¡Ojo! Trabajamos arduamente para ser precisos, pero estamos en tiempos inusuales. Por favor, siempre verifica antes de salir.

Monumento a la Revolución
Foto: Iván Macías

50 lugares en la CDMX para salir con tu pareja

Dos son mejor que uno, así que toma la mano de tu amorcito y visiten estos lugares románticos de la Ciudad de México

Por Time Out México editores
Advertising

Tomarse una foto en la escalera del Munal, ver el amanecer desde el Monumento a la Revolución, conocer el castillo en el que habitaron Carlota de Bélgica y Maximiliano de Habsburgo, probar los tragos de Tokyo Music Bar... No hay duda, la CDMX es un gran lugar para el romance.

Seguro ya has visitado los antros y bares para ligar o los 10 lugares más románticos de la CDMX, ahora es el turno de que vayas a esos 50 lugares imperdibles para parejas en la Ciudad de México. No importa si llevan apenas unos meses o años de relación, seguramente la pasarán muy bien en estos museos, bares, restaurantes, terrazas y parques. ¿A cuántos de estos ya fueron? 

Te recomendamos: Las 50 mejores cosas que hacer en la CDMX.

50 lugares románticos para disfrutar con tu pareja en la CDMX

1. Kingpin Social

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Bares deportivos Granada

Para una cita divertida con cervezas artesanales y bolas neón

Últimamente los boliches nuevos dejaron de lado la onda retro y de ambiente familiar, pasándose más a la vida nocturna, música fuerte y luces y bolas neón. Una de estas nuevas adiciones es Kingpin en Polanco. La música es sobre todo pop, las pantallas saltan de Maluma a Ariana Grande. El lugar tiene ocho carriles para jugar, así que puede que si vas en hora pico te toque esperar un poco en la terraza. Lo mejor es ir calentando el brazo con unos snacks y bebidas. Hay una selección muy completa de cervezas artesanales, malteadas de varios sabores como Oreo o chocochips. 

2. Jardín 17 Casa Barragán

4 de 5 estrellas
Qué hacer Miguel Hidalgo

¿Les gustan los espacios verdes y la tranquilidad? Un jardín diseñado por Luis Barragán

En Ampliación Daniel Garza se encuentra un pequeño oasis verde obra del arquitecto mexicano Luis Barragán. El jalisciense es uno de los referentes de la arquitectura mexicana, desde la Casa Estudio Luis Barragán, donde el arquitecto vivió hasta su muerte en 1988, hasta el proyecto Jardines del Pedregal de San Ángel y las Torres de Satélite, que creó en conjunto con Mathias Goeritz. La construcción de Jardín 17 Casa Barragán estuvo pensada como un anexo de la casa del arquitecto y ahí se encontraba su oficina, pero nunca la concluyó. ¿Qué te enamorará de este jardín? Primero, lo selvático de la vegetación, las plantas y árboles que integran este espacio parecen crecer en libertad, apenas un camino irrumpe en el entorno y marca el recorrido; segundo, el espejo de agua rodeado por muros de color añil; y finalmente, el edificio del fondo con una terraza, todavía inacabada. 

Advertising

3. Foro Valparaíso

Museos y centros culturales Arte y diseño Cuauhtémoc

Para los amantes del arte mexicano y la arquitectura, un antiguo palacio en el Centro Histórico

Entre las calles Isabel La Católica y Venustiano Carranza del Centro Histórico se encuentra el Palacio de los Condes de San Mateo de Valparaíso, una de las tantas razones por las que el político británico Charles Joseph La Trobe nombró a la capital como “la ciudad de los palacios” en 1836. Tras nueve años de estar cerrado, este edificio se abre como el museo Foro Valparaíso, en el cual encontrarás historia tanto de la familia que vivió aquí como del Banco Nacional de México que actualmente es dueño de este recinto, y 117 obras de los artistas mexicanos más influyentes del siglo XX. El primer recorrido al Foro Valparaíso se hace desde la calle, al admirar la arquitectura del siglo XVIII encargada al arquitecto Francisco Antonio de Guerrero y Torres, quien unificó el estilo europeo del barroco con un lenguaje mexicano.

4. Ticuchi

5 de 5 estrellas
Restaurantes Mexicana Polanco

Ticuchi aterrizó este año en el mismo lugar que vio nacer a Pujol (posteriormente se pasó a la calle de Tennyson) y su portada es un ventanal abierto con un comal enorme al centro rodeado por los cocineros en acción. Cena dentro de la cueva del murciélago, ticuchi en mixteco, entre plantas, paredes negras y una muy tenue iluminación. El interior es una interesante convergencia que tiene música guapachosa (playlist con “Bote de Bananas” de Los Rebeldes del Rock y “Rosa Rosa” de Sandro) y un domo simulando un cenote. Antojable para llevar a tu amigo extranjero o a la pareja. “Cocina no tradicional, pero muy sincera con los sabores”, así es Ticuchi en palabras de su chef, Ricardo Arellano, hermano de Luis Arellano (Criollo); en corto: un menú pescatoriano con el 90% de platillos a base de vegetales y maíz, con una sola proteína.

Advertising

5. The Secret Donut Society

4 de 5 estrellas
Restaurantes Panaderías Roma

Resuelvan juntos el misterio para probar unas deliciosas donas

El requisito es que no puedes contar nada de lo que pasa dentro de la tienda, una de las más extrañas que existen en la CDMX. Serás privilegiado al conocer y probar sus productos. Por lo tanto, quédate callado y obedece a todo lo que te digan; claro, si de verdad deseas salir de ahí con vida (o donas). Ubicada en la Roma, la tienda es solo para quienes van decididos porque si no los conoces, jamás pensarías que ahí se venden donas. Todo comienza al subir las escaleras hacia el lugar donde seleccionas las donas del menú; el problema será que descubras a quién pedirlas y dónde pagar, recuerda que todo es parte del juego y toma en cuenta que solo aceptan efectivo.

6. Musak

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Coctelerías Roma

Una nueva casa para jazz, soul, disco, funk y electrónica: Musak, el hi-fi listening bar del restaurante Tres Tonalá, cuya mixología fue curada por Mica Rousseau (Fifty Mils) y supervisada por el italiano jefe de barra Raffaele Chinea. Bajo el mismo formato de un speakeasy, hay que preguntar al llegar, pues la magia de la entrada ocurre tras una pared que se mueve. En cuanto ingresas la música penetra de manera diferente: el espacio parece un ecualizador gigante que da total libertad a la música sin perturbar el volumen de tus conversaciones. Elegante y Gatsby-neano, toma asiento en los aterciopelados sillones y rodéate por los tonos dorados y azul marino. Deja que Billy Preston (la figura del soul) sonando al fondo te guíe sorbo por sorbo al frank sinatra, un trago seco con tequila, tonos de clavo, nuez y pimienta con una crusta de chocolate que se derrite entre mordidas. BB King no apareció con su guitarra, pero sí en una muy agradable mezcla de bourbon con coco y vainilla para aquello de lo tropical, sumado con piña tatemada, amaro y limón amarillo. Serge gainsbourg conserva la misma actitud de este versátil compositor parisino, es un trago de mezcal con licor de chile ancho y rebajado sutilmente con té roiboos. A la sensualidad de Musak se le añaden sesiones en vivo de djs y grupos invitados, ofertas frescas que complacen a melómanos y sibaritas por igual. Total, del buen trago y la buena música nadie te quita lo bailado. 

Advertising

7. Niddo

4 de 5 estrellas
Restaurantes Fusión Zona Rosa

Rompí la primera regla al visitar Niddo: no probar el grilled cheese de gouda y cheddar, ni el mac n’cheese con salsa bechamel. Para mi suerte estos platillos estrella se terminaron, situación que me hizo pedir opciones que ni siquiera pasaron por mi mente, pero que por la atenta recomendación de la casa me convencieron. Así recibí el apapacho culinario del que tanto se habla. Comida que llena el alma gracias a las elecciones de la chef Karen Drijanski y su hijo Eduardo Plaschinski, a quienes verás en acción desde la cocina abierta. La cultura de las especias se asoma en cada opción del menú, como fish cake servido en un esponjoso pan brioche con filete de pescado desmenuzado a la plancha, acompañado de ensalada de col con manzana; la sazón es un abrazo de especias fusionadas con los sabores del mar. Por humus casero no se detienen, lo encuentras en la ensalada de pollo con quinoa, una buena opción de sabores conocidos pero avivados. El bagel veg que lleva aguacate y zaatar remite a la hora del brunch, pero pedirlo por la tarde nivela el apetito y deja antojo suficiente para todavía ojear la carta. El french toast de babka es prueba clara de que el postre es alimento para el espíritu, pan elaborado con chocolate y toques de canela acompañado de compota de frambuesa y crema. Niddo es el tiempo y espacio de la comida reconfortante, una propuesta que remite a los sabores hogareños para hacerte sentir mejor con cada bocado.

8. Jardín Botánico de Chapultepec

3 de 5 estrellas
Qué hacer Caminatas y paseos Miguel Hidalgo

Al entrar a este lugar, puedes darte un respiro del estrés y de los paisajes repetitivos de la ciudad. El Jardín Botánico de Chapultepec forma parte del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y cuenta con 5.3 hectáreas dedicadas a mostrar la biodiversidad característica de México. Mientras caminas por este lugar es posible apreciar plantas de ornato, medicinales, hortalizas, un orquidario, flores, agaves, arbustos, secciones áridas y un arboretum, todas ellas con  distintos colores y formas, que te transportan a diferentes partes y climas del país. El jardín tiene un invernadero, mismo que posee las características idóneas para que su vegetación tropical se aclimate de manera óptima. Aquí se conjuntan distintas especies que usualmente existen en zonas tropicales, así como algunos tipos de orquídeas que debido a su extravagancia son la atracción principal. Parte de este jardín se enfoca en mostrar especies típicas de los climas áridos que se localizan en la zona centro del país, entre ellas una variedad importante de cactáceas, desde las muy típicas nopaleras, hasta algunos cactus con peculiares formas que probablemente nunca habías visto. También puedes observar algunas especies que forman parte de la alimentación de los mexicanos desde la época prehispánica, como el perejil, el cilantro, el xoconostle, y por supuesto el maíz. Las fichas técnicas explican el lugar de origen y el nombre de cada especie, pero si te interesa conocer el lu

Advertising
Jazzatlán Capital, jazz en la Roma
Foto: Alejandra Carbajal

9. Jazzatlán Capital

3 de 5 estrellas
Bares y cantinas Gastropubs Roma

Jazz en vivo, comida mexicana y cervezas artesanales 

Con restaurante y tap room, ya tienes un nuevo lugar para escuchar jazz en la CDMX. En el lugar se toma chela artesanal y se ofrecen principalmente antojitos mexicanos, pero lo más importante es el jazz. La cartelera cambia cada mes. En el segundo nivel de esta casona se encuentra el pequeño escenario para escuchar bandas en vivo, como Champetos del Jujú,  con música africana y caribeña con ritmos de jazz, y JAB/Jenny Beaujean.  Si el antojo poblano acecha antes de las horas fiesteras, hay menú completo con sándwiches a la parrilla, hamburguesas y tacos, como el de quintoniles y tlalitos: esos crujientes trozos de chicharrón que agarran sabor del picante rico. Para beber, el espadín de la casa es la compañía ideal; si puedes, tómalo derecho.

Monumento a la Revolución
Foto: Iván Macías

10. Monumento a la Revolución Mexicana

Museos y centros culturales Historia Tabacalera

Madruguen muy temprano para ir a ver el amanecer con una vista increíble de la ciudad 

Nada es más romántico que subir el elevador de cristal del Monumento a la Revolución. Desde la linternilla ubicada a 65 metros de altura verás toda la CDMX. Puedes lucirte con tu pareja y llevarla a los Amaneceres monumentales, es una actividad que sucede una vez al mes (el último fin de semana) en la que subirás a lo más elevado del monumento para ver el amanecer. Incluye desayuno y recorrido por las entrañas del edificio. 

Advertising

11. Tres Abejas

Restaurantes Cafés Roma

Luego de visitar una casa porfirana, pasen a tomar un café y conversar durante horas

Al entrar se me olvidó que estaba en la antigua cochera de una casona porfiriana. El diseño florido y muy amarillo definen la decoración de Tres Abejas, la cafetería del Museo Soumaya Casa Guillermo Tovar de Teresa. En la pared pintada a mano por nada menos que la sobrina de Tovar, Leonora Tovar (fundadora del lugar), hay frases como las que siempre usa mi mamá, “Pocos pelos bien peinados”, e incluso del mismo historiador, “Celebrar el arte es reconocer su fuerza transformadora”. El amor por la repostería en Tres Abejas es el distintivo, pero también hay opciones saladas, como el croque monsieur preparado con dos esponjosos waffles, combinación ganadora con el queso gratinado. Tres Abejas demuestra que con miel y mucho cariño, el corazón termina contento y la barriga satisfecha.

12. Havre 77 Brasserie & Huîtrerie

4 de 5 estrellas
Restaurantes Francesa Juárez 

Eduardo García siempre quiso abrir una brasserie clásica y cumplió su sueño con Havre 77. Desde sus comienzos en Brasserie Le Coze y Le Bernardin de Eric Ripert, el chef de Maximo Bistrot se enamoró de la cocina francesa tradicional y de sus técnicas que no admiten atajos: el producto debe ser de primera calidad y hay que dedicar todo el tiempo del mundo a las cocciones. Ese cuidado se nota en cada plato: la comida fue impecable del primer tiempo al último. Comenzó con el lobster roll, pan brioche coronado con aguacate y tierna langosta, que contrasta con el pungente aderezo de horseradish (rábano picante). Siguieron frescas ostras —de Cardón, Baja California, grandes y de sabor suave, y Kumamoto, pequeñas, intensas y cremosas— con apenas unas gotas de mignonette (vinagreta con echalotes). El plato fuerte fue un perfecto huachinango à la Meunière con mantequilla dorada, tomillo, alcaparras y limón. Para cerrar, esponjosos buñuelos de ricotta con frutos rojos. El espacio con interiorismo de Charles de Lisle es austero y luminoso, los puntos focales son la barra de zinc y los vitrales originales de la casona del siglo pasado: así brillan más los ingredientes y el talento del cocinero que los prepara, que es donde reside el auténtico lujo de Havre 77, un lugar que, de no ser por sus elevados precios, visitaría casi a diario.

Advertising

13. Tokyo Music Bar

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Coctelerías Cuauhtémoc

High-Fi Analog Cocktail Bar, o lo que es lo mismo: un bar de coctelería con viniles. Tokyo Music Bar es un elemento sumado a la carta de Edo Kobayashi, ubicado cara a cara con Emília, el restaurante del chef Lucho Martínez; un manifiesto en cocteles de autor a base de ingredientes naturales y destilados variados. Predomina el minimalismo entre la muy ordenada barra y la simetría del mobiliario: sillas y sillones rosa claro, redondas y rectangulares, entre mesas negras y detalles cobrizos. La tenue iluminación que le rodea otorga un curioso tono retro, sumado con que a primera vista están los tocadiscos. Digamos, entras con la sensación de una canción de Mac DeMarco, y de repente saltas hacia las vibraciones de “Verdis Quo” de Daft Punk. Está cool. Edo y DJ Matsu recopilaron los viniles— hay discos japoneses y americanos—, piezas que ellos compraron o les regalaron. Esta travesía musical se coordina con el show en barra: los bartenders arman el playlist durante las primeras horas de la noche, más adelante llega el dj de casa. Te dan el corto y conciso menú, donde todos los tragos clásicos y de autor se sirven en cristalería japonesa tallada a mano, y cuestan $250.  Unsaid, como la canción de The Fray, es un juego astringente y sutilmente burbujeante: lleva whisky, fresa quemada (la traen de su propio huerto, pasa por un soplete y otorga toques ácidos) y té de oolong gasificado. Un asegurado consentido de la casa que da gusto a todos los paladares, versátil y de encantador t

14. Olenna

4 de 5 estrellas
Restaurantes Mediterránea Padierna-Pedregal

Si hay alguien que conoce la pureza de los ingredientes, es el chef Maycoll Calderón. Huset, su primer restaurante, es el homenaje de la cocina de campo, y Olenna, la más reciente apertura, te transporta a tierras mediterráneas. La ubicación en Artz Pedregal le da aires de corbata apretada, pero en fines de semana se olvidan las formalidades y es un espacio muy familiar, rodeado de vegetación, con mucha madera y espacios abiertos para iluminar naturalmente. Es una cocina cargada de especias, en el buen sentido: hay sabores fuertes de aceites y vinagretas. El humus se realza con paprika y un sazonado pan pita, entrada a la que puede seguirle un untuoso y dulce camarón azul montado en calabaza. El rotini, aunque no muy arriesgado, es cumplidor en cuanto a la textura de la pasta y frescura del tomate con queso de cabra. Mientras que el pulpo a las brasas presume de tentáculos esponjosos sin sentirse gomosos y un intenso toque de olivo con muchas alcaparras. La trufa de chocolate es un auténtico viaje por entre olas saladas, cuyo aceite de oliva terminó por apuntalar a las papilas de tanto sazón pero el cacao actúa como salvavidas. Maycoll maneja el timón de Olenna en una dirección complaciente y muy atenta.

Advertising

15. RockSolid

4 de 5 estrellas
Qué hacer Santa Catarina

Desafíen las alturas en el gimnasio de escalada más grande de la CDMX

Un gimnasio de escalda con más de 500 metros cuadrados en Coyoacán. A partir de la premisa “Muros que unen”, su filosofía es que los muros, más que dividirnos, nos pueden juntar. Y sí, en RockSolid vienes a reunirte y convivir con otras personas, desde principiantes hasta escaladores expertos. La conexión de la cultura finlandesa con la naturaleza fue trasladada a los muros de madera. El espacio es increíblemente amplio y cuenta con una altura que no tienen otros gimnasios de escalada en la ciudad. Además, se buscó que fuera un gimnasio completo: bien equipado, con regaderas, baños y diversos servicios. Es, como lo describe el equipo de RockSolid, “un oasis dentro de la ciudad”. 

16. Joe Gelato

4 de 5 estrellas
Restaurantes Heladerías Juárez 

El gelato artesanal italiano se diferencia del helado al estilo estadounidense en la proporción de grasa, ya que su base es agua o leche, en vez de yemas y crema de vaca —o el dañino y barato sustituto de manteca vegetal de los helados industriales— y en que contiene menos azúcar y aire agregado, ya que se bate a baja velocidad. Cuando se hace apropiadamente, los sabores son más limpios y frescos, y la textura aterciopelada. Uno de los contados lugares donde se elabora con maestría es Joe Gelato, de José Luis Cervantes, graduado de L'Università del Gelato di Carpigiani y ex Pujol, Quintonil, Narisawa (Tokio) y La Calandre (Italia).   Además de su técnica rigurosa y combinaciones inesperadas (maíz azul, lúpulo y chocolate blanco, frambuesa y jamaica), el chef Cervantes no escatima tiempo ni ingredientes y utiliza únicamente productos naturales. Ese cuidado por los detalles brilla especialmente en dos favoritos, que no te puedes perder: su gelato de aceite de oliva, sedoso, afrutado y envolvente, sin ser pesado, y el sorbetto de cacao, que conquista sin irse por la vía fácil (el exceso de grasa y azúcar) y logra un chocolate goloso, intenso, aromático y en perfecto equilibrio. Además, cada mes hay especiales de temporada, paletas y pasteles helados sobre pedido.

Advertising

17. Terraza Fortuna

3 de 5 estrellas
Bares y cantinas Coctelerías Polanco

Si no vas a la playa, deja que la playa llegue a ti. O mejor aún, que una fiesta playera retro con bola disco llegue a tus planes desde jueves en la noche. Así va la vibra en Terraza Fortuna, cuyo fortunio nos llegó cuando pensábamos que el reven de la Miguel Hidalgo ya se nos hacía rutinario. El lugar te lo recorres entero a primera vista, es pequeño pero picoso: piso estilo ajedrez, sillas altas con mesas tipo casino y una barra estilizada entre botellas, mármol e iluminación ardiente; al fondo y entre vegetación está la sección lounge con sillones rojos y cojines tropicales: ahora sí, tráiganme la margarita. En el menú reluce la coctelería de autor y la cocina del chef Jorge Mujica, creador de We Love Burgers, quien para Terraza Fortuna ideó un concepto bistro tropicalizado: almejas, ostiones y langostas que traen de Ensenada para brindar aires playeros hasta el paladar. Daré un salto para decir que sí o sí hay que pedir aguachile, de camarón bajo los efectos del picor adictivo del chile chiltepín (el “oro rojo”, como se le dice en Sonora), sobrellevado frescamente con pepino persa y remate en cebollita morada. La segunda recomendación llegó con tacos de rib eye cuya tortilla muy rota nos dejó dudosos, pero la carne auxilió con suavidad precisa y un premio grasosito de tuétano. El viaje playero de las papilas gustativas se acompaña de un vasto menú coctelero armado por los bartenders Daniel Hernández, máster en whiskies, y Joksan Herrera, semifinalista de World Class 2

18. Museo Trick Eye

4 de 5 estrellas
Arte Digital e interactivo Granada

Cuando pensamos en un museo normalmente asociamos la experiencia con algo serio donde la única interacción es leer las fichas de las obras y comprar souvenirs a la salida. Sin embargo, el Museo Trick Eye llegó para cambiar totalmente ese concepto, mezclando el arte con la realidad aumentada y el 3D. Uno de los nuevos espacios para el arte que no puedes perderte.  Lo primero que hay que saber sobre el lugar es que cuenta con una red wifi abierta al público, dato importante porque se necesita la app TrickEyeAR para poder captar en cámara los efectos especiales que tiene cada pieza y que proporciona lo divertido del recorrido. El museo está conformado por 6 salas distribuidas a lo largo de 1,800 metros cuadrados, lo que se traduce en al menos una hora y media de entretenimiento y decenas de stories para Instagram. El Museo Trick Eye está presente en China, Singapur, Tailandia, Hong Kong y Corea y esta es la primera sede en Latinoamérica, además es el museo interactivo 3D más grande del mundo. Sirenas, dragones, animales marinos y un pegaso son las criaturas que dan la bienvenida en la primera sala, la Aqua Zone. En primera instancia los murales se ven normales, pero en cuanto abres la aplicación y enfocas en cualquier pared comienzas a sentirte dentro de un gran acuario. Todas las instalaciones están ligadas y en conjunto dan vida a la sala, algunas están en perspectiva para generar ilusión óptica y otros están acompañados de escaleras, asientos y otros accesorios para lograr

Advertising

19. Soberbia

4 de 5 estrellas
Gay y lésbico Cuauhtémoc

Hayan pasado muchos o pocos años desde que abrió La Purísima (2010) y así su apertura, accesibilidad, buena música y ambiente queer arrabalero se haya modificado o no, admitámoslo: que un antro LGBT tan icónico en la CDMX abra nueva sucursal es algo que nos emociona a todos. El antro gay del centro que nuestros lectores votaron como el número uno de la ciudad durante algunos años (Time Out Pride Awards), se reafirma como sitio clave para descentralizar la vida nocturna LGBT+, pues su nuevo bar gay Soberbia está a tan solo dos cuadras de La Puri, en República de Cuba 2: “Todo se lo debemos a esta calle, en 2010 la gente no iba a Zona Rosa porque ya estaba quemado. Hoy, que bueno que existan espacios como Rico y Baby que ofrecen algo y le dan apertura a esa zona. Buscamos apoyo de la policía auxiliar para que la delincuencia sepa que es una calle blindada. Estoy seguro que cuando la gente se siente a salvo regresan y se vuelve tu casa”, afirma uno de los dueños. En Soberbia verás un maniquí vestido de Lady Gaga, uno de David Bowie y otro con miles de luces led, con vestuarios del artista mexicano de indumentaria Gamaliel Islas. La decoración es estilo 70, un tanto futurista con guiños al cineasta Stanley Kubrick, toques de arte pop y neones, en conclusión: un pastiche de joterías, motivos fálicos y luces en una rica combinación de arte (tal vez kitsch) bien planeada y con personalidad. “Tenía ganas de un espacio con maniquíes, quería que de las paredes salieran manos. Entonc

20. Museo Nacional de Historia

5 de 5 estrellas
Museos y centros culturales Historia Miguel Hidalgo

El Museo Nacional de Historia, dentro del Castillo de Chapultepec, es un recinto que narra etapas trascendentales de la historia de nuestro país. Si sus paredes hablaran podrían contarnos detalles de la estadía de los emperadores Carlota y Maximiliano, los sucesos durante la lucha de los Niños Héroes y la estancia presidencial de Lázaro Cárdenas, quien en 1939 lo decretó como un acervo histórico y le dio su nombre actual. Este edificio fue una ermita, una fábrica de pólvora, sede del gobierno de Guadalupe Victoria, instalaciones del Colegio Militar y el hogar de Sebastián Lerdo de Tejada. Cuando lo visites, te darás cuenta de que un día no basta para recorrerlo completamente, lo que puedes hacer es planear tu itinerario o contratar el servicio de un guía. En la sala Siqueiros encontrarás la etapa de la Nueva España hasta la modernidad del siglo XX. La planta alta contiene vestuario, muebles y decoración pomposa muy al estilo europeo; y por último, está la biblioteca, abierta de lunes a viernes de 9am-4:30 pm.

Advertising

21. Júpiter Cervecería

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Cervecerías La Concepción

Lo primero que pensé al llegar a Júpiter fue en cómo se diferenciaría este lugar de la enorme —y creciente— oferta de bares especializados en cerveza artesanal que tenemos en la ciudad. La respuesta la encontré en su extensa carta de cervezas nacionales e importadas y en la actitud con la que te reciben. Júpiter llegó al centro de Coyoacán como una alternativa para quienes gustan de la chela artesanal y quieren alejarse de los lugares comunes (llámese cantinas con filas interminables) que abundan en esta zona. La carta muestra alrededor de 50 etiquetas de cervecerías de México (un aplauso por incluir a Fauna, Buscapleitos y Wendlandt) y seis líneas de barril que cambian de acuerdo a la temporada. No te apures si no sabes qué estilo pedir, el personal no te juzga si no sabes qué es una porter o una NEIPA, al contrario, resulta mucho más interesante si dejas que te expliquen con detalle cada estilo que maneja Júpiter. Ahora que, si la chela no es lo tuyo, échale ojo a la carta de cócteles, hay un par de tragos que bien vale la pena probar, como el supersónico: mezcal, ancho reyes, jugo de tamarindo y piña; y el venus: ginebra, jarabe de betabel, toronja y guayaba. El menú de antojitos mexicanos es uno de sus mayores aciertos. Tómate tu tiempo para decidir qué entrada quieres. Hay birria de marlín, barbacoa de portobello, sopes de sudadero con gusanos de maguey y hasta queso fundido con camarones. Si quieres algo más tradicional, pide algunos de sus famosos tacos con tort

22. María Ciento38

4 de 5 estrellas
Restaurantes Italiana Santa María la Ribera

El embeleso de este restaurante es que se encuentra en el patio trasero de una casa clásica de Santa María la Ribera –mediados del siglo XIX–, una colonia que data del año de 1861, convirtiéndola en uno de los primeros fraccionamientos de la Ciudad de México. María Ciento38 está en la calle que lleva el mismo nombre de la colonia, una calle con la propia riqueza arquitectónica del resto de la zona y que da al parque del Kiosko Morisco; es una de las mejores zonas para caminar (y comer) en la ciudad. Para entrar debes atravesar un pasillo que te lleva a una terraza que te hace sentir en un hogar campirano, te da la impresión de que fuiste invitado a una celebración familiar, cómoda y sosegada. El espacio tiene cierto toque mediterráneo y rústico, el piso es de grava y las mesas son de madera sin barnizar, se logra una ambientación sencilla y templada, perfecta para disfrutar de bocados reconfortantes, como los dicta la gastronomía siciliana.    Italia tiene una de las cocinas más variadas del mundo y la región de Sicilia tiene en su haber gastronómico una colección de platillos frescos y sencillos, pues se encuentra en la isla más grande del mediterráneo; el meridiano de las olivas, las pastas, las hierbas frescas y los productos de mar y tierra. De la región de Palermo, Sicilia, es originaria Antonietta Di Pasquale, la chef que encabeza la cocina de este establecimiento familiar y decidió ajustar la sazón de sus platillos al importar sus principales insumos de Italia, como

Advertising
Mezcal
Foto: iStock Photo

23. Bósforo

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Mezcalería Cuauhtémoc

El Bósforo resalta entre las calles de esta zona como un lugar atípico. Pequeño en cuanto a espacio y con una decoración mínima (clávate en la lámpara que cuelga del techo y remite a los años 30), este lugar especializado en mezcales de distintas parte de la república (con más acento en Oaxaca), es perfecto para entrarle a la fiebre por esta bebida y probar un Espadín, mezcal consentido por los noctámbulos que asisten al lugar. Inició como un lugar clandestino que poco a poco se ha popularizado, y si bien mantiene esa aura espontánea y relajada, hay que admitirlo, también es un poco pretenciosa. Si la cosa es platicar, aquí podrás ejercer ese arte, ya que la música se mantiene a un nivel respetable y te permite escuchar a tu acompañante mientras comparten unas quesadillas, especialidad de la casa, con hierba santa y servidas con una abundancia digna de calmar a tu troglodita interno. El detalle en su decoración pareciera ser improvisado, dando un aire sencillo al recinto. Las velas –que dan la poca luz con la que cuenta el lugar– tienen como base una tasa blanca, la barra está hecha de cantera y las sillas son de herrería común y corriente. Al contrario, la afluencia es más extravagante y variada, dando la bienvenida desde al artista incomprendido hasta el empresario exitoso. Para relajarte, puedes optar el amplio tapanco, cuya alfombra sirve como asiento para sentarte en el suelo. Puede que el cine en ruinas que se encuentra en frente guarde el secreto del encanto del Bós

24. Museo del Perfume. MUPE

Museos y centros culturales Cuauhtémoc

Prepárate para experimentar con tus cinco sentidos todos los aromas que el nuevo Museo del Perfume (MUPE) trae consigo y se una a la vasta oferta de museos en el Centro Histórico de la CDMX. Ubicado en el número 12 de Tacuba, este nuevo espacio cultural se establece como un concepto inmersivo, de intercambio cultural y artístico que busca difundir la cultura de los aromas y el perfume en México.  La antigua casona construida a finales del siglo XIX donde se encuentra el MUPE fungió como fábrica de banderas y como un hospital, y ahora te llevará a un recorrido por la historia de los aromas que han conformado la industria del perfume y todo lo que conlleva la creación de una fragancia. El MUPE aún no tiene fecha de apertura, pero a partir del 25 de julio cuenta con una exhibición preinaugural titulada Sinestesia olfativa, en la que descubrirás la relación del olfato con el tacto, el gusto, la vista y el oído. Esto, por medio de las obras inmersivas de 10 artistas contemporáneos: Tania Candiani, Maurycy Gomulicki, Jerónimo Hagerman, Interspecifics, Fritzia Irízar, Andrea Martínez, César Martínez, Juan José Rivas, Rogelio Sosa y Carolina Van Waeyenberge. Para visitar la exposición curada por Iván Edeza, realiza reservación previa al correo reservaciones@museodelperfume.com.mx. Recomendado: Exposiciones que debes visitar en el verano en la CDMX y descubre estos nuevos museos y galerías en la Ciudad de México.

Advertising

25. Dagga Tattoo Studio

4 de 5 estrellas
Shopping Roma

Auténtico, cordial y creativo son las tres palabras que mejor definen al nuevo estudio de tatuajes ubicado en el corazón de la Roma. Dagga va más allá de la tinta, funciona como una concept store que incorpora moda, música y arte para darte la mejor experiencia multisensorial al tatuarte. Esta propuesta se la debemos a tres amantes de la música: Marco Moreno, productor musical; María Hoyos, stylist y Carlos Fernández, antiguo A&R (Artistas y Repertorio) de EMI Argentina, quienes unieron fuerzas para darle vida a un espacio que explota la creatividad de los tatuadores y que al mismo tiempo sorprende a aquel que lo visita. Al entrar al estudio encontrarás un espacio amplio lleno de espejos donde los tatuadores hacen su magia, en una parte más reducida, distinguirás la tienda llena de ropa de edición limitada como playeras con diseños exclusivos de los tatuadores, chamarras y faldas de piel, sombreros customizados, instrumentos musicales como guitarras, teclados y sintetizadores de colección y Arte Huichol, mismos que forman parte de la decoración del lugar. Además, encontrarás una variedad de viniles que van de los $50 a los $1,500. Esta colección cuenta con ediciones originales de géneros como rock, blues y jazz. Lo mejor de esto, es que podrás seleccionar tu disco favorito para escucharlo mientras te haces una obra permanente en tu piel. Pasemos a los creadores. Todos los tatuadores de Dagga son artistas profesionales mexicanos y extranjeros. Cada uno tiene su propia técni

26. Café Tacobar

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Coctelerías Roma

Todo el trabajo de carpintería, diseño y equipamiento en la barra, las repisas y el acomodo eléctrico del local lo hizo Khristian de la Torre, uno de los personajes más brillantes de la escena de la coctelería nacional. Su trayectoria nos remonta a los inicios de Maison Artemisia, que solía ser uno de los mejores, y a otros renombres de la vida nocturna capitalina como Jules Basement y M.N Roy. Estuvo varios años fuera de foco, incluso fuera de México, trabajando con diferentes marcas de destilados como asesor y mientras terminaba de aterrizar un proyecto personal: armar su propio bar. Después de cuatro meses de arduo trabajo, Café Tacobar abrió en la Roma como una pequeña cafetería que desde las 9am ofrece café, tacos, cervezas artesanales y tragos de añoranza clásica. Detrás de un gran bar hay una mano experta y aquí esto cobra un sentido literal pues el único que abre, cocina, prepara cocteles, sirve, lava y cierra es Khristian; y así seguirá hasta que su plan de negocios indique lo contrario. Como buen bartender sabe que la clave del éxito en este tipo de lugares es la interacción con los clientes; así que bienvenido a su casa, siéntate en la barra (donde tendrás tu propio cajón con servilletas y plumas) y descubre lo que el anfitrión convida. Para comenzar el día, dar inicio a una noche de relajación o como digestivo hay que pedir un café el cairo, con un doble expreso de intenso café chiapaneco, perfumado con cardamomo y un toque de azúcar morena que le da notas caram

Advertising

27. Salón Tropicana

4 de 5 estrellas
Antros Cuauhtémoc

Al cruzar la puerta de “la catedral de la salsa y la rumba,” los ritmos y colores cambian por completo. Después de la rumba suena el merengue y después del merengue estarás bailando una salsa afrocubana con tu pareja. A las 10pm arranca a tocar la banda invitada.

28. Sweet Monster

3 de 5 estrellas
Restaurantes Heladerías Roma

Al asomarte a la esquina de Orizaba con Coahuila, un local salta a la vista por los dos helados que sobresalen de su fachada rosada. En letras grandes anuncian tu llegada al paraíso de los toppings: la heladería Sweet Monster. La temática rosa se mantiene presente en el interior con un letrero neón que describe el sentimiento de la mayoría de los clientes: ice cream makes me happy (el helado me hace feliz). ¿Y cómo puede hacernos triplemente feliz un helado? Al menos a mi, con toppings ilimitados. Una barra con delicias me abrió el apetito: toppings de cereal y chispas de colores, hasta galletas sabor churro, compota de manzana-canela, una mezcla de mazapán, cacahuate y palanqueta, sumándole las salsas de caramelo, chocolate, chamoy y cajeta quemada. Si la variedad te es abrumadora, como en mi caso, acude a la heladera Ariana Victorica, quien creó tres mezclas especiales de Sweet Monster para no romperse la cabeza. Elegí la especialidad de la casa, el munchies: galletas saladas, papas crujientes, pretzels y lunetas; para fanáticos del choque de lo dulce con salado. Agregué palomitas cubiertas de caramelo para rematar con este dúo, sintiéndose agradable al paladar gracias a los tonos salados con la cremosidad del helado. En cuanto a sabores de helado, está el de vainilla hecho con leche orgánica traída de un rancho de Coahuila, es cremoso y recibe bien a todos los toppings. Si buscas sabores tropicales, tienen los de fruta de temporada. Todas las galletas se hornean en cas

Advertising
Terraza del CCE
Ariette Armella

29. La Terraza del Centro Cultural de España

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Cuauhtémoc

La Madre Patria propone, la Ciudad de México dispone. A espaldas de la Catedral Metropolitana, este lugar conocido simplemente como “la terraza del España”, es un espacio en el que las constantes son la vanguardia gastronómica y las propuestas musicales. Más allá de ser el restaurante o cafetería de un museo, esta terraza sigue la línea y se vuelve una extensión del centro cultural dando a conocer propuestas emergentes tanto nacionales como internacionales que sacan a relucir sus mejores notas musicales en los miércoles de jazz, los jueves de rock y los viernes y sábados de DJs. El techo y pared de cristal ponen en evidencia las ruinas del Templo Mayor, mientras que enfrente, la arquitectura novohispana de la catedral contrasta con este lado rebelde. En el interior, la decoración es minimalista con mesas de madera y aluminio que se alumbran con velitas en las mesas y luces que van dirigidas hacia el escenario. Por las tardes se dan cita alguna que otra señora Polanco, pero por las noches, la afluencia es principalmente de jóvenes de la escena cultural contemporánea, habitantes de los alrededores del primer cuadro de la ciudad, músicos, turistas o paseantes del renovado Centro histórico. Aquí no se pelean los tennis con los tacones ni los sacos de pana con los chongos o joyería fina. El plan consiste venir a escuchar música en vivo mientras tomas una cerveza, una copa de vino o degustas platillos exóticos de la cocina española y alguna de las recomendaciones del cheff como l

30. Fifty Mils

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Bares de hotel Juárez 

Para entrar, tienes que atravesar el cuidado jardín y pasar por la fuente iluminada con antorchas. Una vez adentro, la decoración de terciopelo en tonos profundos –como los de las piedras preciosas–, el bronce y la madera oscura te harán sentir envuelto en una atmósfera cálida y sofisticada. Del menú de tragos clásicos pidan el inside manhattan, con bourbon, vermouth y Angostura; es una combinación infalible de sabores potentes que se renueva al ser servido en un vaso old fashioned.

Advertising

31. Chilanga Burger

4 de 5 estrellas
Restaurantes Hamburguesas Portales

Comenzaré por decir que es el lugar donde las hamburguesas sí son como las presumen en las fotos del menú y sus redes sociales, algo que por cierto se advierte desde un cartel en la entrada. La bronca en la que te metes con Chilanga Burger es elegir la opción indicada. La lucha libre salpicó ligeramente el concepto, prepárate para comer con un póster de la película Santo vs. las mujeres vampiro (1962). Con esa vista se disfrutan más los 170 gramos de carne de res con sazón de la casa (receta especial del propietario Ricardo Sáenz) de la hamburguesa mexicana, complementada con 100 gramos (bien pesados) de guacamole con habanero, queso manchego, jitomate y lechuga frescos. Por otro lado, los ánimos no se oponen a la gabacha, con doble tocino y aros de cebolla fritos; ni a la argentina con chorizo; mucho menos a la niña popis, sofisticada ella con cebolla caramelizada, queso de cabra y arándanos. Sobran lugares para comer hamburguesas en la CDMX; y justo por eso, Ricardo y su socia Paola Ruíz quisieron que existiera una mejor versión en calidad de ingredientes y receta, pero sobre todo, que los precios también se pudieran disfrutar. La carne jugosa a término medio, la salsa de ajo, el pan artesanal y las papas fritas obligatorias son la llave que someten a la victoria de Chilanga Burger sobre las demás opciones de comida en la Portales.

32. Cineteca Nacional

4 de 5 estrellas
Cine Xoco

El aire de modernismo, obra del “stararquitect” mexicano Michel Rojkind, y la aplicación de nuevos recursos tecnológicos hacen de la Cineteca Nacional el recinto cinematográfico más vanguardista de la CDMX.
Es el lugar ideal para ver películas internacionales, mexicanas y ciclos de diferentes épocas o géneros. También puedes acostarte con tu pareja en los pastos, presenciar un concierto de jazz o perderte con tu amorcito en las exposiciones de La Galería

Advertising

33. Maison Française de Thé Caravanseraï

4 de 5 estrellas
Restaurantes Orgánica Roma

Por fuera, una de las esquinas más hermosas de la ciudad: el edificio Balmori en la colonia Roma. Art noveau, vista a la avenida arbolada. A la entrada, una ecléctica tiendita de regalos y utensilios variopintos: teteras, muñecos y hasta jaulas para pájaro. Por el pasillo, un gran gato negro, que vive en el recinto, se pasea entre las piernas de los visitantes. Pero lo principal, por supuesto, es el té. Blanco, verde, negro, oolong, el que más se te antoje. Probablemente éste es uno de los espacios más cómodos en la metrópoli. Literalmente: tiene divanes para que te relajes mientras conversas y bebes tu infusión favorita. Este spot de la Roma ofrece tés helados y calientes, fuertes o suaves. Y el lugar va en consonancia con este espíritu: en sí mismo, es un homenaje a Europa y Oriente, culturas que han establecido complejas ceremonias alrededor de esta bebida sutil y evocadora. Así, encontramos espacios de suelo con piedras zen; muebles de corte hindú para recostarse, llamativos tapices que remontan a Francia, pequeñas mesitas para té. Su carta, de 62 páginas (todo un libro), ofrece un práctico esquema al lado de cada tipo de té que explica sus características: si es doble, puro, tradicional, si es para tomar en la noche o día, si es suave o fuerte y su precio. Entre la variedad de bebidas encuentras las perlas de jazmín, el espíritu de jade, el gunpowder (de fuerte sabor negro), el flowery oolong y el China golden. Cualquiera puede transportarse a Darjeeling, Yunnan, Sri-

Museo Casa de la Bola
Foto: Cortesía Museo Casa de la Bola

34. Museo Casa de la Bola

3 de 5 estrellas
Arte Textiles Observatorio

Recorran una finca del siglo XIX convertida en museo

No solo llama la atención por tener un nombre tan extraño, también porque es un recinto dedicado y especializado en las artes decorativas. Este museo se encuentra en la finca que perteneció a don Antonio Hagenbeck y de la Lama, quien a lo largo de su vida coleccionó con fervor piezas de arquitectura novohispana y europea, mobiliario barroco, pinturas, textiles como cortinas o tapetes, candiles, fotografías y grabados. Entrar a la Casa de la Bola es como cruzar un portal que te transporta al siglo XIX, la conjunción entre muebles y decoración es un testimonio fiel de cómo vivía la aristocracia en México durante esta época. La colección se distribuye en los 13 salones de la casa, incluye tapices de corte europeo, piezas de porcelana y muebles de estilo Boulle (la característica principal de estos muebles son los relieves y marcos en bronce). 

Advertising

35. Autocinema Coyote

5 de 5 estrellas
Salas de cine Autocinemas Granada

Ya sabemos lo que dice la cultura popular sobre los autocinemas: es el lugar ideal para una primera cita. Pero no solamente eso. El único autocinema de la ciudad con una decoración de los años 50, nos remonta a la epoca de John Travolta y Vaselina. Es una opción totalmente inusual para ver cine no sólo con la movida, sino también con la familia o los amigos. En este lugar se proyectan de manera digital películas clásicas, y de vez en cuando hacen proyecciones especiales de media noche donde la película es sorpresa. Puede sonar arriesgado, pero la realidad es que vale la pena la experiencia de estar en tu coche con tu bocinita y servicio de comida y botanas. 

Nevería Roxy
Foto: Alejandra Carbajal

36. Roxy

4 de 5 estrellas
Restaurantes Heladerías Condesa

Su especialidad es la “copa arlequín”, en la cual parece que solo aventaron todos los helados que encontraron en una copa, pero la sorpresa es grata, ya que integra bien los sabores. Cuentan con nieves poco convencionales como chico zapote, zapote negro, macadamia y turrón. Es probable encontrar abuelitos con su coca flotante o su ice cream soda.

Advertising

37. Hotel Casa Awolly

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Coctelerías Roma

Todo es elegante, el lugar simula un patio con un piso verde de patrones circulares que se extienden a la pared y hacia el techo. La cocina es de Irak Roaro y lo mejor del menú es el tuétano con topping de short rib. Hornean el hueso con migas de panko y chiles secos, encima tenía trozos de short rib de sabor acaramelado y unas cebollitas con sabor ácido. Acompañado de una salsa martajada de jitomate y tortillas calientitas. 

38. Downtown México Rooftop Bar

4 de 5 estrellas
Bares y cantinas Bares de hotel Cuauhtémoc

Una visita es suficiente para que “la terraza del Dowtown” entre a tu lista de lugares favoritos. Quizás sea la arquitectura moderna casada con los colores y mobiliario retro –una de las especialidades de Grupo Habita, o tal vez el contraste que genera ante la imponente vista a la fachada del Casino Español y a la Torre Latinoamericana. Lo que es seguro es que aquí saben aprovechar los espacios para convertir un desayuno en un evento solemne, un estreno cinematográfico en una barra libre interminable, o una noche cálida en un fiesta maniática. Hay espacios con sillones y mesas para descansar o tener un espacio privado con tus acompañantes y comer o beber, dependiendo del evento huésped. 

Advertising
Munal. Museo Nacional de Arte
Foto: Iván Macías

40. Munal. Museo Nacional de Arte

5 de 5 estrellas
Museos y centros culturales Arte y diseño Cuauhtémoc

Por dentro presenta una hermosa escalera cuyos escalones de mármol ya muestran la huella del tiempo. También hay en su vestíbulo, impactantes esculturas en mármol, de influencia francesa evidente hasta en el título: la famosa “Malgré Tout” (“A pesar de todo”) de Jesús Fructuoso Contreras (1882-1948), que representa a una joven encadenada y desnuda, que se arrastra por el suelo. Caminar por cada una de las salas de sus exposiciones temporales y colección permanente es toda una experiencia religiosa. 

Advertising

41. Terraza Cha Cha Chá

3 de 5 estrellas
Bares y cantinas Cantinas Tabacalera

Refrescarás tus noches de fiesta con un plan botanero y una vista espectacular al Monumento a la Revolución, la Torre Latinoamericana y Reforma. Terraza Cha Cha Chá es amplia y colorida con vitrales, espacio abierto y pisos de madera. Es ideal para ir en grupo, e incluso, para aprovechar el salón con ambientación formal que tienen a un costado para comidas de negocios o un festejo privado. En su carta de cocteles predomina el tequila. El trago estrella es el cucarachachacha con tequila blanco, chile guajillo, limón, jarabe de granada y puré de sandía, se sirve en un jarrito de feria con un tamarindo que funciona como popote y le da el toque picoso. La samaritana es un homenaje al cuarto día de la cuaresma, llamado Día de la Samaritana, cuando en Oaxaca se regalan aguas frescas a quienes las pidan. Lleva ron, Rumchata y jugo de melón, y aunque es divertirlo tomarlo porque tiene azúcar rosa escarchada en la copa, es excesivamente dulce, pídelo si eres alguien de postres o al final de la comida. El diablo es un coctel más serio e irresistible con tequila reposado, jugo de limón, licor de cassis y jarabe de jengibre, no querrás perder el sabor especiado y refrescante que te deja en la boca. Como en todo buen botanero, no puede faltar el antojo. De las entradas, el aguachile tiene un sabor ahumado y gajos de naranja. La tostada cha cha chá de atún, tiene chile habanero y mayonesa de chipotle, es picosa pero con un toque dulce que te aliviana por las cebollas caramelizadas. Para

42. Casa del Lago Juan José Arreola

4 de 5 estrellas
Arte Miguel Hidalgo

En las entrañas de Chapultepec se encuentra este lugar donde se respiran letras y se siente el sabor del arte; la Casa del Lago fue inaugurada por Porfirio Díaz en 1908 como el club del automóvil, uno de los sitios predilectos de la élite porfiriana. En 1929 se convirtió en la sede del Instituto de Biología y se convirtió en parte de la Universidad Nacional Autónoma de México; sin embargo, en 1958, el instituto cambió su sede a Ciudad Universitaria y la casona permaneció abandonada un tiempo. Fue en 1959 cuando el rector Nabor Carrillo designó a Juan José Arreola como encargado de la casa, su tarea principal fue convertirla en un centro de difusión cultural donde se diera cabida a manifestaciones artísticas de alta calidad: danza, teatro, música, cine y artes plásticas. Se convirtió en un punto de encuentro entre la universidad y el pueblo, un importante foro de expresión. Los intelectuales más importantes de la época frecuentaban la Casa del Lago, tales como Inés Arredondo, Juan García Ponce, José Emilio Pacheco, entre otros.La casona tiene dos amplios salones en los que se celebran conferencias y actividades artísticas, además de un balcón desde el que se aprecia el Lago de Chapultepec. En las salas ubicadas en la parte inferior se organizan exposiciones de arte contemporáneo y arte urbano, principalmente. Se exhiben fotografías, pinturas, esculturas, diseño textil, dibujos y hasta instalaciones. Concreto (I,II y III), Rosa mexicano. Moda e identidad: La mirada de dos gene

Advertising

43. Sartoria

4 de 5 estrellas
Restaurantes Italiana Roma

Es el lugar donde la pasta hecha a mano reina. Para despertar tu curiosidad, basta con decir que el chef Marco Carboni —de Módena, al norte de Italia— ha trabajado en restaurantes como Osteria Francescana (tres estrellas Michelin) del chef Massimo Bottura, y Alkimia, del chef Jordi Vilà. Los platillos que sirve en la Roma a las orillas de la Plaza Río de Janeiro, son recetas tradicionales de distintas regiones de Italia y con algunos toques creativos. Los platillos destacan por tener ingredientes mayoritariamente mexicanos, como vegetales de Valle de Bravo o de Xochimilco, orgánicos y de la mejor calidad. Las expectativas se elevan desde que observas el diseño pulcro, con una hermosa bóveda de concreto expuesto y luz ámbar. En la mesa, lo primero en llegar fue el gnocco fritto, rectángulos de masa frita rellenos de espuma de queso parmesano, coronados con prosciutto di Parma y un toque de vinagre balsámico de Módena; infladitos, grasosos y reconfortantes. Aunque es un bocadillo popular en la escena de comida callejera de la región Emilia-Romaña, en Sartoria, ésta entrada es uno de los orgullos del chef Carboni. Feliz con la elección, decidí ordenar otro de los ases del menú, el mandilli de seda, que es una pasta genovesa, delgada y plana, preparada al pesto y servida con pistaches y una crema de queso de cabra. Mala suerte, era de noche y el pesto se había acabado, pero con otras opciones llamativas en el menú —y una selecta carta de vinos italianos, eso no fue un problema.

44. Casa Rivas Mercado

4 de 5 estrellas
Qué hacer Guerrero

El tiempo no perdona a nada ni a nadie, mucho menos a edificaciones de siglos pasados que se quedaron sin dueño. El futuro del número 45 de la calle Héroes en la Guerrero apuntaba a que sería demolido. Pero un carta cambió el rumbo: se comprobó que ahí vivió el arquitecto porfirista Antonio Rivas Mercado gracias a la dirección anotada en un permiso de diseño para la columna del Ángel de la Independencia. Así comenzó la restauración de la Casa Rivas Mercado. “La restauración es una disciplina que tiene que ver muchísimo con la historia. No puedes variar o inventar algo de la edificación original, sería un falso histórico”, declara Gabriel Mérigo, arquitecto responsable del proyecto. Este recinto es un emblema arquitectónico de finales del siglo XIX, arreglarlo tomó 10 años (en agosto de 2017 se terminó) y alrededor de 100 millones de pesos. Hoy en día, la casa construida en 45 grados abre sus puertas al público con recorridos guiados, abarcando la sala de lectura, la sala principal, la habitación de Antonio, los cuartos de sus hijos y el estudio, todo acompañado de un piso notablemente desnivelado. El arquitecto Mérigo recomienda prestar extrema atención a los detalles: “Rivas hace una composición con distintos tipos de arquitectura de diferentes países—lejanos en tiempo y en historia—, desafía los estándares racionalistas y obtiene un todo mezclado con el art nouveau, el barroco, lo gótico y lo pompeyano”. Entre las piezas imperdibles están las réplicas de casi 90 modelos

Advertising

45. Museo Soumaya Casa Guillermo Tovar de Teresa

4 de 5 estrellas
Arte Roma

Durante 25 años, la Fundación Carlos Slim ha buscado que el público mexicano se acerque al arte y la cultura a través de sus dos recintos, Museo Soumaya de Plaza Loreto y Museo Soumaya Plaza Carso. Para celebrar este primer cuarto de siglo, un nuevo espacio se une a la familia: la Casa Guillermo Tovar de Teresa. El museo, ubicado en el corazón de la colonia Roma, enaltece la vida del historiador Guillermo Tovar de Teresa (1956-2013), antiguo cronista de la ciudad y último propietario del inmueble donde se ubica el museo, quien fue tanto asesor de arte para Presidencia de la República como para el propio Carlos Slim, con quien sostuvo una entrañable amistad. Tovar de Teresa manifestó un profundo interés, respeto y amor por las manifestaciones culturales de nuestro país, lo que lo impulsó a adquirir una vasta colección de artesanías, pinturas, esculturas, así como numerosos libros. Esto se muestra aquí.  La pinacoteca de Tovar está conformada por obras que datan entre el siglo XVI Y XIX, todas de artistas novohispanos, mexicanos, o extranjeros que manifestaron respeto y admiración por nuestro país en sus piezas. Dentro de ellos, podemos nombrar a Baltazar de Echave y Rioja, José María Estrada, Miguel Cabrera, Simón de Pereyns y Édouard Pingret.  Decirlo así suena vacío, pero lo cierto es que todas las obras tienen una razón de ser dentro de la colección: ya sean retratos de ancestros, regalos heredados de generación en generación, pinturas interconectadas entre sí o costurer

46. MUAC, Museo Universitario de Arte Contemporáneo

5 de 5 estrellas
Museos y centros culturales Ciudad Universitaria

El arte había dejado de llamarse moderno en el siglo pasado y hacía falta crear un espacio dedicado en exclusiva a albergar las últimas propuestas artísticas, aquellas que las generaciones más jóvenes estuvieran desarrollando y que ahora, a falta de otro nombre mejor, se denomina arte contemporáneo. Surgió entonces uno de los museos más funcionales y bellos de la oferta museística capitalina. Inaugurado en noviembre de 2008 y con un diseño impresionante de Teodoro González de León, se trata de un espacio multimodal que lo mismo permite la exhibición de obra retrospectiva, que ser espacio de instalaciones ideadas específicamente para este recinto. Respaldado por la Universidad Nacional Autónoma de México y enclavado en la pedregosa área de su Centro Cultural Universitario, complementa la fascinante oferta creativa que esa zona ha regalado a nuestra ciudad con salas de concierto (Sala Nezahualcóyotl y Sala Carlos Chávez), de danza (Sala Miguel Covarrubias), de teatro (Foro Sor Juana Inés de la Cruz, Teatro Juan Ruiz de Alarcón), de cine (Salas Julio Bracho y José Revueltas), una cafetería que ha ganado premios por su exquisita gastronomía (Azul y Oro) y el alucinante espacio escultórico que extiende sus dominios en la reserva ecológica de El Pedregal. Una de las propuestas más interesantes de este museo es El Espacio de Experimentación Sonora: un cuarto obscuro donde se reproducen obras sonoras de todo tipo. Vale la pena informarse acerca de las exposiciones temporales ya qu

Advertising

47. London Karaoke

3 de 5 estrellas
Bares y cantinas Zona Rosa

Antes, una pequeña puerta que conducía al tercer piso de Londres 167, sin letrero alguno, era un espacio muy propio de la comunidad coreana, fanática de los karaokes. Con el paso del tiempo y el amor de tantos defeños por este lugar, el London Karaoke no sólo ya tiene un anuncio en la entrada, sino que su catálogo de canciones cuenta con temas en español, inglés, japonés y chino, aunque sus dueños apenas puedan comunicarse con los mexicanos. Si tienes la maña de usar tu cumpleaños como excusa para que tus amigos te acompañen a un lugar inusual para celebrar, esta es una buena alternativa. En este famoso piso en medio del barrio coreano puedes rentar dos tipos de salas: la normal, para alrededor de 25 y 30 personas; o la VIP, para 50. Éstas en realidad son cuartos privados con sillones, una pantalla, lucecitas, panderos y un micrófono para echar palomazos sin pudor de soltar uno que otro gallo, pues sólo tienes como espectadores a tus conocidos. Otra ventaja es que, como los cuartos son privados, no tienes que esperar años para que te toque el micrófono (aunque todos tenemos ese amigo con complejo de cantante que se aferra un poco). Además de poder pedir botellas o cubas, el servicio incluye botanas extrañas, como frituras verdes, melón o una carne estilo coreano que pocos se aventuran a degustar. Definitivamente, aunque apenas tenga unos años de existencia, el London es uno de los nuevos clásicos de la ciudad.

48. Parque Masayoshi Ohira

4 de 5 estrellas
Qué hacer Caminatas y paseos Churubusco Country Club

Ubicada dentro de la colonia Country Club, esta área verde al sur de la Ciudad de México fue inaugurada el 14 de febrero de 1942 por el entonces Regente del Distrito Federal, Javier Rojo Gómez. A pesar de que llegó a ser locación de películas, fue olvidado por algunas décadas hasta que fue remodelado en 2015. Cuando se creó no contaba con nombre, así que los vecinos de la zona lo llamaban “Parque de la Pagoda” debido a los detalles orientales que posee como su arco, puente y el pequeño lago. Su asiático encanto logró que en 1952 fuera una de las locaciones de la película El señor fotógrafo de Cantinflas. Si bien el parque no posee cerezos como los clásicos parques nipones, cuenta con ciruelos, sauces y pinos. Además de un riachuelo y un lago que te hacen sentir casí como en el país del sol naciente. 

Advertising

49. V Motel Boutique Periférico Sur

4 de 5 estrellas
Hoteles Zona Metropolitana

Un lugar con gran diseño y perfecto para hacer realidad todas tus fantasías. La sucursal sureña cuenta con 65 diferentes espacios con un rango de precios que van desde $950 hasta $4,500. Las comodidades de las habitaciones varían de acuerdo a la suite o villa seleccionada. Algunas cuentan con pantallas led, sistema de audio e iluminación personalizada (para hacer más romántico el momento), jacuzzi, bar, alberca con tobogán, spa y espacio para pole dance. Si te gusta salir de la rutina, las habitaciones cuentan con sillones curve y love seat en los que con un poco de creatividad e imaginación puedes experimentar con nuevas posiciones. Si no tienes idea de cómo usarlo no te preocupes, vienen con instructivo. 

50. Museo del Pulque y las Pulquerías

3 de 5 estrellas
Museos y centros culturales Guerrero

Conoce los aspectos que encierra la ancestral bebida que ha sobrevivido desde la época de los Aztecas. El objetivo del Museo del Pulque y las Pulquerías, un nuevo recinto cultural de la CDMX, es dignificar y poner en alto el nombre del pulque para las nuevas generaciones, ya que desde hace más de un par de décadas se han generado diversos mitos negativos alrededor de la bebida de los dioses. Esta iniciativa se logra gracias a la Asociación Nacional de Pulquerías Tradicionales (ANPT).  Tres salas retratan la historia del pulque en México. Comienza con el uso ritual de la bebida y la mitología ligada a deidades como Mayahuel en la cultura Mexica. Posteriormente se habla sobre su popularización durante la época del Virreinato y la Revolución, abordando la transformación legal del producto y su proceso de sanidad en los locales que lo comerciaban. Después se encuentra el proceso para la creación del octli (pulque en Nahuatl), desde las diferentes herramientas para la extracción del aguamiel y su fermentación para convertirla en pulque hasta las medidas de tarros en los que era servido. Algo atractivo es la parte interactiva, en la que los mitos que se han generado alrededor del pulque son rectificados. Además, recordarás los dichos, frases y juegos (rayuela, rentoy, dominó) que eran característicos dentro de las pulquerías. En la última sala del museo encontrarás una rockola rescatada de una antigua pulquería de los años sesenta y una pared en la que se hallan los nombres de l

Recomendado

    También te puede gustar

      Advertising