Rompamos la brecha: mujeres de la CDMX en el campo laboral

Políticas, productoras de cine y teatro, reparadoras y más mujeres de la CDMX nos cuentan su experiencia en el campo laboral

Retratos de mujeres agrupados en collage
Foto: Time Out México

En 2013, me postulé para una vacante en una revista de entretenimiento. Mi experiencia cumplía con los requisitos publicados por el área de recursos humanos y me dieron cita para entrevista, primero con una persona de RH y después con el director editorial. Cuando estaba a punto de terminar la sesión con este último, él cometió el acto más misógino del que he sido parte laboralmente: “Tu perfil está muy bien, cumples con todo. Pero tu problema es que eres mujer”.

Si en las anteriores líneas cometo una de las más graves faltas del periodismo, ponerme al centro de la historia, es porque esa anécdota personal seguramente es compatible con las vivencias de muchas mujeres en la Ciudad de México y en todo el país; así se los hayan dicho explícitamente como fue en mi caso o simplemente los reclutadores decidieran ignorar sus perfiles.

Las consecuencias de estas vivencias individuales, que se resumen en actos violentos discriminatorios y misóginos, han sido caso de estudio en investigaciones de organismos internacionales y nacionales. En un estudio realizado en 2017 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México registraba la segunda tasa de participación laboral femenina más baja de los 36 países miembros; el primer sitio lo ocupaba Turquía. Por su parte, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) reportó en el último cuatrimestre de 2020 que la participación de las mujeres en el mercado laboral se redujo de 45 a 39%, siendo uno de los sectores que más vio afectado su trabajo a casua de la pandemia. 

En concreto sobre la brecha salarial por género, la OCDE publicó en 2019 que en nuestro país la diferencia entre los sueldos de hombres y mujeres corresponde a 18.8%, una de las más grandes de los países miembro; la brecha salarial promedio entre los integrantes de la OCDE es de 13%.

Así que la brecha salarial existe y se debe a cuatro razones principales: 1) La discriminación en el lugar de trabajo, 2) La diferencia en los sectores laborales en los que históricamente se han desempeñado los hombres, 3) La escasa participación de las mujeres en puestos de liderazgo y de alta dirección, 4) La falta de políticas de conciliación de la vida personal y profesional.

Es por eso que, con o sin la sombra del Coronavirus, muchas mujeres se ven obligadas a emplearse en la informalidad, lo que implica una precariedad laboral, con salarios bajos y falta de prestaciones y de seguridad laboral.

Que el panorama cambie depende, entre otras cosas, de quiénes ocupen puestos de toma de decisiones en las distintas áreas laborales. Por eso, en esta edición nos acercamos a mujeres que han avanzado en sus campos de trabajo, para que compartan su experiencia y nos digan cómo aprovechan sus actividades diarias para reducir la brecha.

Recomendado: No siempre fui feminista y ¿Quién quisiera ser mujer en este mundo?

Mujeres de distintas áreas comparten sus experiencias

Adriana Pacheco, fundadora de Hablemos, escritoras
Shopping

Adriana Pacheco, fundadora de Hablemos, escritoras

Las escritoras son plumas superpoderosas y no cuentan siempre las mismas historias sentimentales, Adriana Pacheco lo sabe y por eso desde Hablemos, escritoras combate clichés y hace ruido ante el silencio que han padecido, por tanto tiempo, las mujeres en la literatura. ¿Qué es Hablemos, escritoras?Es la plataforma que tiene el acervo auditivo más grande del mundo, en obras de escritoras contemporáneas que escriben en español. Cuenta con una enciclopedia (de críticas, editoras, escritoras, periodistas y traductoras), una biblioteca, un podcast y próximamente tendrá una tienda. En la plataforma hay reseñas de libros e información sobre editoriales y revistas. ¿Qué tipo de autoras hay en Hablemos, escritoras?Están las que proponen algo novedoso y radical en la temática o la cuestión estilística. Por ejemplo Minerva Reynosa o Jazmina Barrera que han trabajado lo que tiene que ver con videojuegos y maternidades, respectivamente. También están autoras con gran tradición, como Rosa Beltrán y Mónica Lavín, que son muy conocidas en México pero a lo mejor no tanto en otros países. También están aquellas que han hecho un cambio en la comunidad, como Ruth Aguirre quien tiene un grupo enorme de escritoras en Yucatán.  Foto: Cortesía Adriana Pacheco. ¿Por qué te interesa investigar y hacer proyectos sobre mujeres?Ha habido silencios ruidosos; las mujeres se invisibilizan en ciertas áreas. Estamos viviendo una revolución en la que las mujeres se están insertando más en la esfera pública, pero vivimos en un espejismo porque esto no sucede a nivel general; pasa en ciertas zonas o grupos. Me interesa pensar de una manera fresca y diferente cómo podemos usar la tecnología y medios actuales para hablar mejor y de manera más eficiente del trabajo de las mujeres. ¿Has tenido dificultades y/o retos al trabajar de cerca con el mundo de la literatura?Las mujeres operamos a partir de un gran sentimiento de culpa. De que le estamos robando al otro su tiempo por hacer lo que a nosotras nos satisface profesionalmente. Nos debemos a muchos: primero somos esposas, madres, hijas, hermanas y después somos individuos. Balancear eso es un reto. Siempre hay que recordar que también tienes tu habitación propia (como decía Virginia Woolf) en la que cuentas con la posibilidad de desarrollarte como profesionista y como una persona profesional.  Ya tienes material en audio y texto para entretenerte y aprender, solo falta que te animes a consultarlo y así regalarte la oportunidad de conocer mundos e historias creados por mujeres talentosas. hablemosescritoras.com

Alejandra Brauer, fundadora de Talachas Girls
Qué hacer

Alejandra Brauer, fundadora de Talachas Girls

¿Qué haces cuando se descompone tu baño, cuando el boiler no calienta o cuando tienes una fuga de agua en tu casa? “Deja le hablo a mi novio”, “Papá, me ayudas con algo en la cocina” o le hablas al primer plomero que te sale en internet para que arregle cualquier desperfecto, por mínimo que sea. Lo anterior sucede porque desde niñas, nos programan con la idea de que estos oficios son única y exclusivamente para hombres. Sin embargo, es hora de que esto cambie y para ello, buscamos a Alejandra Brauer, la fundadora de Talachas Girl, un proyecto que se especializa en albañilería, plomería y otros servicios profesionales hechos por y para mujeres. ¿Cómo nace Talachas Girls? Todo comenzó con un despido injustificado a raíz de la pandemia. Yo trabajaba en una constructora, de pronto me quedé sin chamba y después remodelé mi departamento con mi actual roomie. A la dueña del edificio le gustó tanto el resultado que me contrató para remodelar otros depas, al mismo tiempo mis amigas de la comunidad me recomendaron para más trabajos y así fui consiguiendo clientes. ¿Qué servicios ofrecen? Hasta el momento contamos con remodelaciones, plomería, albañilería, impermeabilización, pintura interior y exterior, diseño e instalación de luminarias, reparación de duelas y todo tipo de reformas en herrería.   ¿Qué dificultades has tenido en este camino? Siempre te enfrentas con mucho mansplaining. Yo tengo una experiencia de 10 años, sé perfectamente qué material necesito o que herramientas usar, pero mucha gente no lo entiende y cree que nosotras no tenemos los conocimientos o la fuerza para hacer este tipo de trabajos. Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de restyling and talachas studio (@talachas.girl) ¿Talachas Girls solo atiende a mujeres? Y a la comunidad LGBTTTQ. Somos una red mujeres profesionales que estamos para ayudar a las demás. Todes tenemos derecho a una plomería, a una electricidad digna y a recibir un servicio de confianza, pero muchas veces nos gana el miedo de hablarle a un desconocido y dejarlo entrar a nuestra casa. En Talachas Girls nos cuidamos entre todas. ¿Qué consejo les darías a las mujeres que se interesan en estos oficios? Que se quiten el miedo. Y aunque sea un oficio acaparado por el patriarcado y por los hombres, que vengan, aquí hay chamba (mucha), necesitamos más mujeres trabajando. IG: @Talachas.girl.  Cotizaciones por WhatsApp: 55 71970721.

Bibiana Parra, cofundadora de Mujeres in Taninos
Vida nocturna

Bibiana Parra, cofundadora de Mujeres in Taninos

Bibana Parra es una colombiana que ha trabajado más por el vino mexicano que muchos mexicanos. Colaboró con Monte Xanic y, después de mucho trabajo y esfuerzo, logró abrir su propia distribuidora de vino mexicano, Tomemos Vino, en donde busca dar a conocer las regiones vinícolas menos conocidas del país. Además, Bibiana es co fundadora de la colectiva Mujeres in Taninos, que ya ha iniciado los trámites legales para convertirse en una asociación de mujeres en la industria del vino. Platicamos con ella sobre la colectiva y esto nos contó. En tu experiencia en la industria vinícola, ¿crees que las mujeres presentan dificultades por su género?Sí, es muy difícil que a una mujer le den un puesto directivo. Además también hay problemas de acoso o discriminación por maternidad; hay casos donde si una mujer se embaraza la separan de su puesto. ¿Cómo ves el campo laboral para las mujeres?, ¿hay igualdad de oportunidades?Hay oportunidades laborales, y tanto hombres como mujeres tenemos las mismas capacidades, sin duda, pero al menos en Latinoamérica esas oportunidades se ofrecen a los hombres con más frecuencia. ¿Qué cargos ocupan las mujeres que están empleadas en la industria vínicola?Casi todas están en la industria del marketing o en la parte comercial, también en la comunicación o la sommeliería. Hay pocas mujeres en la parte técnica, agronómica, legal o administrativa. Esa sí es más controlada por hombres. ¿Crees que existe una brecha salarial entre hombres y mujeres?Sí, totalmente. En algún momento, ¿te has sentido insegura desempeñando tu trabajo?No solo me he sentido insegura, sino que he sido agredida. En una ocasión uno de mis jefes me dijo “creo que te vendiste muy bien, pero no debí haber contratado a una mujer”. También por ser mamá llegaron a cuestionar mi calidad profesional. Creo que, cuando yo tenía iniciativa o algún logro en mi profesión, a él le daban celos. ¿Por qué decidieron fundar Mujeres in Taninos? ¿Qué necesidades detectaron?Queremos convertirnos en una asociación, ya estamos en el proceso legal de hacerlo. Empezó porque Agostina, una de nuestras cofundadoras, nos contó de una asociación de mujeres profesionales del vino en Argentina. Allá la asociación agrupa solo a mujeres que se dedican a la parte técnica del vino, pero nos dimos cuenta de que en México es al revés, casi no hay enólogas mujeres. A Agostina nos unimos Joanna Vallejo y yo, cada una se dedica a un ámbito distinto en la industria del vino. Nos unimos porque siguen habiendo maltratos, diferencias, acosos. Sentimos necesario apoyarnos unas a otras porque seguimos siendo un género discriminado. Dentro de las que formamos MIT, todas tenemos diferentes talentos y fortalezas. Entonces nos convertimos en speakers; damos charlas para que las demás aprendan de lo que cada una sabe hacer. También buscamos profesionalizarnos con las experiencias de las demás, darnos apoyo legal, profesional y, por supuesto, escucha. ¿Qué alcances han tenido? Esta asociación nació durante la pandemia. Actualmente somos alrededor de 120 mujeres activas en la industria, damos capacitaciones sobre diferentes temas, y buscamos difundir lo que las mujeres estamos haciendo en la industria. Hoy, regiones productoras de otros países nos han volteado a ver como Rioja y Rias Baixas en España, que se han acercado a nosotras para ofrecernos capacitaciones y certificaciones.   En MIT apoyamos totalmente a las mujeres, pero hemos tenido pláticas o capacitaciones impartidas por hombres. Aceptamos todo lo que ellos puedan aportar. Recomendado: Rompamos la brecha: mujeres de la CDMX en el campo laboral. El panorama de los vinos de Chihuaha y dónde comprarlos en la CDMX.

Erika Abrego, gamer y fundadora de Pixelbits
Shopping

Erika Abrego, gamer y fundadora de Pixelbits

Los videojuegos se han convertido en una de las empresas más rentables a nivel mundial, sin embargo, la presencia de mujeres es evidentemente menor respecto a la de los hombre en esta industria. Para darnos un panorama de este problema, platicamos con Erika Abrego, fundadora de Pixelbits. La industria de los videojuegos es un sector predominantemente masculino. ¿De qué manera una mujer se puede sentir segura al dedicarse a esto?Fíjate que hay un mito respecto a esta idea, en realidad las estadísticas nos dicen que casi la mitad de la gente que juega videojuegos son mujeres (49% según el estudio de Newzoo). Ahora bien, si hablamos de la cuestión laboral, ahora hay una apertura más grande de las empresas a contratar mujeres en toda clase de puestos. Y a raíz de movimientos como el #MeToo o Gamergate, los acosos a mujeres ya son más castigados y afortunadamente se está caminando hacia erradicar este tipo de prácticas. ¿A qué se enfrenta una mujer al ser parte de la comunidad gamer?Al juicio de los hombres, mucha gente te dice “dude, a ti no te gustan los videojuegos, solo lo haces por pura pose”. O nunca faltan los que cuestionan tu conocimiento y te dicen: “¿Así que eres gamer? A ver contéstame estas 800 preguntas para demostrar que ere una gamer verdadera”. ¿Crees que exista una brecha salarial entre hombres y mujeres en la industria de los videojuegos?¡Uf! Sí, claro que existe, y es algo que está comprobado. Hace unos años la revista Gamasutra publicó un estudio sobre esta brecha, en el que demuestran que por cada dólar que un hombre gana en esta industria, una mujer solo hace 86 centavos. ¿Cuál ha sido el mayor reto o dificultad  que tú has tenido al frente de Pixelbits?Definitivamente siempre estamos buscando crecer para traer más audiencia al proyecto. Tenemos una comunidad muy linda, pero cada cierto tiempo no falta el dude que llega al stream y nos dice “saca las nudes” o nos insulta refiriéndose a nuestro cuerpo y a nuestro género. ¿Qué le recomendarías a las chicas quieren dedicarse al mundo de los videojuegos, ya sea como programadoras, comunicadoras, gamers y más?Que no se detengan, ustedes sigan aunque sean la única mujer en su carrera de programación o la única chica en la junta de su trabajo. También les recomendaría que hagan puentes entre ustedes, conózcanse y platiquen sobre quiénes son. Hay varias iniciativas para juntar a mujeres que quieren hacer videojuegos en México, una de ellas es Women In Gamex, échenle un ojo y vean de qué manera pueden colaborar entre ustedes. Pixelbits.mx

Advertising
Gabriela Lozada, head bartender de Brujas
Vida nocturna

Gabriela Lozada, head bartender de Brujas

Gabriela Lozada es bartender y actualmente está encargada de la barra de Brujas, un bar operado únicamente por mujeres. Además, Gaby es una de las pocas mujeres de la CDMX que ocupa un cargo de mando tras las barras; casi todos los jefes de barra son hombres.  Platicamos con ella y nos contó cómo se vive el trabajo tras las barras, las dificultades que ha tenido que superar y que tienen origen en discriminaciones de género, y también la relevancia de trabajar en un bar operado por mujeres.  ¿Las mujeres que intentan ingresar al gremio de la mixología presentan dificultades por su género? Sí, principalmente por el alcohol, que es un vehículo por el que se permiten muchas cosas. Otro factor es que casi siempre los trabajos en bares son en  horarios nocturnos y, al ser mujer, estás más expuesta y vulnerable. Otro elemento es la cultura machista: las mujeres “no podemos hacer trabajo pesado” como cargar una bolsa de hielos. Hoy, las cosas son más fáciles, aunque falta mucho. ¿Crees que hay igualdad de oportunidades? No, y lo que es súper triste es que muchas veces buscan a una  bartender por su imagen y no por su experiencia. Además las mujeres no acceden a cargos más altos en las barras, y a los hombres se les paga más. Se justifica diciendo que ellos son quienes se llevan la chinga y las mujeres solo van a batear y verse bonitas. ¿Cómo te abriste camino en este gremio?  Me he encontrado con buenos jefes, pero sí me han discriminado por ser mujer. He tenido trabajos que me duran dos meses porque no aguanto que me pongan como muñequita. ¿En algún momento te has sentido insegura? Todo el tiempo, tratar con clientes borrachos requiere de cierta habilidad. En Brujas no nos tiembla la mano para correrlos pero me ha tocado trabajar en lugares en donde me dicen que “no me están haciendo nada”, solo me están diciendo cosas sobre mi cuerpo o me están mirando lascivamente. Entonces se privilegia la venta sobre nuestra comodidad. Sobre Brujas, ¿por qué tener un lugar operado sólo por mujeres? Está padrísimo. Fue un concepto que desarrolló mi jefe; sí queríamos que hubiera morras, pero inicialmente el head bartender era hombre. Cuando él se fue, yo asumí el cargo y, en pláticas con mi jefe, le sugerí que fuéramos solo mujeres. Primero, porque no hay otro bar con ese concepto, pero también para apoyar el movimiento feminista. Lo curioso es que cuando abrimos no estaba dirigido a que las mujeres se sintieran seguras, sino como una lección de que sí se puede tener un gran bar operado únicamente por mujeres. De repente nos preguntan si es un bar lésbico, y no lo es, pero sí van muchas parejas de mujeres porque ahí no hay nadie que las esté morboseando. Más de la mitad de los clientes sí son mujeres. Pero no fue a propósito, sino como resultado de que solo fuéramos chicas trabajando ahí. ¿Qué les dirías a las mujeres que se quieren abrir camino en tu gremio? Cada vez hay más sororidad. Mi consejo es refugiarse en colegas mujeres; eso está convirtiéndose en una buena fórmula. Y la única forma de acabar con el machismo es demostrar que sí podemos, y hay que hacerlo juntas.

Itari Marta, directora del Foro Shakespeare
Teatro

Itari Marta, directora del Foro Shakespeare

Itari Martha es actriz, directora de teatro, directora del Foro Shakespeare y fundadora de la Compañía de Teatro Penitenciario. Platicamos con ella sobre su trayectoria y sus experiencias como una mujer que ha logrado destacarse en el ámbito del teatro en México. Además, es una de las pocas mujeres que ocupa un cargo directivo en su gremio, al estar a la cabeza de uno de los foros independientes más importantes de la CDMX, el Foro Shakespeare.  A lo largo de su trayectoria, Itari ha estado sujeta a críticas y juicios por no estar dispuesta a cumplir con lo estereotípicamente femenino en el teatro: la sumisión, la obediencia y la no opinión. Pero ella siempre se ha hecho escuchar y ha puesto como prioridad su crecimiento profesional.  ¿Crees que las mujeres presentan dificultades por su género en el teatro? Sí, pero las dificultades no están solo en un gremio, están en todas partes, hasta cuando caminamos por las calles. La batalla no es solo laboral, es por existir. Mi labor no es la excepción. Recuerdo que en una telenovela en la que participé, entre más bajaba el rating, más nos subían la falda, hasta que mi falda sólo me cubría el calzón y no me la quise poner, y los productores me tacharon de difícil, desobendiente y maleducada. ¿Crees que el campo laboral es equitativo en cuanto a oportunidades? Definitivamente no. Las historias que se cuentan son prioritariamente de hombres, nosotras los acompañamos. Y, si una actriz quiere ser productora o directora, la cosa se poner peor porque ese tipo de mujeres “deben de ser bien perras”. Y, como directora del foro, todos me decían: “ay, tú estás ahí porque te coges a Bruno Bichir” o “ay, ya la cagó la señora, vamos a hablarle a Bruno para que dome a su bestia”. Para la sociedad, las mujeres siempre vamos a estar en un puesto porque un güey nos puso, no por nuestras capacidades. ¿Existe una brecha salarial? Esta pregunta me hizo recordar al discurso de Meryl Streep en los Golden Globes. Si hasta en Hollywood pasa, imagínate en este país que tiene brechas por todos lados, no solo de género. ¿Te has sentido insegura desempeñando tu trabajo? Todo el tiempo. Desde cuestiones de acoso hasta sentir que no eres suficiente. Los caballeros van por el mundo, caminan y dicen cosas, y se sienten seguros. A nosotras se nos exige elocuencia, inteligencia y asertividad. Cuando llegue a los 70, voy a haber leído 30 veces más que muchos compañeros míos, porque nosotras no podemos equivocarnos.

Jessica Martínez y Chantal Hernández, cofundadoras de Adelitas Cerveceras
Vida nocturna

Jessica Martínez y Chantal Hernández, cofundadoras de Adelitas Cerveceras

Chantal y Jessica son cofundadoras de la colectiva Adelitas Cerveceras, que reúne a mujeres en la industria cervecera de todo el país. Adelitas nació con la intención de organizar la cocción colectiva de Adela, la primera chela que hicieron. Con las ventas de esa cerveza, varias cerveceras pudieron pagar su viaje a Ecuador al Primer Encuentro de Mujeres Cerveceras de Latinoamérica. Luego de ese primer encuentro, las cerveceras decidieron continuar juntas y trazar un camino más afable para las mujeres de esta industria. Para conocer más al respecto, y también sus vivencias como mujeres dentro de un campo predominatemente masculino, platicamos con las cofundadoras de Adelitas Cerveceras, Jessica Martínez y Chantal Hernández.  ¿Qué necesidades detectaron para decidirse a emprender Adelitas? Jessica: Fue algo espontáneo a raíz de una invitación que nos hizo la Red de Mujeres Cerveceras de Latinoamérica para participar en una colaboración simultánea: varias cerveceras latinoamericanas nos juntamos para hacer una chela el mismo día, en diferentes países. Nosotras nos empezamos a juntar para planear la colaboración. La invitación era a un encuentro en Ecuador; estaba abierta a todas las mujeres en la industria cervecera. Entonces organizamos la cocción simultánea de la chela, que fue el 11 de marzo de 2019. Hicimos reuniones para acordar la colaboración y de ahí salían inquietudes. Era una necesidad, y decidimos seguirle. Chantal: Es muy feo decir “necesidad”, no sé en qué momento llegamos a necesitar comprensión visibilización. En el encuentro en Ecuador, que nos pagamos con las ventas de la cerveza colaborativa que hicimos, nos decían que nos veíamos súper unidas, y nosotras con todo el fuego encendido atrás. Pero fue increíble conocer a otras mujeres cerveceras y ver que todas hemos pasado por momentos difíciles, reconocernos en la otra. Eso hizo a Adelitas más fuerte; una inspiraba a la otra. La colectiva se convirtió en un espacio seguro. ¿Qué dificultades creen que enfrentan las mujeres en la industria? Jessica: Desde acoso hasta menospreciar logros o méritos. De repente la gente piensa que si lograste algo es por tu físico, por tus contactos o porque te ligaste a alguien, nunca por tus capacidades. Chantal: Había muchas cosas que nosotras no reconocíamos, pero tuvimos pláticas con expertas en género y nos hicieron ver que sí hemos sido víctimas de violencia, pero que lo tenemos normalizado. Sobre todo cuando son cosas relacionadas con el físico: en algunos trabajos nos hacen pensar que estamos ahí por bonitas, no por nuestras capacidades, y eso es muy violento.   ¿Las mujeres en la industria cervecera tienen las mismas oportunidades profesionales que los hombres? Jessica: No. La mayor parte de las mujeres están en sommeliería, ventas o finanzas. Son pocas las que están en producción. Chantal: Hasta hace poco las mujeres empezaron a poder acceder a puestos de más responsabilidad, como Carolina Aragón, que es gerente de calidad en Cervecería Principia, pero a lo mucho, deben de ser cuatro mujeres las que ocupan cargos así. ¿Se han sentido inseguras desempeñando su trabajo? Chantal: Si. y no solo sabes que tienes que cuidarte al doble, sino que la gente te lo dice. Nos sentimos inseguras todo el tiempo, y más porque trabajamos con alcohol. Jessica: El acoso y la agresión sexual son mis miedos más grandes, sobre todo porque cuando trabajamos hay alcohol de por medio y eso hace que los hombres se sientan todavía más con el derecho a invadirte, tanto tu espacio como tu cuerpo. Y verme obligada a marcar esa diferencia me hace sentir muy insegura.   ¿Qué recomendaciones tendrían para las mujeres que quieran entrarle a la industria? Chantal: Que se acerquen a Adelitas. Ahí siempre estaremos dispuestas a echarles una mano.

Luisa María Alcalde Luján, abogada y política
Qué hacer

Luisa María Alcalde Luján, abogada y política

La brecha de género en el mercado laboral mexicano es una realidad. Hasta 2019, la brecha salarial en México, entre hombres y mujeres, era de 18.8% y representa una de las brechas más amplias entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCEDE). Para conocer un poco más sobre esta situación nacional, y también conocer su propia experiencia como mujer en el ámbito político, platicamos con la actual titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján. En estos dos años que llevas al frente de la Secretaría del Trabajo, ¿cómo ha sido lidiar con el mundo laboral? Es complicado, sobre todo porque el mundo del trabajo está principalmente integrado por hombres; me refiero al terreno sindical, al mundo de los laboralistas; ahí hay pocas mujeres todavía. Entonces el haber llegado una mujer joven me parece que al principio fue complejo. Todavía hoy enfrentamos mayores dificultades en demostrar que el trabajo que hacemos; es decir, la toma de decisiones, las hacemos nosotras. Me pasa seguido que cuando algo se decide siempre buscan a quien tomó esa decisión, como si una no tuviera la posibilidad de hacerlo. Creo que la dificultad radica en que uno tiene que demostrar dos o tres veces que puedes hacerlo y que puedes hacerlo bien. La escasa participación de mujeres en puestos de liderazgo, ¿cómo afecta a eliminar la brecha salarial? Todavía no podemos hablar de una participación igualitaria en este tipo de espacios de decisión. Hemos avanzado mucho en el Congreso, además tener un gabinete paritario también ha abierto puertas para esos espacios de dirección. Aunque te diría que en el marco sindical, un punto clave ha sido la recién reforma laboral, aprobada el primero de mayo, en la que se establece que todos los sindicatos tienen que establecer, al reformar sus estatutos, una cláusula en la que las directivas de los sindicatos sean proporcionales en razón de género. Esto ayudará a involucrar a mujeres en las decisiones de sus organizaciones gremiales y de esa manera representar mejor a las mujeres en el terreno laboral.  Foto: Cortesía Secretaría del Trabajo y Previsión Social El salario es uno de los principales problemas, ¿de qué forma se ha avanzado?En los últimos datos del INEGI, se informó que aumentó la participación de las mujeres en el mercado laboral y todavía hay muchos retos por delante. Uno en específico tiene que ver con la diferencia existente en el salario entre hombres y mujeres que hacen las mismas labores. Uno de los avances que hemos tenido en estos dos años han sido significativos en poder reducir esta brecha salarial con los incrementos del salario mínimo, que ello representa 51% y una reducción de la brecha de 6.5% en todo el país. Esto con miras a seguir avanzando. En ese sentido, me parece que hay un avance importante. La pandemia de la COVID-19 nos ha mostrado más esta brecha, desde tu posición política, ¿de qué forma se trabaja para reducirla?La pandemia pegó sobre todo a grupos de población con mayor vulnerabilidad, como es el caso de los jóvenes y las mujeres, que perdieron su trabajo o que se vio reducida incluso su percepción económica. En este ámbito, algo muy importante fue regular el teletrabajo, para muchas mujeres que estaban ya laborando desde casa, ayuda mucho a que exista un marco jurídico que las proteja, porque tiene como objetivo que se pueda conciliar la vida laboral y familiar. Antes de ser secretaria, estuviste a ras de piso conociendo distintos sectores de la población, ¿te ayudó a entender los problemas de las mujeres?Fue clave. Esa experiencia me permitió tener una función organizativa de poder hablar con jóvenes universitarios, de bachillerato de diferentes colonias en todo el país, y me ayudó a entender muchas cosas y precisamente también a tener muy claro que la organización es la clave para poder generar cambios. Sin duda, creo que es un elemento que hoy forma parte de mi actuar frente a la Secretaría del Trabajo. ¿Qué tipo de estrategias has implementado con mujeres y hombres?En este camino de la lucha por la igualdad, hemos venido generando alianzas con hombres y mujeres. Desde el Presidente hasta la titual de la Secretaría de Gobernación como punta de lanza de un proyecto por la igualdad. Estas alianzas las hemos forjado con mentes que creen en la igualdad sin importar el género. Pero quizás la complicidad de las propias mujeres ha ayudado a que se rompan estos prejuicios y avancemos más rápido.

Advertising
Ophelia Pastrana, física y tecnóloga
Gay y lésbico

Ophelia Pastrana, física y tecnóloga

Ophelia Pastrana es física, tecnóloga, comediante y youtuber. Ha sido conferencista en TEDx en cuatro ocasiones y ha sido seleccionada para aparecer en la lista de las 100 mujeres más influyentes de la revista Forbes en dos ocasiones. Es experta en contenidos digitales, ha sido docente y es activista para la visibilización de la comunidad LGBT. Definitivamente, Ophelia es un referente en las tecnologías de la información y, también, para la comunidad trans.  Platicamos con ella sobre su trabajo como tecnóloga, comediante y youtuber. Esto nos contó:  Como una mujer en una industria principalmente de hombres ¿cómo has logrado destacarte? Sobresalir cuando eres mujer es subir una montaña muy empinada porque hay gente que activamente aboga por que tú no existas. En mi caso, lo he logrado con mucha suerte: soy una mujer muy privilegiada y tuve una cantidad de ventajas como el haber estudiado un posgrado; el sistema me beneficia. Eso siempre me ha parecido muy roto, pero como la del privilegio soy yo, acepto mi privilegio y entiendo que a veces sin querer soy parte del sistema del que me quejo. Y también hay mucho trabajo  y muchas mujeres que me apoyan. ¿Crees que existen iguales oportunidades para mujeres, mujeres trans y hombres en tu profesión? La estadística de desempleo de las mujeres trans es de tres o cuatro veces la media nacional, ¿cuánta gente trans conoces que trabaje? ¿o que tenga una educación? las mujeres y los hombres trans somos continuamente discriminados. Por supuesto que las oportunidades responden a un orden patriarcal y se le ofrecen primero a los hombres cis, hetero, blancos, y de ahí para abajo.  ¿Qué me puedes decir de la brecha salarial? Las mujeres trans ni trabajo tenemos. Entonces, esa brecha es infinita. Y sí hay algo en la actitud de cómo se enseña a negociar a los hombres y a las mujeres, estereotípicamente. Nunca culparía a las mujeres de la brecha salarial, sino a la educación. Se les ha enseñado que tienen un valor inferior al de los hombres y eso es violentamente ridículo. Mis amigas mujeres que están en comunicación ganan menos que mis amigos hombres, pero porque a ellas les ofrecen menos chambas. Reciben dos papeles versus seis que reciben los hombres, por ejemplo. Hacemos menos dinero en general porque se considera que la mujer no es la norma. Si haces una película con solo vatos, se considera normal: Fast and Furious. Pero si haces una película con sólo mujeres, ya es de nicho. Eso afecta la brecha salarial. En cuanto al standup, ¿cómo has logrado destacarte como una mujer trans? Destaqué porque hay acción afirmativa. Mi comedia ha de tener un factor redituable y por eso me invitan, y otros están tratando de cumplir la cuota y a eso no le voy a decir que no. Yo resalto porque hablo de un tema que no se habla mucho que es la diversidad. Y si el que me inviten se le considera destacar, celebrémoslo así, para que quien diga que las mujeres no podemos hacerlo se joda. En algún momento mientras desempeñas tu trabajo, ¿te has sentido insegura? En todos los momentos. Me han amenazado por caminar en la calle, el toqueteo, el acoso, me vulneran por ser una figura pública. La estadística de expectativa de vida de una mujer trans es de 35 años, yo ya soy longeva. En 2020, que fue un año muy difícil, yo enterré a tres amigas. Muchxs te vemos como una persona que está ayudando a construir mejores condiciones profesionales para todxs, ¿tienes alguna intención de serlo? Pensando que puede que yo esté acá por tiempo corto, mi intención es que nadie tenga que pasar por lo que yo pasé. Ojalá esto sirva para la gente de la diversidad: madres divorciadas, neurodivergencias, cualquier discriminación. ¿Te consideras feminista? Si, a ciegas. Muchos dicen que “yo no puedo ser” feminista. Pues que me demanden. Hay millones de modos de ser mujer, y estoy en total desacuerdo con que ser mujer es tener una vulva, porque eso reduce a una mujer a sus genitales. ¿Crees que recientemente hay menos discriminación y más empatía que hace unos años?  Si lo vemos por décadas, sí: hace 20 años no existía la definición de bisexual, ni el matrimonio igualitario ni la Ley Olimpia. Pero hay retrocesos, como los grupos de feministras transodiantes que hace tres años no estaban organizadas. Hay  gente gay, trans y mujeres en el poder desde antes de la iglesia. Y eso que no se le olvide a nadie, la existencia es mucho más de lo que dice el sistema.

Paula Amor, directora de La Corriente del Golfo
Cine

Paula Amor, directora de La Corriente del Golfo

Seguramente has visto la serie Pan y Circo  y / o las películas Chicuarotes (Gael García Bernal) y Ema (Pablo Larraín). Éstas tienen como común denominador, junto con otros títulos, que son producidas por La Corriente del Golfo, una casa productora que en pocos años ha dado pasos firmes y que dirige Paula Amor. Con ella es con quien platicamos esta vez, para conocer sobre el trabajo de la mujer en la industria audiovisual. “He tenido situaciones complicadas a nivel laboral, donde mi voz no es tomada en cuenta como yo quisiera o veo las preferencias entre puestos de hombres y mujeres, pero todas esas experiencias han contribuido a lo que soy ahora y también me han hecho concientizarme para no permitirlo ”, presenta Paula. En 2018, en una entrevista mencionaste que comenzar a dirigir La Corriente del Golfo era el mayor desafío de tu carrera. ¿Cómo se siente esa frase a casi tres años de estar al mando de esta casa productora? En ese entonces era el inicio de un gran reto, en primer lugar, porque era armar una compañía desde cero. Representó un montón de responsabilidad entrar en una parte de la industria en la que no había estado. A tres años puedo decir que sin duda ha sido un gran desafío, pero también una oportunidad. Estoy muy agradecida por estar en este privilegio de construir y tomar decisiones en cuanto a qué somos y para dónde vamos con La Corriente del Golfo. Estoy muy contenta. En tu experiencia ¿cuáles son los cambios en cuanto a perspectiva de género y brecha salarial que ha vivido la industria audiovisual desde que comenzaste en ella hasta el día de hoy? Sí están habiendo cambios importantes, lentos en algunos casos. Todavía con mucho enojo y frustración, pero también con resultados que comienzan a notarse en diferentes ámbitos. Y el hecho de que ya podamos hablarlo es el primer paso. Antes no solía tener conversaciones sobre la violencia contra la mujer, la paridad, la mirada femenina; no sabía la diferencia entre acoso y hostigamiento. Incluso, había muchas conductas normalizadas que se pasaban por alto en la industria en general. Por supuesto hay un gran camino por recorrer, pero en los últimos años, la conciencia y unión de las mujeres —todas con creencias e historias distintas— la comunidad que somos ahora, ha sido indispensable para avanzar y que haya discusiones sobre cómo exigir que nos traten con igualdad en cuanto a salarios, oportunidades, derechos y qué ambiente queremos en nuestros espacios de trabajo. Foto: Alejandra Carbajal ¿Cómo participa La Corriente del Golfo en la reducción de la brecha laboral y salarial? En el caso de La Corriente del Golfo trato de ser congruente al contratar a alguien. Que se contrate a la persona por su talento sin importar absolutamente nada más. Que cada persona cobre lo que le corresponde y con todas las prestaciones de ley. Eso a veces implica hacer un mayor trabajo, pero es lo correcto.  ¿Cómo llega una mujer a los puestos de decisión, que suelen ser ocupados por hombres? ¿Cuáles son las fallas estructurales que impiden ese avance? A todos nos toca un granito de arena, en el sentido de que necesitamos considerar no solamente a la gente que sabemos que desde hace mucho tiempo es buenísima haciendo algo, y que resulta ser hombre. Tenemos que estar conscientes, tanto hombres como mujeres, que hay mucha gente capaz sin importar género, pero necesitamos apoyar a las mujeres porque históricamente nos ha costado más trabajo. En la industria audiovisual es importante la diversidad y nos falta para que también sea representada por voces indígenas, comunidad trans y más.  Es muy común ver una junta llena de hombres con una sola mujer que está súper intimidada. Y también hay muchas mujeres que tienen actitudes machistas debido a la presión de convertirse en alguien igual a los hombres para tener ese puesto. Hay que revisarlo y resolverlo. Buscamos nuestro lugar y para que éste se abra, hay que mover las estructuras. Que desde la escuela haya un tema de equidad, porque si no, de una generación salen veinte hombres y dos mujeres, por ejemplo. ¿Para ti cómo debe transmitirse la perspectiva de género a través del discurso audiovisual en México? La mirada femenina siempre tiene que estar presente, somos la mitad de la población. Es importante deconstruir el guion patriarcal y dejar que las mujeres contemos nuestras historias como las queremos contar, desde nuestro punto de vista, la fotografía, dirección, guion, producción, que no sea el hombre contando la historia de la mujer. Que no venga un hombre a decir “tienes que agarrar la cámara así”. Hay mujeres muy talentosas en la industria en México que tienen muy clara su visión. Foto: Alejandra Carbajal ¿Cuál es el siguiente paso en la lucha por la equidad de género en la industria audiovisual? La implementación de los protocolos de prevención, no solo a nivel de casas productoras, también en escuelas, festivales, distribuidoras, todos deberíamos que tener un protocolo y asumir nuestra responsabilidad. Si queremos que las cosas cambien, hay que ponernos a chambear. Nos hace falta mucha información, deconstruimos y entender. Poner altos, no ser cómplices de las situaciones que suceden en los rodajes, castings, llamadas. En cualquier momento en que tú seas testigo de algún tipo de violencia, discriminación, acoso u hostigamiento, alzar la mano. El silencio también es complicidad. Y estamos acostumbrados a no hacer nada porque no sabemos cómo. Me encantaría que desde las leyes se pudiera apoyar más, que tuviéramos instituciones que realmente se tomen esto en serio, más allá de solo hacer una plática; que sea un compromiso real, honesto y profundo. Capacitarnos continuamente, hacer esfuerzos conjuntos, trabajar con escuelas, festivales, distribuidoras y plataformas. Como espectadores ¿qué podemos hacer para apoyar la perspectiva de género en el cine? Darle la oportunidad a nuevos contenidos que no repiten las conductas sistémicas. Como espectadores hay que ser personas exigentes. No celebrar ni aceptar lo que ofende a la mujer y también que ponen al hombre como macho. Dejar de contarnos esas historias. Muchas veces las mujeres estamos manifestándonos y los hombres calladitos, sin hacer nada, y también es cuestión de que ellos reflexionen sobre su papel, del privilegio en el que han estado, y que hay una oportunidad de construir una sociedad más pareja. Fuera de la pantalla, preguntarse por qué hay tanto odio hacia la mujer, cuando eso debió quedarse en otro siglo de la historia. ¿Cómo se debe motivar a las niñas, desde la industria audiovisual, a formar parte de las futuras generaciones de ésta?De entrada, rompiendo estereotipos en la pantalla. Nos urge salirnos de esta costumbre en la que las mujeres somos representadas como objetos o que no hay buenas fotógrafas, directoras o guionistas en México. Eso nos detiene a abrir posibilidades. Necesitamos crecer con otras historias, salirnos del guion tradicional. Alentar a las nuevas voces a estar seguras de lo que están haciendo, no cuestionarse y no esperar aprobación del padre, maestro o novio. Salirnos de los esquemas, desde la educación en casa, nuestros que tal vez para nuestros padres o abuelos eran los correctos. Es difícil, porque está enraizado y es una cuestión estructural y sistemática donde el patriarcado se mete por todos lados, todos los días. Esta frase de "calladita te ves más bonita" ahora es tremenda, porque precisamente es lo que no hay que hacer, y tampoco se trata de que me tengo que ver más bonita.

También te puede interesar

Bolsas y redes de trabajo para mujeres
Qué hacer

Bolsas y redes de trabajo para mujeres

La búsqueda de trabajo es compleja para todas y todos, especialmente en esta época de pandemia. Sin embargo, debes saber que existen bolsas y redes de trabajo que se enfocan a las mujeres con la finalidad de crear comunidad. A continuación te dejamos nuestra selección.  Recomendado: Rompamos la brecha: mujeres de la CDMX en el campo laboral.

Bares para ir con tus amigas en la CDMX
Bares y cantinas

Bares para ir con tus amigas en la CDMX

Lo sabemos, todas extrañamos salir de fiesta y bailar hasta el amanecer. Por ahora, gracias a cierto virus, tenemos que pausar esas ganas. Pero no te preocupes, seguro cuando sea el momento de salir de nuevo verás a tus amigas con más ímpetu y van a requerir una visita a los mejores bares para salir con tus amigas en la CDMX. En estos bares, además de que te sentirás segura, podrás tener la certeza de que nadie las va a interrumpir. Aquí solo hay buena vibra. Así que son perfectos para que tú y tus amigas se pongan al corriente de lo que les ha sucedido en los últimos meses, con tragos deliciosos y buen amiente. ¡Algunos de ellos incluso son operados por puras mujeres!  Recomendado: Cafés para ir con tus amigas en la CDMX y Salones de belleza para ir con tus amigas.