Museo del Chopo
Foto: Alejandra Carbajal

Arte y cultura en Santa María La Ribera

Museos, centros culturales y demás opciones en esta tradicional colonia de la Ciudad de México

Escrito por
Time Out México editores
Publicidad

Ya sea que quieras hacer una ruta jurásica por museos, o explorar fanzines de culturas subterráneas, los mejores museos para esto los encontrarás en las entrañas de Santa María La Ribera. Explora todas las opciones aquí.

Arte y cultura en Santa María La Ribera

  • 3 de 5 estrellas
  • Arte
  • Santa María la Ribera

Este lugar lo mandó construir Porfirio Díaz exclusivamente para la investigación, difusión y docencia de la geología. Esta ciencia estudia detalles tan atípicos como la distancia que recorre una tortuga en 15 minutos o el volumen que acumularía en un millón de años una gota de agua por segundo. ¿Algo así como el Azteca? ¡Déscubrelo visitando este recinto! El edificio tiene un ligero desnivel hacia la izquierda; sin embargo, conserva la misma estructura desde su inauguración en septiembre de 1906. Por ejemplo, su fachada labrada en roca volcánica o bien, sus fósiles de amonitas (moluscos fosilizados en forma de espiral). Después de ver la gran escalera hecha en Alemania pero armada y recubierta en México, en tu recorrido no puede faltar una visitar al fósil de un mamut hallado en la carretera México-Puebla en 1926. Encontrarás tres salas dedicadas a la Tierra, petrología y mineralogía. Cada uno de los espacios tiene una descripción de qué estudia, para qué nos sirve y cuál es la importancia en la vida diaria. Es un museo para aquellos que no pusieron atención en la clase de ciencias naturales, pues con videos, maquetas y juegos explican el funcionamiento del planeta y sus minerales. Cada mes se organizan conferencias, pláticas, talleres y documentales.

Acapulco 62
  • 4 de 5 estrellas
  • Arte
  • Arte contemporáneo
  • Santa María la Ribera
  • precio 0 de 4

El nombre de Acapulco 62 se originó por su primera ubicación en la Roma y hoy llega a una esquina de contrastes urbanos en la Santa María la Ribera, como una galería que se dedica a la difusión del arte contemporáneo con la intención primordial de fomentar la multidisciplinariedad de estilos. Los impulsores del proyecto, Boris Viskin y Alfonso Mena, buscan reducir las brechas que separan a los artistas y es por ello que Acapulco 62 no defiende o se sustenta en una sola línea estética, sino que impulsa el debate y la colaboración en torno a la experiencia estética más que en la obra en sí misma.  El lugar discreto y pequeño, con pocos distractores, no desperdicia el espacio. Detrás de un pequeño pasillo, encuentras un patio llamado “el revolcadero”, sí, como la famosa playa de Acapulco: el sitio ideal para discutir las piezas que acabas de observar o entrar en conversación con personas que aprecien las experiencias estéticas ajenas. Hay tapas y cerveza de barril en el menú.  La exposición que acompaña la reapertura de Acapulco 62, Impresentables nacionales a todo color 1era temporada, de Franco Aceves Humana, encaja perfectamente. Se compone de numerosos retratos de personajes non gratos de la reciente historia de México, creando un interesante contraste tanto en la paleta de colores que se usa para representar entes sombríos como en la distancia que crean los retratos, pues si bien un retrato o autoretrato generalmente despierta admiración y aprecio, la memoria hace que los i

Publicidad
Casa Wabi
  • 4 de 5 estrellas
  • Arte
  • Galerías
  • Santa María la Ribera

La Fundación Casa Wabi nació en 2014. Creada por el artista mexicano Bosco Sodi, esta genera colaboraciones, diálogos y compromisos sociales entre los habitantes de diferentes regiones, por medio de las artes. Su sede principal, en la costa de Salina Cruz, fue diseñada por el arquitecto Tadao Ando y está pensada para la integración de las comunidades oaxaqueñas de la zona con los residentes y visitantes. Algo similar pasa con su sede en Santa María la Ribera, espacio que funge como residencia para artistas que cuenta con una galería abierta al público, que al igual que en Oaxaca, pretende que los habitantes de la colonia y los despistados visitantes se echen un clavado a nuevas narrativas artísticas, además de descentralizar el arte en la CDMX. Cavar estanques y amontonar montañas de Alejandra Venegas fue la última exhibición de Casa Wabi, en la que se retomó la cultura china por medio de su naturaleza, recuperando la idea de los jardines; una paisaje infinito delimitado por muros. Recomendado: También visita en la Santa María la Ribera: Acapulco 62. 

  • 4 de 5 estrellas
  • Arte
  • Arte popular
  • Santa María la Ribera

Todos los lunes, un puestito de ensaladas se pone en la acera, afuera de esta enorme casa. Ése podría ser el indicio de que algo interesante está pasando aquí, junto con la cantidad de bicicletas que salen por el portón, la música que se escucha desde la calle, las mamás que acuden con sus bebés o la gente que viene a bailar.Mi Verde Morada, según explica Sergio Corona, uno de sus coordinadores, es “un espacio de resignificación de la vivienda que propone un esquema más participativo, inclusivo y propositivo. Que tu casa no nada más sea a donde llegas a dormir y a comer, sino utilizar ese espacio urbano para estimular la participación social y el cambio”. Lo que hacen es incluir a diferentes colectivos para que desarrollen sus proyectos dentro de la construcción. Uno es Enchúlame la bici, a cargo de Óscar Zúñiga y del mismo Sergio, un taller comunitario donde además de reparar, armar y tunear bicicletas, le enseñan a los clientes un poco de mecánica básica. Quienes se lo tomen más en serio pueden unirse al equipo de trabajo, que funciona con un esquema de cooperativa.La otra gran iniciativa es Ver-d, de Claudia Chávez, que en la azotea siembra plantas comestibles: lechugas, rábanos, jitomates, amaranto, epazote, verdolagas y hierbas aromáticas. Su idea es propiciar el consumo de especies vegetales endémicas, el comercio local y que la gente sepa quién produce el alimento que llevan a la mesa. De aquí se desprende otra idea: Lechugas Cero Kilómetros, con entrega semanal a domi

Publicidad
Zopilote Inc. Heliográfica Nacional
  • 4 de 5 estrellas
  • Museos y centros culturales
  • Arte y diseño
  • Santa María la Ribera

En los últimos años, la Santa María La Ribera abrió sus puertas para que galerías y proyectos dedicados al arte se instalaran. Uno de ellos es Zopilote Inc. Heliográfica Nacional, un colectivo de artistas especializados en grabados y heliografía —una antigua técnica fotográfica—. Desde 2017, este grupo se ha encargado de utilizar técnicas mixtas para revivir los procesos fotográficos analógicos y contar historias a través de sus piezas, además de generar un espacio donde artistas y gente interesada en esta técnica pueda explotar su creatividad. De este colectivo resaltan nombres de artistas como Miguel Counahan, Abraham Mascorro,  Mabel Larrechart y Omar Soto, quienes también imparten talleres de heliograbado para el público. Si quieres participar, solo debes estar atento a sus redes para conocer el siguiente taller. Buscalos en Facebook como @zopilote.inc.

Casa Equis
  • 4 de 5 estrellas
  • Arte
  • Galerías
  • Santa María la Ribera
  • precio 0 de 4

En la Santa María la Ribera me topé con un edificio rojo que pasa desapercibido, o bien, se confunde con un hotel de paso, pero alberga el departamento número siete, donde el arte es el inquilino. Hablo de Casa Equis, una galería creada hace tres meses por los artistas Diego Beyró (Argentina) y Carleti López (España).  Al ingresar fui recibido por Roma, una amigable perrita que fue rescatada por Diego en la colonia Roma. Las blancas paredes del inmueble, incluso de la cocina, se encuentran repletas por obra gráfica que va desde collage, pintura, dibujo, fotografía, hasta técnica mixta. Hay piezas en venta de más de 30 artistas nacionales y extranjeros, con precios entre los $2,000 hasta los $20,000. El objetivo es ofrecer arte accesible e incitar a la creación de nuevos coleccionistas. Diego y Carleti apuestan por las nuevas propuestas de arte contemporáneo y para ello ofrecen una residencia de dos meses, que lejos de representar a los artistas, busca apoyarlos a generar arte y exponerlo bajo la propia curaduría del autor. Para construir una comunidad más grande, se realizan convivencias entre artistas con la finalidad de generar dialogo constructivo, además de hacer sesiones de dibujo y un mercado para circular las piezas de arte. A pesar de tratarse de un espacio que acoge en su mayoría a artistas jóvenes de corta y mediana carrera, noté que la vasta colección cumple la premisa de provenir de artistas que más allá de ser accesibles, trabajan con un tema de trasfondo y un al

Recomendado
    También te puede gustar
      Publicidad