Bocagrande BBQ
Foto: Alejandra Carbajal

Restaurantes y cafés en la Condesa

Los mejores lugares para comer en esta colonia de la CDMX

Publicidad

Antiguamente, esta zona era una gran hacienda que pertenecía a María Magdalena Dávalos y Orozco, una mujer reconocida por su capacidad para administrar brillantemente sus negocios y tener una posición acomodada al tener el título de condesa. 

Actualmente, la Condesa es una de las colonias más populares de la CDMX y le rinde homenaje con su nombre a la que alguna vez fue dueña de ese espacio. Entre sus peculiaridades encontrarás el famoso Parque España y el Parque México. La música no podía faltar, alberga algunos de los mejores lugares para ir a conciertos en la Condesa o fiestear a lo grande en los antros y bares en la Condesa

La comida es otro tema importante y este barrio ofrece opciones imperdibles para que te vayas con la barriga llena y contenta, te pasamos la lista de los mejores lugares. 

Recomendado: Los 50 mejores restaurantes en la CDMX

 

Lugares para comer en la Condesa

  • Cafés
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Hay que confiar mucho en tu producto para entrarle a la movida de las cafeterías de especialidad en la Condesa. Son bastantes y hay vecinos muy exigentes. En esta nueva casa tostadora frente al Parque España no solo están familiarizados con todo el proceso de producción, desde la tierra hasta la taza, sino que tienen el distintivo de su gran servicio. Me cayeron bien en el momento en que todo el equipo me explicó amablemente y sin esnobismos cualquier duda que tuve sobre el café que estaba tomando.  Frente a ti está la máquina donde si tienes suerte estarán tostando el grano y junto, en una pared, está la rueda de los cientos de notas que se pueden encontrar en un sorbo de café. Elisa Moreno (amamos el girl power de las cafeteras) es la maestra tostadora y viene de familia de caficultores de Coatepec, la meca del café veracruzano; incluso acaba de quedar entre los 18 seleccionados de la 8a Competencia Nacional de Tostado.  Con estos datos, estaba segura que el café iba a ser bueno y sería un gran lugar para probar filtrados, ya sea con café lavado, honey o natural, y conocer sus diferencias. Si quieres comprar, tienen bolsas de cada proceso para llevar a casa. Como tenía antojo de algo cítrico, me fui por el espresso naranja: shot de espresso y jugo natural, perfecto para trabajar a medio día acompañado de un scone o un esponjoso turbante de chocolate. Síguelos en sus redes sociales para conocer las actividades que realizan aquí, como clases de acuarela todos los sábados a c
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Justo cuando pensé que la Condesa ya no podría sorprenderme di con una de las propuestas más interesantes de los últimos meses. Gaba es cafetería de día, restaurante de autor de noche. A mi llegada, pasé la primera barra de café y llegué a un espacio rectangular, pulcro y minimalista en el que no supe bien a bien qué esperar.  A cargo del menú está el chef Victor Toriz (luego de su paso por Bestia en L.A. y Arca en Tulum) a quien, junto con su equipo, puedes ver moviéndose de un lado a otro en la cocina abierta en este saloncito. Su cocina posee un tinte arriesgado que la vuelve fresca y joven. Casi todos los platos que probé tuvieron algún elemento que me hizo pensar “órale, ¿cómo se le ocurrió?”, ya fuera en texturas, combinación de sabores o presentación.  Para comenzar, la entrada más icónica de Gaba es el paté de hígado de pollo con un centro de mermelada de jamaica. Lo presentan como rositas hechas con duya como si fuera betún de pastel, pero una vez que lo untas en rebanadas de pan de masa madre notas que el dulce es apenas un toque que redondea el sabor intenso del paté. Pero mi entrada favorita fueron los mejillones con frijoles de la olla: tiernos y para nada sobrecocidos como suele suceder en otros restaurantes.  A sugerencia del chef, probamos más platos con pescado. Desde mi asiento podía constatar la frescura y el buen trato que le dan al producto, casi como cuando ves preparar un omakase japonés; lo cual, como comensal, da mucha confianza. Así llegamos a la pes
Publicidad
  • Cafés
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
La competencia de cafeterías es dura en la Condesa. En Borel lo saben y están dispuestos a dar la batalla. Llegamos un poco después de las tres; el sol estaba haciendo de las suyas y por lo mismo pedimos unas velvet sodas para combatir el calor. Tanto la de lychee como la de pepino-limón tenían un sabor sutil y un efecto refrescante.  Ya sin tanto calor, exploramos el menú. La carta es de muy buen tamaño, hay opciones para todos los apetitos y disposiciones. Pedimos la Ensalada Thai que consistía en ejotes y papas cambray bañados en un aderezo de tahini y cacahuate cremoso y un poco picante. Nos sorprendió por la complejidad de su sabor; además, la combinación de texturas de los ejotes crujientes con la suavidad de las papas, completaban una experiencia sensorial plena. También probamos el sándwich de roast beef en baguette, con salami y queso mozzarella acompañado de papitas. No decepcionó ni un poco.  Entonces llegamos a la parte del café. Pedimos un latte y un matcha. Ambas bebidas estaban muy bien, pero cuando las quisimos acompañar con un cruffin frambuesa o un kouign amann, ¡oh decepción! Resulta que se les había acabado el pan dulce. Hubiera sido el broche de oro, y aunque todo estuvo muy rico, sí echamos de menos el pancito. Nos aseguraron que era por ser domingo, que entre semana e incluso en sábado sí hay pan exhibido en la ventana, solo tuvimos mala suerte.  Tip: Es un lugar pet friendly, de hecho hay un perrito del lugar muy agradable.   Te recomendamos: Rutas caf
  • Cafés
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Usar la bici hoy no es lo mismo que hace diez años, más o menos el tiempo que llevo usándola como medio de transporte. Con la explosión de usuarios de Ecobici, las ciclovías, los cafés ciclistas y el nacimiento de decenas de grupos de rodadas, la comunidad en la CDMX está más viva que nunca. Rutas es un espacio en la Condesa que nos recibe a tod@s alrededor del café de especialidad.  Brenda, Gustavo y Sebastián Miranda (ciclista de ultrafondo profesional) comenzaron esta cafetería con la intención de unir su pasión por la bici y el café. Y ha ido creciendo para dar cabida a proyectos de amigos de la comunidad ciclista: dentro hay un taller donde arreglan todo tipo de bicis, ropa y accesorios para rodar, fotos profesionales de ruta, hidromiel Biking, panquecitos de plátano de Monstruoso vegano y chela artesanal, por mencionar solo algunos.  El local esconde mucho más que las mesitas que ves desde la calle; pasando la pared con los premios que han recibido en competencias, sigue la barra de café mexicano, luego la boutique de ropa, el taller y, hasta el fondo, además de otras mesas para el home office, hay un mural que muestra un mapa con los recorridos de ruta que puedes hacer a puntos cercanos a la ciudad.  Son tan clavados que todos los que integran el equipo (baristas incluidos) pedalean. De hecho, si eres capaz de llegar a las 6:30am, todos los días hacen una rodada tempranera por la ciudad, en la que te regalan un cafecito antes de partir. (Si eres principiante lánzate lo
Publicidad
  • Condesa
  • 3 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Un grupo de provocadores se atrevió a hacer los primeros tacos hard shell (así es, como los Taco Bell en Estados Unidos) en la CDMX. Con la actitud de "que arda lo que tenga que arder" Los Bernardino's abrieron en la Condesa, aun cuando sabían que se enfrentarían a un incendio de reacciones en redes sociales.  Su nombre viene de San Bernardino, el poblado donde se originaron los primeros tacos con este tipo de tortilla crujiente en California. Además, en su local por todas partes hay detalles que remiten la cultura chicana de la costa Oeste de EU: los autos tuneados, grafittis, una tele y una grabadora noventera, adornitos como de casa de la tía. Cada rinconcito me tenía fascinada mientras esperaba mis controversiales tacos crujientes. Entre ellos hay tres opciones, de los cuales destacan los Originales, que llevan carne molida, guacamole, crema ácida, lechuga y pico de gallo. Y los Deluxe, que en lugar de lechuga llevan mermelada de tocino y queso amarillo. Advertencia, quizás la experiencia se disfruta más si dejas a un lado las comparaciones con los tacos callejeros o las tostadas de toda la vida y vas mentalizado a que esto es otra cosa, con su propia identidad. Estrellitas para lo crocante de la tortilla, para la carne (con muy buen sazón y ese punto casero que no tienen las cadenas) y para la salsa de mesa sriracha con un toque de habanero; lo que a mi acompañante y a mí nos quedó a deber fue la acidez de la sour cream.   Sinceramente, más que los tacos, la que me conqu
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
En mi paso por la gastronomía mexicana, es en el vino y en el café es donde he encontrado a la gente más apasionada y obsesiva sobre cada detalle de su mundo. Así que, aunque no me sorprendió que en Malcriado (“Malcri” para los cuates) fueran clavados, no esperé que iba a recibir una clase tan completa sobre su café. Emilio Patiño, quien está a cargo de la barra, trabajó antes en Cafeología en San Cristobal de las Casas, un proyecto de investigación, educación y producción de café de alta calidad. Puedes asegurar que ponen mucha atención a los granos que traen, de hecho todo el equipo lo cata dos veces al día para conocer perfectamente cómo viene y qué perfil vas a encontrar en tu taza.  Para comenzar la experiencia cafetera, pedí una trilogía, que es un recorrido por la planta hasta llegar al grano. Llegaron tres copas, la primera con una infusión de flor de café que recordaba a té de jazmín y flores de azahar; la segunda, infusión de cáscara de café, con notas a ciruela pasa y tamarindo, y el viaje culminó en el café filtrado, que en copa te obliga a degustarlo con los sentidos abiertos.  Dentro de los filtrados, todos chiapanecos y de tueste medio, hay tres estilos según el perfil que busques cada día. El “equilibrado” se acomoda a la mayoría de los gustos y el que usan en sus cafés de máquina; también está el “delicado”, mucho más elegante y aromático; y luego viene el “inusual”, el más experimental, que disfruté hasta la última gota con notas ligeras a vinos naturales y
Publicidad
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
¿No dejas de oír corridos tumbados a donde quiera que vas? Yo tampoco. La norteñización de la CDMX está sucediendo y no es queja. Todavía recuerdo cuando las birrierías eran contados locales de muchos años que, al menos yo, identificaba como lugares donde te llevaban tus tíos el fin de semana. Ahora son el hit para cualquier día (estés crudo o no), y hay de todos los estilos incluso en el mismísimo corazón de la Condesa.  Así acaba de ser bien recibida Tijuanilla, una taquería del chef Erick García (Bajamía Cuernavaca), quien si algo conoce a la perfección es la receta de la birria de Tijuana. Para comenzar leve, pedí el clásico taquito de birria de res en tortilla de harina traída de aquellas tierras norteñas. La carne súper jugosa se cocina por ocho horas y se remata con su cebollita y cilantro. Cuidado con la salivada desde que le agregas unas gotitas de limón. Lo que procede después es chopear tu taco en el consomé rojo, que según el estilo tijuanense, se hace con tuétano, lo que le da ese sabor aún más concentrado. Los tacos también los puedes pedir con tortilla de maíz, y en ambos casos suaves o doraditos. Pero ya entrados en grasita, no me podía faltar una quesabirria, que también la tienen en versión harina y maíz. Me fui por la última y llegó un pedazo de cielo, con la tortilla bien doradita y queso burbujeante. A la vez pedí un agua de coco con nuez, receta familiar del chef. Bastante azucarada para mis estándares pero es verdad que solo algo con mucho sabor y consi
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Esta cafetería es tan nueva que cuando llegué todavía no tenía un letrero que la identificara. Amatlán, a pesar de estar a unos pasos de la zona más movida de la Condesa, es una callecita medio escondida y casi siempre muy tranquila. Ese día, justo buscaba un lugar así para trabajar. Me encontré con un espacio acogedor, con mesas más amplias de lo normal para extenderse cómodamente.  Lo que me gustó de este café fue la energía girl power que emana de él. A cargo están las hermanas Warman, una en cocina y otra con los clientes, o mejor dicho, las clientas, porque en esta ocasión me tocó que sus amigas lo tomaran como punto de encuentro para trabajar y comer, así que se respiraba un ambiente ligero y con muchas risas. Para el calorón, pedí una soda de jengibre. El menú de comida tiene ensaladas, pastas y sándwiches, pero para nada son los típicos de jamón y queso; su propuesta va más hacia lo europeo para quien no le teme a los sabores intensos, encurtidos y especiados. Me recomendaron el Reuben, con corned beef (o sea carne curada con sal y especias) chucrut, queso gruyere y mayonesa casera y, por otro lado, el bollo de lomo a la cerveza. Me fui por este último, que debes pedir si vas en busca de algo híper monchoso. Me gustó que tiene una buena cantidad de lomo, y que en ningún momento se siente seco ni plano gracias al aderezo de mostaza dijon. Junto a lo amargo de la arúgula y el pepinillo encurtido que lo acompaña, es un sándwich con mucho sabor que no te dejará indiferen
Publicidad
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Nuestro amigo ajolote de la cervecería Monstruo de Agua nunca deja de moverse. Terminó la era del Patio Escondido en la Roma que tantas alegres reuniones nos dio alrededor de vasos de chela, sidra e hidromiel y comienza la etapa de su tap room-restaurante en el corazón de la Condesa.  Este nuevo local es amplio, lleno de plantas vivas y muebles de madera certificada a cargo del estudio Tuux. Aquí se siente una onda de familia desde que sabes que cada miembro del staff donó algún objeto especial para decorar las repisas de las paredes (aawww).  Tal como ha sido el manifiesto de la cervecería desde su origen, en este lugar lo más importante es la trazabilidad de cada cosa e ingrediente que utilizan; desde la comida y la bebida hasta la vajilla y las lámparas del techo, todo viene de productores mexicanos que llevan a cabo prácticas agroecológicas.  Para calentar motores, probé la Pulquerita, que es un coctel con pulque y bitters de Creaturas Botánicas, escarchado con sales de maíz y de chiles que se acompaña muy bien de sus esquites frescos con huitlacoche y quesito salado. Luego pasé a las cervezas de barril, donde te espera toda la línea de Monstruo y las colabs que hacen con otras cervecerías. Debes estar pendiente de sus redes porque aquí se armarán los destapes de temporada. Si lees esto en mayo, corre a probar la Mandarina lager antes de que se acabe.  Aunque probé varias cosas, me queda un buen camino por recorrer en su carta de alimentos. Ésta es distinta a la de Patio
  • Condesa
  • 4 de 5 estrellas
  • Crítica de Time Out
Llegué a la esquina de Ometusco y Nuevo León para descubrir una nueva propuesta en la Condesa. Adentro, el espacio escapa al bullicio y es realmente cómodo, con sillas acolchonadas y una terraza que invita a quedarse un buen rato. No es de mantel largo ni demasiado informal, así que te va a funcionar desde una reunión de negocios o para un festejo familiar (Luismi presente en la playlist).  En su decoración hay mucha vida vegetal. Otro plus es que tienen la cocina abierta al público. Aquí el concepto del menú es comida mexicana inspirada en los antojitos y fondas pero con su toque gourmet (sin emperimentar demasiado) y tomando en cuenta la sustentabilidad. ¿Cómo lo noté? pues por ejemplo me contaron que sus hortalizas vienen de pequeños productores de Xochimilco y Chapingo, y todas las etiquetas de vino y mezcal que ofrecen son mexicanas, de bodegas chicas y medianas.  En la coctelería es donde sí se dejan ir jugando y su carta se renueva constantemente. Por ello quizás no siempre veas los mismos tragos, aunque ya tienen varias recetas ganadoras que te hacen decir: así, ya ni le muevan. En primer lugar, la michelada Allendita, que lleva una lager de cervecería Allende, jugo de limón, jarabe natural, una rodaja de toronja y un punto picosito de Ancho reyes de poblano. (yummy)  En segundo lugar quedó uno de sus nuevos drinks, el ponche Ometusco (puébalo antes de que acabe el invierno) escarcahdo con sal de chapulín, lleva mezcal, ponche de jamaica, ciruela y guayaba, piloncillo
Recomendado
    También te puede gustar
    También te puede gustar
    Publicidad