Costela cocina norteña del mar alexander suástegui
Foto: Alejandra Carbajal

Los mejores nuevos restaurantes de la CDMX

Conoce las mejores y más nuevas propuestas de la resiliente y, sobre todo, divertida escena restaurantera de la CDMX

Andrea Vázquez
Escrito por
Andrea Vázquez
Publicidad

¿Han pensado que uno de los motivos por los que debemos de sentirnos muy orgullosos de vivir en la CDMX es por su escena restaurantera? Es creativa, resiliente, propositiva, irreverente y entrona. Prueba de ello son estos restaurantes, que se animaron a abrir a pesar del contexto adverso que ha dejado la pandemia. 

Aquí hay un poco de todo: lo tradicional, las opciones más elegantes y sofisticadas o lo más cariñoso e informal. Lo que es un hecho es que todos estos restaurantes demuestran que, cuando la cocina está bien planeada y ejecutada, sí puede calentar hasta al corazón más frío.

Pásale y conoce estas propuestas rifadas y determinadas, que no solo han sobrevivido a tiempos inciertos sino que lo han hecho con propuestas y con intención.

Te recomendamos: 17 mejores bares de la CDMX

Los mejores nuevos restaurantes de la CDMX

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa

A estas alturas, ya sabemos que el matcha no es la panacea que va curar todos nuestros achaques como nos hicieron creer cuando se puso de moda hace unos años. Una vez que pasó la fiebre de sus propiedades, quedamos los que simplemente amamos su sabor.  El matcha es uno de esos ingredientes que, si te gusta, te gusta mucho y estás dispuesto a probarlo en todas sus presentaciones (háganme presidenta de este club). Lo que no sabía es cuán delicado era su cultivo hasta que platiqué con Min Kim, directora de Matcha Mío, en su nuevo local en la Condesa.  Min me cuenta que el matcha que utilizan (y distribuyen bajo el nombre Matcha México) proviene de la región de Hadong-gun, en Corea del Sur, donde se cultiva de forma orgánica desde hace 1,300 años. Matcha México trabaja con alrededor de 20 productores, por lo que la producción anual depende mucho de las condiciones del clima y el desarrollo de la planta a la sombra. La misma Min viaja una vez al año para estar al pendiente de ellas (la mayoría son mujeres) y de la calidad del producto.  El nuevo espacio en la Condesa al que mudaron Matcha Mío es más pequeño que el anterior, pero luce una cara más cálida donde predomina el tono verde en alusión al té. Esto es porque están en proceso de abrir sucursales en otros puntos de la ciudad, fuera de Roma-Condesa (síguelos en redes para conocer las próximas ubicaciones).  Por lo pronto, son ya un referente para probar matcha en todas sus formas, desde la ceremonial, únicamente con agua, hast

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Peña Pobre

Dice la canción que el tango es la emoción de regresar al punto cardinal. A más de siete mil kilómetros de distancia, Buenos Aires se antoja lejanísima de la Ciudad de México, pero la distancia se acorta en Piantao con sus Jueves de Tango, que ocurren todos los últimos jueves de cada mes, a las 20:30 horas.  Más embajada porteña que restaurante al sur de la ciudad, aquí se siente la nostalgia bonaerense. ¿Qué se extraña? La Argentina misma, puede ser, o se lamenta nunca haberla conocido. El bandoneón con su queja, el baile a contrapunto, el canto con pena, el corte en su término, el vino en la mesa… Los últimos jueves de cada mes todo está dispuesto para viajar al Cono Sur en un par de horas… Y volver –con la frente marchita– como cantaría Carlos Gardel. La cancilleres artísticos en los Jueves de Tango son Romina Marconi, con una voz que al tango lo emociona, y Héctor “Bocha” Mazza, pianista de manos equilibristas que saltan entre octavas. Están también Ángel Pérez, con su rodilla clavada a las costillas del bandoneón,  Valeria Lorduguin soltando latigazos con sus piernas enmalladas, y Leonardo D'Aquila con pantalón abombachado, pinta de compadrito y mirada de guapo, tal como los describiera Jorge Luis Borges en sus cuatro conferencias. Recorren los bailarines los pasillos del restaurante. Van así, medio bailando y medio volando como dos locos o piantaos, como se dice en la palabra lunfarda que da nombre al lugar. En esta celebración porteña figuran los comensales y sus canto

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Roma

Bottega es un rinconcito con una vibra muy ítalo en New York, con platillos con masa madre, pastas, vinos, charcutería y una serie de productos italianos de la mejor calidad. Marco Carboni es un chef joven italiano que ha sido músico, fotógrafo de moda, cocinero y hasta sommelier con Gordon Ramsay. Actualmente es el creador de toda una serie de propuestas culinarias modernas en la CDMX, como Sartoria, Vinos Chidos, Cucina, Nera, Nerina, Polpo y, por supuesto, Bottega. Este último nació pensado para encontrar productos frescos y de la más alta calidad para surtir tu alacena, entre ellos pastas, vinos y charcutería (incluso puedes pedir por internet). Famoso por el café y la panadería mañanera, se transforma en bar de vinos con buena música por la tarde (énfasis en ello). Con el tiempo post pandémico (seguro sabrás sobre el programa citadino para ayudar a los restaurantes) llegó la oportunidad de expandirse y mejorar el menú. Entre las entradas brillan las aceitunas marinadas verdes, royal y nuestras favoritas, kalamata. Asimismo las almendras tostadas con romero y especias. Ambas las tienes que probar sí o sí. De segundo tiempo probamos la ensalada de láminas de pera y arúgula, queso gorgonzola, nuez de castilla, aceite de oliva y vinagre balsámico, acompañado de crujiente de masa madre; además, la ensalada de pulpo marinado y caramelizado, servido con papa, tomate cherry, apio, aceite de oliva y un toque de sal (pocas veces nos hemos encontrado con una ensalada así de complej

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Santa Catarina

Como a muchas personas del universo home office, me ocurre que a veces, para no pensar en quehaceres domésticos y concentrarme, necesito cafeína y mudar la oficina fuera de mi casa. Cuhtli en Coyoacán es uno de mis lugares de confianza para una mañana productiva.  Este café es un fresco rincón a un lado de los Viveros que respira la calma del arbolado barrio de Santa Catarina. Por eso, el verde domina tanto afuera como entre las mesas del interior y es un gran refugio luego de echar la corrida en el parque (supongo, hace meses que no intento correr).   Al interior se extiende una amplia mesa comunal donde puedes instalar cómodamente tus chivas de trabajo, pues tiene suficientes contactos y aunque pase el tiempo no te sientes presionada a dejar el lugar. De fondo se escuchan estaciones de radio francesas, jazz o rock a un volumen que no interfiere para nada si quieres leer o estudiar.  Aquí son tostadores de todo el café que sirven y además tienen la consigna de trabajar solo con productores mexicanos y mediante comercio justo. Entre sus opciones de café, para mí el ganador es el flat white porque la cremosidad no resta protagonismo al intenso sabor del café. Si ya entraste de lleno al plan healthy (o lo intentas) tienen una kombucha de la casa que no cuesta un ojo de la cara como las embotelladas y una variada selección de tés.   La carta de alimentos es sencilla pero se precian de usar muchos insumos orgánicos y tiene una vena franco-mexicana representada por las crepas (gal

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cuauhtémoc

Lazy Susan es el último integrante del grupo Edo Kobayashi. Se trata de un speakeasy, por lo que la entrada es un tanto misteriosa. Para llegar a él debes subir unas escaleras a un lado de Le Tachinomi Desu, en lo que ya se conoce como Little Tokio, por el dominio de restaurantes orientales en la Cuauhtémoc. El concepto de este nuevo integrante es la cocina chuka, que se refiere a la adaptación de los japoneses de los platos de comida china que llegaron a Japón con las migraciones ocurridas durante la segunda mitad del siglo XIX. Por ello, en la carta es difícil decir dónde empieza lo chino y acaba lo japonés, pero la mezcla es bienvenida. La decoración combina sonrientes dragones chinos con un estilo sobrio y a media luz, aunque enseguida verás que es más relajado que otros restaurantes del grupo Kobayashi.  Al entrar, inmediatamente se impone una amplia barra desde donde todos los visitantes pueden observar cómo se preparan sus alimentos. Si quieres algo más privado, también hay un elegante saloncito con una mesa circular, donde se encuentra justamente el utensilio que da nombre al lugar, una Lazy Susan, o sea una bandeja giratoria al centro de la mesa.   Los ejemplos más clásicos de esta cocina son el ramen, los dim sum o los camarones picantes (Ebi Chili). Todos los encuentras en la carta, pero en cuanto a entradas, las gyozas rellenas de pancetta de cerdo y vegetales no fallan, chopeadas en una salsa de soya especial, importada de China y mejorada por el chef del grupo,

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Nápoles

  Hoy es el Día del Perro, además salió el sol, cantan los pájaros. ¿Ya sabes qué snack le vas a regalar a tu lomito luego de llevarlo a pasear? Local de Paletas es una nueva paletería pequeña pero muy instagrameable en la Nápoles con opciones para todos los gustos, incluso los perrunos.  Tienen dos paletas para perros hechas de caldo de pollo o de res, con una carnaza en lugar de palito. Para humanos hay más de 25 sabores, desde las que no tienen azúcar, hechas sólo con frutas naturales, pasando por las endulzadas con estevia como la de matcha-coco o taro, hasta las nada dietéticas pero muy antojables rellenas de chocorrol o gansito.  Para el precopeo de verano, échate una con alcohol de jamaica-mezcal, carajillo o baileys y si eres del team que le pone chilito hasta a los postres, tienen unas de de sandía o mango con chile, que puedes rematar echándole encima más chamoy o chilito en polvo al gusto, (quisiese, pero la gastritis...). Además, cada mes hay cuatro sabores nuevos, aprovecha en julio la de clericot o algodón de azúcar mientras acompañas a tu perrhijo en su día especial.  Te recomendamos: Las mejores heladerías para mascotas en CDMX. 

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Bistros
  • precio 3 de 4

Cuna de Tierra es un viñedo, restaurante y vinícola enclavado en el corazón de Dolores Hidalgo, en Guanajuato. Sus vinos son de talla internacional y de tal relevancia que Hacienda San Miguel Nebbiolo, elaborado por Cuna de Tierra, obtuvo el premio Gran Bacchus Oro, ya que este vino transmite las características únicas del terruño que se dice perteneció al cura Miguel Hidalgo.  Su restaurante está a cargo del chef Ricardo Luna, el menú cuenta con todo lo necesario para poner al vino como protagonista. La pasta carbonara con su panceta, mozarrela fresco y una copa de vino es ideal para el antojo. La ensalada de burrata, que se sirve con pepita de calabaza frita y queso burrata es ideal para abrir el apetito.  En el apartado de pizza no podría faltar la clásica margarita, la serrana (sí, con todo el jamón serrano necesario para darle ese nombre) y la rústica, cuyos corazones de alcachofa la convierten en nuestra favorita.  La carta está planeada para ser estacional y contar con platillos que puedas compartir en pareja o amigos. Asistir a Viñedos Cuna de Tierra es una experiencia en sí misma. Desde la comida hasta los recorridos, y claro, las fiestas de la vendimia.   

  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Roma

Cualquier capitalino que se respete sabe que existen puestos callejeros que llenan la Ciudad de México de nuevas propuestas, algunas más escondidas que otras. Así es como la Estrella de la Roma quiere enamorar a los amantes del marisco. Esta es otra de las creaciones del ya reconocido Chef Bernardo Bukantz, autor de Birria Colorado y Esquites Durango. Su nuevo invento tiene por objetivo tomar el marisco tradicional callejero -como los famosos “pescaditos”, el camarón, las tostadas de atún- y transformarlo a algo gourmet con ese toque mexa, y lo logra. Sobre el ambiente, podemos decir que es súper tranquilo, arropado por una tienda enorme de suministros de oficina, además de un gran árbol que da una refrescante sombra incluso a medio día (sabemos lo difícil que es encontrar un puestito callejero con estas condiciones). La música está a cargo del equipo, con volumen moderado, además de una buena selección indie, al menos en esta visita. Sobra decir que la atmósfera dentro se percibe sumamente ligera, juvenil y agradable. Respecto a la propuesta gastronómica, le metimos el diente a todo. Comenzamos con unas papas “la estrella”, o sea curly con queso asadero, cheddar y marlín ahumado con una base de ajo, cebolla y salsa búfalo. Hunde la cuchara hasta el fondo para sentir todos los sabores, texturas y percibir un bocado totalmente balanceado en amargor, dulzor y acidez. Después le entramos a las empanadas de chile empanizado, relleno de queso, camarón, tocino, aguacate y cilantro.

Publicidad
  • 4 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Condesa

Emprender un proyecto con amigos puede salir muy bien o muy mal, y mucho del éxito depende de que todos los involucrados compartan la misma obsesión. En el caso de Hule, es la música.  Apenas entré, lo primero que pensé fue “¿qué estamos oyendo?”. Si vienes a este café, ven preparado con teléfono en mano para shazamear todo lo que escuches, tus playlists te lo van a agradecer. Esta tienda de vinilos/ barra de café abrió en noviembre pasado (así es, es otro valiente proyecto de pandemia) y poco a poco se ha ido haciendo un punto de reunión para una comunidad de melómanos que intercambian, compran y hablan (casi todo el tiempo) de vinilos. ¿Te suena la vibra de High Fidelity? Es algo así pero con buen café y un patiecito coqueto.  Algo importante es que no venden discos nuevos, toda la selección de viniles a la venta viene de colecciones antiguas cuya curaduría la hace el equipo de Hule. Los géneros abarcan desde funk, jazz y rock hasta salsa y rarezas perdidas de la música popular mexicana. Antes de revisar los estantes con joyas de los Ángeles Negros, Héctor Lavoe, Tracy Chapman, Miles Davis, Prince o los Kinks, pedí un chai latte que me sorprendió por su abundancia y por la bella taza que lo contenía, hecha por artesanos oaxaqueños.  El menú se ha ido moldeando desde la apertura, pero me cuentan que se inclina hacia la sencillez sin pretensiones de un diner. Aunque admiten que todavía no llega a su cara final, ya hay algunos favoritos. El cremoso y equilibrado dip de alcacho

  • 5 de 5 estrellas
  • Restaurantes
  • Cuauhtémoc

Mamma Ricotta es el nuevo restaurante de la chef Karina Morales (Zapote) y el pizzaiolo Hababuc San Luis. Aquí, exploran una de las recetas más queridas y confortables de todas: la pizza, en su mero estilo napolitano, y siempre con toques mediterráneos. En Mamma Ricotta, además de sentarte a ver pasar la tarde en una de las plazas más cool de la Cuauhtémoc (la Melchor Ocampo, que también resguarda Costela y Café Ocampo), podrás probar una coctelería espectacular bastada en spritz y vermouths además de algunas sodas artesanales, que serán la antesala perfecta para –sin exagerar- unas de las mejores pizzas de la CDMX. En Mamma Ricotta (como habrás adivinado por su nombre) tienen varias opciones deliciosas de pizzas napolitanas y fritas; como la versión frita de las quesadillas, pero en pizza: bien rellena y súper rica. Las recetas se apegan a la tradición napolitana de la sencillez y los pocos ingredientes, con una masa delgada y albahaca fresquita. La imperdible, por supuesto, es la pizza frita, pero también te recomendamos probar la Burrata, que viene con todo y su bolita de queso, o la de mortadella y ricotta. Definitivamente, Mamma Ricotta se va a volver uno de tus lugares favoritos. Además de la pizza, que se merece una canción de amor, hay ensaladas, pastas frescas, platos fuertes y opciones vegetarianas. La propuesta culinaria perfecta para pasar la tarde, cuando en realidad desearás pasar ahí la vida. Te recomendamos: Homie Pizza, dark kitchen en la CDMX

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad