café aeropress en la Ciudad de México
Foto: Alejandra Carbajal

Cafés para tomar aeropress

Prueba este método de especialidad en los mejores cafés de la Ciudad de México

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Los cafés de especialidad no sólo permiten tomar una infusión mejor diseñada, sino que también logran crear un espectáculo para el comensal. Uno de los métodos más nuevos dentro de la preparación de cafés artesanales. Consiste en colocar el grano molido dentro de un cilindro cubierto por un papel de filtro. Luego, hay que agregar agua caliente y dejarlo reposar por 10 o 15 segundos. Acto seguido, se coloca un émbolo que se empuja hacia abajo para filtrar el café. Aprende más de estos métodos con nuestra guía Cafés de especialidad for dummies y visita el Top 5. Cafés de especialidad.

Aeropress en la CDMX

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Roma
  • precio 1 de 4

“Café mexicano de especialidad” es lo que dice el letrero en la calle. Adentro, son cuatro mesas y una barra al fondo en un pequeño espacio lo que me hicieron sentir en confianza y seguro de quedarme. Se percibe un minimalismo en la decoración con destellos de artesanía mexicana, como servilleteros bordados y un gran cuadro con la escena de un pueblo mexicano. En la barra llaman la atención las diferentes herramientas para la extracción de café y la vitrina repleta de postres y galletas a simple vista me hizo salivar. El chiste es seleccionar un método de extracción, hay prensa francesa, kyoto, chemex, aeropress o dripper; después el grano de café, de Veracruz, Oaxaca o Chiapas. Para estas mañanas cálidas la mejor opción es el kyoto, una extracción en frío que toma de cuatro a 12 horas en extraerse en un dispositivo especial de vidrio que permite nivelar el goteo del agua sobre el grano molido. Con granos de Veracruz la infusión fresca conservó los aromas tostados y florales, un sabor potente y reconfortante; mientras lo tomaba éste evolucionaba y aumentaba su fuerza. Para acompañar, me comentaron que las estrellas del lugar eran cheesecakes de frutos rojos y guayaba. Tienen una consistencia rígida por fuera y muy suave y delicada por dentro; la mermelada de frutos rojos estaba perfecta en dulzor y consistencia. En esta nueva sucursal de Borola garantizan la calidad de la taza, y además, con el orgullo de ser completamente mexicano.

Espresso de Media Noche
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Condesa
  • precio 1 de 4

Dicen que las mejores cosas siempre vienen en paquetes pequeños y el Espresso de Media Noche lo cumple. Se trata de un minilocal en Fernando Montes de Oca, en la Condesa, apenas notas la entrada, pero el olor a café no es tan fácil de encubrir. La decoración es sobria y minimalista, no tendrás distracciones para enfocar tus sentidos en el café. Lo primero que te encuentras es una sala con sillón de piel, comodísimo y con una mesita justo enfrente para recargar la taza, también hay tres mesas para dos, por si vas a compartir el momento con alguien o necesitas un rato de la soledad pensativa. Se siente una cafetería muy formal, de volada sabes que aquí las tazas se sirven y se beben en serio, pero te atienden como si fueras un amigo de años. Hay variedades de café mexicano para cada método de especialidad que ofrecen, no es lo mismo beber una extracción de aromas tenues obtenida en chemex que en aeropress, cuando el último consigue un café muy corpulento. Si eres purista de esta bebida, debes irte directo al expreso, o si prefieres que los sabores y aromas estén más balanceados pide el kalita wave, un método que permite una extracción uniforme del grano molido al filtrarse al recipiente inferior. Otro gran tino de la barra es el té matcha, la infusión queda espesa y perfumada, me faltó valor para pedirlo con leche, ya será para la otra.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • La Concepción
  • precio 1 de 4

¿Qué mejor símbolo para el Centro de Coyoacán que una ardilla? El Café Avellaneda se adueña de este ícono y lo refleja en sus paredes azul turquesa, al estilo clásico antiguo de la región. Inspirado en el personaje Laura Avellaneda del libro La tregua, de Mario Benedetti, este pequeño y escondido lugar, definitivamente es un must al visitar la zona. Cinco bancos junto a la barra, dos mesas dobles y una banca a la entrada, ofrecen un espacio cómodo y tranquilo para tomar un café hecho a tu medida en compañía de los baristas y uno que otro cliente frecuente. A diferencia de otros locales, el Café Avellaneda no ofrece un menú; sino una especie de ficha técnica donde podrás consultar la historia del local –directo desde la Feria de la Piñata en Acolman, Estado de México–, las propiedades de un producto de excelencia y los distintos métodos de extracción y producción del café que vas a consumir. Elige, con ayuda del barista, entre el grano traído de Oaxaca, Chiapas o Veracruz y solicita en la “Barra de Métodos” que preparen tu café ya sea con el ripper, aeropress, la prensa francesa, un clásico expreso o la famosaiInfusión en frío, cuya preparación tarda al menos un día completo. Pero eso no es todo, para tener el mejor café hay que tener a los mejores recolectores. El producto que puedes consumir en Café Avellaneda se obtiene por medio de proyectos de sustentabilidad y apoyo económico a los campesinos que lo cosechan.  Café Avellaneda es delicioso, responsable y a tu medida.

Gradios Deli-Café
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Cuauhtémoc
  • precio 1 de 4

Chance hayas pasado por este modesto café sin darte cuenta de que aquí tienen métodos y sabores hechos por campeones. Gradios es un local pequeño pero bien aprovechado, con una barra color miel, paredes forradas por una especie de vinil que imita a los azulejos, mesas cuadradas y cómodas con sillas negras bastante (lee con el acento de tu tía) modernas. No hay refrescos, la onda es lo natural, lo saludable, lo que no viene empaquetado; de hecho podría clasificarse como vegetariano. No es la única diferencia de Gradios respecto a los demás cafés del Centro. En 2013 su dueña, Erika Chagoya, ganó la competencia nacional de baristas. Desde 2010 subió al pódium en concursos de barista y arte latte. Es una de las pocas baristas mujeres reconocidas en el país. Las muestras de sus premios y diplomas cuelgan de las paredes. Como es de esperarse, tienen exclusivos métodos para preparar café como el dripper, el sifón japonés, el aeropress y el chemex. Tomé un americano hecho con el método dripper con un grano veracruzano de la región de Teocelo (también recomiendo el de Pluma Hidalgo, Oaxaca). Predomina el sabor tostado y afrutado, ligeramente ácido. Beberlo es una gran experiencia por la textura del brebaje. También le hacen al arte en forma de osos, hojas y corazones con el latte macchiato espumoso. Recomiendo los desayunos, desde huevos hasta hot cakes, pasando por los tecolotes (molletes con chilaquiles encima). Lo mejor son los huevos divorciados que aluden a la bandera mexicana. P

Publicidad
Brown Caffeine Lab
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Roma
  • precio 1 de 4

Todo el lugar condensa una predilección por el balance y el diseño. El café que ofrecen es de especialidad y los antojitos para acompañar la bebida se reducen a pan dulce y galletas con chispas. La música se adecúa al lugar; es una mezcla de indie, rock y pop, un ambiente disfrutable. Pedí un aeropress con café arábica de Hidalgo, la técnica fue un éxito porque redujo la acidez de la infusión. El barista disfruta, especialmente, utilizar este método pues le brinda la posibilidad de explicar a los clientes la perfección de la técnica empleada. Para corear pedí un croissant de chocolate que derivó en un gusto para mi barriga. Después pedí un té pu-erh –rojo–, me lo enseñaron desde el recipiente que lo contenía y pude notar su frescura, textura y olor a tierra húmeda.  Si hay un acierto, además del café, es que entre el staff y el espacio se logra un equilibrio de calidez y amabilidad. Encontré este balance en la pareja que atiende la barra; el encargado es uno de los socios y la chica es aprendiz de barista. Ella es amable y sencilla, mientras que el chico es exigente y perfeccionista, dispuesto a conocer la razón de la visita de cada cliente. Este interrogatorio, lejos de molestar, dio pie a platicar con arrojo y confianza, descubrí que había trabajado en Drip Specialty Coffee con anterioridad. La barra es el corazón de Brown Caffeine Lab y se ubica del lado izquierdo. En este local hay dos figuras y dos materiales predominantes: cuadros y rayas; madera y aluminio. Una de las

Valentina Café de Especialidad
  • 2 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Cuauhtémoc
  • precio 1 de 4

Valentina, la dueña del café, te recibe en su casa en un espacio acogedor de su casa adaptado para sus comensales, de esos que las señoras describirían como “muy mono”, con decoración rústica y un mostrador que resguarda los instrumentos de extracción de café.  Su menú es corto pero tiene grandes alternativas para el desayuno, como los huevos valentina, revueltos con cecina y salsa. Por otro lado, el emparedado valentina, con quesos, pechuga de pollo al horno y chutney de mango en pan de chapata, es una crujiente opción para el lunch. Pero todo esto se vuelve más interesante al saber que Valentina tiene dos grandes aliados bajo la manga. Ahí, puedes disfrutar de la mayoría de los métodos de extracción artesanales, como dripper, aeropress, chemex o sifón japonés con Café BUNA. Sin embargo, esta alianza no garantiza el mismo grado de conocimiento del café. El aeropress, por ejemplo, tenía una consistencia aguada y al preguntar sobre esto me dijeron que "así es". Esto hace difícil convencerte de probar un nuevo método, y probablemente termines tomando un sencillo (pero no menos sabroso) cappuccino. Como detrás de un gran café debe haber un buen bocadillo, el pan dulce llega todos los días del horno de Panadería Rosetta. Definitivamente los fans del chocolatín, el pan brioche o el rollo de canela agradecerán.  Desde una rápida parada a la hora de la comida hasta un café con las amigas, seguro encuentras algo que te guste. 

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Roma

  En la calle de Durango existe un concepto que es todo lo que no sabías que necesitabas: un café de especialidad con cervezas artesanales, cocteles, vinos y comida rica. Se trata de Q’Pedro Pablo. Este café de especialidad en la Roma es un espacio pequeño, con dos mesas afuera y unas cuatro en el interior. El lugar se presta para ir a trabajar con un matcha latte, una golden milk o algunos de los granos experimentales que ofrecen –ahora les contamos-, o para pasar la tarde con tus amigos tomándote una cerveza artesanal. La decoración vintage industrial le da el toque y la personalidad a Q’Pedro Pablo: un lugar cómodo, en donde puedes ser tú mismo (el nombre del café seguramente ya te hizo pensar que ese es el mood). La columna vertebral aquí es el café. Cuando fuimos, probamos uno de Pólvora, una fábrica de cafés de especialidad. Nos tocó un lote experimental en el que fermentaron manzana junto con las cerezas, que venían de Veracruz, y que en Aeropress resultaba en una taza aromática, equilibrada, frutal y con una acidez que invitaba a probar un poco más. Nos contaron que acá hay una muy buena relación con los productores de café, por lo que siempre les tocan los lotes experimentales como este. Así que cuando vayas, seguramente podrás probar un café increíble y, en tu siguiente visita, habrá uno distinto. En Q’Pedro Pablo piensan que en la CDMX hacía falta un lugar en donde pudieras tomar un gran café, pero que también tuviera cervezas ricas y, sobre todo, una carta de alim

Café Café
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Este lugar es el éxito de un proyecto 100% mexicano. Desde hace 25 años, la familia Hernández Martínez ha destacado por contar con una producción local de primer nivel y un esquema de comercio justo que dignifica a los cafetaleros oaxaqueños. Iniciaron con una cafetería en Oaxaca, a la que se sumaron tres más. La última, de reciente apertura, en (gracias, SaintYisus del sabor), Narvarte. No solamente estamos en el lugar cuya producción ganó el premio anual Expo Café 2016, con la mezcla Sabores de mi tierra, sino que además cuentan con certificaciones como la otorgada por Certimex como producto orgánico; y la BirdFriendly, que destaca por proteger a las aves migratorias que hacen parada en los cafetales. Además, tienen un programa de inclusión laboral de personas con discapacidad intelectual. Los aplausos son merecidísimos. Basta probar una de sus mezclas en sus cinco especialidades (chemex, kelita, aeropress o prensa francesa o cold brew). O un excelente chocolate Rosita. La comida no se queda atrás. Puede que las enfrijoladas no suenen suculentas, pero con tasajo traído de Oaxaca son amor puro. Súmale unos molotitos de plátano y una crema de amaranto y querrás irte de mochilazo para aquellas tierras. Aunque no será necesario porque a partir de este mes harán festivales gastronómicos de tlayudas, atole y tamales. Uf, ¡Oaxaca, cásate conmigo!   Todas las estrellitas en la frente que tiene este café se respaldan cuando degustas las mezclas. Mi favorita (porque #PowerWomen) es l

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Eduardo Verdalett ha sido amante del café desde niño, el tema del grano y la planta siempre le ha sido familiar gracias a sus raíces turcas y ahora es socio de esta cafetería de especialidad. Cuando le pregunté de dónde había sacado el nombre de Mama Kelly, me platicó que en las charlas de sobremesa su papá le contaba historias de esta bebida; así fue como supo de la existencia de una mujer irlandesa, comerciante de profesión, viajera intuitiva y emprendedora, que desde entonces se convirtió en una especie de ejemplo y fetiche. Según Lalo, Mama Kelly fue una de las pioneras de la plantación de café; participó en Turquía con una iniciativa de ley para conseguir que una mujer pudiera solicitar el divorcio si su esposo no le proporcionaba una dosis diaria de café; además de que en 1650 inspiró al comerciante Daniel Edwards para abrir la primer coffee-house en Inglaterra (St Michael's Alley, Cornhill) en 1652, en sociedad con su mayordomo Pasqua Rosée. Las coffee-house eran establecimientos aristocráticos donde la gente se reunía a discutir de política, negocios o sociedad, mientras tomaban café y se deleitaban con pastelillos. ¿Te suena? Ahora a lo que nos truje: las opciones de café en Mama Kelly son expresso, cortadito, capuccino, flat white, latte, mocha; chemex, V60, kalita, aeropress, evasolo y cold brew. Todo el café es mexicano y su marca se llama 1652. Si pasas corriendo antes del trabajo, te recomiendo el flat white: dos onzas de expresso, leche y casi nada de espuma; t

Santa Banda Café
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Narvarte
  • precio 1 de 4

Encuentra café de especialidad a precios accesibles y un espacio cómodo para leer. En Santa Banda, lugar que se llama así en honor de Ana Luisa y su primer socio, se respetan las pequeñas reuniones y las bebidas llenas de cafeína. Probé un chemex con café chiapaneco que les quedó excelente, con las notas cítricas y cuerpo que lo caracterizan; también hay V-60, cold brew, prensa francesa y aeropress. No dejes de probar la bebida santa, un cold brew acompañado con whisky y zest de toronja que dejará atrás tu nostalgia por el carajillo. Para comer las opciones son puntuales; te recomiendo el panini de pollo al pesto, una receta que se prepara con ajo suficiente para matar a un vampiro, pero el sabor se agradece. Además de que la salsa que lo acompaña vale la pena: chiles secos, ajonjolí tostado, vinagre y aceite de oliva. Este lugar es ideal para hacer home office o echarse una buena lectura porque es tranquilo y pequeño, además de que Ana y su sobrina lo atienden gustosas; ellas comprenden que una máxima de la lectura es el silencio y el tiempo, motivo por el que no molestan a los clientes para el eterno consumo; al contrario, los alientan a pedir su bebida y postre de preferencia para acompañar esos momentos sagrados.

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad