Bravo Capital, cafetería Escandón
Foto: Alejandra Carbajal

Restaurantes y cafés en la Escandón

Pizzerías, cafeterías y fondas que debes visitar en esta zona de la Ciudad de México

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Si ya recorriste todos los restaurantes de la Roma y la Condesa, es el turno de que visites las opciones que te da la Escandón.
Esta colonia del poniente de la ciudad destaca por sus cafeterías, pero también tiene cantinas divertidas, ¿cuáles son tus favoritas?

Dónde comer y beber en la Escandón

Heladería Escandón
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Heladerías
  • Escandón
  • precio 1 de 4

Entre las leyes de la naturaleza, se encuentra aquella que dicta que todo individuo que se toma un helado es feliz. Digamos que esta versión semisólida de la comida tiene eso que llamamos “el efecto Ratatouille”, ya que te transporta a aquella etapa cálida y sin problemas que alguna vez tuviste. Christian e Illán Castañeda lo ejecutan a la perfección en su pequeña Heladería Escandón. Prepárate para un golpe de nostalgia gracias a la colección de juguetes que decoran el local: “un Pato Donald de cuando éramos chiquitas”, me dijeron, un Dumbo, robots ochenteros y otras joyas de la infancia. En cuanto a los helados, todos se preparan con ingredientes naturales, orgánicos y, sobre todo, bajo los principios de la botánica y la herbolaria (ojo, que no es medicina), también los hay balsámicos. Además, usan plantas y flores como azahar, cempasúchil o lavanda, con las que también infusionan sus tisanas. De acuerdo a la temporada, te puede tocar un helado de limón con cedrón (bueno para bajarle al estrés y para la panza), de crema de albahaca, de mascarpone con buganvilia y otros sabores que se mezclan con jengibre o cardamomo; también hay opciones clásicas como un delicioso helado de mamey. Sí, probé todos los sabores hasta sentirme como niña en el recreo. Al fin y al cabo, se trata de que esto sea un apapacho para el alma y para el cuerpo. Para ponerle un toque de humor a la alegría, todos los helados que salen de aquí tienen un par de ojitos comestibles. “Como que los helados sí tie

Veganería Le Muf
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Pastelerías y reposterías
  • Escandón
  • precio 2 de 4

Alguna vez en Francia vivió una pequeña niña pelirroja llamada Luciana Christiansen, amante del azúcar y la alta repostería. Cuando creció decidió seguir el camino verde del vegetarianismo para después volverse vegana. No quiso quedarse sin esos deliciosos recuerdos, y no fue necesario renunciar a los pasteles. La solución fue recrear sus propios antojos. Luego de tres años de prueba y error, y a falta de ofertas veganas ricas y baratas en el mercado, nace Veganería Le Muf en la Escandón. Ella misma prepara los postres con recetas originales que incluyen ingredientes no procesados, sin colorantes artificiales, químicos o saborizantes. Una manera más para saber cómo ser vegano en la CDMX y no morir en el intento. Pasteles, macarrones franceses, brownies, cheesecakes de fresa, mango, guayaba —o la fruta que tengan disponible— son algunos de los postres característicos. Además de repostería vegana, ofrecen cremas, quesos y mantequilla que ellos mismos elaboran en su versión más saludable. Ya lo anotamos en las mejores tiendas veganas en la CDMX para productos diarios. Mi primer contacto en este mundo fueron los brownies con frutos secos y almendras: una base ligeramente crujiente que da forma al pan suave y la intensidad del chocolate. No lleva huevo, la mezcla toma forma gracias a la imperceptible linaza. La tarta de maracuyá, cremosa y firme, con glaseado dulce y crema batida vegana —que ellos mismos preparan— es imperdible: una combinación de texturas entre la base clásica

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Escandón
  • precio 2 de 4

La Central de Pizzas no es otro de los muchos restaurantes argentinos que hay en la zona. Más bien es un lugar bullicioso en el que siempre hay ambiente de viernes, aunque sea lunes. Abrió sus puertas a mediados de 2011 y desde esa fecha se ha consolidado como una excelente opción para comer o cenar. En marzo de este año se inauguró la sucursal de Polanco.Tiene un estilo relajado e informal, la decoración es como la de un deli de comida rápida, con azulejos negros y blancos, piso de ajedrez, lámparas rojas y sillas de madera que se asemejan a las de los directores de cine. Tiene una terraza agradable, con macetas colgando, en la que se puede fumar cuando no está cerrada por las paredes de plástico rojo. Puedes checar el menú y las promociones en los pizarrones que se encuentran arriba de la barra donde entregan la comida.Su menú es muy variado, pero tiene una de las pizzas más originales en el mercado: la de palmitos extra, que combina muchos ingredientes que pueden sonar raros pero que en conjunto la hacen deliciosa: salsa de tomate, queso mozarella, orégano, jamón, pimiento morrón rojo, aceitunas y huevo cocido. Además, se puede pedir de masa delgada o gorda, pero lo más interesante es el aderezo de salsa golf, una especie de “mil islas” que consiste en catsup con mayonesa. Vale la pena probarla.Por otro lado está la milapizza, una milanesa empanizada con salsa de tomate y queso fundido como si fuera una verdadera pizza de carne. Si quieres comer balanceado, la ensalada gri

La Poblanita de Tacubaya Patriotismo
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Escandón

La hermana menor de La Poblanita, que sí está en Tacubaya (1947), ya tiene casi una década deleitando los paladares de los colonos con especialidades mexicanas. Entre semana tiene un toque godínez que los sábados y domingos se convierte en ambiente 100% familiar. Aparte de caldos de gallina, variedad de moles, guisados y otras especialidades, hay menús para tu próxima fiesta. ¿Lo mejor? La temporada de chiles en nogada empieza desde el Día del Padre. Es buena opción para llevar al amigo extranjero y consentirlo sin gastar mucho, mientras Diego Rivera, Frida Kahlo, Benito Juárez, Miguel Hidalgo ¡y hasta Luis Miguel! los observan desde un mural.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Escandón
  • precio 1 de 4

Visitar esta fonda es como entrar a un Pueblo Mágico, tiene una decoración sencilla y minimalista que te enamora; el verde brillante en las sillas y mesas contrasta con la madera, luego los espejos hexagonales aquí y allá, creando un efecto de panal de abejas con el piso que se extiende a un cuarto de la pared. Hay un envolvente aroma a comida mexicana desde la entrada que te avisa sobre la experiencia culinaria que te espera. Para comenzar, el mesero me recomendó un refresco artesanal de manzana, traído de Zacatlán de las Manzanas, Puebla; es inmensa la diferencia con los productos comerciales. De la carta de comida pedí la sopa de fideo con tuétano (imperdible) y un tlacoyo de requesón y escamoles. La sopa me transportó a una comida corrida y los pequeños trozos de tuétano cambiaron totalmente la composición del platillo. Encontré la masa del tlacoyo un poco seca, pero la combinación de quelite, escamoles y requesón fue perfecta para complementar con un agua de guayaba con menta. Ambos platillos fueron ejemplo de lo simple y bien hecho; los sabores de cada elemento de los platillos resaltó al pasar por la boca y las porciones exactas para seguir comiendo sin reventar. Para terminar pedí un pan del anaquel, era un cuernito con chocolate en la parte superior, la masa artesanal preparada con cuidado y llena de sabor. Lo acompañé con una bolita de helado de vainilla, fresas y unas tejas de galleta. Nomeolvides es un paraíso de platillos mexicanos, es importante resaltar la ejec

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Escandón
  • precio 2 de 4

Una marisquería con auténtica comida nayarita que recuerda a sus clientes la importancia de la cultura huichol. Tienen especialidades como aguachile de camarón, tostada de marlín ahumado y pescado sarandeado, pero no se pueden ir sin probar el chicharrón de pescado con aguacate.

Publicidad
El Ilusionista
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Escandón
  • precio 1 de 4

Un ilusionista cambia la percepción de la realidad, tal como lo hace este lugar donde los granos de café se convierten en un una taza humeante de un brebaje aromático. Este es un rincón agradable de la Escandón, en el que encontrarás una mezcla de mobiliario que va desde lo vintage, hasta el clásico tablón campirano para compartir mesa. Por dentro hay bastante luz y un toque decorativo con colores pasteles y música a buen volumen. En la entrada destacan los postres dispuestos a plena vista (para que abras apetito) y en la barra, no podrás ignorar las prensas francesas y los molinos tradicionales que, además, están a la venta. Te sorprenderá la amplitud de opciones que El Ilusionista preparó: siete tipos de extracción de café americano, como un aeropress sobre hielo; tés y tisanas; el poderoso espresso para el que no se despierta con nada y lo mejor de la visita: la pócima. Este brebaje es la bebida de la casa, y como buena ilusión, no te imaginas lo que estás a punto de probar. Es un espresso con pulpa de guayaba; está a punto en dulzor y no requieres echarle nada más. El sabor de la fruta es intenso, pero sin predominar, y el café hace presencia recordándote que en algún momento el grano fue tostado, tal y como el barista quiso que fuera. Recomendamos acompañarlo con un pan dulce, como un muffin de blueberry. Si no tomas café, puedes optar por el chocolate artesanal, que es orgánico y traído de Chiapas; te ofrecen un vaso de agua para que limpies tu paladar y percibas mejor

Bravo Capital
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Escandón

Bravo Capital es el chico nuevo de la Escandón, su alma fresca se contagia. Es una gran opción ya que se encuentra justo frente al parque del barrio: el Jardín Morelos. Destaca su estilo minimalista (techos amplios, un gran bodegón, pocas mesas). Es ideal para reuniones de trabajo, pues cuentan con mesas de ocho personas, espacios más íntimos para citas y una barra para aquellos días en los que tu romance sea sólo con tu libro  y tu latte. No tienen especialidades de café, su barra es de café de Coatepec que te sirven como americano, latte, capuchino y moka. Dicen que a donde fueres, ¿come lo de la casa? Pues bien, aquí hay de dos: ensalada escandón, que incluye espinaca, nuez caramelizada, manzana, aguacate y aderezo; o el bravo pesto sándwich, con pollo al pesto, manchego y aguacate. Si tienes antojo de algo dulce hay ricos waffles con fresa y plátano; además de rosca de naranja y fresas con crema. En cuanto al personal, son muy amigables, te sugieren platillos y se interesan porque estés cómodo. Eso, aunque es su obligación, siempre se agradece. Cierran hasta la medianoche y venden cerveza artesanal y vino, ¿qué más puedes pedir? Además son petfriendly.

Publicidad
Cleotilde
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Escandón
  • precio 1 de 4

El gran aparador de cristal que da a la calle de Progreso deja ver a cuatro matutinos clientes. Sentados en fila, frente a una pequeña barra, toman un café americano, un latte, una tisana y un chai. No cabe nadie más, pero dicen que el diablo está en los detalles y para fortuna de la barra de café Cleotilde, el diablo sí bebe buen café. Esta reciente apertura de la Escandón cumple la máxima de bueno, bonito y… quizás, no barato, pero sí justo. Cuenta con café veracruzano que se puede pedir en diversas especialidades (chemex es mi favorita, que –por su falta de sedimentos y grasa– elimina el amargor extremo de la bebida), hay chocolate frío hecho de manera artesanal y cold brew, para estos tiempos calurosos. Su carta se basa en seis tipos de paninis. En mi visita probé el de pechuga de pavo con queso holandés y queso cotija. Muy recomendable, aunque, le gana la partida por default el de queso holandés, queso monterrey y queso roquefort. Si bien no son platillos muy elaborados ni responden a un desayuno de gorditos, el lugar tampoco va por esa dirección. Lo suyo es el café y la experiencia de ir por tu taza y continuar el camino. El servicio es sumamente amable y si bien es labor obligatoria del anfitrión, hay que levantar las palmas cuando los dueños del negocio están al filo de la barra explicando las virtudes de los métodos, el origen del café y las bondades de sus granos. Café y apapacho, ¿qué más puede uno pedir?

  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Escandón
  • precio 2 de 4

Cada vez hay más alternativas culinarias y de vida nocturna en la Escandón, pero lejos de convertirse en la nueva —insértese aquí nombre de la colonia de su preferencia—, este barrio aún no cuenta con el caos derivado de las zonas vecinas. Justo en la parte “menos popular” —pero no por eso, con menor tránsito automovilístico— de la colonia; es decir, entre Revolución y Patriotismo, resalta un restaurante con muros blancos y brillante iluminación que contrasta con la oscuridad de la calle y con los puestos de garnachas aledaños. El nombre del lugar no se lee de frente a éste, lo que es un desacierto para captar a los automovilistas. Si vas caminando (o tienes muy buen ojo), te darás cuenta que el establecimiento se llama Beluga y que su eslogan es “enlatando ideas”.  Como en cualquier lugar de tapas, al pedir patatas bravas no te sentirás desilusionado, mientras que los risottos y los platos de carnes frías o quesos son las mejores opciones. Si pides alguna ensalada o deli, te advertimos que la relación costo-saciedad es menos fructífera que la de otros establecimientos de la zona, pero las cervezas artesanales como Poe y Tempus, están a precio justo si se les compara con otros sitios de consumo o distribución. Los viernes y sábados hay jazz y covers en vivo. Si vas en mood platicador sugerimos que te sientes en las mesas de atrás del restaurante, ya que el sonido retumba menos. En esa zona podrás escuchar lo que dice tu acompañante sin perderte de la ejecución musical.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad