Bocagrande BBQ
Foto: Alejandra Carbajal

Restaurantes y cafés en la Condesa

Los mejores lugares para comer en esta colonia de la CDMX

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Antiguamente, esta zona era una gran hacienda que pertenecía a María Magdalena Dávalos y Orozco, una mujer reconocida por su capacidad para administrar brillantemente sus negocios y tener una posición acomodada al tener el título de condesa. 

Actualmente, la Condesa es una de las colonias más populares de la CDMX y le rinde homenaje con su nombre a la que alguna vez fue dueña de ese espacio. Entre sus peculiaridades encontrarás el famoso Parque España y el Parque México. La música no podía faltar, alberga algunos de los mejores lugares para ir a conciertos en la Condesa o fiestear a lo grande en los antros y bares en la Condesa

La comida es otro tema importante y este barrio ofrece opciones imperdibles para que te vayas con la barriga llena y contenta, te pasamos la lista de los mejores lugares. 

Recomendado: Los 50 mejores restaurantes en la CDMX

 

Lugares para comer en la Condesa

Parrilla Patagonia
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa
  • precio 3 de 4

De las cosas que buscamos en un restaurante es su ubicación, buen ambiente, excelente trato, buenas porciones y por supuesto, muy buena comida. Todo eso y más lo podrás encontrar en la Parrilla Patagonia, un lugar especializado en comida argentina (obvio, ¿no?) en la calle de Campeche.   De seguro recuerdas la caricatura de Bob Esponja; el muy querido personaje trabajaba en el Crustáceo Cascarudo cocinando Cangreburgers. Estarás de acuerdo que lo que hacía de este lugar el mejor para comer era Bob: su actitud y el amor (su ingrediente secreto) que le metía a cualquier cosa que hacía dentro del restaurante. Bueno, así como el Crustáceo Cascarudo tiene a Bob, la Parrilla Patagonia atesora a Antonio Valdivia, chef y panadero del lugar. Luego de platicar con él, pudimos entender cómo el lugar es lo que es gracias a sus platillos. Si el amor al oficio se pudiera saborear, sabría a lo que sirven en Parrilla Patagonia. Además, y no menos importante, se nota que los ingredientes son de excelente calidad.   Nosotros fuimos para probar los desayunos, pero estamos seguros de que todo lo que sirven es igual de placentero. Para la hora de la comida puedes encontrarte con las recetas tradicionales argentinas como empanadas, ensaladas, pastas, milanesas o pescados. Y, si prefieres empezar bien el día, debes probar las facturas, los molletes, los pebetes (la versión argentina de la mexicanísima torta) o los chilaquiles. Como Valdivia le sabe tanto a la cocina como a la panadería, creemos la

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa
  • precio 2 de 4

Los puristas de la birria pensarán que este platillo, que quita los pecados del mundo, se debe de consumir como si fuera la misa: los domingos por la mañana. Yo pienso que todos los días y todas las horas son buenas para un plato caldoso y calientito de esta delicia de la cocina mexicana. Por eso, cuando descubrí que puedo cenar birria un lunes a las 10pm fui la más feliz. El lugar para hacerlo es La Gozadera del Manu, un local pequeño sobre Avenida México que tiene varias mesas afuera para que te sientes a comer y a observar la ajetreada vida de la Condesa. La Gozadera del Manu tiene dos proyectos: la birria del Manu, que es estilo Jalisco, y las Majaderas que, como reza su slogan, son unas señoras teleras. Yo ni me lo pensé dos veces y me pedí una orden de birria: suave, caldosa, calientita y con el intenso sabor a canela que caracteriza a este platillo cuando lo preparan los tapatíos. Si prefieres, puedes pedir tu birria en flautas ahogadas, quesabirrias o el ya tradicional de las calles citadinias: birriamen. Si andas de ánimos aventureros, también tienen los birriaquiles: totopos, pero en vez de estar bañados en salsa, van con carne y caldito de birria. Además de la birria tienen las majaderas, que son tortas hechas en teleras. Muchas de ellas te recordarán a tu restaurante de comida española favorito, como la maja de patatas, que está rellena de tortilla de patatas pero, para darle su toquecito mexa, le ponen también aguacate y queso. O la Maja Friza, que lleva chorizo

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa

Hay un nuevo lugar en la Condesa, ubicado donde antes estaba el Café Gloria, que reza en sus paredes un superpoder que todos nosotros tenemos (a menos que seas Joey, de Friends: “Joey doesn’t share food”) y que nunca nos reconocemos: “Talents: eating + sharing” (comer y compartir). Y aquí te van a obligar a hacer ambas cosas, que indican en un neón rojo colocado sobre la pared. Bistrot Condesa es un espacio amplio, con mesas afuera y adentro y completamente pet friendly. Las decoraciones en tonos rojos, el piso de mosaico —rojo también— y los espejos desgastados le dan a este lugar el toquecito cool que, francamente, a esta esquina ya le faltaba. Es difícil definir a este lugar, seguramente porque lo hace bien en toda ocasión: puedes sentarte en la terraza con un café y una pieza de pan, o cambiar las bebidas calientes por un vermut e instalar ahí el home office, ir a comer con tus amigos o a cenar en pareja. Pero luego de mucha reflexión creemos que lo primero que debes de probar aquí son los desayunos. Si ya te convencimos y le vas a dar al brunch, debes saber que también tienen mimosas. Y lee bien: una hora de todas las mimosas que quieras y puedas beber, por un precio fijo. La joya de la corona y lo que nos hizo ir a Bistro Condesa (y que seguramente nos hará regresar), son los pancakes. Los puedes pedir de plátano, chocolate o matcha. Este plato de desayuno es una fortuna y una delicia. Vienen dos pancakes esponjosos y calientitos bañados en la salsa que elijas y con fru

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa

Materia es un concepto que llegó a la Condesa a enseñarnos que comer pan puede ser nutritivo y delicioso a la vez. El secreto está en la selección de los ingredientes y la calidad de los mismos, y aquí lo saben ejecutar muy bien. En Materia nos enseñan que no hay necesidad de privarnos de tan grandiosos placeres, más si se acompañan de una rica taza de café. A la vista, el lugar transmite muchísima calidez: destacan colores neutros, detalles de madera, herrería y concreto, destellos de luz cálida que ambientan cada rincón de este spot instagrameable (amarán el backdrop de donas); lo rico de aquí es que el mood lo deciden ustedes: que el home office, el cafecito para ponerse al día con los amigos, el post workout, llevarse panecito para la cena, o pasar a comprar una dona y un café. Lo rico de Materia es que tiene una deliciosa variedad de antojos para todos, hay esponjosas donas, tanto clásicas como rellenas, roles, galletas (gluten free y de avena), toasts, sándwiches y hogazas de masa madre. Para beber cuentan con tés, jugos naturales, y obvio la tan necesaria barra de café de especialidad que se complementa con matcha, masala chai, golden milk y cacao con carbón activado. Aquí, todos los productos están hechos con superalimentos, con ingredientes de calidad y evitando los conservadores y colorantes, por lo que te garantizan algo que te aportará salud y felicidad. Mis favoritos fueron un cremoso latte con café de Veracruz, una espectacular dona glaseada de vainilla con rell

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa

A veces varias fuerzas opuestas luchan dentro de nosotros: por un lado, queremos cuidar a los animales, al medio ambiente y, por supuesto, nuestra salud, y sabemos que la manera de hacerlo es bajándole a nuestro consumo de proteínas animales. Y por otro lado, ¡queremos una hamburguesa!, ¿y qué tiene de malo? La buena noticia es que ya existe el lugar en donde podemos satisfacer ese antojo monchoso sin consumir ningún producto animal o sus derivados en el camino. La opción es Fakc Yeah!, que se inspiró en la cultura del fast food para traer a la Condesa esta propuesta. En Fakc Yeah! te sentirás como en tu restaurante de comida rápida favorito. Y si no te gusta el fast food y estás pensando: “¿restaurante de comida rápida favorito? ¡ew! ¡ninguno!”, sigue leyendo, porque acá sí hay forma de conciliar a los fieles de las grandes cadenas con los haters de las mismas. Aquí haces tu pedido en el mostrador: hamburguesas, sándwiches o hot dogs son las opciones más solicitadas, aunque también tienen un wrap y una ensalada, por si buscas algo más ligerito. Y como todo Batman tiene su Robin, también tienen varios sides para acompañar como papas o dedos de queso. En menos de 10 minutos, tu orden estará lista. Entonces te llamarán por tu nombre para que vayas por ella al mostrador. Nosotros probamos la fakc-d-poio, una hamburguesa de pollo con blue cheese, pepinillos, lechuga y cebolla morada. El patty está hecho con chícharo deshidratado, y para la salsa de blue cheese usan un sustituto d

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa
  • precio 2 de 4

Boo’la es una palabra en zapoteco que significa cariño —qué palabra más bonita—. Y eso es justo lo que vas a sentir cuando llegues a este espacio que es un poco de muchas cosas. Sabrás que has llegado al lugar correcto porque verás algunas mesas afuera y, sobre todo, muchas plantas. Un jardín en la jungla de asfalto. Todas las plantas están a la venta, así como las macetas en donde las tienen, y otras tantas que están en exhibición al interior. Las macetas las traen directo de Oaxaca, especialmente de Atzompa y Tlaxiaco. De hecho, si alguna te interesa, ahí te podrán contar todo del artesano o artesana que se encargó de hacerla. Esos elementos hacen Boo’la el lugar perfecto para quedarte horas. Se antoja para instalar el home office, tener ahí las juntas de trabajo o sentarte un buen rato a platicar con tus personas favoritas, a la sombra de las plantas. Además, aquí seguro encontrarás algo que satisfaga cualquier antojo que tengas. En Boo’la se juntan tres proyectos increíbles. Uno de ellos es As Happy as Larry, una marca de jugos prensados en frío que puedes tomarte ahí o llevarte a casa, que además de sabores ricos, te indica el contenido calórico de cada uno. Si prefieres una taza de café, aquí tienen el mero bueno: puedes comprar en grano para llevarte a casa o comprarte tu vaso y tomártelo ahí. Recomiendo hacer las dos cosas, porque cada vaso está hecho por baristas expertos y con el método de extracción V60. Los granos son de Veracruz, Chiapas, Oaxaca y Guerrero y el p

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa
  • precio 2 de 4

Las cuatro paredes de La Fiambrería encierran todo un mundo: quesos importados y nacionales, embutidos, vinos —sobre todo españoles—, mieles, una vasta selección de aceitunas, panes, chorizos, aderezos y un muy tupido etcétera. El lugar es una tienda, no un restaurante. Hay una mesita afuera para que, si quieres —y una vez que las restricciones sanitarias lo permitan—, te sientes ahí para echarte un vinito, un panini que también te preparan ahí (pero llega temprano porque cuando se acaban, se acaban) y tu café. Si vives por la zona puedes hacer tu pedido a domicilio pero la intención de La Fiambrería es ser un pick up. Ahora, quizá pensarás: ¿para qué voy a La Fiambrería si puedo comprar todo eso en el súper de la esquina? La realidad es que no, no puedes. Los productos que hay aquí son todos de súper calidad —léase: no venden plastiquesos o “queso tipo”—, de productores pequeños y de marcas que no encontrarás en los canales de comercialización tradicionales. Además la relación calidad-precio es extraordinaria: yo encontré un vino español de una marca que no conocía pero que era una verdadera joya por solo $160 y compré un queso asadero mexicano digno de la reina de Inglaterra, pero a un precio súper accesible. Puntos extra por la atención; puedes ir sin tener la más remota idea de lo que quieres y aun así salir con compras que te harán muy, pero muy feliz, con todo y los tips para preparar algo con los productos que compraste. En estas fechas en donde hay que buscar opciones

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa
  • precio 2 de 4

Tal vez es comprensible no haberle dado oportunidad a la cocina del sur de Estados Unidos; los ejemplos comerciales que tenemos disponibles bastan y sobran para espantarnos a perpetuidad. Pero déjenme decirles que ese pollo frito que, por desgracia, ustedes y yo probamos en alguna ocasión, no es referencia. El pollo frito —y el resto de la cocina sureña— es puro apapacho, cobijo familiar, consuelo y calidez para los días difíciles, o para todos los días. Y la cocina de Gina Hendrix, originaria de Nashville, Tennessee, sabe a todo eso y más. Gina se arma un pollo frito espectacular: jugoso por dentro y crujiente por fuera, con la cantidad de grasa justa, con ese saborcito a pollo de verdad y con un empanizado súper bien sazonado. Y se vale pedirlo en sándwiches, con waffles y miel de maple (combinación ganadora), o solito. ¡Pero eso no es todo! Las papas con tocino y salsa ranch le arrancarán una sonrisa a cualquiera; los breakfast sandwiches con salchichas caseras harán que no quieras empezar tu día de otra manera y el mashed potato bowl con pollo frito te va a hacer suspirar. Se vale ir al restaurante y comer ahí o pedir a domicilio. En este caso te recomendamos el Mamma’s Brunch in a Bag: recibirás en la comodidad de tu hogar un pollo frito con waffles, un sándwich de desayuno, unas papas con tocino para dos personas y una botella de vino espumoso con su respectivo jugo de mandarina para que prepares tus mimosas. ¿Sí o qué?

Publicidad
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa
  • precio 1 de 4

¡El Foro Shakespeare ha vuelto! Y con él una nueva propuesta culinaria para acompañar las noches de stand up. Bambalina es una propuesta monchosa, informal, versátil y buena onda. Hay algunas opciones para brunchear, como el french toast y los imprescindibles chilaquiles, o si andas en ondas sanas, te esperan bowls de avena con frutas. También hay una barra de cafés —con y sin piquete— y una carta breve pero cumplidora de coctelería. Yo probé dos tragos: el “Yo no soy marinero” y (no me iba a quedar así) el “Soy capitán”. El primero es un fresco y aromático gin tonic con romero, y el segundo, para los de gustos más dulzones, va con frutos rojos. También me eché La 9oz, una generosísima hamburguesa hecha en pan hecho en casa y de manera artesanal, arrachera, queso gouda y arúgula. Para el postre probé unas gorditas de oreo con salsa de chocolate y helado. Y semejante atascón vino con todo y show de stand up. Por supuesto, el aforo está controlado y todas las medidas de seguridad se cumplen para que puedas disfrutar de una comida rica acompañada de entretenimiento de calidad. Y, por supuesto, si se te antojó la hamburguesota que te acabo de platicar, puedes ir solamente a comer. Para el standup, puedes ir los jueves a las 8pm, sin cover, o los viernes a las 8:30pm, con un cover de $250.  Te recomendamos: Stone Rex.

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa
  • precio 3 de 4

Ha circulado un post que dice “lo que pones en tu plato es más político que lo que pones en Facebook”. Y esas palabras se materializan en Antolina, el lugar de cocina mezcalera en la Condesa. En Antolina, todas las verduras son de chinamperos de Xochimilco y los productos acuícolas y marinos provienen de proyectos de pesca sustentable —un esquema pesquero que captura considerando la permanencia de las especies y la salud del ecosistema—. Y sí importa que los productos de las chinampas y los modos de producción sustentables lleguen a las mesas de los restaurantes para establecer cadenas de consumo más saludables: desde el campo —o el mar— hasta tu mesa, los productos que consumes en Antolina no han dañado ecosistemas, pero han beneficiado a familias e individuos, y cada una de las personas que participaron para que tú puedas disfrutar de tu mezcalito y tu taquito, recibieron un dinero justo por su trabajo. Es decir, no fueron explotados. Pete Mezcales, director general de Antolina, cuenta que Antolina era una cocinera tradicional de Veracruz, y eligieron hacer un homenaje a la energía femenina y a las mujeres en la cocina a través de ella. A lo mejor al llegar a Antolina uno no espera lo que está por venir. El lugar es sencillo, pero aquí viene a colación la frase que nos decían las abuelas: no hay que juzgar a un libro por su portada. Si bien la apariencia de Antolina puede transmitir limpieza, sencillez y la calidez de barrio, al sentarte a la mesa verás que la apuesta culin

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad