Historias de la lucha libre en la CDMX

Celebramos que la lucha libre ya es Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México con algunas historias dentro y fuera del ring

Lucha libre mexicana en la Arena México
Foto: Alejandra Carbajal

En septiembre no solo festejamos la Independencia de México, sino uno de los deportes que nos han dado fama en el mundo: la lucha libre. El 21 de este mes celebramos el Día Nacional de la Lucha Libre y el Luchador Profesional Mexicano, cuya fecha fue elegida porque el 21 de septiembre de 1933 se abrió por primera vez la Arena México, en ese entonces con el nombre de Arena Modelo. Además, este mes el Consejo Mundial de Lucha Libre celebra 85 años.

A este espíritu festivo se suma que el 21 de julio de este año, la iniciativa impulsada por el exluchador Fantasma (miembro de la Comisión de Lucha Libre de la Ciudad) se concretó con el reconocimiento del Gobierno de la CDMX a la lucha libre como Patrimonio Cultural Intangible de la Ciudad de México.

Como homenaje a este espectáculo que viaja entre el deporte y las artes circenses, te presentamos algunas historias de personas que viven la pasión por la lucha libre desde diferentes trincheras, como el autor de los carteles, así como luchadores que están a punto de retirarse y otros que viven actualmente la gloria del cuadrilátero.

Ábrele tu corazón al segundo deporte más popular y querido en México: la sensacional lucha libre. 

Te recomendamos: Las 20 mejores atracciones turísticas de la CDMX.

Los rostros de la lucha libre

Sansón, Cuatrero y Forastero son la Nueva Generación Dinamita del Consejo Mundial de Lucha Libre
Qué hacer

Sansón, Cuatrero y Forastero son la Nueva Generación Dinamita del Consejo Mundial de Lucha Libre

¡Los rudos, los rudos, los rudos! Fue una pelea intensa, como buen espectáculo de lucha libre la batalla se libró divertida y muy acrobática. A todos en el público nos quedó clara la victoria, la Nueva Generación Dinamita aplastó a Angel de Oro, a Niebla Roja y a Kraneo el pasado martes 14 de agosto en la Arena México. Lo hicieron entre abucheos y saludos clásicos del público hacia luchadores de la clase ruda, pero al final el vitoreo fue contundente, merecido lo tuvieron estos tres atletas emergentes del Consejo Mundial de Lucha Libre. Sansón, Cuatrero y Forastero son imponentes en persona, se nota en sus miradas detrás de las máscaras blanquinegras la entrega y la disciplina. Apenas cumplirán tres años de trayectoria en la Ciudad de México pero como luchadores profesionales tienen ocho; su padre es Carmelo Reyes “Cien Caras” y los tíos los Hermanos Dinamita (Universo 2000 y Máscara Año 2000). Aunque descienden de una familia de luchadores de renombre, no buscan superarlos sino llegar a una meta clara: formar parte de la historia de la lucha libre y convertirse en elementos fuertes del CMLL. Hacen lo mismo con sus rivales que con las expectativas: las rompen y posicionan su carrera con cada pelea como una muy prometedora. No por nada son Campeones de Trío Nacional y Campeones de la Perla de Occidente. En el rin son rudos al máximo, su técnica especial es trabajar en equipo y así fue que lograron ganar la difícil apreciación del público. De acuerdo a Cuatrero, es el riva

KeMonito, la estrella más pequeña de la lucha libre
Qué hacer

KeMonito, la estrella más pequeña de la lucha libre

Dentro del gigante universo excéntrico y juguetón que reviste a la lucha libre mexicana, se encuentran las mascotas que acompañan a luchadores de alto nivel para descubrir las artimañas de los oponentes, ayudar, nutrir de diversión y para alcanzar a otros públicos como los niños (hago una pausa para reconocer el papel del público infantil como llave universal para dotar de ese sabor mágico y místico a los luchadores que incluso se convierten en superhéroes).  De estos personajes, Alushe fue una criatura inspirada en una especie de duende proveniente de la cultura maya que cuidaba a la milpa y los niños, creado en 1988 por Tinieblas —ese ser con máscara negra y dorada (sin orificios) que en realidad es un casco espacial y que junto con El Santo, Mil Máscaras y Blue Demon es uno de los referentes mundiales de la lucha libre y el cine de este género—. Siguiendo esta línea, en 2005 el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) creó el personaje de KeMonito —un mono con pelaje azul y piel amarilla— que sería interpretado por el mismo hombre que el primero: “Llamó mucho la atención de los niños porque todos tienen algún perrito, un lorito o una mascota en casa”. Foto: Cortesía CMLLA pesar de que ambas figuras fueron concebidas para entretener a los más pequeños, la verdad es que en el ring KeMonito no se limita a ser un atractivo visual, se enfrenta a los contendientes (aunque se lo agarren de bajada o no sea parte de la pelea) y recibe los trancazos que se tengan que recibir: “Ver a

Las mujeres en la lucha libre de la CDMX
Qué hacer

Las mujeres en la lucha libre de la CDMX

Si bien el deporte del pancracio
 es brusco, las mujeres nunca se han echado para atrás. No solo se han enfrentado entre ellas para mostrar quién es la mejor luchadora, también han tenido que hacerle una hurracarrana al pensamiento machista de los mexicanos. Inspirada en la lucha grecorromana,
 se tiene registros del nacimiento de la lucha libre Mexicana desde 1863, pero a las mujeres se les abrió la puerta al ring hasta el 12 de julio de 1935 cuando la luchadora estadounidense Mildred Burke se presentó en México junto a un grupo de mujeres; una de ellas, Natalia Vázquez, reconocida como la primera mexicana luchadora. A pesar de la creación de la liga femenil, el entonces gobernador del DF Ernesto P. Uruchurtu (1952-1966) prohibió las luchas femeniles en la ciudad, por lo que muchas se mudaron a otras urbes. Fue hasta 1986 que regresaron a luchar a la CDMX. De las atletas que más resaltan se encuentra Irma González, mejor conocida como La novia del Santo, quien le pidió permiso al mismo luchador para usar su nombre para enfrentarse a la luchadora estadounidense Vicki Williams. También resalta Toña la Tapatía, que se convirtió en la primera mujer réferi. Para los ochenta hubo un gran crecimiento de personalidades que actualmente son instituciones en la liga femenil como la Princesa Sugehit que aunque perdió la máscara se convirtió en una de las favoritas de los mexicanos; Lola González, la gran rival de Rosy Moreno, sin olvidar a Martha Villalobos — la diva del ring— que g

Luchadores exóticos
Gay y lésbico

Luchadores exóticos

Además de tacos, mariachis y tequila, la cultura mexicana es famosa por la lucha libre. Cómo no amar las vistosas máscaras, las elaboradas acrobacias y los pequeños luchadorcitos que, sin importar el tamaño, reparten garrotazos al por mayor. Una figura importante dentro del deporte del pancracio son los exóticos: luchadores profesionales que se caracterizan por sus atuendos con plumas y lentejuela, sus movimientos amanerados y ser abiertamente homosexuales (aunque no todos lo son). Sus inicios se remontan a los años cuarenta con luchadores como Gardenia Davis, Sergio el Hermoso y el Bello Greco, los cuales sentaron las bases de los luchadores exóticos: movimientos afeminados, interacciones con alto contenido sexual, besos al oponente y atuendos extravagantes, aunque para esa época todo se quedaba en el ring simplemente como un “show”. Para los ochenta, este tipo de luchadores se volvieron clásicos y tuvieron la oportunidad de aceptar abiertamente su preferencia sexual, lo que paradójicamente convirtió a la lucha libre mexicana como un deporte de machos musculosos amigables con la comunidad LGBTTTI. Actualmente los exóticos son la sal y pimienta de la lucha libre y no puede haber ningún encuentro sin su participación. Platicamos con algunos de ellos, conoce su historia aquí.

Dr. Rabias, diseñador de mercancía para luchadores
Qué hacer

Dr. Rabias, diseñador de mercancía para luchadores

Más allá de las máscaras, la parafernalia de la lucha libre es una de nuestras favoritas: desde los muñequitos de plástico hasta los carteles. El diseñador Édgar Gómez —mejor conocido como Dr. Rabias— es uno de los artistas que pudo mezclar su pasión por la ilustración con este deporte.Tiene 10 años creando mercancía para luchadores como Pagano, Mr. Niebla y Súper Pinocho, que van desde playeras hasta llaveros. Su popularidad lo ha llevado a tener un stand afuera de la Arena México todos los días de lucha: “Comencé este negocio porque soy ilustrador y me pedían diseñar luchadores. Hice los productos o ciales de dos luchadores, luego de cuatro y así hasta tener cerca de 200; Pagano, Pentagón, Kemuñeco Súper Ratón, entre otros”, conmentó.El arte de Edgar tiene que ver con “mezclar el personaje y sus vivencias”, por lo que al crearun objeto se conecta con la esencia del luchador, lo que da como resultado una pieza que complementa la manera en que se concibe al deportista en cuestión. Recomendado: Las mujeres en la lucha libre de la CDMX.

Payasito Luchin, diseñador de máscaras y equipos para luchadores
Qué hacer

Payasito Luchin, diseñador de máscaras y equipos para luchadores

Uno de los personajes que resaltan del barrio de Tepito es Payasito Luchin, quien desde hace 12 años se dedica a crear máscaras y equipos para luchadores de México y Estados Unidos.Comenzó su carrera como luchador en Guadalajara. Su vida en el deporte lo llevó a conocer los procesos para crear un atuendo: “Comencé cortando piezas, luego tomé cursos de patronaje industrial, alta costura y lencería”. En un principio sólo lo hacía por gusto, pero después se dio cuenta que podía convertir su pasión en negocio. “Después de ver una foto de un atuendo que había hecho fui al gimnasio más cercano y ofrecí mis servicios a los luchadores”.Si bien el conocimiento sobre la manufactura de máscaras se adquiere frente a las máquinas, la concepción de los personajes pone a trabajar la creatividad. “Muchos luchadores quieren máscaras con diseños propios, pero no siempre podemos cumplir todas su peticiones. Además, hay que definir si será máscara tradicional o japonesa, de broche en el cuello o cintura por atrás; bajamos el diseño y acomodamos al personaje”.La mayor satisfacción de Luchin es ver el trabajo arriba del ring o en la televisión
con luchadores con los que ha trabajado, como Mamba, Yurico, Pasión Kristal, La Gaviota, El Apache, Súper Halcón y El hijo del Santo. Recomendado: Dr. Rabias, diseñador de marcancía para luchadores.

Recomendaciones para disfrutar la lucha libre en la CDMX

Mi primera vez en las luchas
Qué hacer

Mi primera vez en las luchas

Nunca había ido a las luchas hasta la pelea del segundo viernes de agosto en la Arena México; cuando fui testigo de una batalla de grandes: Okada, Último Guerrero y el Negro Casas versus Místico, Diamante Azul y El valiente. Y no es que estuviera ajeno a este universo tan nacional y tan nuestro, pues es imposible no ser tocado en algún momento de tu vida por las perfectas máscaras, las películas del Santo o de Tinieblas, los miniluchadores de plástico con rebaba, el tradicional grito “los rudos, los rudos, los rudos”, o las cemitas de las afueras de la Arena Puebla (sí, soy de allá). Pero fue hasta los veintitantos años que decidí vivir esta experiencia que pareciera sacada de un cómic o de una excéntrica película de culto. El mejor lugar en el mundo para ver lucha libre...Para llegar a mi asiento tuve que rodear la arena por fuera, entre puestos de palomitas, cervezas y Maruchan. Ya en mi lugar, las mentadas de madre y los chiflidos eran tantos que no entendía quién apoyaba a quién. Fue cuando me cayó el veinte de que estaba en el más grande y el mejor sitio del mundo para ver lucha libre. Y es que este mismo lugar en la Doctores fue la Arena Modelo que Salvador Lutteroth recuperó para dar vida a la Empresa Mexicana de Lucha Libre, en 1943 se fundó la Arena Coliseo en la calle Perú 77 y 10 años después la actual Arena México, en el mismo terreno donde inició todo en la Doctores. Foto: Alejandra Carbajal¿Qué onda con los rudos y los técnicos?Comenzaba a sentir ese gran espa