencia alemana y noches vinileras a cargo de DJs emergentes. O sea, el trío que tod@s necesitamos para acabar una semana estresante. 

 

Campeche 322, Condesa. Metrobús Campeche. Mar- mié 1-11:30pm, jue-sáb 1pm-12am, dom 1-8pm. 

  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out

Si bien en Frituur son famosos por sus waffles, sus papas fritas y sus bocadillos holandeses, seguro no sabías que aquí encuentras cervezas belgas y holandesas que no encontrarás en otro lado. Si te gustan las artesanales, tienes que darte una tarde para probar una verdadera Dubbel o Tripel. 

Publicidad
  • Cervecerías
  • La Concepción
  • precio 3 de 4
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out

Lo primero que pensé al llegar a Júpiter fue en cómo se diferenciaría este lugar de la enorme —y creciente— oferta de bares especializados en cerveza artesanal que tenemos en la ciudad. La respuesta la encontré en su extensa carta de cervezas nacionales e importadas y en la actitud con la que te reciben.

Júpiter llegó al centro de Coyoacán como una alternativa para quienes gustan de la chela artesanal y quieren alejarse de los lugares comunes (llámese cantinas con filas interminables) que abundan en esta zona.

La carta muestra alrededor de 50 etiquetas de cervecerías de México (un aplauso por incluir a Fauna, Buscapleitos y Wendlandt) y seis líneas de barril que cambian de acuerdo a la temporada. No te apures si no sabes qué estilo pedir, el personal no te juzga si no sabes qué es una porter o una NEIPA, al contrario, resulta mucho más interesante si dejas que te expliquen con detalle cada estilo que maneja Júpiter.

Ahora que, si la chela no es lo tuyo, échale ojo a la carta de cócteles, hay un par de tragos que bien vale la pena probar, como el supersónico: mezcal, ancho reyes, jugo de tamarindo y piña; y el venus: ginebra, jarabe de betabel, toronja y guayaba.

El menú de antojitos mexicanos es uno de sus mayores aciertos. Tómate tu tiempo para decidir qué entrada quieres. Hay birria de marlín, barbacoa de portobello, sopes de sudadero con gusanos de maguey y hasta queso fundido con camarones. Si quieres algo más tradicional, pide algunos de sus famosos tacos con tortillas hechas a mano. Yo pedí el de cecina con verdolagas frescas y costra de queso, pero debo confesar que me quedé con ganas de probar el de lengua asada, lo preparan con pipián y chilacayotes frescos.

A pesar de que es uno de los platillos más pedidos de la carta, la torta de chilaquiles con chamorro es un poco seca y no pica nada. Tal vez la mejor opción es elegir una torta de chamorro rasurado o atún al pastor.

El encanto de Júpiter también recae en su oferta de actividades: los martes hay retas de ping-pong, los miércoles bandas en vivo y los fines de semana es noche de dj’s.

Te recomendamos: cervecerías en la Roma

Recomendado
    También te puede gustar
    También te puede gustar
    Publicidad