Constela, café de especialidad en la Roma
Foto: Raúl Raya

Los 10 mejores cafés de 2022

Este año vino recargado de nuevas cafeterías para todos los gustos.

Publicidad

2022 fue un año que nos regaló mucha cafeína en spots interesantes, solos o en compañía gracias a que volvieron de lleno los encuentros en persona (ojito: síganse cuidando y tomen awita).

Desde nuevos cafés de especialidad para los más clavados, pasando por opciones súper saludables que cumplen con opciones para todo tipo de dietas, hasta el nuevo palacio de una gatita consentida al sur de la ciudad, checa los cafés que marcaron este año y anota los que te faltan por conocer. 

Te recomendamos: Cafeterías con terraza en la CDMX. Lo mejor de la CDMX 2022.

Los mejores cafés de la Ciudad de México en 2022

1. Moa

Una de las aperturas recientes que nos enamoró con su sazón casero de cocina coreana se llama Dooriban (si no has ido, ¿qué estás esperando?). Pues a la vuelta acaba de abrir su hermano menor, un café coreano que moríamos por probar. 

Los tonos terracotas y el diseño minimalista son perfectos para instalarse a trabajar adentro, pero si quieres echar el chisme en el solecito, quédate en las mesas banqueteras.  

Entre las opciones de café, hay bebidas con ingredientes asiáticos muy interesantes como un carajillo con espresso, soju (licor de arroz) con especias y baileys que anoté para mi próxima visita. Pero ese día, solo buscaba algo caliente para calentarme el alma y las mezclas de tés me hicieron ojitos. Bajo recomendación de la barista, pedí el té Agua Dulce, con cedrón manzanilla, hinojo, regaliz, lavanda y semilla de cilantro. Gran decisión, el regaliz deja ese gustito dulce muy reconfortante. 

La carta no es muy grande y la dividiría entre quien está acostumbrado a los sabores coreanos (o eres fan de experimentar con chiles y fermentos) y los que no. Si eres del primer team, prueba los tres envueltos bajo el apartado de “arroz”; pedí el kimbap, un rollo con carne de cerdo enchilada y el Ssambap, con hoja santa y jengibre con pasta de especias coreana (ssamjang). Ambos tienen ese punch que me encantó de la cocina de Mama Park en Dooriban. 

Si eres del segundo team, vete directo a los sandos para almorzar. Probamos el spicy tuna, cuya parte “spicy” estaba muy atenuada, sobre todo en contraste con los rollos. 

Además, tienen una sección de abarrotes, donde puedes comprar para llevar su kimchi, salsas, encurtidos o yogurt de la casa. 

 

Jalapa 91, Roma. Metrobús Durango. Miér-vier 8am - 6pm, sáb-dom 9am – 7pm. $300

  • Juárez 

Confirmen si las rodillitas ya no son las mismas, o si ya están en el punto en que piensan que si no cambian los hábitos ahora, los achaques se dejarán venir uno tras otro. Por dos. Por suerte, directo de tierras jaliscienses, llegó a la Juárez (y próximamente a Polanco), Sanopecado, para hacer la transición a lo saludable mucho más navegable. 

Si quieres vista a la calle están las mesas al exterior o una pequeña terraza, pero lo interesante está adentro, en un desnivel que no se siente como un sótano ni falta el aire. No sé qué pasa con los tapatíos y el diseño, pero generalmente son muy cuidadosos con ese aspecto. Acorde con un interiorismo apacible y minimalista, la música va por los rumbos de Belle and Sebastian, Phoenix o Flight Facilities.

Este concepto abarca mucho más que lechuga y queso panela. Aquí aprovechan el enorme abanico de colores y nutrientes que nos ofrece nuestra privilegiada geografía para mostrar que se puede comer bien sin perder sabor.

Para empezar, la carta de bebidas es enorme. Además de barra de café, hay “jugoterapia”, o sea combinaciones de jugos según tus necesidades vitamínicas, así como unos smoothies monstruosos, mocktails, tés y otras bebidas con leche (animal o vegetal) según prefieras. De estas últimas pedí una moon milk: una infusión de leche con anís, cardamomo, clavo, canela, vainilla, un toque de miel y espirulina verde. Por este chai de bello color menta sí volvería. Lo amé desde el primer trago por el balance de las especias y que no era empalagoso. 

Ya si quieres algo extra-nutritivo y salir de ahí renovado, hay varios shots con concentrados naturales. Para prevenir males invernales, pedí el Sana Sana, con cúrcuma, agua de coco, limón y miel, con el que me terminé de convencer de que Sanopecado es una farmacia alimenticia. 

Lista para almorzar, probé la ensalada de quinoa, que vino con suficiente atún fresco en cubos, pepino, cebolla morada, jitomate y espinaca. Aunque tenía una salsa de soya un poco fuerte, las avellanas caramelizadas en miel de agave fueron la sorpresa que coronó el bowl.

Otro plus de Sanopecado es que hasta el pan dulce tiene algo que aportar a tu salud, sea cual sea tu tipo de dieta. Algunos están hechos de harina de almendra o avena, sin azúcar, y hasta hay unos brownies keto que lucen tentadores. Me fui por una donita de mantequilla de cacahuate y cubierta de chocolate amargo que disfruté sin culpa hasta la última morona.

Te recomendamos: Dónde probar postres veganos en la CDMX 

Publicidad
  • Roma

Que levanten la mano todos los junkies del café. Para ustedes (para nosotros) llega Junkie, el nuevo café con diseño increíble, terraza y un jardín chiquito pero comodísimo en la Roma.

En Junkie tienen bebidas preparadas como expresso, flat white, capuccino y latte; estos se preparan con grano de Finca Fátima, un productor de Veracruz.

Si prefieres el café filtrado, aquí preparan con el método stagg, que consiste en un filtro de papel que se coloca sobre un sifón plano que tiene unos hoyitos por debajo, a través de lo que cae el café. Con ese método te podrán preparar tazas hechas con granos de diferentes regiones y orígenes. Cuando fuimos, nos tocó un Caturra Amarillo de Santa María Yucuhiti, Oaxaca.

Si prefieres tés, aquí también tienen opciones seleccionadas con cuidado, como Negro Calamondin, Manzanilla Lavanda o Rooibos Toronjil. Y, por supuesto, no faltan la golden milk o el matcha latte, así como las kombuchas de Umani Fermentos.

Junkie café es un café de especialidad, pero también encuentras opciones de la bebida mezclada, por si eres de los que prefieren el sabor lácteo de los lattes o capuccinos. El lugar se antoja como para pasar una mañana productiva, de esas que patrocinan los buenos granos de café mexicanos. Aunque también funciona para ir a tomarte muchas selfies con el diseño increíble, las mazorcas de maíz que tienen colgadas a la entrada o el mural que decora la fachada. Ve a tomar fotos para tu feed de Instagram y a tomar café del bueno.

Te recomendamos: Dónde tomar affogatos en la CDMX

  • Granada

Luego de hacerse fama en Azcapotzalco por sus conchas rellenas, esta panadería y cafetería se cambió a un nuevo local, un poco escondido, pero que identificarás muy fácilmente gracias a que está a un lado de la primera escultura de inteligencia artificial de Latinoamérica, llamada el “Ojo de México”, en Neuchâtel Cuadrante Polanco.

El aro de 15 metros de altura se estrenó en mayo de este año, por lo que aún no es una atracción tan conocida en la ciudad. La ventaja de este spot, con jardines amplios y muy bien cuidados, es que se mantiene súper tranquilo entre semana. Para llegar a esta plaza puedes entrar tanto por Río San Joaquín como por Lago Andromaco. Si lo vas a conocer, reserva un tiempo para echarte un pancito de muerto en La Conchería.

Para este nuevo local, amplio, cómodo y muy amable para estudiar o echar chismecito, eligieron colores muy neutros con el fin de que lo que brillara fuera el pan, los pasteles y chocolates, todos “tirando rostro'' en grandes vitrinas por todo el lugar.

El chef Raúl Linares (Once28) me cuenta que para cada tipo de pan se preocupa por usar los ingredientes adecuados. Por ejemplo, jamás utiliza grasa vegetal, sino mantequilla de Nueva Zelanda, ya que considera que da más plasticidad y mejor sabor al venir de vacas de libre pastoreo; también, cada pan rústico tiene su receta propia y se usa un prefermento diferente (es decir cultivos de levaduras naturales como la masa madre, esponja, biga, etc) según la acidez y el sabor que quieren lograr en ellos. 

Pero es noviembre así que hablemos de sus panes de muerto rellenos. El de este año, denominado “Golden Pow” es uno de más curiosos que vas a encontrar: va relleno de nata montada y crema de praliné y lleva una cubierta de chocolate gold, o sea, un chocolate blanco caramelizado y por encima tiene pepitas doradas de chocolate que estallan en la boca (desbloqueando recuerdos noventeros en 3,2,1…).

El Golden Pow es una buena anécdota, pero si te vas por el sabor, los que suelen ser favoritos son el que va relleno de nata orgánica, higo rostizado y hojas de kaffir (una especia tailandesa); o el que simplemente lleva una nata con vainilla natural de Papantla y ron (para que cheques su fama, éste literalmente se llama “el consentido”).

Se sabe que hay dos tipos de personas: quien chopea el pan de muerto y quien no. Si eres del primer team, vete por el chocolate especiado y si no, pregunta por la mezcla de café de especialidad que tengan en el momento. Y si ya te dio antojo salado, en esta sucursal tienen 9 emparedados a elegir.

Te recomendamos: Formas raras de comer pan de muerto 

Publicidad
  • Polanco

El nombre de este café de especialidad en Polanco no podía ser más descriptivo. Se trata de un lugar de color blanco con tonos madera y con grandes ventanales que lo separan de la Avenida Isaac Newton, en donde se ubica.

La Caja de Cristal es todo lo que a Polanco le hacía falta: un buen café (qué digo bueno, un gran café) en un espacio que se presta para las juntas de trabajo, para instalar el home office, para una tarde de chisme o por la siempre necesaria taza mañanera para llevar.

Desde las mesas, y gracias a las grandes ventanas que te permitirán ver toda la calle, la atmósfera que persiste es de paz: luz natural, música suave, los aromas de los granos que pasan por las prensas francesas o los sifones japoneses y a los que acompañan, sutiles, los panes dulces que se hornean para llegar calientitos a tu mesa.

En La Caja de Cristal tienen las bebidas que ya conoces y amas como espressos, ristrettos, lattes y flat whites además de métodos de extracción como V60, Chemex, Sifón Japonés, Prensa Francesa y Aeropress. Lo mejor es que los baristas sabrán recomendarte el mejor método para el grano de tu elección, o viceversa.

En mi visita me tocó decidir entre café chiapaneco de Finca Hamburgo, una productora de los altos de Chiapas, y los colombianos Finca Nabguana, de la región de Sevilla, y me contaron que dentro de poco tendrían una opción de Finca Garabandal, de Veracruz. Pero lo mejor es que cada cierto tiempo van cambiando de fincas y de regiones, así que seguramente te tocará probar cosas distintas en cada visita.

Definitivamente, La Caja de Cristal es uno de los mejores lugares para probar café de especialidad en Polanco.

Te recomendamos: Cumbé

  • Juárez 

Ella y Gatsby (ella como el pronombre personal de tercera persona del género femenino, no como nombre propio) es el nuevo café en la Juárez operado, justamente, por ella (Odette Alpuche) y por Gatsby, un perrito borzoi, gigante y suave, que está en el café para acompañarte mientras pruebas las mejores tazas.

Durante la pandemia, Odette comenzó con Manuka, una dark kitchen de repostería que usaba ingredientes naturales y elaboraba recetas keto, veganas o libres de gluten en los postres para aquellos que llevan dietas restrictivas pero, especialmente, para todos, porque estos postres quedaban tan ricos que lograban satisfacer tanto al celiaco como al más goloso.

Hace unos meses, Odette al fin pudo abrir su café en la Juárez: Ella y Gatsby. Ahí sirve las recetas deliciosas que llegaron hasta nuestras casas y nuestros corazones con Manuka, además de tazas de café que son perfectas para acompañarlas.

Ella y Gatsby es un espacio que se siente como entrar a la casa los abuelos: una mesa de madera grande, en donde todos los que pasan por su taza se sientan juntos, una vitrina con chacharitas y botellas de vino y, al fondo, la máquina de café y algunos hornos que, si tienes suerte, tendrán dentro de sí delicias como pastelitos, panqués y galletas que aromatizarán todo el lugar.

Entre los imperdibles de Ella y Gatsby están los panqués, como el Pinspi: un panqué de plátano con cacao, hecho con harina de avena integral y aceite de coco, o Rox, una galleta de harina de almendra con chocolate amargo y flor de sal, la mejor amiga de los celiacos y dietistas keto.

De la barra de café salen cosas deliciosas y tradicionales como espressos, americanos, flat whites y affogatos o preparaciones más novedosas como el affogato de matcha o los cafés fríos.

Otra cosa que no te puedes perder son los eventos especiales que se arman en Ella y Gatsby, y de los que te podrás enterar a través de sus redes sociales (@ellaygatsby); hacen tardes de grill, brochetas, almejas y vinos naturales, días de brunch con ostiones y viniles o colaboraciones para armar sábados de pizza de Nogal Nogal, vinos de Escorpio y galletas, por supuesto, de Ella y Gatsby.

Este café se antoja para pasar un domingo a gusto, inmerso en un ambiente de serenidad. Si tienes suerte, mientras te tomas tu café y te comes tu galleta, Gatsby pasará a saludarte y a hacer de tu día uno de los más felices.

Te recomendamos: Junkie Café

Publicidad
  • Cafés
  • Roma

 

En la calle de Durango existe un concepto que es todo lo que no sabías que necesitabas: un café de especialidad con cervezas artesanales, cocteles, vinos y comida rica. Se trata de Q’Pedro Pablo.

Este café de especialidad en la Roma es un espacio pequeño, con dos mesas afuera y unas cuatro en el interior. El lugar se presta para ir a trabajar con un matcha latte, una golden milk o algunos de los granos experimentales que ofrecen –ahora les contamos-, o para pasar la tarde con tus amigos tomándote una cerveza artesanal.

La decoración vintage industrial le da el toque y la personalidad a Q’Pedro Pablo: un lugar cómodo, en donde puedes ser tú mismo (el nombre del café seguramente ya te hizo pensar que ese es el mood).

La columna vertebral aquí es el café. Cuando fuimos, probamos uno de Pólvora, una fábrica de cafés de especialidad. Nos tocó un lote experimental en el que fermentaron manzana junto con las cerezas, que venían de Veracruz, y que en Aeropress resultaba en una taza aromática, equilibrada, frutal y con una acidez que invitaba a probar un poco más.

Nos contaron que acá hay una muy buena relación con los productores de café, por lo que siempre les tocan los lotes experimentales como este. Así que cuando vayas, seguramente podrás probar un café increíble y, en tu siguiente visita, habrá uno distinto.

En Q’Pedro Pablo piensan que en la CDMX hacía falta un lugar en donde pudieras tomar un gran café, pero que también tuviera cervezas ricas y, sobre todo, una carta de alimentos que fuera un poco más propositiva que el sándwich de siempre. Por eso, este espacio intenta satisfacer todas esas necesidades. Así, si se te antoja una cerveza puedes probar productores como Cosaco, Apolo, Cyprez, Mequetrefe, Hércules o Monstruo de Agua. Tip: pregunta a tu mesero por las chelas disponibles y confía en sus recomendaciones.

La carta de alimentos es amplia. Hay opciones ligeras como ensaladas, otras para compartir como pizzas y algunas más monchosas como la lasagna grilled sandwich (¿¡qué!?), una lasaña hecha sándwich en pan de masa madre, la ciabbata de chilaquiles o, para el postre, la trufa stout, hecha con chocolate amargo y bañada con cerveza Stout y ganache de chocolate.

A pesar de su juventud, parece que en Q’Pedro Pablo ya entendieron lo que nos gusta: un lugar en donde podamos comer y beber (café o cerveza) a gusto, que podamos ir con nuestro Milanesito y donde les den a sus proveedores el crédito que merecen. Gran café, grandes chelas, y gran concepto.

Te recomendamos: Café Mandrake

  • Cafés
  • Roma

Bajo la custodia de lo que podía ser un hipogrifo salido de un bestiario medieval, los tonos tierra y distintas gamas de verde delinean la fachada del café Constela, la nueva cafetería en la Roma - la de los recuerdos de Cuarón-. Sus grandes ventanales lo separan del asfalto donde se encuentran la calle de Jalapa con Colima, y sus brillantes luces contrastan con la fachada Art decó vecina que pone en evidencia la tradición arquitectónica del barrio.

A finales de agosto de 2021, Constela comenzó a abrirse paso entre la fuerte propuesta culinaria de la zona con la promesa de "hacer tu café de especialidad realidad".

Su carta se fragmenta entre cafés, brew bar, panadería, ensaladas, bowls, sándwiches y toasts. Lo primero en llamar mi atención con ingredientes como dátiles, almendras, avellanas y jocoque fueron las ensaladas, la de kale frita con avellanas tostadas, queso parmesano y vinagreta de limón amarillo es una buena referencia del equilibrio entre sus sabores.

A pesar de que una promesa fundamental del café es la especialidad, hay muy poca referencia en torno al origen de su café y solo se menciona el nombre del estado -Veracruz y Oaxaca-, sin profundizar en fincas, productores, procesos y métodos.

Para este estilo de café o lo que denominan brew bar, proponen la infusión en sifón japonés, Chemex, prensa francesa, Drip, V60 y Aeropress, sin embargo, no teniendo contexto de la complejidad del grano y el abanico de sabores puede expresar a partir de cada método, es complicado decidir.

Por otro lado, el capuchino defiende la técnica y las marcadas notas de nueces provenientes de la mezcla del espresso con la leche son una apuesta segura.

Custodiado por dos grandes árboles que dan sombra a sus mesas exteriores la mayor parte del día, Constela es un espacio tranquilo para trabajar. No importa si prefieres los espacios interiores, siempre puedes ir acompañado por tu mascota. Es el lugar donde el silencio solo se rompe por cubiertos, platos y las conversaciones de los comensales, en gran medida extranjeros.

Te recomendamos: Cumbé

Nayeli Estrada (@sargenta.pimienta)

Publicidad
  • Roma

¿Has comido un taco de aguacate con sal y pensado lo simple y perfecto que es? Entonces tienes que venir a este lugar donde TODO tiene aguacate. No es exageración, Cate es un nuevo café en la Condesa donde el “oro verde” es el rey de la carta y está presente desde los smoothies hasta la sopa. 

Aquí todo está encaminado hacia una alimentación saludable y balanceada, pero donde también quepan los antojos monchosos enriquecidos con la grasa vegetal de esta fruta; esa es la filosofía de Diana Pedroza, nutrióloga y creadora del menú junto con Jonathan Aceves, así que no vas a encontrar cosas fritas, pero sí, por ejemplo, unos taquitos de cecina o la Cate Burger, que es su hamburguesa estrella con tocino y queso asadero, solo que en lugar de pan tiene tapas de aguacate. Se verá muy linda en tu feed, pero cuidado porque puede ser complicada de comer.

Para desayunar, tienen ocho toasts diferentes (¿adivinaste? sí, todos con aguacate). Si vas a comer, uno que me encantó fue el Caldo de mi corazón, con granos de maíz y calabaza cocida pero en un punto todavía firme. Es súper reconfortante, ligeramente picante y especito porque lleva el aguacate integrado en el caldo.

La parte dulce es donde la cosa se pone interesante. Para empezar, las bebidas no llevan ningún tipo de azúcar añadida pues en Cate promueven que volvamos a degustar el sabor natural de las frutas. Si las quieres más dulces, puedes pedir que agreguen miel de abeja o estevia. Pero sí, los licuados, smoothies y jugos llevan un poquito de aguacate.

Yo también me asusté al principio, pero mi curiosidad fue más fuerte y pedí un smoothie de blueberry. Aunque el sabor de la fruta predomina, sí llegas a sentir el aguacate; no estorba, más bien aporta cremosidad. 

El que sí me hizo un corto circuito en la cabeza (para bien) fue su flan de aguacate, se prepara horneado y bañado en un caramelo ligero. También hay un panqué de naranja o un bowl de yogurt con aguacate para los más intrépidos. Acompáñalo con un espresso o un flat white (lo único que no lleva aguacate, tampoco están locos). Además de sorprenderme el sabor del flan, me hizo pensar en todas las posibilidades por explorar escondidas en lo típicamente dulce o salado. 

Tip extra: si dices que los conociste Time Out, te harán un 10% de descuento.

Te recomendamos: Green Yang, healthy bakery café

  • San Ángel

¡Ponte tus orejitas, ahora Kitty tiene toda una casa para ella! Fuimos a la inauguración de la segunda sucursal de Hello Kitty Café en San Ángel y esto fue lo que encontramos de la mano de la gatita kawaii más querida de la ciudad. Ya puedes visitarla a partir de hoy.

1. Un palacio dedicado a Kitty

Llegar al nuevo Chateau, al final de la Plaza Catorce en San Ángel, es como descubrir un jardín secreto. Además de su decoración romántica, cargada de flores y colores pastel, cada detalle de la decoración hace homenaje a Hello Kitty. Desde la fuente en el patio central, la vajilla y las paredes hasta en el techo de cristal, Kitty aparece en cada rincón.

2. Experiencia inmersiva

En el segundo piso de la casa puedes tomar un recorrido guiado donde vas a aprender datos curiosos de la vida cotidiana de este personaje, su hermana gemela Mimmy y sus amigos, además de sorpresas que seguro te darán muchos corazones en Instagram. La visita es gratis con un consumo mínimo en alimentos o tendrá costo si solo vas a esta experiencia.

3. Zona infantil

Para los más pequeños, la nueva sucursal cuenta con una zona para que se diviertan en la alberca de pelotas o jueguen a ser cocineros mientras la familia disfruta en los salones de café.

4. Tienda oficial de Hello Kitty

¿Eres tan Kittylover que siempre debes tener algo de su mundo contigo? Cerca de la entrada hay una tienda con llaveros, peluches y muchos otros artículos con diseños exclusivos de Hello Kitty para que los agregues a tu colección.

5. Los postres y bebidas más cute

Los cupcakes y pastelitos del Hello Kitty Café sacan el lado más cursi de cualquiera. Son tan lindos que te dará pena comerlos, pero hazlo porque también están muy ricos. Nuestros favoritos fueron el red velvet y el cupcake de chocolate amargo.

Te recomendamos: Flamingo Café

Recomendado
    También te puede gustar
    También te puede gustar
    Publicidad