Aventuras de strippers y gogo dancers en la CDMX

Los encargados de subir la temperatura en los antros y fiestas gay se confiesan con nosotros y te decimos dónde verlos

Gogo dancers y strippers en la CDMX
Foto: Alejandra Carbajal

Son los tipos encargados de ponerle cachondeo a las noches de ligue, tragos y mucho baile: gogos y strippers, el elemento visual que ayuda a dar personalidad a los antros. Pero no son lo mismo, los gogos dejan algo a la imaginación, mientras que los strippers ponen a prueba el morbo con su exhibicionismo frontal.

Te presentamos a los protagonistas de las fantasías nocturnas que bailan en lugares como BoyBarBB Show Bar y Kinky.

Recomendado: Los mejores antros y bares gay de la CDMX

Confesiones de gogos y strippers

El mejor cuerpo: Farley Ortiz
Gay y lésbico

El mejor cuerpo: Farley Ortiz

Cuando Farley no está arriba de la barra es modelo, desde hace ocho años. Su trabajado cuerpo lo respalda, pues en 2016 ganó el concurso de Mr. Distritocapital en Venezuela.  ¿Eres gay o buga?Todo depende del contexto. ¿Te han ofrecido dinero por irte a casa de alguien?Me han llegado a ofrecer 10,000 pesos, pero creo que no estoy listo para dar el siguiente paso y ser scort. Como soy más o menos conocido en el ámbito del modelaje en México, no me quisiera quemar. ¿Quiénes son más manchados como público, hombres o mujeres?Mujeres, más que los gays. Les gusta que no seamos afeminados y eso las excita y nos meten mano todo el tiempo. Foto: Alejandra Carbajal ¿Qué canción odias bailar como gogo?Me van a matar pero ni modo: esas que suenan a baladas mexicanas suaves de Luis Miguel, Carlos Rivera. ¡Dios! nomás no me sale lo sex, tengo que desabrocharme el pantalón, echarme hacia atrás y empezar a tocarme para sentirme sexy. ¿Qué es lo más bizarro que te ha pasado en tu oficio?Que me griten ¡quítatelo todo! Una vez una chica me arrancó el calzón en pleno escenario y bueno, ahí estaba enseñando todo, cosa que no hago pues sólo me desabrocho el pantalón. ¿Qué no te gusta de tu cuerpo?No estoy muy seguro… mi cabello es muy lacio, tengo que echarme mucho spray. Foto: Alejandra CarbajalKinky Bar Amberes 1, Juárez. Metro Insurgentes. Vie-sab 11pm. Recomendado: Confesiones de un gogo dancer: Sunay Baez. 

El fresa: Sunday Baez
Gay y lésbico

El fresa: Sunday Baez

Sunday lleva cuatro años bailando, no hace desnudo total y es heterosexual. También es modelo y ha hecho obras de teatro y novelas en la televisión. Mide 1.81 metros de altura y a los 18 años se coronó como Míster Universo Venezuela 2015. ¿Cómo es el ambiente dónde bailas?Muy tranquilo la verdad. Bailo en la parte de arriba de BoyBar, como sabrás, la planta baja es donde se encuentran las regaderas en las que otros compañeros hacen otro tipo de show. ¿Cómo te sientes bailando en un bar gay?Me ha funcionado ver a todas las personas como iguales y llevarme bien con todos. Por ejemplo, cuando bailo frente a un público mayoritariamente gay, me siento respetado y es muy enriquecedor. Foto: Alejandra CarbajalQuién te mete más mano, ¿hombres gay, mujeres hetero, hombres hetero?Creo que por mi forma de bailar el público se da cuenta casi de inmediato que soy hetero. En ese sentido, las mujeres hetero se sienten con más confianza de meterme mano. ¿Qué movimientos delatarían a un gogo hetero de uno gay?Tiene que ver con el grado de sensualidad que proyectamos con el público, en la forma del baile, en los movimientos con los que generamos comunicación. Los gogos gays son capaces de generar un grado de confidencialidad íntima que el público gay a su vez es capaz de descifrar. Los gogos hetero probablemente nos contenemos. ¿Qué música odias bailar?Ni si quiera sé el nombre o el estilo, son esas canciones tipo baladas, medio pop, cantadas por mujeres. BoyBar Amberes 14, Juárez. Metro

El más hot: Balam
Gay y lésbico

El más hot: Balam

Balam no tiene un lugar fijo para hacer sus shows de stripper, pero le gusta ir de bar en bar y de fiesta en fiesta. Aunque es heterosexual y con novia, sus rutinas son subidas de tono e incluyen desnudo total, algunos aseguran que lo hace porque tiene de qué sentirse orgulloso. ¿Qué es lo más cabrón que te han ofrecido en un show?Una ocasión, me dijeron que me compraban una moto si me iba con él después de mi show, pero no acepté. ¿Quiénes son más manchados como público, las mujeres hetero o los hombres gay?Las mujeres son las que más te meten mano, pero las propuestas más intensas o descabelladas las he recibidos de gays, siempre son ellos los que me invitan a su casa. ¿Qué piensa tu novia de lo que haces en tu trabajo?Batallé bastante para entrar a una relación estable. Mi pareja actual entiende muy bien a lo que me dedico. Fuera del baile, soy muy hogareño, del gimnasio a mi casa y en la noche pues a quitarme la ropa. El acuerdo es nada de mentiras sobre lo que ocurre cuando bailo. Foto: Cortesía Balam ¿Usas pastillas para las erecciones?Sí, cuando tengo varios números. ¿Dónde te sientes más cómodo, bailando para chicas u hombres?Los gays son muy especiales al momento de juzgar, desde la forma en cómo te mueves hasta si estás gordo, si tienes 10 miligramos de más, si ese corte de cabello no te va, si estamos feos o guapos. Aunque son muy dados y generosos con las propinas, cosa que casi no pasa con las mujeres. Ellas llegan a ser algo complicadas, cuando quiero inte

El atrevido: Mauricio
Gay y lésbico

El atrevido: Mauricio

Fuera de BB Show Bar, la vida de Mauricio es heterosexual, pero las circunstancias laborales lo han hecho explorar su bisexualidad y es uno de los strippers más solicitados del lugar. ¿Qué es lo más bizarro que te ha pasado?Un chico me vio con mi traje sadomasoquista, me pidió un privado y ahí me dijo que se había portado muy mal que le diera unas nalgadas, pero no sabes, las quería más fuertes y más fuertes. Sentía que le estaba propinando una madriza y aun así pedía más fuerte. ¿La tienes grande?La verdad, sí. ¿Crees que es requisito tenerla grande para hacer desnudo total?Sí, porque un stripper con una verga mediana o chiquita difícilmente despierta alguna fantasía. ¿Tomas algo para tener erecciones?Cuando se me junta el trabajo y además tengo que cumplir en mi vida personal (ya sabes)… sí. ¿Te han ofrecido irte a casa con alguien?Depende el sapo, la pedrada. ¿Qué canción odias bailar como stripper?No me siento cómodo con salsa o cumbia. En una fiesta de soltera, la festejada era bien adicta a la cumbia y ahí me tienes, bailando una rola de la Sonora Dinamita o no sé qué madres, pero bueno, chamba es chamba. BB Show bar Amberes 21, Juárez. Metro Insurgentes. Vie-sáb 11pm (varios números y privados). Recomendado: Confesiones de un stripper: Balam.

De gogo dancer a bailarines profesionales y modelos

Daniel Sisniega
Gay y lésbico

Daniel Sisniega

Daniel Sisniega es uno de los rostros más reconocidos por la comunidad LGBT, tal vez porque acapara anuncios, por su apariencia clean o por su trabajado cuerpo. Lo que comenzó como una admiración a los 17 años por los gogo dancers y stripers en los antros gay, hoy ha llevado a Sisniega a bailar para artistas como Thalía y Juan Gabriel, participar en el ensamble de musicales como Hoy no me puedo levantar y MYST My Soundtrack y ser modelo para marcas nacionales e internacionales. Hicimos que regresara en el tiempo para platicarnos sobre los inicios de su carrera. ¿Todavía bailas como gogo dancer?Ya casi no bailo en antros aunque sigue siendo una actividad que me gusta hacer de vez en cuando. Actualmente me dedico más a la danza profesional y show business. Estoy en gira con Sebastián Yatra, Yuridia y soy parte del elenco de MYST My Soundtrack. ¿Eres gay o buga?Orgullosamente y felizmente gay. ¿Qué canción odias bailar?Hoy en día, la música electrónica. Siento que de unos años a la fecha, la música electrónica ha perdido ángel. La música actual ya sólo es ruido, antes había cantantes de música electrónica, ahora ya no son necesarios. "Sabía que mi vida sería mejor siempre arriba de un escenario".  Foto: Cortesía Daniel Sisniega¿Cuál fue tu primer acercamiento al mundo de los gogos?En mi cumpleaños 17 visité por primera vez un antro gay, ahí vi a los gogos y no podía dejar de admirarlos, lo único que sabía es que quería estar ahí. Después de eso empecé a trabajar como ba

Jorge Narcio
Gay y lésbico

Jorge Narcio

Jorge dejó de bailar en la barra para desarrollarse como coreógrafo y dirigir Move on dance, una agencia de bailarínes, performers, gogos y aerealistas. Ha bailado con artistas como Paulina Rubio, Thalía y Yuri y participado en obras como Hoy no me puedo levantar y The Hole México.  ¿Cómo inició tu carrera de gogo dancer?En el mítico Box de Jorge de la Rosa en Polanco. Recuerdo que iba los sábados y por ese entonces (principios del 2000) estaba obsesionado con la serie Queer as Folk y con los gogos que bailaban en los antros que visitaban los protagonistas. Así que un día llego al Box, había una fiesta de Halloween, vi a los gogos y me enamoré de ese ambiente. En el furor, me subí al escenario, me quité la playera y empecé a bailar. Me gustó tanto, que regresé el siguiente fin de semana a hacer lo mismo. Al tercer fin de semana, Jorge de la Rosa se acercó y me dijo “¿por qué no te vienes a trabajar con nosotros?, llevas haciendo esto tres fines de semana gratis, es justo que te paguemos”.  Y así empezó mi carrera como gogo dancer. ¿Qué hacías en el escenario?Mi número era especial, me contrataron para hacer el performance de aparentar ser un miembro del público que se subía a las tarimas, se quitaba la camisa y ahí se quedaba. Justo en esos momentos, empecé a tomar clases de danza. Entonces, con el dinerito que ganaba de gogo y las coreografías que montaba aquí y allá, pude solventar mi carrera de diseñador gráfico. Tenía especial éxito en los antros gay porque con la ayud

Lugares para ver strippers en la CDMX

Osil Bar
Gay y lésbico

Osil Bar

La pasión por la vida nocturna, y en especial la comunidad gay masculina, agradece los nuevos espacios, aunque pequeños, que se atreven a salir de las centrificadas Zona Rosa, Centro, Polanco y Roma-Condesa. Desde hace cinco meses se corrió la voz de que Osil Bar era el nuevo Botas de Coyoacán: un lugar de strippers masculinos para hombres que “te bailan a ti, no a tus amigas”, como lo dice su prometedor eslogan. Al llegar te recibe Charly Díaz —un hito de los strippers de la CDMX y del porno LGBT+ mexicano—, quien te ofrece una mesa y te da la bienvenida a un negocio que existe desde hace 12 años (por ello ha pasado desapercibido entre muchos de los vecinos de la colonia), pero que desde hace unos meses acondicionó una parte del recinto para dar cabida a hombres deseosos de diversión ardiente. Este espacio tiene un pequeño escenario enmarcado en cortinas rojas de terciopelo y apenas 14 mesas, lo que da esa atmósfera de cabaret de antaño; picoso y discreto. La variedad de strippers quienes hacen su presentación y recorren entre las mesas subiendo la temperatura resulta un show muy entretenido y caliente. Predominan los hombres tipo chacales o muy viriles. El espectáculo intermedio entre las presentaciones de chicos de gym se ameniza con el show travesti que imita a las grandes divas mexicanas. Entre presentación y presentación, la música va desde pop noventero, pasando por reguetón, hasta algunos bits electrónicos. Se agradece que la música está a un nivel considerable par

Time Out dice
4 de 5 estrellas
Amberes 46
Gay y lésbico

Amberes 46

Cuando hablamos de porno gay o strippers en la CDMX no podemos pasar de largo a Charly Díaz, un hito en este ambiente; maduro acuerpado y demás conocido por la comunidad LGBTTTI. Luego de nueve años de no estar presente en Zona Rosa, Charly regresa a la calle de Amberes (muy cerca del El 9 de Amberes) con un un nuevo bar en el que "los strippers te bailan a ti y no a tus amigas". Este lema lo comparte con Osil Bar, que abrió sus puertas el año pasado en Coyoacán. El bar de strippers y gogo dancers es amplio y tiene dos escenarios en el que constantemente hay shows para todos los gustos: verás strippers chacalones, guapos, muy mamados y twinks, quienes presentan bailes un poco breves y nada atrevidos hasta antes de la media noche; pasando la hora mágica hay desnudos totales y aunque no vimos a Charly en acción, nos aseguró que sí dará espectáculo —como hace poco menos de una década lo hacía en Botas Bar también en Zona Rosa— y probablemente hasta show de sexo en vivo (estoy cruzando los dedos). Hay que decir que la distribución de Amberes 46 es eficiente para ver los números sensuales. Abre solo los jueves e incluye show drag o travesti y la oportunidad de tener un baile privado con algunos de los chicos por $150 o invitarles una copa de $100-$250. Ojo, ve con la cartera llena porque los chavos constantemente se acercarán a tu mesa para ofrecerte sus bailes. Yo me animé a un privado con uno de los chicos con un derrière de envidia, Josef, y sinceramente no fue nada del otro

Time Out dice
4 de 5 estrellas
Boy Bar
Gay y lésbico

Boy Bar

Si quieres pasar una auténtica noche candente, te invitamos a visitar Boy Bar, un antro en Zona Rosa, el cual tiene como única meta deleitar a los caballeros con sus famosas noches sin límites. Este bar posee tres pisos donde se escucha electro pop bailable, pero su fuerte son los strippers, gogo dancers y los shows XXX más candentes de la Ciudad de México, pero quién se lleva la noche es su hot room, un cuarto oscuro muy concurrido, en el que de vez en cuando se cuela un poco de luz, haciendo más emocionante la experiencia. Aquí los litros de cerveza son obligatorios, sin embargo no dudes en pedir alguno de sus deliciosos tragos mezclados como palomas y mojitos. Si eres fumador, no te preocupes, el tercer piso es una terraza. Los jueves son noches XXX, mientras que viernes y sábados son de fiesta. Dale like a su página de Facebook para no perderte ninguna de sus candentes fiestas. ¿Quieres un consejo? Pídete un Long Island, una bebida con te, y disfrútalo en la terraza, es glorioso.

Time Out dice
3 de 5 estrellas
Botas Bar
Gay y lésbico

Botas Bar

Dos de las principales diferencias de este lugar respecto a un table dance buga es que: uno, no hay un tubo al centro de la pista; y dos, entrar cuesta 100 pesos. El resto de la dinámica es exactamente igual, con todo y el staff de seguridad de muchachones trajeados que portan con prepotente orgullo unos audio-chicharitos en la oreja. Seamos honestos, para el actual estado de alarma en la Zona Rosa, terminas por agradecer la estricta revisión de este bar.La versión masculina de este table-dance mixto (shows para hombres y mujeres en diferentes pisos) es un rectángulo con una pista justo al centro, rodeada de mesas acomodadas de manera escalonada, como en los teatros. Las instalaciones son limpias aunque ligeramente estrechas. En el Botas hay que acomodarse en un asiento con buena vista y soltar a tu pequeño voyeur como si fuera su día libre para que haga de las suyas. Aquí nadie te verá feo cuando se te salgan los ojos lascivamente cada que un stripper se apodera de la pista. A pesar de que desde el jueves está algo lleno, el ambiente no es precisamente eufórico. Hay fiesta, pero los pocos parroquianos que vienen en pareja o en pandillas (la mayoría somos hombres solos) se contienen para no gritar. De alguna manera se respira el mismo sosiego erótico de los clásicos table bugas. Pido una cerveza clara ($50) mientras sube un chico a la duela. La mayoría de los desnudistas que abordan la pista bailan en promedio dos rolas, una movidona y la segunda inevitablemente balada. E

Time Out dice
3 de 5 estrellas
BB Bar
Gay y lésbico

BB Bar

Un par de cortinas de terciopelo te dan la bienvenida y abren paso a un espejo grande, en el cual se reflejan las miles de bombillas viejas que cuelgan del techo. Esto le da un toque íntimo y romántico.El bar es pequeño pero acogedor y tiene un halo de elegancia. Los pequeños sillones te hacen saber que no es un bar para ir a bailar, sino para charlar con tus amigos, cantar y darse un buen taco de ojo.Al fondo hay un escenario que da la apariencia de chimenea, en la cual, de jueves a domingo, se presentan gogo dancers y strippers atléticos que dejan ver sus diminutas trusas, bien dotados.Los jueves, a partir de las 8pm, hay karaoke. Algunos clientes ya son asiduos a este bar sólo para cantar, así que llega temprano para apartar mesa y micrófono.La barra ofrece chelas, gomichelas y cocteles por litro, que no son los mejores, pero ya entrando se te olvida. De jueves a sábado el cover es de $100 e incluye una bebida de cortesía. Los domingos la entrada es libre.

Time Out dice
3 de 5 estrellas