Panaderías japonesas en la CDMX
Foto: Alejandra Carbajal

Panaderías japonesas en la Ciudad México

Conoce en estas panaderías de origen japonés desde un dulce totoro hasta el pan con toque europeo

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

La diversidad cultural de la CDMX también está en su pan dulce y salado. Si te quedaste con ganas de un postre, descubre los lugares para comer nata en la Ciudad de México. Tenemos a Japón en la Ciudad de México, más allá de los lugares para comer sushi, conoce los parques y los sitios que rinden homenaje a la cultura nipona. 

Panaderías japonesas

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Panaderías
  • Portales
  • precio 1 de 4

Se lucen con el teriyaki, un flatbread tostado y sazonado que se percibe con la auténtica salsa teriyaki en cada mordida. Los de paladar dulce serán felices con el pandita o el osito de harina de cacao, rellenos de crema de chocolate. Sus cotizados Totoros están rellenos de crema dulce, pero ojo, porque sólo los tienen bajo pedido. 

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Panaderías
  • Roma
  • precio 1 de 4

Tsubomi es una pequeña cafetería en la Roma que tiene repostería y panadería tradicional japonesa y europea: las fundadoras, una de Japón y la otra alemana. Piezas dulces y saladas para disfrutar a cualquier hora del día. 

Publicidad
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Roma
  • precio 1 de 4

Himawari significa girasol en japonés, flor que brilla tanto como esta pequeña nueva adición a las panaderías japonesas en la Ciudad México. La chef Shinobu Akita —quien alguna vez estuvo en la cocina de Mog Bistro— creó un espacio muy hogareño dedicado a su gusto por la repostería y panadería.

Blanco, cúbico y minimalista, el interior se siente tan tradicional y tranquilo que provoca llevar la laptop para trabajar. Incluso sin muchos distractores alrededor, mas que las mesas de madera, las botellas como floreros y un refrigerador, hay un elemento distintivo: el mizudashi coffee pot para preparar un aromático y fresco café frío; es el único lugar en la ciudad que lo tiene y el café tarda de ocho a 10 horas de preparación.

Entre las especialidades hay un “pastel mágico”, tal como lo llama la chef: es el soufflé cheesecake, también conocido como cheesecake japonés, cuya consistencia suave y esponjosa como nube se debe al queso crema con yemas de huevo y sin harina. Cada bocado es un desafío de la ciencia, donde las sensaciones espumosas son firmes y al mismo tiempo resbalan en la boca.

Si quieres algo con más dulce, el taco choco banana luce simpático con el hot cake de chocolate en forma de tortilla de taco, está relleno de ganache con plátano  🍌🍫.

Ahora tienen disponibles bento japonés, una "bento box" que se refiere a tupper japonés: comida acomodada para delivery con variedad de platillos. Tienen sándwiches y comidas completas con proteína, arroz y verduras. Todo puede servirse para llevar, igual que los postres, así que puedes comunicarte para hacer tu pedido (7160 8304).

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Polanco
  • precio 2 de 4

Kanako Mikami y Akiko Shonozaki decidieron traer los sabores de su natal Yokohama a México. Siguiendo técnicas europeas, el pan es elaborado diario desde temprano. Además de las baguettes tradicionales, debes probar sus propuestas con ingredientes como curry o azuki (frijol dulce). Bimmy significa “sabor delicioso”; queda claro que no pudieron elegir un nombre más acertado. 

Publicidad
  • Niños
  • Granada

Nuestro sueño más rosa y azucarado se hizo realidad ¡Por fin tendremos un Hello Kitty Café en la Ciudad de México! La famosa cafetería abrirá sus puertas en las próximas semanas al interior de Plaza Carso, en Polanco.

Este espacio, creado por el equipo de Kochi Kochi Land, tendrá una enorme selección de repostería, café y mocktails, es decir, coctelería sin alcohol, en medio de un ambiente lleno de colores y texturas fantásticas.

El menú de Hello Kitty Café contempla pasteles de cumpleaños, cupcakes, bombas de chocolate y pasteles japoneses. Para acompañar estos postres, también habrá mocktails de sabores exóticos, tés, infusiones y todas las variedades de café.

Pero eso no es todo, de acuerdo con el comunicado oficial de Hello Kitty Café, el venue contará con una tienda de productos oficiales del café para que te puedes llevar un pedacito de Hello Kitty y sus amigos a tu casa.

Aún no hay fecha exacta de su apertura, pero estamos seguros que será antes de que acabe el año, pues en Plaza Carso ya se anuncia el espacio como “Hello Kitty Café CDMX 2021”. Prepárate para esta nueva experiencia golsosa, familiar y muy kawaii. Pronto te daremos más detalles de la inauguración.

Recomendado: Cafés para ir con tus amigas en la CDMX y 18 lugares instagrameables que debes visitar en la ciudad.

  • Restaurantes
  • Cafés
  • Roma

Se agradece que una casa de té o cafetería ofrezca un buen té verde pulverizado dentro de sus opciones, pero que un lugar destine su carta completa al matcha es una sorpresa para los amantes de esta bebida.

Dentro de Matcha Mío, en la Roma, predomina el blanco y la madera clara en un estilo minimalista con elementos que te harán sentir en la tranquilidad de una ceremonia del té japonesa; en las paredes hay dibujos de la bebida y un letrero en neón perfecto para tu Instagram. Se trata del primer salón de té en CDMX de la marca Matcha México, que cuenta con certificados de productos orgánicos tanto nacionales como internacionales y cuyo té proviene de la región de Hadong de Cora del Sur.

Sirven el té de calidad intermedia de dicha marca, premium, el de mayor calidad es el ceremonial —los primeros brotes o las hojas más pequeñas de la Camellia sinensis u hoja del té—, de venta aquí solo en su versión para llevar desde 50g.

Comencé con un tradicional matcha con agua caliente que ellos llaman ceremonial: me llegó más caliente de lo correcto, pero con la intensidad justa que pedí, se siente suave y dulce y es perfecto si te estás iniciando en la bebida rica en antioxidantes. Lo acompañé con un sándwich de aguacate con queso; es un tanto dulce pues el pan es de matcha con trozos de camote, la combinación no es sorpresiva pero sí deliciosa. Al parecer la estrella de las opciones calientes es el matcha latte que puedes pedir con leche normal, de almendras, soya o coco. También hay opciones puras de té oolong (azul), negro y blanco, por si prefieres las infusiones en lugar de ingerir la hoja como en el caso del matcha. 

Pide el frappe de taro como una opción poco arriesgada: el matcha suaviza la fuerza del taro en una combinación cremosa. Si eres más atrevido, el matcha mojito: todos los sabores de la bebida cubana (sin alcohol) perfectamente emulsionados, pero con una textura única que resalta el matcha y una acidez intensificada que te hará no separarte del vaso.

Si en este punto ya fue suficiente matcha para ti, prueba el croissant o las donas, pues el glaseado es una mezcla súper dulce en la que predomina el chocolate blanco y el matcha apenas se siente. Por el contrario, el cheesecake es poroso y con un sabor balanceado que te permite sentir el matcha.

Matcha Mío es una opción con un precio justo que te permite disfrutar la bebida milenaria de una manera divertida y saludable, con opciones simples y suficientes, seas conocedor o no del matcha.

Publicidad
Café Ruta de la Seda Miguel Ángel de Quevedo
  • Restaurantes
  • Salas de té
  • Santa Catarina
  • precio 1 de 4

Cuando un restaurante tiene éxito, sobre todo en la CDMX, tarde o temprano sucede lo inevitable: su capacidad se ve rebasada. Muchos restaurantes no tienen capacidad de reacción, así que su calidad se comienza a deteriorar. Y otros pocos, como Café Ruta de la Seda, toman el toro por los cuernos y lo solucionan. En este caso, ante la altísima demanda de té de calidad, pan dulce delicioso y emparedados bien servidos, fue abrir una nueva sucursal.

El nuevo lugar es mucho más amplio que el original. Cuenta con dos vitrinas donde presumen su dominio sobre la masa y el azúcar. Su carta es extensa, desde opciones para desayunar, como el waffle (gofre) belga, los huevos en cazuela y la tostada de plátano, hasta los infaltables sándwiches de diferentes nacionalidades. Está el cubano con pierna y jamón; el japonés con challah, salmón y wakame; el turco con berenjenas asadas; y entre otros, el francés con mantequilla y jamón. Además de los típicos hummus, salmón y burrata para compartir.

Mención aparte merecen los tés, por los que se bautizó a este negocio en primer lugar. Té negro, chai, Gyokuro, Sencha, Oolong, y el preciadísimo Pu erh (rojo); todos en su jarrita de cerámica que alcanzan para dos o tres refills.

También hay que hablar de su repostería. Desde opciones originales como el mousse de mascarpone, el bizcocho de chocolate con mousse de maracuyá o el pastel de chocolate con cerezas, hasta los diferentes panes y pasteles con matcha. No debemos olvidar que este fue uno de los primeros conceptos en ofrecer el ahora omnipresente pastel de té verde, a mediados de la década pasada. Ahora el matcha aparece en conchas, éclaires y hasta en croissants.

Lo mejor de todo: esta sucursal es aún relativamente desconocida. No se atasca como la primigenia y el personal es muy esmerado. La cercanía al Parque Santa Catarina de la sucursal original puede tener su encanto, pero que aquí se respira mejor.

Recomendado
    También te puede gustar
    También te puede gustar
    Publicidad