Resistencia en la periferia: creadores y proyectos del Área Metropolitana

La zona periférica de la CDMX tiene mucha vida y voz, ejemplo de esto son los proyectos que aquí te presentamos

Ilustración con elementos alusivos a la periferia de la Ciudad de México
Ilustración: Faena Studio

A las cinco de la mañana, hay más vida de la que imaginarías en la Ciudad de México, y lo es, básicamente, porque a esa hora abre el Metro. Para ese momento, paraderos como el de Indios Verdes ya huelen a taquitos cocinándose en los comales de locales de los alrededores, y los decibeles de los marchantes, los camiones y el bullicio podrían ser similares a los de tu fiesta de anoche.

Y es que si vives a las afueras de la ciudad, donde el Metro ya no estiró, a esa hora hay que
llegar a los principales puntos de transporte de la CDMX para estar a tiempo en tu destino, cuando entrar a eso de las siete u ocho de la mañana es lo tuyo —por eso tiene tantas implicaciones el accidente en la Línea 12 del Metro, que conectaba a Tláhuac con el sur de la ciudad, a la altura de Mixcoac—.

Pero madrugar no es el único “chiste local” que entendemos quienes crecimos en la zona periférica del Valle de México. Para regresar a casa, más vale que corras al Metro y alcances el último tren —cuando además tienes que transbordar, no sabes la adrenalina que sientes por tu carrera contra el tiempo—. Y si pides un taxi, clásico que te aplican la de “entrando al Estado (de México), te cobro el doble”.

Somos millones los que vivimos o hemos vivido esto. No es gratuito que, de acuerdo con el reporte de 2020 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, la estación con mayor afluencia sea Pantitlán en su correspondencia con la Línea A, con un promedio de 91,504 personas diariamente —y eso que fue año pandémico—; ahí llegan habitantes de Iztapalapa, Chalco, Ixtapaluca, La Paz, Chimalhuacán y Nezahualcóyotl, por mencionar algunas delegaciones y municipios. Le siguen Indios Verdes (78,237) y Cuatro Caminos (68,276), que igualmente sirven de conexión para vecinos del norte del Valle de México.

A esto hay que sumarle la inseguridad a la que nos exponemos en el trayecto de ese punto nodal. De acuerdo con el último reporte de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, las rutas más inseguras de transporte público, son las que se mueven de la CDMX al Estado de México, como el tramo de Insurgentes Norte (del Metro Indios Verdes a la avenida Río de los Remedios), de Conscripto a Ingenieros Militares (de Cuatro Caminos a Palermo) y la avenida Ignacio Zaragoza (del Metro Boulevard Puerto Aéreo a la carretera México-Puebla) son ejemplo de ello.

Parece chiste, pero es anécdota; debido a esta situación, miles de usuarios nos vemos obligados a llevar dos celulares —uno de menor valor— y algo de cambio; así, si se suben a asaltar el camión o la combi, se puede dar “algo” y no exponer su vida.

Ese color y también carencias han sido transformados por muchos artistas, creativos y emprendedores para convertirlos en parte de su discurso y motivación, a fin de visibilizar los servicios urgentes que requiere la periferia o simplemente para resignificar y revalolar el espacio donde se vive.

Recomendado: Movilidad en la Nueva Normalidad. 10 lugares imprescindibles en Satélite.

Proyectos que dan resistencia a la periferia

Elizabeth Rosas, productora de cerveza artesanal
Vida nocturna

Elizabeth Rosas, productora de cerveza artesanal

Calavera fue una de las primeras opciones de cerveza artesanal que llegaron a la Ciudad de México. Si la disfrutamos en nuestro bar y hasta supermercado de confianza, es gracias al trabajo de quienes la crean, como Elizabeth Rosas, fundadora y todóloga de Cervecería Calavera. ¿Pero qué implica producir chela independiente y en la periferia? “Cuando iniciamos la cervecera”, nos cuenta Elizabeth, “teníamos la idea de ponerla súper fuera de la Ciudad, casi como atracción turística. Queríamos montarla en un terreno en Jilotzingo, que está todavía en el Estado de México pero muy al norte, en una zona boscosa. La idea era poner un beergarden sumergido en la naturaleza y hacer una cervecería 100% sustentable y ecológica, y que apoyara a la comunidad. Pero el trámite de los permisos nos estaba tomando mucho tiempo, entonces decidimos rentar una bodega y comenzar en el municipio de Tlanepantla.” Por su ubicación, la logística de Cervecería Calavera es un poco cara, nos cuenta Liz, “En la pandemia lanzamos nuestra tienda en línea, o sea, damos servicio al cliente final. Y la distancia siempre ha sido un problema, porque impacta en nuestros costos. Pero durante este tiempo hemos trabajado muy duro para fomentar el consumo de nuestra chela en el norte. Queremos que la gente local sepa que tienen una cervecería aquí”, afirma. Liz nos cuenta con nostalgia sobre los inicios de Calavera: “al principio fue difícil”, explica. “Somos la primera cervecería independiente del Estado de México, eso implicó muchos retos, incluso tuvimos que tramitar el primer permiso para poner una cervecería y comercializarla ahí mismo.  Cuando iniciamos, conocimos a uno de los distribuidores más importantes en su momento, La Belga, a cargo de Bastien Callens. Él nos ayudó a vender nuestra cerveza en la Roma y la Condesa, que son las áreas que el maneja. Poco a poco logramos entrar a tiendas departamentales.” Hoy, ya no es posible visitar la planta de Calavera, pero esa imposibilidad ha llegado a  Liz y a Björn Gilbert Nielsen, maestro cervecero de Calavera y pareja de Liz, a retomar la idea del beergarden. Seguro tendremos buenas noticias respecto a eso, más temprano que tarde. Te recomendamos: Cervezas hechas por mujeres y dónde comprarlas en la CDMX

Conoce a la activista trans Thalia Rojano
Gay y lésbico

Conoce a la activista trans Thalia Rojano

Sin un alto presupuesto y con la colaboración cuatro personas más, la activista trans, Thalia Shaylene Rojano García, recorrió 40 colonias de la periferia de Iztapalapa, donde fue candidata para diputada federal por el distrito 22. La motivación era llevar su propuesta principal, aún en pie, de reformar la ley federal del trabajo y lograr que tanto empresas públicas como privadas asignen espacios para personas trans. “Las injusticias es algo con lo que siempre he estado luchando, el ser de Iztapalapa y el ver tanta desigualdad, tanta agresión, discriminación ha sido el detonante para estar en pie de lucha todos los días”. Thalia Rojano siempre supo que era una mujer trans, pero fue hasta los 28 años que comenzó su terapia hormonal. Al respecto afirma que, “ser una persona transgénero en Iztapalapa es muy difícil porque somos violentadas, agredidas, denigradas, discriminadas, porque aún en estos tiempos somos mal vistas. Y solamente generando las leyes para garantizar la seguridad de todos podemos lograr esa equidad, a vernos como iguales, no robustecer esas diferencias que la misma sociedad ha creado”. Gracias a su trabajo como estilista, la excandidata de Movimiento Ciudadano logró costear sus estudios profesionales y recientemente egresó de la carrera de Derecho de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Hoy, a sus 40 años, está más fuerte y preparada que nunca para mostrarle a la comunidad LGBTTTI+ sus derechos, especialmente a quienes viven en su barrio.Desde la periferia de la Ciudad de México, en la colonia Lomas de la estancia, y con un tercer lugar en intención de voto el pasado 6 de junio, la activista se ha hecho de muchos seguidores, a quienes no defraudará. Ella asegura que su labor continuará, por lo que planea continuar con sus estudios e ingresará a la maestría en derecho institucional para estar más capacitada y seguir apoyando a su comunidad. “Me gusta mucho mi colonia; tiene muchas necesidades y carencias, pero aquí vivo y estoy luchando desde aquí para hacer el cambio en toda Iztapalapa. El barrio donde vivo me ha sostenido, me ha dado fuerza, impulso y ánimo”, afirma. Recomendado: Rostros trans de la CDMX que nos enorgullecen.

Herly RG, de Tlalnepantla para Instagram, TikTok y más
Qué hacer

Herly RG, de Tlalnepantla para Instagram, TikTok y más

A sus 24 años, Herlanlly Rodríguez, mejor conocida como Herly RG, ha roto el internet y no imaginamos la supervivencia emocional del aislamiento pandémico sin su creatividad y carisma. Pero sin duda, lo que más nos gusta, es que Herly, originaria de Tlalnepantla, ha aprovechado sus comunidades —un millón de seguidores en TikTok, 149 mil en Twitter y 268 mil en Instagram— para sacar a la conversación los machismos cotidianos que nos rodean, entre otras cosas. ¿Cómo influyó crecer en Tlalnepantla para ser la persona que eres hoy? Cuando creces en el Estado de México a veces se te limitan posibilidades, porque hay cierta discriminación por parte de los de la CDMX, que sienten que la gente que viene del Edomex no tiene sueños. Aparte, la misma familia cierra posibilidades y tú te acoplas a tu manada. Yo crecí con esas ideas, pero también con una mamá con mucho ímpetu que iba a trabajar hasta el sur de la ciudad todos los días, con tal de ofrecerme un mejor futuro; ella me empezó a abrir esa puerta de posibilidades. Decir o asegurar que toda la gente que vive en el Edomex es conformista, es clasista, pero de alguna forma sí es real. Una que vive la realidad, nota que muchas veces la gente sí se queda en ese conformismo. No todos, porque sería generalizar. Igual esto de “ay, el pobrecito”, “la gente que menos tiene es la más buena”, ese tipo de cositas que se van introyectando desde niño, puede que sean muy importantes cuando creces.   De repente, hay a quienes les sorprende saber que tú has cantado en camiones, que has sido mesera, que has vendido en el tianguis, que pones uñas, formas comunes de ganarse la vida, ¿qué le dices a esa gente?Al principio sí era extraño que la gente me dijera “ay es que tú vienes de allá” y me llegaba a causar un poco de molestia. Ahora ya no, porque finalmente ellos viven en una realidad distinta y mi tarea es enseñarles desde mi perspectiva y mi realidad. Con Tomás, dicen: “sí, porque así es la gente del Edomex”, y no, yo he escuchado gente con dinero que habla así. Nunca me va a avergonzar decir que vengo del barrio, para mí es algo maravilloso, porque también hay cosas muy bonitas que ni de pedo encuentras en la “ciudad”, y la ciudad entre comillas porque es lo mismo, simplemente son colonias distintas.  Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Herly RG (@herlanlly_rg) ¿Tu ubicación ha facilitado o complicado tu desarrollo como creativa? ¿De qué forma ha impactado en tu discurso?Puedes venir del mejor lugar, pero si no tienes las ganas o no tienes algo qué decir o comunicar, está complicado. A mí nunca me ha gustado hacer contenido vacío, para mí es importante abrir este canal a las personas, no importa de donde vengan. Muchas veces es complicado, porque no todos tenemos los mismos recursos. Yo puedo, desde mi realidad, decir: wey, yo vengo del barrio y si yo pude tú también. Pero tampoco sé cómo es la situación de la otra persona. Yo recuerdo que mi primer celular bueno me lo compré hasta que yo trabajé. Creo que de donde vengo, de ahí tenía que ser para que pudiera pasar esto, porque justo cuando creces con esas limitantes, siempre tienes ganas de hacer y de trabajar. Pasa que tienes este foco de la gente y no son oportunidades que se te van a dar toda la vida. Eres una persona influyente en redes sociales y tocas temas necesarios, como machismo, homofobia, gordofobia y más, ¿te consideras activista?Llamarme activista como creadora de contenido, es una reverenda mamada, porque hay gente allá afuera que está poniendo su vida entera en hacer activismo, lo que yo hago no es ni la quinta parte. Me falta mucho para llegar a ese punto y la verdad no es algo que estoy buscando, yo solo quiero crear contenido y si de alguna forma algún video te hace crear conciencia, adelante, pero el activismo es cosa seria, muchas personas han perdido la vida en el camino. Hay temas que ni siquiera toco por miedo. Las redes sociales tienden a mal encausar todo, y ya al rato traemos de falsos profetas a personas que nomás no valen verga, perdón por la expresión, pero es la verdad.  Cuando me dicen “activista y feminista”. Yo digo, no wey, a mi preséntame como creadora de contenido digital, hasta vergüenza me da, ¿por qué nos tendrían que presentar así, si estamos apoyando un movimiento? El movimiento no se debe de mezclar en estas cosas. Yo sigo deconstruyéndome todos los días. En esta inmediatez, en un minuto te vuelves famosa y al otro te pueden cancelar ¿piensas que el éxito que estas teniendo en este momento es efímero?Nada dura para siempre y las oportunidades hay que saberlas aprovechar. Ahorita hay trabajo, lo estoy disfrutando, lo estoy aprovechando, estoy cuidando el dinero. La fama viene y va, no se sabe qué va a pasar. Lo que a mí me ha ayudado es que creé una comunidad y siempre voy a estar para escucharla. Quiero que me conozcan como Herly la que me regaló una sonrisa cuando estaba teniendo un día de la chingada; con la que trabaje y era buen pedo; y no porque salí en un espectacular o una revista. Quiero que la gente me recuerde por la calidad de persona que soy. Ahora se ha dado la cultura de la cancelación, va más allá de eso. Las cosas horribles que le pueden escribir a alguien, es de gente sin corazón; sigues siendo un ser humano. Cuando llegan al punto también soy de las que dice las cosas y no se queda callada. He aprendido que esa es gente que no tiene atención o que es su único medio de desfogue y los creadores de contenido nos volvemos su bote de basura. Cuando llegué al millón en TikTok pensaba: que se quede así, que ya no llegue tanta gente, porque empiezas a sentir esa desesperación. En mi Instagram igual, a veces es por miedo de que la gente sea muy quisquillosa y te empiece a atacar. Me pasa mucho con Tomás (uno de los personajes que creó para sus redes), la gente lo idolatra, “queremos ver a Tomás, no te queremos ver a ti”, pero hay momentos para todo.   Foto: Cortesía Herly RG. Pero el barrio te prepara para darle vuelta al hate...El barrio da muchas herramientas, creces con el típico bully o siempre están sacando tus defectos, te ponen apodo de acuerdo a tu físico, todo eso te va preparando. A mí sí me hizo carácter el crecer aquí. Siempre ando confrontando a la gente hate en TikTok, es por mi esencia, mi instinto natural, entonces sí, la gente que no se defiende, le hace falta barrio. ¿Cómo es un día para Herlanlly en su colonia?De lo más normal y por eso creo que me siento cómoda, no es como que alguien me pida fotos, yo creo que porque es gente que me conoce desde chiquita. Una no siente la super fama, jamás en la vida. Soy reconocida en redes sociales y hasta ahí, no por eso todo el mundo me conoce. Tampoco que pienses que eres la única persona que se ha hecho viral en redes sociales, a diario hay chingos de gente talentosa Solo en una ocasión me pasó que en la tienda, estaba atendiendo una chavita, yo creo que era nueva. Llego yo y se me queda viendo bien impresionada y me dice: ¿qué haces aquí?, y yo así de “pues nada, aquí en la tienda”. Y ella me pregunta: ¿vives por aquí?; sí, le respondo. Y su reacción fue de: “¿Y por qué vives por aquí? si eres bien famosa, tú no tendrías por qué vivir aquí”. Y yo:“ pues porque no me alcanza para otra renta (ríe)”. A veces la gente ve en redes sociales algunas cosas y dan por hecho muchas otras. Es muy tranquilo vivir acá y yo creo que me voy a quedar otro ratito. Te recomienda:Los tianguis de acá son muy bonitos, se asemejan mucho a los de La Lagunilla y Tepito, nada más que de este lado y son un poquito más seguros. Hay uno en Cuautitlán Izcalli que se pone todos los lunes en Zona de Bancos. TW: @herly_rg IG: @herlanlly_rg TikTok: @herlyrg

Arantxa Luna, cine feminista en el Estado de México
Cine

Arantxa Luna, cine feminista en el Estado de México

“Viví desde mi niñez hasta los 23 años en Texcoco, luego a los 26 me mudé a Tecámac. Mi relación con el Estado de México es compleja”, relata Arantxa Luna guionista y crítica de cine egresada del Centro de Capacitación Cinematográfica, quien tuvo que trasladarse diariamente desde su casa para estudiar en la CDMX, “impulsada por mi mamá que quería que entrara a la UNAM y que no me quedara ahí (en el Edomex), porque es muy violento”.  Como muchos estudiantes, Arantxa tuvo que levantarse temprano, viajar largas distancias y enfrentarse a un ambiente inseguro, lo que no ayudó mucho a crear una conexión con su entorno. “Fue una relación de amor-odio, porque la distancia implicaba que te cansaras mucho, y se vio afectada mi vida social. Tenía que regresar temprano porque era inseguro hacerlo de noche; por lo tanto, no convivía y me llevó a pensar que vivir en el Estado de México me quitaba muchas cosas”.Fue hasta que se encontró con el feminismo que Arantxa repensó su transitar por el Estado de México y la unió con el lugar que la vio crecer. “Me di cuenta de la importancia de honrar de dónde eres, honrar dónde creciste, honrar todas estas experiencias que son únicas al final del día. El vivir esto me dio algo; me hizo resistente a muchas cosas”, comenta. Además, le dio otra visión de cómo percibía su ambiente y le permitió simpatizar con otras mujeres a través de sus trabajos. “En la adultez, con este acercamiento al feminismo, comencé a conocer a otras chicas del Estado de México; unas son poetas, otras hacen ilustración, otras están muy metidas en el activismo en temas de feminicidios e igualdad de género, eso me ha traído un descubrimiento muy chido”, asegura.Al igual que muchos músicos, artistas y creadores de contenidos, el abrazar su entorno llevó a Arantxa a inspirarse y trasladar sus vivencias personales en su trabajo profesional. “Lo que he escrito de cine siempre tiene algo que ver con el Estado de México. Mi primer guion de largometraje es justo sobre esto, lo escribí durante la época en la que viví en Tecamac. Me mudé siendo una mujer adulta, entonces ya podía dimensionar lo qué estaba pasando a nivel de violencia. Me atravesó cuando empecé a escuchar que vecinas de la unidad habitacional en la que vivía, comenzaron a desaparecer; a una la encontraron muerta”, dice. Así, el tema de los feminicidios se convirtió en eje a seguir. “Más allá de la ficción que escribo, también me interesa los feminicidios y las desapariciones como temas de investigación, sobre todo si están relacionados con lo audiovisual, con cine. Es algo que quisiera entender de lo que está sucediendo y viví de cerca”, afirma.“A pesar de todo, el Estado de México tiene cosas muy bellas. Me acuerdo que cuando vivía en Tecamac los cielos eran increíbles. Te identificas con la gente de tu colonia, porque también se pueden formar lazos. En mis primeros años, todavía me tocó vivir una vida campesina. Cuando regreso a Texcoco, siempre recuerdo esos paisajes de milpa porque eran espacios de recreación. Iba con mis primos, mi mamá y mis tías; era un espacio para jugar, para ir a comer allá”, recuerda.Actualmente, Arantxa Luna trabaja junto a la directora Alejandra Márquez (Las niñas bien) proyectos para películas y series de televisión, además de ser profesora de historia del cine y de cineastas latinoamericanos. El guion de ficción que menciona antes, es sobre una niña que busca a su hermana desaparecida en el Estado de México y fue seleccionado en el Festival de Cine de la Habana 2020, por lo que busca comenzar a trabajarlo para convertirlo en película. Te recomienda: Bosques de Los Héroes, TecámacEra un parque que quitaron para poner una base de la Guardia Nacional. Estaba entre Bosques de Francia y Avenida Ozumbilla. Los cielos se veían siempre muy hermosos. Los Heroes Tecamac, Ojo de Agua, Tecámac. Estado de México.

Los Cogelones, rock prehispánico desde Nezahualcóyotl
Música

Los Cogelones, rock prehispánico desde Nezahualcóyotl

En 2008, Neza dio a luz uno de los proyectos más frescos e interesantes del rock mexicano. Marco, Víctor, José y Adrián formaron Los Cogelones, un grupo de lo que ellos denominan rock mexica experimental que une los conocimientos ancestrales con ritmos psicodélicos de los setenta.Nezahualcóyotl —también llamada Neza o Ciudad Neza— es uno de los municipios más jóvenes de la marcha urbana; fue fundado en 1963. “En un pasado fue el basurero del entonces Distrito Federal. Ya que comienza a necesitar gente que construya calles y edificios, se corre el rumor en todo México que acá hay trabajo, por lo que muchos migran, pero necesitan donde vivir (en el Centro no cabían), entonces deciden comprar terrenos en lo que ahora es Ciudad Neza”, cuenta Marco, baterista de la banda. Así fue como en medio de la basura, este municipio del Estado de México se formó principalmente por migrantes de Michoacán, Oaxaca, Guerrero, Puebla y Veracruz.La primera generación que llegaró a esta zona tuvo que construir caminos, drenaje y poner electricidad, convirtiéndose en un lugar de resistencia. “Mis padres, que son segunda generación de Neza, adaptaron al rock y al punk como bandera, como una manera de resistir” comenta Marco. En Neza tienen como grito de guerra el ritmo de “Roadhouse Blues” de The Doors. Las bandas locales lo utilizaron como base para generar música, y poco a poco se convirtió en lo que ahora llamamos rock urbano. “Curiosamente, esta rola tiene el ritmo de la danza mexica. Algo que caracteriza Neza es la cosmogonía mexica; entre grupos de danza y temazcal, Neza se convirtió en un bastión para reencontrarnos con nuestra identidad, con nuestras culturas que dejaron atrás nuestros abuelos al migrar y ser parte de una ciudad”, detalla el baterista.Escuchar a Los Cogelones es hacer un viaje a los sonidos psicodélicos de los setenta, y ritmos de las danzas mexicas y bandas de guerra, con esas clásicas trompetas militares que escuchamos en los desfiles del 16 de septiembre, por la Independencia de México. Por supuesto, este sonido tan característico fue influencia directa del entorno en el que se desenvolvieron, en este caso Neza. “La ciudad influyó en nuestra música por ese sentido de resistencia y pertenencia porque, aunque nuestros padres migraron, nosotros nacimos aquí. Nuestras familias son parte de esa resistencia porque nos dieron un lugar para vivir, comer y crear. Todo lo que Los Cogelones hemos hecho es por inspiración de nuestro pueblo”, aclara Marco.Este municipio del Estado de México es un semillero de bandas independientes que rolan los toquines clandestinos, pero, ¿qué caracteriza a las bandas de Neza? Según Marco: “Somos muy recios. A nosotros nos valía madre si nos veía una persona o mil, o si en lugar de aplausos nos mentaban la madre. Además, somos muy aferrados. Cuando nos proponemos algo es hasta lograrlo. Por ejemplo, ya tenemos 16 años tocando, Los Cogelones tiene 13 años y hasta ahora nos está escuchando más gente”. Te recomienda: El temazcalli del Centro Regional de Cultura NezahualcóyotlEs la máquina del tiempo en la que encontramos la belleza de nuestros rostros y la fuerza de nuestros corazones. Ahí donde hombres y mujeres pueden sentir lo bello que es morir. Centro Regional de Cultura Nezahualcóyotl Av. 4a s/n, Virgencitas. Nezahualcóyotl, Estado México. Recomendado: 10 bandas mexicanas imperdibles en 2021.

Canalla, arte a bordo de un mototaxi
Arte

Canalla, arte a bordo de un mototaxi

En Ciudad Neza el arte no necesita de una galería ostentosa para expresarse, sucede incluso en una barda o dentro de un mototaxi. El proyecto Canalla lleva a las calles de su localidad venta y exhibición de arte contemporáneo.Todo surgió cuando Pamela Zeferino rentó un puesto para vender ropa de segunda mano y chácharas, después se unió a Gabriela Sandoval y poco a poco invitaron a sus colegas artistas, hasta que se armó un programa de exhibición y así Canalla se convirtió en un proyecto de investigación sobre maneras de exponer en las calles de la periferia de la CDMX.Así, en una barda o un mototaxi, los amantes y no tan amantes del arte se han topado con la obra de creadores como Omar Casillas, quien transformó historias terroríficas de los vecinos en ilustraciones; Claudia Luna y Antonio Bravo, quienes presentaron cortometrajes actuados por chicos que hacen parcour, sobre historias locas del conductor de mototaxi; y Augusto Castellanos, quien unió fotos del pasado de Neza con paisajes actuales. Foto: Cortesía Canalla Sobre las peripecias de convertir un vehículo en una galería, las líderes del proyecto afirmaron: “Al pensar la expo, hay que integrar el ruido de la calle y el movimiento. Los usuarios del mototaxi suelen interesarse por las propuestas de los artistas, en ese sentido, el conductor del mototaxi funge como un mediador que amplía la información sobre las expos”. Además del carro, Canalla tiene una barda de exhibición junto a la papelería Dora (Jorge Luque 107, Agua Azul). Pamela y Gabriela son egresadas de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM y La Esmeralda del INBAL, y al respecto comentan: “No asumir que nuestra educación, que las becas y los apoyos a los que hemos tenido acceso se inscriben dentro de la centralización del arte, sería una contradicción. Sin embargo, ubicar nuestro proyecto en un mototaxi en Ciudad Neza nos da, en definitiva, otro lugar desde donde mirar y producir. Nuestra manera de resistir es regresar a la casa, a las bases, a trabajar con lo que tenemos”. IG: @canallaneza Recomendado: María Antonieta Canfield, la artista mexicana que hace murales a rápel.

Qué lugares visitar en la periferia

Lugares clásicos en la periferia de la CDMX que debes conocer
Qué hacer

Lugares clásicos en la periferia de la CDMX que debes conocer

La zona conurbada de la Ciudad de México tiene museos, restaurantes, parques y más lugares ricos en historia, cultura y diversión. Por eso, si no vives cerca de estos destinos, bien vale el trayecto para asombrarte con estos espacios. La oferta es amplia, desde zonas arqueológicas, hasta tianguis y antros LGBT. Y para que no pierdas tiempo decidiendo por dónde comenzar, aquí van nuestros lugares favoritos de la periferia.