Fonda Marina
Foto: Alejandra Carbajal

15 Restaurantes de la CDMX recién reseñados

Conoce los nuevos lugares para comer en la Ciudad de México reseñados por nuestros expertos de forma anónima

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

¿Quieres descubrir nuevos lugares para comer? Sabemos que tienes tus favoritos, pero siempre te puedes sorprender por los nuevos proyectos gastronómicos en la ciudad. Encuentra los nuevos restaurantes que visitamos en diferentes zonas de la CDMX. 

15 Lugares para comer en la Ciudad de México recién reseñados

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Japonesa
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
El restaurante japonés Deigo es un viejo conocido de la Del Valle. Recuerdo que en sus inicios, mucho antes de que se asociaran con el influencer Luisito Comunica, el lugar era famoso porque la mayoría de sus clientes eran japoneses gracias a su cocina tradicional. Conforme creció, siguieron nuevos conceptos: un spot de ramen en la Juárez y en la Condesa (el favorito de muchos para este tipo de caldos), y ahora acaban de abrir una barra de sushi en el Pasaje Parián.  Se trata de un local pequeño (solo hay 12 lugares) para que desde cualquier punto puedas observar cómo preparan al centro los rollos, tatakis, nigiris y sashimis, todo con productos de muy alta calidad provenientes de aguas de Ensenada, Canadá, Nueva Zelanda o Japón.  Desde mi silla vi desfilar King salmon, hamachi, kampachi y por supuesto diferentes tipos de atún (chutoro y otoro). Los maestros de sushi del otro lado de la barra nos explicaron qué hace especial a cada corte según la zona del pescado de donde se obtiene. Mi plato favorito por su originalidad fue el chutoro al chimichurri, en cada bocado el atún se derrite en la boca, mientras la salsa lo complementa con un punto agridulce.  Para beber, obviamente hay una carta de sake, pero pregunta por los dos cocteles a cargo de Claudia Cabrera (Kaito Del Valle), reconocida como Icono de la Industria por los 50 Best Bars de Norteamérica. Eso sí, contempla que según el tipo de productos que quieras, la cuenta se puede elevar bastante. Te recomendamos: Mama San
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Asiática contemporánea
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
El pho es una sopa reparadora de la cocina de Vietnam, generalmente se trata de un caldo con fideos de arroz, carne de res o pollo y hierbas aromáticas frescas. Por si te quedaba duda de que la escena culinaria de la CDMX está obsesionada con los sabores asiáticos, acaba de abrir un nuevo local dedicado a esta sopa.  Junto a un autolavado, este pequeño local es el hermanito de Makan. Te recomiendo que esperes por las mesas de afuera, ya que en la barra interior se concentran los vapores de los caldos, más el calorón de medio día, vas a pasártela sudando. En cuanto a la carta, aquí solo hay —literalmente— de tres sopas: dos pho y un ramen. También lee: 7 nuevos restaurantes japoneses Pero antes de entrarle a ellas, prueba el rollito primavera, mucho más saludable que los excesivamente grasosos de los restaurantes chinos. Se hace con una fina hoja de arroz frita y va relleno de carne de cerdo y zanahoria, el cual debes envolver en hojas de lechuga y chopearlo en una deliciosa salsita de vinagre y chiles. Luego vienen los caldos: el Pho Ba Tal lleva fideos de arroz con trozos de carne de res poco cocida en el caldo (si no le entras a la carne cruda, mejor vete por otra opción) y el Pho Ga, es un caldo claro con pollo, cebolla y cacahuate troceado. Ninguno tiene sabores muy concentradas, de hecho son bastante ligeros aunque tienen buen sazón. Ambos los complementas con germen de soya y hierbas frescas (hierbabuena, menta, albahaca y cilantro). La tercera opción,  el ramen, fue
Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
Bandido es mucho más que una simple cafetería para disfrutar de pan dulce y café; es una experiencia gastronómica que supera las expectativas. Desde el momento en que entras, te sumerges en un ambiente acogedor con una decoración en tonos neutros que invita a disfrutar. Aquí la música tiene un lugar muy importante, por eso se enfocaron en un sonido de alta calidad para que brille su colección de viniles, pero a un nivel adecuado para propiciar una buena conversación. Además, al menos en mi visita, el servicio fue impecable.  Empezamos con un estallido de sabor con la poción kombucha de jengibre. En estas noches calurosas, nada como la frescura de esta raíz y las burbujas para refrescarnos. La acompañamos con la entrada de brie a la leña, con miel e higos, con toques dulces y crujientes perfectos como presentación a su concepto, un menú especializado en la cocina de leña.  También lee: Cafeterías con talleres de arte Y hablando del menú, las hamburguesas se veían tan bien que no pudimos ignorarlas. Llevan carne Wagyu, tanto la Smash como la Bandido Cheeseburger. Ambas son una mezcla de sabores que te dejarán muy feliz. El pan brioche en el que vienen es delicioso, y aunque quizás no sean las mejores hamburguesas que hayas probado, te dejarán con ganas de volver. No podemos olvidar las papas a la francesa, crujientes por fuera y suaves por dentro, aunque si no eres fan de la paprika, mejor pídelas sin ella.Para cerrar como se debe, el pan francés con leche condensada fue perfec
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Hamburguesas
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
Solo en la Condesa podía abrir un concepto que involucrara hamburguesas maridadas con vinos naturales. Con un diseño muy cuidado que vuelve minimalista los clásicos locales de comida rápida como el famosísimo In-N-Out, estas hamburguesas serán el nuevo monchis que competirá con los tacos nocturnos (y que seguro verás por todo Instagram), ya que los fines de semana su harario se extiende hasta las 2am.  Cuando te sientas en Bobo te traen dos menús: el de alimentos y el de vinos. Todo lo que sale de la cocina fue creado por la chef Valeria Velásquez, también creadora de las delicias del menú de la cafetería Malcriado. La carta de Bobo es breve y sabrosa, sin complicaciones. En primer lugar está la hamburguesa sencilla con queso (con opción de hacerla doble o triple según tu hambre), la spicy, con salsa cremosa de habanero y la veggie (con portobello). Las papitas no están incluidas, debes pedirlas aparte y son delgadas, muy similares a las de burgers de cadena.  Para picar, probamos el pollito frito con salsa tártara. Muy agradable en textura, aunque quizás le faltó potencia en cuanto a especias o picante a la cobertura. Nada que no se arregle con unas gotitas de tabasco. Antes de seguir, me contaron que tienen un vino propio, el Bobo, que proponen para acompañar tu hamburguesa. Es un garnacha del Valle de Guadalupe que hiccieron junto con Radicante; o si prefieres hay opciones de blanco, rosado o naranja.  Con la copa servida, ahora sí estábamos listos para nuestras burgers. M
Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Española
  • Polanco
  • precio 3 de 4
  • Crítica de Time Out
Arriesgarse con la fusión de sabores o elevar la cocina tradicional con influencias de otro país en estos días resulta relevante cuando hablamos de propuesta y sabor. En Pepe, Mesa Española lo logran sin pretensiones.  En el corazón de Polanquito otro restaurante español no suena lo más innovador, pero aquí la cocina ibérica recibe un twist interesante. Su terraza y comedor principal lo dotan de personalidad única que es precisamente el sello de Kimpton, que ya cuentan con estrellas Michelin en sus restaurantes, aunque forma parte de Hotel Virgilio el lugar bien puede ser opción para una comida de negocios o una charla casual con amigos.  Lo particular está en la fusión ecléctica de especias, ingredientes y técnicas de su carta que renuevan, por ejemplo; la clásica torta española, las croquetas o el pulpo a la gallega. Donde las texturas y el sabor balanceado funcionan como propuesta. Las porciones son ideales para compartir y los emplatados hacen que se te antoje comer antes de tomar la foto. Las tapas de mejillones con kimchi, mezcla de setas y hongos se acompañan perfecto con el pisco con mezcal y jamaica y eso fue con lo que abrimos el apetito. Probamos los pulpos a la gallega servidos con coulis de pimiento, papas crujientes y pimentón como plato principal. Nos dejamos recomendar por el chef ejecutivo y descubrimos, lo que pensamos es, el mejor platillo de la carta; su cordero prensado que va servido con alcachofas, jus de cordero, puré de manzana y las notas inconfundi
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
La gastronomía es una de esas partes de la sociedad que están en constante evolución, en la que los cambios, las mejoras y la búsqueda de la perfección a partir de diversas propuestas son las más abrazadas. Este nuevo restaurante sustentable ofrece una experiencia multisensorial donde el grill es el protagonista, la cual nos permite probar platos que parten de la sostenibilidad sin perder de vista la exquisitez. La propuesta tiene un menú adaptativo a los ingredientes de temporada, así como productos gourmet, lo más frescos posibles, y con calidad de talla mundial. Lo que busca Local es entender las posibilidades que nuestro país nos da y, de acuerdo con las temporadas y las necesidades de los comensales, armar un menú cada cierto tiempo donde el eje central sea lo saludable y el bajo impacto al medio ambiente.  El lugar funciona como speakeasy de ambiente vegetal, donde la sustentabilidad llega a cada rincón del lugar, incluso el mobiliario está construido con material reciclado. También lee: Así será el primer restaurante "cero desperdicio" en la CDMX La atmósfera está llena de estos aromas naturales, complementados por las fragancias de la cocina, a la que tienes acceso visual. En nuestro menú no faltaron cortes de carne, vegetales, mariscos, hongos, semillas y raíces; entre otras cosas probamos una ensalada de kale con papa cambray y huevo con aderezo de atún; también encurtidos con pan campesino al grill y un tipo de “queso de puerco” artesanal. Además del rib eye a la
Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Italiana
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
Pasar por la calle Orizaba es suficiente para encontrar clásicas y deliciosas propuestas a la hora comer y beber. Una tarde de mezcal en La Botica, la hora del cafecito en Madre Café y, al lado de éste, un menú italiano en Macelleria Roma, donde pastas artesanales, pizzas y cocteles desfilan de mesa en mesa. Este lugar se distingue por su cálida atmósfera, luces tenues y espacios cómodos para que las pláticas se alarguen hasta que cae la noche. Además se esmeran en rescatar las recetas originales, preparadas desde cero de manera artesanal con ingredientes frescos. También lee: Restaurantes de cocina italiana en la CDMX Al llegar nos recibió una pieza de pan de la casa, acompañado de mantequilla con aceite de trufa y cebollas crujientes, cortesía del lugar. Como no solo de pan vive el hombre, la carta de tragos, ideal para las tardes de intenso calor, ofrece opciones clásicas o tragos vibrantes como el Aperol Betty, que se verá muy coquette en nuestro feed. Otro de nuestros favoritos fue Sinatra, con gin, romero, aceitunas y limón amarillo. La pasta alla ruota es una clásico del lugar, preparada dentro de una rueda de queso Grana Padano que es todo un espectáculo al llegar a la mesa, pero la que nos hizo vaciar el plato fue la papardelle macelleria, con ragú de costillas braseadas en jitomate. Las pizzas, desde la imperdible margherita hasta la de higo, se preparan en horno de piedra para conservar la tradición. Sacamos nuestro segundo estómago para el postre y compartimos un
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Mexicana
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
La chef Gaby Ruiz (Carmela y Sal, Carmela DeMorada) se alió con las cafeterías Cielito Querido para crear un nuevo concepto justo frente al famoso Poliforum Siqueiros. Esta bella esquina de techos altísimos y terraza exterior comienza a ser descubierta por los oficinistas de la zona. El menú se amplió con desayunos y platos de comida apapachadora de las comidas corridas, como unas albóndigas, sopa de la milpa o ensalada de nopales, pero donde no falta el sello de la chef tabasqueña. Para el after office, hay una carta de coctelería donde casi todos los tragos llevan café.  También lee: Cafeterías con talleres de arte Llegué a la hora de comer, así que me fui directo hacia la torta ahogada de brisket, con cebolla morada encurtida y kimchi casero. Ojo, si estás esperando una torta súper picosa como las tapatías, aquí el grado de picante es ligero. A su lado pedí también una sustanciosa ensalada mexicana con lechuga, elote amarillo, frijoles, tortilla frita y quesillo.  La carta contempla varias opciones vegetarianas, de las cuales te puedo recomendar el sope de lentejas ahumadas con salsita encacahuatada y trozos de plátano macho frito. Pero de lo que tenemos que hablar seriamente es del postre: el tamal de taro acompañado de un café o una horchata caliente (si eres dulcero) te van a hacer la tarde. No es sorpresa que me confirmaran que este tamal, con la masa súper esponjosa, coronada con crema montada y bolitas de tapioca de jerez, sea el más pedido de la carta, junto con el
Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
En el principio fue el fuego, y después de él, todo lo demás. En la azotea del edificio que alberga al sorprendente Antesala y a Lorea, está Alelí, una propuesta simple pero arriesgada, que tiene como personajes principales la agradable tranquilidad de una azotea llena de plantas y silencio; y el fuego, sus brasas y calor, que ahúman y transforman un poco de arroz en un manjar. De la mente del Chef Oswaldo Oliva, Alelí es una propuesta reconfortante que dan ganas de compartir con quienes queremos, la carta es consistente, y muestra con maestría que el carbón y el fuego son transformadores. Honestamente, no creo que hay una sola cosa que no valga la pena probar, pero hablemos de los Cogollos de lechuga asados con aderezo de pistache y limón, que son una sorpresa al paladar de una glotona antiensaladas; o del taco de camarón jumbo en el que puedes saborear las brasas, mientras muerdes los crujientes romeritos crudos que son el complemento de frescura perfecto; y la estrella de la casa, el socarrat, ese arroz meloso que se queda pegado a la paellera, en Alelí lo sirven con chicharrón prensado y láminas de pescado. También lee: cafeterías con terraza en la CDMX La frescura y el humo, lo crudo y lo asado, lo dulce y lo salado se unen en cada platillo para completar le experiencia de estar en una de las ciudades más grandes y caóticas del mundo, y sentirte en un tranquilo paraíso. Para beber, cervezas de la casa, cocteles clásicos y revolucionados, y el vermut de la casa, Lovo, que
  • 3 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cafés
  • Cuauhtémoc
  • Crítica de Time Out
A veces, entre el acelere de la ciudad, y de la vida en general, tomarte un minuto para respirar, parece imposible, por eso, encontrar un lugar en el que se detiene el tiempo te puede hacer el día. El minutito es una cafetería o bar, según la hora en que la visites, que hace homenaje a esas barras de café madrileñas o cubanas en las que el café se toma de a pie, en donde te saludan por tu nombre, te sirven lo de siempre y le mandan saludos a tu familia. También lee: 7 nuevos restaurantes japoneses en la CDMX Puedes pasar antes de ir a trabajar a pedir un Flat White y un chocolatín por la ventanita; o consentirte a la hora de la comida con una kombucha, un bikini de sobrasada, queso comte y miel; y unas papitas con jamón serrano. O quizás, al terminar tu jornada, pararte tranquilo frente a la barra de enormes espejos y ver cómo te preparan un Esspreso Martini mientras escuchas a Cheo Feliciano cantando El ratón; pedir unas aceitunas carnosas mientras te tomas un vermut blanco y te das cuenta de que detrás de la barra todos se toman su tiempo para que lo que llegue a tu plato, a tu taza o a tu copa, sea una buena experiencia. El minutito tiene apenas unos meses abierto en la Juárez, y ya se siente como un lugar diferente y con mucho movimiento, con música que acompaña perfecto la sensación de estar en otro sitio, de que si te tomas un minuto, cosas deliciosas pueden pasar. Por Aura Mendoza  Recomendado: La Cel
Recomendado
    También te puede gustar
    También te puede gustar
    Publicidad