0 Me encanta
Guárdalo

¿Por qué nos gusta el olor a pan?

Ya sea que te recuerde a la receta de tu abuelita o a la concha que te comiste la semana pasada, el pan deleita a cualquier persona

Foto: Alejandra Carbajal

Caminas por la extenuante Ciudad de México tratando de ignorar el bullicio habitual porque otra vez se te hizo tarde, cuando de repente un aroma te seduce, te atrapa. Es una ola que se percibe cálida y te reconforta, que pone a todo tu cerebro a trabajar para que, en menos de un segundo, puedas concluir que “huele a pan recién horneado”. ¿Qué es lo que percibes en ese olor? Mantequilla, azúcar, canela, chocolate…¿Realmente podrías explicarlo?

Los seres humanos percibimos cinco sabores que hemos catalogado muy bien como dulce, amargo, salado, agrio y umami. Pero somos receptores de infinidad de olores a los cuales nos es extremadamente difíciles encontrarles una descripción o un adjetivo siquiera.

¿Por qué? Porque el olfato, a diferencia de algunos de los otros sentidos, no se procesa conscientemente. La información va derechito a nuestros centros de emoción y memoria. Lo más seguro es que, al detectar ese aroma en la calle, sepas que huele a pan recién horneado porque te recuerda al pan de feria que comiste en Coyoacán, al pastel de chocolate que hacía tu mamá o a las tradicionales conchas de Costra o a las de El Cardenal.

El olor del pan nos recuerda que, más allá de los sabores, de la textura del azúcar, de las chispas, de la crujiente corteza, de lo esponjoso del relleno o del dulce betún la experiencia de comerte un pan es de confort. Es hacerte una cuevita en la que sólo caben tu pan, tu café y tu. Si el sabor tiene —casi— nada que ver con el sentido del gusto y mucho que ver con el sentido del olfato, ¿por qué lo hemos relegado?

La panadería tradicional en México tiene un sinfín de representantes: la oferta de los negocios tradicionales como los bolillos, las conchas, los cuernos, las chilindrinas, los moños o las orejas; el milenario —y en su momento sagrado— pan de pulque; los panes festivos como el pan de muerto o la rosca de reyes; los buñuelos del Mercado de Medellín; y hasta aquellos bizcochos de los nuevos lugares de moda a los que tanto les gusta el cardamomo. Pero, más allá del sabor, la textura y el color, ¿podrías describir el olor de tu favorito?

Panes en la Ciudad de México

Top 5. Panes tradicionales

La CDMX alberga pastelerías y reposterías únicas en sabor y presentación. Aunque también hay postres asiáticos, el método panadero tradicional es irresistible al paladar. Conoce estos panes tradicionales obligatorios y de paso date una vuelta por estas originales panaderías japonesas.

Leer más
Por Natalia Silva

Las mejores panaderías de la Ciudad de México

No te quedes sin probar las mejores chocolaterías, la comida saludable a domicilio y otros restaurantes en la Ciudad de México que te quitarán el hambre. El pan es una delicia que pasó de ser un alimento económico a toda una experiencia gourmet, estas son las panaderías de la CDMX con las mejores ofertas. 

Leer más

Panaderías japonesas en la Ciudad México

La diversidad cultural de la CDMX también está en su pan dulce y salado. Si te quedaste con ganas de un postre, descubre los lugares para comer nata en la Ciudad de México. Tenemos a Japón en la Ciudad de México, más allá de los lugares para comer sushi, conoce los parques y los sitios que rinden homenaje a la cultura nipona. 

Leer más
Por Bernardo Robredo
Advertising

Pastelerías y reposterías en la Ciudad de México

Encuentra en estas pastelerías y reposterías tus recetas favoritas de México y el mundo. Si buscas algo menos dulce, no dejes de conocer las mejores panaderías de la Ciudad de México o para fechas especiales, te recomendamos las mejores roscas de reyes y pan de muerto.  

Leer más
Por Time Out México editores

Comentarios

1 comments
Jln H

Más bien es por toda la azúcar 😑