10 cafés para ir con tus amigas

Escoge alguno de estos lugares ideales para pasar las horas en pláticas trascendentales (o no tanto)
Foto: Alejandra Carbajal
Advertising

Cuando quieres echar la plática no basta cualquier sitio, hay que elegirlo con cuidado para que la comodidad de varias horas sin distracciones sea la adecuada. Entre cafés de especialidad, lugares para desayunar y cafeterías, encontramos 10 de lugares que te gustarán para ir con tus amigas y amigos. 

Recomendado: Cafés con actividades especiales

Restaurantes, Pizza

La Ventanita San Miguel Chapultepec

icon-location-pin San Miguel Chapultepec

El café que se sirve aquí, el que ha logrado atraer a tanta gente a asomarse por la ventana, es traído desde Chiapas y tostado en casa. Su sabor es intenso y, ya sea que pidas americano, latte o capuchino, se sirve en pequeñas tazas que me hicieron desear que hubiera refill. Hay que pedir un par para lograr arrancar el motor y meter primera. Una buena alternativa para los que respetan mucho la dieta son los smoothies.

Time Out dice
Restaurantes, Cafés

Alessa Café

icon-location-pin Satélite

Integra todo en uno y en lugar de que ajustes tu antojo a lo que hay en el menú, Alessa va varios pasos adelante y tiene todo lo que se te pueda ofrecer durante el día. Cualquiera se acomoda en su iluminada terraza durante la mañana y la tarde, donde hay plantas colgantes, flores y manteles blancos. En la parte interior el suspiro es un poco más retro y rústico; toda la experiencia de Alessa te induce en una especie de sopor relajante porque te sientes en una casa de campo de la campiña europea. 

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Salas de té

Café Ruta de la Seda

Sobre el agua muy caliente flota una extraña flor: pareciera una alcachofa. Es un capullo artificial. El conglomerado de té de jazmín, al estar en agua caliente, abre poco a poco sus hojas y libera sus aceites esenciales, aroma y sabor. Es el arte del llamado blooming tea –o té floreciente– heredero de la tradición oriental. Como si se derramaran gotas de tinta en el recipiente, se colorea el líquido de la jarra con verde claro. A diferencia de otros tés, en este caso no necesitas retirar el capullo después de un tiempo. De hecho lo mejor es que esperes unos seis minutos a que se desprendan todos sus perfumes. El sabor es suave; el aroma es penetrante… y ese perfume sutil por momentos lo percibes desde afuera en el discreto Barrio de la Conchita, en Coyoacán. La Ruta de la Seda es como esa novela de Alessandro Baricco (Seda), un viaje erótico, hecho de sugerencias y fascinación de los sentidos. Enfriemos la temperatura: exploremos sus limonadas y el hielo que cruje al interior del vaso. Las bebidas refrescantes se hacen con jengibre o con agua de rosas y de fresas: es el mismo efecto seductor y femenino. La misma tenue transgresión de los aromas. Ahora entran en acción los dientes, la lengua. Cierra los ojos. Introduce en tu boca ese pastel ligero de té verde llamado kyoto, o el gâteau á la lavande, hecho con flores de espliego. Muerde. Deja que sus sabores se disuelvan. Espera: la sensación llega por oleadas. Podríamos hablar de su obsesión por los productos orgánicos, o

Time Out dice
Restaurantes, Cafés

Tesler

icon-location-pin Del Valle

Una barra de café, una mesa de trabajo y mesas de herrería negra –estilo terraza en un área plenamente iluminada– son los elementos que componen al espacio de Tesler. Se trata de una cafetería extremadamente relajada y recién incorporada a la Del Valle. Aquí la frase “menos es más” cobra vida en una corta línea de productos para desayunar y comer, así como con sencillos métodos de extracción de café mexicano. Lo mejor de los desayunos es la cazuela de chilaquiles rojos con huevo, llevan queso rallado y muchísima crema; aunque podrían ser más picosos. Considéralos para un domingo de cruda y termínate de curar con un matcha, abren a las 9am. También hay pan francés, tan dulce como lo quieras, o un bowl de frutas, que si bien es la opción que buscarás al preferir algo ligero, no dejes pasar la oportunidad y acompáñalo con un cuernito o alguno de los toasts, puede ser de huevo o aguacate, el chiste es que los pruebes. Sin duda en el reino matutino de Tesler el rey es el flat white, compuesto por una finísima espuma de leche y un expreso potente de granos chiapanecos lo suficientemente tostados para elevar la acidez de la extracción muy similar al noble expreso cortado, pero de sangre más azul. La corte vespertina se inclina ante el cold brew, una extracción lenta y helada que te refresca igual que te despierta; seguido por el té negro helado, que es mejor tomarlo sin ningún edulcorante. A Tesler se viene con hambre, resuélvelo con alguno de los emparedados, como el de vegetale

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Cafés

Coco Lovely Food

icon-location-pin Juárez 

El rubro de la cafetería en la Juárez permaneció tímido durante una temporada. Pero llegó Coco Lovely Food, un proyecto ideado por Abril Frola y Abril Ibarra, un par de tocayas que buscan complacer a la gente inquieta por desayunos clásicos hechos como en casa, jugos y tizanas naturales, café salvia de Buna, comida ligera pero con aires de mundo y, lo que le da un pico de personalidad: una minisala de cine. Para desayunar está el quiche lorraine (sí, con queso Gruyère) con un jugo verde con jengibre, los estelares si me preguntas; en la tardecita una burrata, una tortilla española o la milanesa napolitana con chía crujiente. Excelentes opciones para un día de trabajo. Hay pelis toda la semana en distintos horarios, pero los miércoles son puntuales a las 7pm para proyecciones diversas, algunas intituladas como “Un hombre a la altura” (Laurent Tirard, 2016). Es cuando debes probar sus pizzas: margherita, prosciutto o vegetariana. No te gastas más de 200 pesos para quedar satisfecho, un atributo más que cumple en el segmento lovely (encantadora) del nombre de esta nueva apertura.

Time Out dice
Restaurantes, Cafés

Hêrmann-Thômas Coffee Masters

icon-location-pin Del Carmen

Esta cafetería nacida en Veracruz y con sucursal coyoacanense es, seguramente, una de las más bonitas de la ciudad, con su barra decorada con series de luces, mesas con cubierta de espejo estilo retro y libreros de piso a techo con títulos de distintos temas, para que los leas mientras pruebas sus especialidades. La atmósfera que se crea es encantadora, y detalles como su vajilla de peltre —a la venta ahí mismo y en línea; también venden Keepcups de todos los modelos— la hacen todavía más especial. Los baristas saben lo que hacen, te recomiendan las mezclas del mes, con granos de distintas fincas y tostados artesanales, y manejan todos los métodos de extracción, aunque con el sistema de ordenar primero en caja no te prestan mucha atención cuando ya estás sentado. La comida salada no es su fuerte, aunque el panino de pollo al pesto te saca del apuro, y los postres, que se ven muy apetitosos, desilusionan un poco ya en el plato: la tarta de plátano (banoffee pie) que pedí estaba reseca, la crema agria, a punto de echarse a perder y los plátanos oxidados (vi que después de servirme colocaron nuevas tartas, más frescas, en su aparador), mientras que la tarta de pera y el pay de manzana estaban ricos, pero muy empalagosos. De cualquier manera, es un espacio muy cómodo para platicar o trabajar y su buen café merece más visitas.

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Cafés

Café de la Vía

icon-location-pin Lomas de Chapultepec

La familia de Paulina Stephan lleva viviendo alrededor de 40 años en la casa de Ferrocarril de Cuernavaca 125, en Lomas de Chapultepec. La historia comenzó hace 18 años, cuando los señores Hans y Patricia Stephan decidieron poner una cafetería llamada El Café de la Vía, que cerró sus puertas en 2012. Sin embargo, hace año y medio su hija Paulina Stephan abrió Café 125 como primer retoño, después de haber trabajado varios años en la Finca Argovia, un desarrollo cafetalero localizado muy cerca de la frontera sur de Chiapas con Guatemala, que forma parte de la Ruta del Café.   Este año, Paulina y su equipo decidieron dar el siguiente paso y revivir Café de la Vía, un lugar en donde además de café y un mobiliario más amplio, hay un menú diferente cada día diseñado por el chef Omar Carrillo. Aunque ambos negocios están pegaditos, aquí hay mesas más grandes y a veces se exponen cuadros o fotografías, a modo de galería. Una de las bondades es el café. Puedes pedir expreso, capucchino, ristretto, macchiato o americano; todo es orgánico, la mezcla es arábica y viene de la región del Soconusco, en Tapachula, Chiapas. La calidad del café es superior al precio. En el macchiato el sabor es intenso, con una acidez balanceada y un aroma muy fragante. El lugar es un paraíso si no te gustan los cafés de cadenas que hay por la zona. Para el desayuno encuentras frascos de fruta, avena, chilaquiles, molletes, huevos al gusto, sincronizadas y pan francés. Honestamente, puedes optar por convert

Time Out dice
Restaurantes, Salas de té

White Willow Café

icon-location-pin Roma

Es uno de esos lugares que están a plena vista, pero que pocos ven. Todos sus colores son grises y hay un ropero al estilo de las abuelas, en algunos lugares se observan fotografías de brujas; estás en su espacio así que pórtate bien. La especialidad de White Willow son las tisanas, la más popular es la relajante, la hacen con menta. Es fresca en la boca y reduce mágicamente el aceleramiento de un día pesado de trabajo. Si quieres acompañarla con algo de comer hay crepas y chapatas, también algunos postres. Tienen venta de inciensos y velas para realizar limpias energéticas, para conocerte mejor hay lectura de runas y cursos de lectura de Tarot; aquí se entiende que el ser una bruja se trata del autoconocimiento y del cuidado del cuerpo y la mente. 

Time Out dice
Advertising
Restaurantes, Cafés

Espresso de Media Noche

icon-location-pin Condesa

Dicen que las mejores cosas siempre vienen en paquetes pequeños y el Espresso de Media Noche lo cumple. Se trata de un minilocal en Fernando Montes de Oca, en la Condesa, apenas notas la entrada, pero el olor a café no es tan fácil de encubrir. La decoración es sobria y minimalista, no tendrás distracciones para enfocar tus sentidos en el café. Lo primero que te encuentras es una sala con sillón de piel, comodísimo y con una mesita justo enfrente para recargar la taza, también hay tres mesas para dos, por si vas a compartir el momento con alguien o necesitas un rato de la soledad pensativa. Se siente una cafetería muy formal, de volada sabes que aquí las tazas se sirven y se beben en serio, pero te atienden como si fueras un amigo de años. Hay variedades de café mexicano para cada método de especialidad que ofrecen, no es lo mismo beber una extracción de aromas tenues obtenida en chemex que en aeropress, cuando el último consigue un café muy corpulento. Si eres purista de esta bebida, debes irte directo al expreso, o si prefieres que los sabores y aromas estén más balanceados pide el kalita wave, un método que permite una extracción uniforme del grano molido al filtrarse al recipiente inferior. Otro gran tino de la barra es el té matcha, la infusión queda espesa y perfumada, me faltó valor para pedirlo con leche, ya será para la otra.

Time Out dice
Restaurantes, Cafés

Café Regina

icon-location-pin Cuauhtémoc

Encuentra esta cafetería en el callejón de Regina a un par de cuadras del Metro Isabel La Católica, la reconocerás enseguida por el distinguido color turquesa de su letrero y sombrillas sobre la calle. No es sorpresa encontrar estudiantes pegados en su computadora, o gente mayor desayunando unos roles de canela o un croissant. Es un lugar idóneamente pequeño y casero, las mesas en el interior son bancas en las que si no vas en grupo, te tocará compartir. Se respira un aire rústico con olor a pan, pues fabrican su propia panadería, de donde te recomiendo el rol de canela, es esponjosito y azucarado, pero sin empalagar. Los paquetes de desayunos convencen al más escéptico. Hay waffles, omelettes y fruta, pero cuando leo “croque madame” en la carta de una cafetería me sucede lo mismo que leer “enchiladas” en los restaurantes de comida mexicana, es imposible no pedirlas sin sentir un inseguro arrepentimiento posterior. Entonces, con un jugo de naranja natural y un expreso doble, llegó escoltado el croque madame a mi lugar en la banca. Lo primero que noté fue la intensidad del café de origen chiapaneco, servido en una taza transparente que te permite ver el color y la espuma, ambos positivamente intensos, lo que me llevó a asegurar que aunque no tuviese hambre, el café por sí solo sería buen pretexto para venir. El croque madame resultó el introvertido de la familia. Tradicionalmente hablamos de un sándwich de jamón, queso y huevo estrellado con salsa bechamel; en Café Regin

Time Out dice
Advertising
Esta página ha migrado a nuestro nuevo diseño de modo automático. Si ves algo que te parece raro, avísanos a feedback@timeout.com